sábado, 22 de diciembre de 2012

PdR17: Libros dentro de Libros


¡Hola! Hoy os vengo a hablar, un poco más tarde que de costumbre, en este espacio de contenido tan diverso de un tipo de libros, por el título supongo que os haréis una idea. Pues sí, libros que mencionan otro libro. No se vosotros, pero yo creo que la mayoría de los que nos gusta leer nos hace gracia ver que un personaje comenta algo sobre otro libro así que quiero dejaros algunas reflexiones y ejemplos.

Unos libros sin duda muy recurrentes que pueden gustar a más de un protagonista son los clásicos, ¿pero que podemos esperar si son historias que trascienden el tiempo? No nos ha de parecer extraño pues ver a una Bella con una obsesión con Cumbres borrascosas de Emily Brontë o una Anastasia Stelee leyendo novelas románticas emblemáticas como Orgullo y Prejuicio de Jane Austen o Jane Eyrë de CharlotË Brontë.

Pero más allá de la mención es increíble el contacto con la realidad que tienen estos ejemplos. Pues al fin y al cabo la realidad literaria intenta situarse en una posibilidad de algo que podría ocurrir en el mundo real (en las novelas realistas) pero no es propiamente la realidad, por tanto la aparición de libros es un contacto con la vida externa curioso.
Por eso en una novela de fantasía no nos mencionan normalmente obras que existan porque entonces el contacto sería muy extraño, estaríamos hablando de una realidad diferente a la nuestra en la que existen nuestras cosas. Pero en cambio los libros que aparecen en estas obras se los inventan los autores, y aparecen sólo títulos y no se vosotros, pero a mí en ocasiones me causan curiosidad pensando cómo sería este libro si existiera. Sin embargo, no quiero proponer a los autores de cualquier libro fantástico o no que mencione un libro que no exista que lo escriba ya que probablemente pensaría que es la excusa perfecta para vender más si el primero ha tenido éxito. Pero, por ejemplo, no un interesaría si existiera el Una aflicción imperial mencionado en Bajo la misma estrella de John Gren? O que se yo, algunos de los libros que aparecen en La ladrona de libros de Markus Zusak? Sin duda a mí me causan curiosidad o al menos la suficiente para investigar sobre su existencia.

Hablando de eso no he podido evitar recordar un libro que hace mucho tiempo que leí y casi no recuerdo: La historia interminable de Michael Ende. Recuerdo que al final, Atreyu prometía que recuperaría todas las historias inacabadas y las terminaría para que Bastián pudiera volver a la realidad. Supongo que es un poco lo que pasa con un libro, siempre quedará algún punto que quede sin terminar del todo y sería del todo interminable el trabajo de cerrar todo y cada uno de los puntos, y los libros inventados dentro de un libro entran en esta categoría.

Una saga que tampoco he podido olvidar fue la de Mundo de Tinta de la autora Cornelia Funke. El juego de la literatura y la realidad sin duda está muy bien tratado en esta trilogía y es increíble cómo los personajes entran y salen del libro e incluso nos hacen menciones de otros libros que existen.

Bueno, ¿y de todo esto que podemos sacar? Pues, sin duda que me encanta el toque que les da a los libros la mención de otros existentes, desde un libro como el último reseñado en el blog Las Ventajas de ser un marginación de Stephen Chbosky donde el protagonista no para de mencionar libros que lee como Matar un ruiseñor de Harper Lee o El guardián entre el centeno de J.D.Sallinger hasta la saga Medianoche de Claudia Grey mencionando Las crónicas de Narnia de C.S. Lewis (cosa que me hizo bastante gracia por lo que decían) e incluso pasando por la utilidad de Anna Karènina de Leo Tolstoy a la saga El amor más allá del tiempo de Kerstin Gier todos son ejemplos interesantes de libros que de alguna u otra manera te dan ganas de parar de leer (aunque quizás a mí ya toda la gente que tiene un blog literario no es algo que necesitamos?) y que al menos para mí son un punto positivo en cualquier libro.

¿Algún ejemplo que os guste a vosotros? Comentad sin miedo algún libro que mencione otro.

Hasta aquí mi aburrimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario