miércoles, 22 de agosto de 2012

HdR: La partitura del aburrimiento Parte 1.1.2

Parte 1.1.2
-Me encanta. Gao, wafu, ugu, dango, dango.
Es cierto, supongo que por vosotros estas "palabras" que dije no tienen demasiado sentido, pero para los fans de key son los sonidos más agradables que se pueden escuchar (si, exagero). El chico, que más tarde descubriría que era un verdadero fan sonrió de oreja a oreja, es cierto que en un principio la había descrito como feo, y aún lo seguía pensando, pero en ese momento le vi cierto encanto a aquella sonrisa, era inocente y pura.
-¿Cuál es tu visual novela favorita de Key?
-Little Busters! Todo el mundo le gusta mucho CLANNAD, pero nunca he llorado tanto leyendo algo como con little Busters, me encanta.
Aún recordaba el rato en el que había llorado leyendo aquello, era tan bonito y a la vez triste. Desde ese momento se había convertido en una de mis historias favoritas.
El chico, cambió la canción para que coincidiera con el tema del que estábamos hablando.
Haruka Kanata (Far away) - Little Busters!

Aquella canción me recordaba el momento en que leyendo esa historia descubrías el misterio de su mundo, tan inesperado ...
-También me gusta mucho Little Busters!-dijo el chico justo cuando empezaba a sonar la canción.
Era un ambiente extraño pero nos pasamos un buen rato discutiendo sobre visuales noveles, sobre cuáles eran mejores y peores y me di cuenta que él dominaba el tema el doble que yo, pues sabía japonés y había tenido acceso a muchas más historias.
Fueron las tres de la madrugada cuando me di cuenta que lo mejor que podía hacer era irme, ya era demasiado tarde para estar fuera de casa, aunque sabía que en mi hogar casi no notarían la diferencia, al día siguiente tenía que levantarme temprano. Y aunque fuera cierto que era culpa mía haber ido a la discoteca corriendo el riesgo de llegar tarde a casa quería intentar al menos conciliar algunas horas de sueño para así está un poco activa al día siguiente. Así que lamentando de verdad no poder seguir hablando con el chico me despedí. Antes de irme intercambiamos correos electrónicos.

Pasaron dos semanas que no vale la pena que os escriba, no puedo decir que fueran del todo aburridas porque leí libros muy interesantes además de alguna visual novel. Pero siendo verano no tuve la obligación de salir de casa así que todo lo que hacía era pasar calor dentro de mi casa intentando escabullirme de las tareas del hogar, cosa bastante fácil al ser cinco hermanos y estar por en medio de la franja de edad. Es cierto que tenía que aguantar muchas críticas por no hacer nada y por quedarme en casa encerrada, pero la ventaja de ser familia numerosa es que pasas más desapercibida.
De repente recogiendo papeles por mi casa encontré a uno pequeño que ponía un correo electrónico y arriba el nombre de su propietario, Ferran. En un principio no lo supe localizar, me sonaba pero no estaba segura, pero finalmente recordé, era el chico que había conocido en la discoteca.
Si esa tarde no hubiera hecho tanto calor y no hubiera estado tan aburrida ni me hubiera planteado enviar un mensaje a aquel chico, pero lo hice, la idea surgió en mi cabeza y yo ...
1.1.2.1 Escribí unmensaje
1.1.2.2 No lo hice. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario