lunes, 15 de julio de 2013

Taller Escriptura 1: Telaraña dorada

Desde el blog Be literature sale una iniciativa de un taller de escritura, aquí os dejo el enlace. Este es mi primer relato para el taller. La verdad es que me ha salido algo extraño, pero en fin aquí está.


Telaraña dorada

Una rubia más, anhelaba verla muerta, era tan parecida a mi ideal de perfección.... Sin embargo no era ella, aun así su cuerpo era lo suficientemente hermoso para quitarle la vida. Cogí el cuchillo y se lo clavé viendo como caía la sangre lentamente.

Bip bip bip. Los despertadores sin duda eran un invento fabricado por el diablo, y desde luego mi imaginación a las siete de la mañana estaba del todo menos activa. ¿A quien narices se le ocurría decir que las mañanas eran agradables? Des de luego alguien demasiado diferente a mi para que pudiéramos congeniar. Aunque siendo sincero todo el mundo entraba en esa clasificación si mirabas la gran cantidad de gente con la que me relacionaba.
-¡Hijito, es hora de que vayas al colegio!-gritó con voz endulzada y falsa mi madre que tenía por afición principal hablar de mi a todas las vecinas poniéndome por las nubes.
-¡En seguida voy mami!-grité yo para no desentonar en el ambiente de falsedad al que tenía que llamar “hogar”.
Y así como cada día me levanté y con la parsimonia de siempre me dirigí al edificio escolar donde solo me esperaba aburrimiento. ¿Qué quien era yo, quizás te preguntas? Un estudiante normal de instituto, aburrido con las clases y sin ganas de hablarle a nadie. El problema estaba en la estudiante rubia de mi clase. No tengo nada contra las rubias, pero por regla suelen ser las más populares de la clase, sobretodo cuando todas las demás son morenas y la rubia tiene buenos atributos, o como lo dirían otros de forma más vulgar y realista “¡pero que tetazas tiene!”. ¿Qué pasaba con la rubia? Bueno que por una vez en la vida parecía que coincidía con la mayoría y me “había enamorado profundamente” aunque siendo los pechos el aliciente principal me hacía dudar que el término “amor” se pudiera utilizar. Más bien si lo tuviera que definir era una obsesión, sobretodo por su cabellera, sus ojos... Quizás el “sobretodo” no esta bien empleado, ella era un “todo” del cual no se podía destacar nada. Incluso en sueños veía rubias muy parecidas a mi obsesión, a todas las mataba. Era por eso que podía decir que estaba bastante preocupado porqué tenía un problema psicológico. Nunca había intentado destacar entre los demás. Solo en los estudios que siempre resultaba el primero, sobretodo las ciencias me encantaban, esa exactitud me calmaba el alma. No quería preocupar a mi familia bajando mis notas así que tenía miedo que La Obsesión acabara conmigo.
Fue ese día, en el que pensaba demasiado en rubias y en sueños (cuando lo que quería hacer era pensar en fórmulas físicas) en el cual ella me habló por primera vez. Simplemente ver sus labios en movimiento casi me produjo una erección:
-Gilipollas, aparta.
Sin duda unas palabras no muy cariñosas, pero estaba demasiado obsesionado para no emocionarme lo suficiente para que me costara apartarme de su camino.
Así fue como me pasé todo el día entretenido pensando en aquella frase, analizaba el tono de cada sílaba, cual era el más agudo y el más grave. Y miles de estupideces me pasaban por la mente entre las cuales la visión de su cuerpo perfecto muerto se repetía más de una vez. Tenía miedo de mi mismo, ¿por qué deseaba verla muerta?

Y paseaba por las calles de mi pueblo tranquilamente, entonces la vi, como siempre perfecta: melena rubia recogida en una cinta rosa. Claro que puede que “perfecta” no sería la palabra que me gustaba usar para describirla. Por lo menos no sola, el caso era que la perfección de su cuerpo, sus actitudes y todo era demasiado para ser real, daba miedo. Me acerqué saqué el cuchillo y se lo clavé, muerta. Pero no era la perfección que deseaba destrozar, aun no.

