viernes, 6 de julio de 2012

Historias de RiKanna: ¿Cómo funciona? + Prólogo

 Entrada programada para no sentiros solos y abandonados ~~
¡Hola! Esta entrada es para anunciaros que he decidido colgar una historia propia en este blog. O mejor os lo digo de otra manera, he decidido empezar a improvisar una novela en este blog. Si, voy a empezar a escribir lo primero que se me ocurra por la cabeza intentando formar una novelita que no tengo ni idea de cuanto ocupara ni a donde llegará. Entiendo que esto pueda causar algunos problemillas de coherencia, es posible que al no tener nada planeado se me escape algún detalle, pero intentaré tener la mayor concordancia en todo momento.


Sobre la historia explicaros que:
-Título: La partitura del aburrimiento.
-Esta narrada en primera persona.
-La protagonista es femenina.
-(importante) Intentaré que tenga opciones es decir en una situación x de la historia se le pregunta al lector que quiere hacer y depende de lo que elija se irá a una dirección u otra de la misma.
-Supongo que será romántica (no es un tema que me mate pero creo que me resulta más fácil) 
-Aseguro, o es bastante probable que abunde el sarcasmo.
-No puedo prometeros constancia, tampoco creo que la lea nadie así que no me preocupo demasiado, pero intentaré que no se quede abandonada (remarco el intentaré).
-Aun así la semana que no escribar un Paranoias de RiKanna escribiré un trozo de la historia y a la inversa.
-Acostumbrará a ir cada parte acompañada de una música acorde con lo que se escriba.


En fin, para acabar con esta primera entrada sobre este proyecto de novela os dejo...
Chopin Tristesse
Prólogo.
Mi vida, la de cualquier estudiante normal: aburrida, rutinaria, estúpida, sin sentido y especialmente amargada. Si, creo que para el tipo de chica que siempre he sido estas palabras eran las más adecuadas para mi.
No soportaba el mundo en el que vivimos, necesitaba emoción y no tantas horas muertas haciendo deberes, estudiando o peor, paseando.
-¿Cuándo cambiaría mi vida?-solía preguntarme a cada instante de la misma.
Sabía que yo era la única que podía realizar el cambio pero siempre había sido demasiado cobarde. Así que como siempre seguía esperando a que llegara algo, ni siquiera sabía el que.
¿De verdad existía la posibilidad ínfima de que algo fuera más interesante en mi existencia?


Hasta aquí mi aburrimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario