jueves, 15 de agosto de 2013

Taller 3: Cerré los ojos

¡Nuevo relato para el taller! Esta vez... Bueno, he ido un poco con prisas pero en fin, aquí está el resultado.
Inspiraciones:



Abrí mis ojos. Vi aquella llanura casi desierta que se extendía delante de mi. Suspiré. ¿Qué se suponía que tenía que hacer? ¿Seguir esperando? No sabía si la esperanza me había vuelto más idiota de lo que era o al contrario, era mi única razón de existencia.
Me acabé de despertar del todo. A veces imaginaba que moría durmiendo y me sentía en paz. Al fin y al cabo nadie me diría que había sido mi culpa si mi muerte era natural, nadie podría acusarme de haber sido débil. Aunque cuando empezaba a pensarlo, no creo que a nadie le importara si me moría, quizás al caballo que siempre me acompañaba le causaría algo de pena. ¿Quien sabe?
-Caballo, dime, ¿llorarías por mi si muriera?-le pregunté obteniendo un relincho como única respuesta.
Claro que no esperaba respuesta. De hecho estaba demasiado acostumbrado a que nadie entendiera lo que decía así que solo volví a suspirar y me puse en marcha para hacer mi ejercicio matutino.
Cansado de correr miré al cielo recuperando el aliento y descubrí aquel extraño objeto volador al que denominaban avión. Ojalá pudiera volar y alcanzarla, montarme en ella o volar por mi mismo y llegar a donde estaba él. Maldecía cada segundo de mi vida la distancia que nos separaba, anhelaba tanto sus caricias... Correr era como dormir, al hacerlo todo lo demás desaparecía.
Soledad, esa palabra no alcanzaba a describir ni la mitad de mis sentimientos, si es que alguien como yo podía tenerlos. Pero tenía que permanecer, tenía que esperar, seguía creyendo en la estúpida promesa que me había hecho tantos años atrás, para todo el mundo sería una constancia inútil y de la cual se podrían reír con facilidad, pero para mi era todo lo que había decidido mantener en mi vida. Solo la espera eterna me mantenía con vida.
Y cuando ya sabía que el reencuentro era imposible, o por lo menos mi mente había desistido en mantener la esperanza, lo vi. Era él. Había crecido bastante desde la última vez que lo había visto, pero no podía olvidar su rostro. Corrí hacia él como si no hubiera mañana, no había olvidado nuestra promesa, había vuelto a por mi.
Disparo, sangre y caí en el suelo. Mi confusión no tenía límites en aquel momento, ¿quien me había disparado? ¿por qué? Un gemido de dolor se escapó de mi boca, se intensificó al ver que había sido él quien me había disparado.
Con la vista borrosa vi que el chico se aproximaba a mi corriendo y gritando:
-¡Mi avestruz, Ken, no puede ser que te haya disparado!
Llegó hasta mi y me cogió entre sus brazos, lágrimas caían de sus ojos. Quiero pensar que eran sinceras, intenté hablarle, decirle que era feliz, que lo había visto por última vez, pero no me entendió y solo lloraba. Oí algo sobre llevarme al veterinario, gritos y demás. Yo simplemente con una sonrisa, cerré los ojos.

9 comentarios:

  1. Emmm, me he quedado sin entender el final, fatídico por cierto, ¿Porque le dispara? ¿Como que al veterinario? ¿Y porque le llama avestruz? ¿A que se debe el reencuentro? Es decir, ¿esperaba a su pareja, es un amigo? Y le dispara jooo T.T
    Escribes bien, pero no me ha quedado clara la historia, faltan detalles y más extensión, también separar un poco, porque sino se ve todo lioso y no se sabe el cambio de un suceso a otro distinto.
    Aún así tienes una forma de escribir de la que podías sacar provecho, pero bueno con prisas no se puede ser perfecto?
    En el próximo tómate tu tiempo :)
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uff, pensaba que había quedado más claro, el narrador es un avestruz. El motivo porqué le dispara es porqué se asusta de que el avestruz vaya corriendo hacia él.
      Gracias por el comentario, el próximo espero no ir con tantas prisas.

      Eliminar
  2. No entiendo el relato es decir lo entiendo pero no cojo el sentido de la historia no se muy bien que intentas contarme es como si no tuviera sentido ¿por qué un avestruz?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la foto de las inspiraciones sale la avestruz. Simplemente es la historia de un avestruz que tenía un amigo humano.
      Siento no haberlo dejado claro.

      Saludos^^

      Eliminar
  3. Yo si entendi el relato :)
    Me aprecio asi como muy original el que hayas escrito un relato desde la perspectiva de un animal.

    Saludos :33

    ResponderEliminar
  4. Me quedé con la duda si era una avestruz, pero ya lo explicaste.

    Creo que el problema sería antes del diálogo quizá algo como " vi que el chico se aproximaba a mi corriendo y gritando mi nombre:", porque por un momento me pareció que "Ken" era una tercera persona.

    Por lo demás, es muy original, saludos!

    ResponderEliminar
  5. :O .... ¡Es un avestruz! ¡Me quede tan sorprendida al leerlo! Y la verdad, es que eso me encantó *^* Que tierno y hermoso!¡ Lo adoré, y que fuera un animal el narrador, le dio como un saborcito especial *w*

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola!
    Yo sí entendí que era un avestruz. ¡¡Un avestruz!! Ni me di cuenta que había uno en las fotos, jajaja. Una historis de amistad con animales desde el punto de vista del animal. Kástima que sea el final de esa amistad y no el resto de la historia...
    Capaz que ayudaría un poco más a la interpretación si agregaras algunos detalles más que suenen desconcertantes pero que al final tengan sentido.
    Ahora unos consejos:
    -Faltan algunas tildes.
    -En diálogos se utiliza una raya (—) no guión (-) http://es.wikipedia.org/wiki/Raya_(puntuaci%C3%B3n)
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aprovecho esta respuesta para agradecer todos los comentarios y aportes. En concreto decir que no tenía ni idea de lo de la raya así que gracias voy a investigar sobre ello. Y si, las faltas son mi perdición.

      Saludos a todos^^

      Eliminar