Me desperté entre sudores después de ver como mataba en sueños a Mi Obsesión, pero como siempre intenté ignorarlo. Era fin de semana así que prefería haberme despertado más tarde, pero como ya estaba con los ojos abiertos me fui a desayunar tranquilamente y leí el periódico. ¿Un asesino de rubias? Menuda chorrada... Por lo menos quería pensar que se tenía que estar muy mal de la cabeza para querer matar a rubias, aun así algo me decía que yo acababa de matarlas aunque fuera mentalmente, había soñado con que mataba a rubias. Me inquietaba, no podía ser yo, estaba durmiendo, nunca había sido sonámbulo...
Cogí la moto y me fui a que me diera el aire y que los pensamientos de rubias se me fueran lejos, muy lejos. Donde los instintos homicidas no existieran y los cuerpos de las chicas con melenas largas y bellas no resultaban más atractivos cuando no respiraban.
Pero no podía huir, no podía hacerlo toda la vida así que volví a casa.

Y por fin la tenía delante a ella, la más bella de todas. La mujer que siempre había querido, la mujer con quien había compartido tantas cosas. Ella con su melena rubia, por fin al alcance de mi cuchillo. De repente oí la puerta que se abría.
-¡Papá que narices le haces a mamá!
Era mi hijo, ya me había visto matar hace tiempo, pero parecía que no se acordaba de nada. Me pregunté si podría entender mi placer al ver ese cuerpo a mi merced...

Así fue como mi padre fue a la cárcel, él era el asesino de rubias que hablaban en el periódico. Mi madre era rubia así que los psicólogos vieron que su obsesión nacía de ahí y tenía que acabar con la muerte de su esposa.
Acabaron por descubrir que hacía mucho tiempo había visto a mi padre matar a mi única amiga, una rubia. Debido al shock olvidé completamente que mi padre era el asesino. Lo que no sabían los psicólogos es que mi subconsciente me lo recordaba. Y lo peor era que seguía viendo en sueños, aun después de saber la causa, como mataba a rubias, sentía placer pensando en ello.


Me atrapaba y me conducía a la lujuria del asesinato, una telaraña dorada.

11 comentarios:

  1. Me gusta la historia aunque tienes que vigilar las faltas hay una que se repite mucho y es "sobretodo" que junto significa prenda de vestir y separado sobre todo pues lo que tu quieres decir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el consejo, es cierto que las faltas me pierden un poco...

      Eliminar
  2. A mi me ha gustado mucho, nunca me imagine que ese fuera un mensaje de su subcociente el hecho de que su padre quisiera matar a su madre, siento que falto profundizar un poquito en ese aspecto pues de repente salta de sus sueños a esta verdad terrible. Pero el argumento es bueno y llama la atención.
    besos!!

    ResponderEliminar
  3. Me gusto mucho la historia!!! Esta entretenida aunque el final esta un poco compacto, de todas formas me pareció interesante y el tema de las rubias me gusto xD

    Saludos!!!!

    ResponderEliminar
  4. Como dice MAri, hay varias faltas. El ritmo está bien y te ha pasado como a mí: deberías haber separado más los pensamientos del padre y del hijo, porque queda un tanto confuso (vamos, lo que me pasó a mí, ya lo ves :P). También con las faltas de ortografía (sobre todo separado, algunos acentos...) y creo que, en conjunto, está bien, pero tal vez algo más largo estaría mejor :P. Xa-LFDM

    ResponderEliminar
  5. Cuando comencé a leer la historia pensé "ya sé quien es el asesino"...estaba tan equivocada, jajajaja.
    Me gustó tu relato, muy bueno :)
    Lo único malo es que tienes algunas faltas de ortografía y redacción. En un principio todo se veía un poco turbio pero veo que lograste tomar un buen ritmo y aunque se me hizo un final un poco abrupto estuvo muy bien :)
    Espero leer más de tus relatos, ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Vaya, ese final me ha gustado, no ha llegado a encantarme pero ha estado bastante bien. Muy bien narrado, me ha gustado bastante. Aunque quizá queda un poco sin chicha cuando descubres todo al final, resultando el prota más normal de lo que dice que es...Me apetece leer algo más tuyo :)

    ResponderEliminar
  7. Aunque la ortografía necesita un buen repaso, me ha gustado ^^

    ResponderEliminar
  8. Me ha gustado bastante, y aunque empieza un poco titubeante, luego se nota que va cogiendo más cuerpo. Eso sí, quizás entre el último "sueño" y la explicación final echo un poco de menos otra escena más que recoja todo mejor, porque ha quedado un pelín precipitado (al menos esa sensación me da)
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  9. Yo también creo que los pensamientos del padre al final no están bien definidos, yo pensaba que eran del chaval. Pero ha estado curioso el relato y bien escrito. Me ha gustado. Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Bueno, ya lo han mencionado, detalles ortográficos y de narrativa, por lo demás, no puedo negar que me gusta lo "gore" del relato, hasta me hizo reir por un momento.

    Nos seguimos leyendo, saludos.

    ResponderEliminar