miércoles, 31 de julio de 2013

Taller Escriptura 2: Un relato más

 Un relato más.

Perdonadme, pero en esta ocasión he querido hacer una cosa rarita, y la verdad es que no sabía como montarlo para poner las opciones. Entiendo que sea un poco molesto los enlaces a otras entradas, pero es que no sabía como hacer para que se pudiera escoger. Lo siento u.u. Para leer el relato escoged entre 1 o 2 y después de haber leído los dos pasad  a tres. Aviso, cuando se publique el relato no estaré, espero poder conectarme para ponerlo en el facebook pero no se si tendré la oportunidad, en cualquier caso lo dejo programado.
La inspiración en la que me he basado es:

-¡Buenos días!-dijo la chica con una sonrisa sacada de un anuncio o que aspiraba a presentar uno.
-¿Cómo te atreves a decir que es un buen día?-dije yo y no me quedé contento con eso y continué con mi humor matutino.-Está lloviendo. Sería una falta de respecto para la lluvia si dices que hace un buen día, ¿la lluvia está intentando arruinarte el día con todas sus fuerzas y tú te atreves a decir que hace un buen día? Si yo fuera tú quizás me replanteaba el motivo de tu existencia.
La mirada de la chica era indescriptible, sin duda no le había gustado mi respuesta, una verdadera pena desde luego. ¿Quizás os preguntabais como era la chica? Bueno no es que sea un detalle importante para esta historia (aunque a veces uno se pregunta si la historia en si es importante), pero podríamos decir que era una chica acomplejada por su apariencia, yo no la encontraba tan fea como ella se podía verse a si misma, aunque no era muy difícil. Su autoestima era de las más bajas que he visto en mi vida, por eso le era tan conveniente esa Moda. O por lo menos le daba algo de seguridad, cosa que necesitaba desesperadamente.
-Alguien como tú no debería atreverse a sonreír. ¿Presumes de hierros?-dijo la popular “bellezón” de la clase que tenía como principal entretenimiento despreciar a los demás. Sin duda un estereotipo de personalidad que acaba por aburrir a cualquiera. Esta, en comparación a la primera, podríamos decir que la última Moda le resultaba más un inconveniente que otra cosa. Pero la tenía que seguir, o por lo menos yo pienso que la seguía porqué sino no había manera de encajar.
Sí, por esa linea iban mis pensamientos cuando iba al instituto, quien seguía la Moda, quien no lo hacía... Sin duda lo más interesante en lo que podía pensar.
-La lluvia nos afecta el humor, ¿eh?-respondí a la popular y con eso acabó por desistir en su acoso escolar yéndose y dejándonos a la acomplejada y a mi solos.
-Gracias,-dijo con una sonrisa algo más tímida que la que me había mostrado y se fue.
Quizás suene ridículo pero me pareció algo encantadora.

Un montón de personas con bolsas de cartón en la cabeza me rodeaba, en ellas había todo tipo de mensajes que querían ser provocativos. Podías leer cosas desde “I'm pretty” (cosa difícil de comprobar si no se quitaba la bolsa, todo sea dicho) hasta un simpático y amigable “Kill everyone”.
Por supuesto todas las bolsas (o la gran mayoría) estaban escritas en inglés, también era un lenguaje de moda. Pero ya estaba acostumbrado a la situación, cuando llegaba la noche fueras donde fueras la Moda imperaba las calles, en esa ocasión estaban las bolsas de cartón, quizás mañana fuera una mierda en la cabeza, ya no me extrañaba nada.
El único problema de esta Moda reciente era probablemente que los indices de criminalidad aumentaban, eso de poderte camuflar entre mucha gente que llevaba bolsas tapándose la cara daba para mucho. En mi caso... Bueno, no niego que hubiera sido mucho más inteligente haber llevado una bolsa de cartón en la cabeza, no me hubiera costado y así me hubiera intrigado de forma más fácil en la multitud de la discoteca en la que me encontraba. De hecho no tenía sentido que fuera con la cabeza destapada, pero es lo que tiene ser el rarito al cual las modas le cansan, mucho. Y también he de confesar que la locura de la juventud se me había metido en la cabeza y si había aparecido por allí era para encontrarme con esa compañera de clase que me había sonreído esta mañana. Sabía que frecuentaba el lugar así que tenía la esperanza de encontrarla allí. Fue bastante impactante encontrarla con un escote increíblemente atrevido para la imagen que tenía de ella y una falda con pretensiones de enseñar, más que de tapar. Para los curiosos la reconocí por la voz, soy bueno reconociendo a la gente por el oído, de hecho creo que tengo más confianza en ese sentido que en la vista. Su bolsa de papel ponía “I'm naughty” cosa que aun le pegaba menos a la imagen que tenía de ella. Aunque viéndola como estaba insinuándose con un chico el mensaje le iba que ni pintado.
Me quedé un rato mirándolos embobado, vi como el chico empezaba a toquetearla con claras intenciones de continuar. No sabía decir si estaba incomodada con ello o no, pero en aquel momento yo decidí...

4 comentarios:

  1. Cuidado con los diálogos, no usas la estructura correcta ^_^ (aquí tienes cómo se deben hacer:http://roble.pntic.mec.es/msanto1/lengua/1dialogo.htm ). El usarlo como una moda es una idea interesante, pero que no ha acabado de arrancar del todo en esta historia (hay mucho al inicio, pero se acaba muy rápido dado el ritmo inicial). Pero creo que es una idea original ^_^, nos leemos. Xa-LFDM

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he acabado de entender el error, pero gracias de todas formas. Intentaré informarme.
      Saludos^^

      Eliminar
  2. ¡Pero que´original te ha quedado! Y menudo esfuerzo le has puesto :) Me gusta como está escrito, aunque quizá me haya perdido en ciertas ocasiones.

    :)

    ResponderEliminar
  3. Esta muy original el enfoque le has dado!!! Uno que otro errocillo pero me gusto :D

    Saludos!!!

    ResponderEliminar