sábado, 5 de julio de 2014

El color prohibido, Yukio Mishima (libro)

¡Nuevo libro en el blog!

Título: El color prohibido
Título original: Kinjiki
Significado del título: Hay que decir que el original es un eufemismo japonés para decir
homosexual que su traducción sería color prohibido aproximadamente.
Autor/a: Yukio Mishima
Otros libros del autor/a: Confesiones de una máscara, Sed de amor
Páginas: 592
Formato original: libro

Te gustará si: te gusta leer libros que destaquen más por su forma que por su contenido, tienes interés en el autor, no te importan los estilos densos, ni la misoginia.
Ni lo intentes si: eres muy sensible a las ideas misoginias, buscas algo con mucha acción y un estilo dinámico, no quieres leer nada sobre homosexuales.

Sinopsis
Shunsuké un escritor ya viejo se encontrará con un joven de gran belleza que en un arrebato le confesará que es homosexual, Yuichi. A partir de este hecho decidirá utilizar al joven para una venganza personal contra las mujeres en general y particularmente las que le hicieron sufrir.

Opinión
Este es uno de los tantos libros que lees sabiendo más bien poco de ellos. De hecho fue más por las ganas de conocer la prosa del autor y por toda la historia que le rodea a este que empecé con él. A parte también debo mencionar que la temática homosexual me gusta (principalmente masculina), así que leyendo la poca información que da una contraportada decidí comprarlo. Lo cierto es que antes de ponerme leí por algún sitio que era denso, y es cierto que en varios momentos su lectura se me ha hecho pesada, pero sinceramente no tengo una opinión clara en este libro. Creo que iba a párrafos que realmente le veía sentido a la obra e incluso me gustaba a otros tediosos y que me hacían preguntarme que narices estaba queriendo decir el autor con tanta palabra...

La historia en sí es más bien irrelevante en este libro. Sí, es de esos libros que realmente el estilo es lo que vale la pena. Creo que el argumento es más simbólico que otra cosa, aunque no sabría decirlo, sinceramente. El problema que tengo con el argumento es que el desprecio continuo hacia las mujeres me hartaba un poco. Puedo entender que normalmente se lean cosas con ideologías contrarias a las del lector, y que se tiene que leer de todo, pero dependiendo de mi estado de ánimo acababa con mi paciencia. Aunque es cierto que por las conductas no quedan tan mal y es más las reflexiones misoginias continuas lo que en algunos momentos me ha molestado.
En muchas partes me ha recordado a El retrato de Dorian Gray, no sé si serán imaginaciones mías, pero eso del personaje que por su belleza decide experimentar de todo en la vida me ha recordado mucho al libro. Aunque creo que el libro de Wilde se maneja mejor la corrupción que en este.
El final del libro que os estoy reseñando llega a ser una conclusión antiética que ya esperaba, sobre todo teniendo en cuenta el protagonista, y hace que todo sea más realista. Pero a la vez esperaba algo más sorprendente o que me impactara. Sí, también con el final tengo sentimientos encontrados.

El estilo es denso en muchas ocasiones. Hasta cierto punto se puede entender la decisión de cortar según que párrafos como decidieron hacer traductores de otras lenguas, pero aprecio que en la versión castellana decidieran traducirlo íntegramente. Al autor de vez en cuando le dan ganas de filosofar sobre la vida y todo lo demás sobre la obsesión con el arte, la belleza y la juventud... Hay veces que dichas reflexiones te pueden interesar pero en el transcurso de 500 páginas que vaya cayendo en lo mismo una y otra vez puede cansar. Aun así no por ello puedo negar que la manera de escribir del autor es bella, de vez en cuando lees citas muy interesantes, etc.
Los personajes están hechos para ser odiados. O por lo menos esa impresión me ha dado, aunque realmente no los llegues a odiar, es complicado de describir, pero aunque no soportaba cosas que hacían, también me parecía digno de pena. Sobre todo me refiero a Shunsuké, es un hombre viejo, escritor que no ha conseguido absolutamente nada en la vida a parte de que le publiquen sus obras completas tres veces (cualquiera le dice a esto nada), pero realmente todo lo que hace en la novela es penoso, no destaca más que por discursos que yo creo que ni a él mismo le interesan realmente. Aun así queda perfectamente retratado como la mayoría de los personajes. También Yuichi es digno de mención, justificando todas sus acciones por su belleza. Me recordaba a la maldad de un niño, del que realmente no piensa que lo que hace está mal, simplemente le gusta lo hace. A veces más que una persona parecía un ideal que destacaba y era perseguido. La señora Kaburagi también es un personaje más que curioso, como evoluciona de sus relaciones frívolas a su gran apasionamiento por Yuichi. Quizás Kyoko sea uno de los personajes que menos me ha gustado. Sus obsesiones con un par de zapatos o cosas así acabaron con mi paciencia. De Yasuko creo que me hubiera gustado saber más cosas o llegar a entenderla ya que su actitud pasiva y casi distante a veces no acaba de entenderse como tampoco sus sentimientos por Yuichi. En cierta manera me ha llegado a intrigar sobre todo al final.

Resumiendo, es una obra que me ha gustado leer, muy diferente a que lo haya disfrutado. Quiero decir que se me ha hecho pesada, pero a la vez es lo suficientemente extraña para que valga la pena, algunas reflexiones que la hacen interesante y unos personajes curiosos. Aun así me ha dejado con ganas de leer algo (si puede ser más corto) del autor, aunque desde luego no inmediatamente.


Lo mejor: libro curioso, de esos que vale la pena leer aunque no te acaben de gustar.
Lo peor: a veces muy denso, otras me cansaba con tanto odio hacia la mujer.


Hasta aquí mi aburrimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario