sábado, 16 de febrero de 2013

Pasiones exageradas: Las penas del joven Werther


Hoy os vuelvo a traer reseña literaria.
Título: Las penas del joven Werther
Título original: Die Leiden des jungen Werthers,
Autor/a: Johann Wolfgang von Goethe
Otros libros del autor/a: Fausto: una tragedia
Páginas: 182
Narración: 3a persona / epistolar
Formato original: libro
Adaptaciones: ópera, película
Curiosidad: un autor (Nicolai Friederich) escribió una versión que se llamaba Las alegrías del joven Werther con un desenlace más agradable. Esto no le gustó a Goethe y escribió un poema que explicaba como Nicolai defecaba en la tumba de Werther.

Te gustará si: te gustan las hipersensibilidades, buscas un protagonista muy sentimental, no te importa que una historia sea solo sentimientos y que por ello tenga una trama sin mucha acción

Ni lo intentes si: odias el romanticismo, la exaltación del sentimiento por encima de todo y la exageración.

Sinopsis
Werther es un joven que se deja llevar por grandes pasiones, llegará a un pueblo y allí se encontrará con Lotte (Charlotte), una muchacha de la cual quedará locamente enamorado. Lamentablemente ella ya está comprometida.

Opinión
No hay mucho misterio en el motivo por el que he leído este libro, obligaciones escolares, aun así he de decir que siempre me había llamado la atención como iniciador del romanticismo. Siempre había tenido una concepción bastante positiva del ideario romántico, he de decir que Werther me ha decepcionado un poco.

La historia en si es simple, un conflicto amoroso “te amo pero las circumstancias no me permiten hacerlo” y eso hará que el joven Werther desbordado de pasión acabe por llegar al extremo (creo que todo el mundo lo sabe, pero así no hago spoiler directo). Y en fin, podríamos decir que en este libro la historia es lo menos importante, es decir, el libro habla de la pasión, habla de sentimientos, de la naturaleza del alma humana, de lo que tu quieras, pero contar una historia es una excusa diría yo. El autor no le interesa el argumento (des de mi punto de vista) así que si no os gusta este tipo de libro no lo leáis.

El estilo, las cartas de Werther son muy exageradas y llenas de sentimientos tan desbordantes que hasta parecen falsos. Vale, no son falsos, pero tanta es la pasión que tiene por todo que en muchas ocasiones puede llegar a ser cargante para el lector, sobretodo cuando se pone a llorar de emoción por cualquier cosa. De vez en cuando, alguna cosa que dice es francamente interesante, no recuerdo bien cuando pero un diálogo que tiene con Albert cuando le enseña las pistolas es genial, creo que fue el único momento de la historia en el que logré empatizar con él. Aun así, son cartas -en su mayoría- y se leen muy rápido así que pesado, a mi parecer, no se me ha hecho.

Puede que lo que haya tenido más interés para mi haya sido el juego que hace el autor de hacerse pasar por un editor que ha conseguido todas las cartas y que ha conocido el final de la historia por voces externas. He de confesar que debido a mi lectura poco atenta no me he dado cuenta hasta el final de esto, entonces lo he entendido y al principio se me hacía extraño (decidme tonta, me lo merezco). Una vez que me he dado cuenta me ha parecido interesante eso hace la distancia entre realidad y ficción más fina, ya se que lo inventa el autor, pero me gustan este tipo de perspectiva. Por cierto la obra tiene algo de autobiográfico, dicen que Werther es un alter-ego del autor. No se si es verdad, pero si es cierto que el autor era tan pasional con todo sería una persona digna de conocer.

En fin, Werther es un llorica de cuidado que cree que su pasión es lo más importante. La verdad es que no me he podido sentir identificada con él en ese aspecto, ni en la decisión que toma, es algo que me queda bastante lejos. Creo que con esta novela me he dado cuenta de lo poco romántica que soy. No, eso ya lo sabía, pero supongo que una cosa son historias de amor que te pueden gustar más o menos, y la otra este libro que es más el derroche de sentimientos que al ser tan exagerados como ya he dicho no me han llegado y me han parecido fingidos. No tengo remedio, pero en fin, también encuentro que tiene aspectos interesantes como lo que ya he dicho de el editor que se supone que recolecta cartas como personaje, pero por algún motivo (¿puede que lo haya leído en mal momento o algo?) no me ha llegado para nada y es curioso porque pensar que en su momento causó toda una revolución y miles de jóvenes que seguían el ejemplo de Werther me hace sentir vacía. No me pongo sentimental que para eso ya tenéis a Werther así que acabo aquí.

Lo mejor: se lee rápido, punto de vista interesante (el editor)

Lo peor: me ha dejado indiferente cuando tendría que impactar.

Lo he disfrutado un: 3/5 (o un 2, la verdad, dudo mucho)

Hasta aquí mi aburrimiento

No hay comentarios:

Publicar un comentario