lunes, 30 de marzo de 2015

La hoguera de las vanidades, Tom Wolfe (libro)

Nuevo libro en el blog
Título: La hoguera de las vanidades
Título original: The bonfire of the vanities
Autor/a: Tom Wolfe
Otros libros del autor/a: Soy Charlotte Simmons, Todo un hombre
Páginas: 664
Formato original: libro
Adaptaciones: película
Enlaces de interés: http://www.tomwolfe.com/

Te gustará si: no te dan miedo los tochos, te gustan los libros capaces de retratar una sociedad, concretamente la de Nova York.
Ni lo intentes si: no soportas los personajes que pueden resultar estereotipados, quieres algo fácil de leer o no te apetece leer un retrato social.

Sinopsis

Sherman, un autoproclamado “señor del Universo” por su trabajo de broker, tiene una vida casi perfecta con un gran apartamento, una mujer de su clase y una hija adorable, pero insatisfecho buscará la aventura fuera del matrimonio con una hermosa mujer. Con esta mujer, se verá involucrado en un accidente de coche y así empezarán todos los problemas de Sherman.

Opinión

Este es un libro que compré por impulso (tampoco es una novedad, porque a mi a la mínima que me suenan un poco y los veo de segunda mano baratos me los llevo), no tenía ni idea de que iba, no sabía nada del autor, aunque me sonaba de algo, y así hubiera leído el libro de no ser que por casualidad me encontré con una reseña, bastante negativa, de otro libro del autor. Se comentaba en la reseña que el autor quería hacer una especie de neo-realismo, algo así como dedicarse a la descripción de forma muy extensiva, plasmar la sociedad del momento actual, y en ese caso se hablaba de que por ello le había resultado muy pesado y que los personajes eran bastante estereotipados. Y creo que en estos dos rasgos coincido en parte, pero creo que ir avisada sobre lo que me iba a encontrar ha hecho que disfrutara leyéndolo, si bien es cierto que reconozco que en ocasiones resulta tedioso.

Del argumento en sí he de decir que en un principio iba muy perdida porque pasan casi 100 páginas (puede que unas pocas menos) hasta que sucede el núcleo que va a juntar los diferentes personajes que se nos va describiendo en la novela. Así que en ese inicio no entendía a donde quería ir a parar, pero después de cierto accidente de coche la cosa empieza a ir uniéndose, y si bien tampoco es que sea una trama que enganche una barbaridad, si que es cierto que causa algo de interés saber donde irán a parar los protagonistas y que les sucederá.
A nivel argumental también puedo decir que me ha gustado mucho el proceso de decadencia que va experimentando Sherman a medida que pasan las páginas. Y creo que cierta escena del final, cuando está preso es muy representativa de toda esa decadencia.

El estilo no me canso de repetir, es denso, en ocasiones es posible que desconectes, pero en general me ha gustado. La manera que tiene de narrar el autor y sobre todo en referencia a plasmar los pensamientos es interesante. Es curioso como reproduce textualmente sonidos, los diálogos me parecen muy realistas, la constante referencia y obsesión con los dialectos...
No es que la manera de escribir sea tan diferente a lo habitual (aunque se supone que entra dentro de un corriente llamado new periodism), pero si que es cierto que me gusta como se va centrando en tres personajes principalmente y logra diferenciar bastante sus personalidades, da bastante dinamismo que se vaya cambiando el personaje y en este caso aunque hablen de lo mismo ver tres puntos de vista diferentes es muy revelador y es capaz de cambia tu opinión sobre un hecho.

Además tengo que comentar la ambientación que crea del Nueva York de los años 80 (creo) que me parece quizás lo más interesante de la obra. Me gusta como a través del periodista, el fiscal y el broker describe tres ámbitos de esta sociedad descubriéndonos y mostrándonos, a veces de forma estereotipada, los entresijos de las profesiones. Creo que el autor a base de, en ocasiones, exagerar, crea un relato que acaba uno por creérselo. Algunas de las cosas que pasan pueden parecer incluso absurdas, pero el autor al final acaba creando tal atmósfera que te las hace creer.
Como decía antes me gusta esa decadencia de Sherman y social que vamos viendo a medida que leemos. También en general el ambiente que se describe en el libro, lleno de hipocresías y de intereses más que de buenas acciones es digo de ser leído por todo aquel que le guste leer el retrato de una sociedad y este interesado en una visión crítica de Nueva York.

Los personajes como digo de tan estereotipados y estúpidos que son al final acaban siendo memorables. Creo que los tres más protagonistas son terriblemente insoportables y despreciables, pero por ello son carismáticos y han conseguido que me interesaran bastante y que me riera un poco de sus desgracias.
Sherman es arrogancia pura, es de esa gente que se cree superior a todos y todo y que se auto-proclama Señor del Universo lo cual ya dice bastante de él. Aun así es irónico como por querer algo más que su vida perfecta, querer aventura, le lleva a la tragedia que le hará caerse de la cima tan alta que había conquistado. Por cierto, hay que decir también, que la inutilidad del protagonista es tan poco creíble que es de chiste, todo el asunto de cuando lo va a ver la policía es de lo más patético. Y a medida que vayan pasando las páginas veremos un Sherman cada vez más impotente y conformándose con su destino, lamentándose...
También el fiscal tiene un ego grande y su obsesión por impresionar a la mujer de los labios pintados de marrón es bastante risible.
En cuanto al periodista he de decir que me encanta la suerte de este tipo. En serio, vago, borracho y en fin el destino del personaje fue increíblemente irónico. En cualquier caso la manera que tenía de exagerar en los artículos también me parece digna de ser leída.
Un personaje secundario pero que también os comento es Bacon, me pareció muy interesante como detrás de esas causas de igualdad había tantos tejemanejes económicos...

Resumiendo, no es un libro que me haya encantado, porque no es que esté demasiado interesada en los retratos sociales de este tipo y es cierto que es denso, pero también tengo que decir que aunque no sea el tipo de libro que más me guste de vez en cuando está bien probar nuevos estilos y puntos de interés y en este caso no ha estado nada mal. No lo recomendaría a todo el mundo porque es largo y denso, pero si os gustan los libros realistas y las críticas a la sociedad quizás os interese.

Lo mejor: el retrato social que hace, el estilo aunque denso es digno de ser leído, también los personajes que de tan estereotipados acaban por ser creíbles.
Lo peor: puede hacerse denso en ocasiones, no recomendable si buscas algo donde el argumento sea lo importante, o si no te gusta que el punto de interés sea el retrato social de las hipocresías etc.



Hasta aquí mi aburrimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario