jueves, 9 de abril de 2015

Ilíada, Homero (libro)

¡Nuevo libro en el blog! Un clásico en mayúsculas.
Título: Ilíada
Título original: Ἰλιάς
Autor/a: Homero (atribuída)
Páginas: 464
Formato original: transmisión oral
Adaptaciones: miles de millones...

Te gustará si: tienes interés en leer algo muy antiguo, no te asustan los textos densos, te gusta la épica en general.
Ni lo intentes si: quieres algo ligero, no soportas leer cosas densas.

Sinopsis

La Ilíada, compuesta en el siglo VIII a.C., narra una leyenda micénica situada en el siglo XIII a.C., una edad heroica dominada por los aspectos militares, el individualismo desenfrenado y la persecución de la riqueza y la gloria. La Ilíada cuenta un episodio de la epopeya de la rica y estratégica ciudad de Troya, o Ilión. Es el poema de la cólera de Aquiles, hijo de mortal y diosa y el más destacado de los combatientes griegos, en su afán de heroicidad y sus ansias de venganza. (de una edición)
Opinión

¿Como se reseña una historia datada en el s.VIII a.C sin tener pretensiones críticas, sabiendo lo justo y necesario del tema que es más bien poco? A veces pienso que reseñar libros que han sido comentados por todo el mundo es una gran responsabilidad, pero como mi blog no tiene ningún tipo de intención crítica en el sentido que se da a la palabra cuando se estudia literatura creo que puedo escabullirme de la responsabilidad. Aunque respecto al tema me surgen millones de dudas, sigo pensando que, aunque lo que haga aquí no tiene interés no vale la pena cuestionarse el método o no al menos en medio de una reseña (y no, no, en este párrafo no me lo he cuestionado, que va...).

Si queréis que os sea sincera (y sino, os aguantáis lo voy a ser igual), Ilíada no ha sido un libro que haya disfrutado demasiado en su lectura. Aquí puedes tener tu momento friki-pedante y decir que es una maravilla o que te encanta, pero este clásico (en varios sentidos de la palabra) se me ha hecho eterno, las páginas no avanzaban. De verdad que el estilo de esta historia es horrible, es un no parar de enumeraciones de nombres, cada cual más extraño que el anterior, de muertos por todas partes que te dan absolutamente igual, un caos de dioses que van cambiando de bando cuando les da la gana...
Por favor, si queréis leer esto os pido que tengáis un mínimo de cultura greco-latina y que sepáis mitología, sino moriréis intentando descifrar quién es quién o porque cada uno está haciendo qué. Además de todo esto el estilo tan particular y tan denso del libro tiene una de las características bastante famosas, los epítetos épicos. Yo aquí os pondría la teoría de que eran maneras de nombrar a cierta gente por una cualidad que facilitaban la transmisión oral, pero no lo haré (no, que va, no acabo de soltar el tostón, sí, soy una mentirosa). Así que simplemente decir de los epítetos que resultan curiosos y te hacen palabras que parecen solo destinadas a sorprender a los demás “el que lleva la égida”. ¿A que no sabríais decirme quién es o que diantres es la égida? Pues a leer Ilíada para saberlo... (ignorarme, estoy espesa).
Otra cosa que me hacía mucha gracia como de vez en cuando se ponía gore y salían lanzas por todas partes. El recurso de repente de parar la acción y describir detalladamente como moría gente de forma violenta me parece por lo menos curioso. Yo intuyo que también serviría hacer estas descripciones para entretener al público y llenar tiempo cuando no sabías que decir (digo, en el caso de la forma oral, aunque quizás no fuera por ello). Además, también hay la repetición constante de preguntar a las musas quien fue el primero que mató y a quien. Y a partir de aquí empiezan de nuevo todas las enumeraciones de muertos, uno tras otro.
También una cosa que me llamaba la atención (y a veces me exasperaba) era cuando alguien daba un mandato que el que lo transmitiera tuviera que volver a decir las mismas palabras exactas. Supongo que en este caso es claramente para ayudar a la transmisión oral, y a dar facilidades al que recitaba.

Pero supongo, que os habréis cansado de mi análisis estilístico, sobre todo teniendo en cuenta que no sé nada del tema, así que pasemos a otro punto: los dioses. Todo el mundo es más o menos consciente de que en la antigua Grecia había más dioses que yo que sé, pero esa manera de tratarlos que se presentaban ahí cuando querían, interactuaban con los humanos y se iban me parece muy curiosa porque sí, será obvio para vosotros, pero en mi caso no me imaginaba que los dioses se pasearan por medio del campo de guerra cuando les daba la gana, que si estaban a punto de matar a uno que les caía bien se lo llevaban... Es cierto que son cosas que más o menos en los mitos conocen, pero que a lo largo del texto se hacen muy claras, y que vaya, por lo menos a mi me parece muy curioso (y aquí iría la reflexión del mundo sin dioses que estén presentes, del cambio al cristianismo y de mil reflexiones profundas que ni yo misma entendería, así que lo dejamos).

De los personajes básicamente destacan Aquiles, Héctor, y los dioses de por medio. Y ya en segundo lugar Pátroclo, Agamenón, Menelao, Odiseo... Aquiles básicamente se pasa toda la historia enfadado primero con Agamenón por no darle la recompensa que quería y después con Héctor y los troyanos por matarle a Pátroclo mientras él estaba enfadado sin luchar. Se supone que hay toda una teoría diciendo que en ese momento ese tipo de personalidad arrogante y belicosa estaba bien vista y que Aquiles era un buen modelo de comportamiento, pero con el paso del tiempo cambió en la misma Grecia y se prefería un modelo menos impulsivo. En cualquier caso, aunque esto no venga mucho a cuenta Aquiles es un personaje que casi parece el protagonista y no aparece en más de medio libro (tiene bastante mérito hay que decirlo), y a parte de eso por toda su ira no acaba de caer bien, o por lo menos no a mi. Después está el tema de Pátroclo, yo ahí veía algo, y mi imaginación que siempre se hace parejas homosexuales, aquí veía tema (se va corriendo y pide que la ignoren, que está loca).
Luego, Héctor que cae un poco más simpático, o por lo menos a mi me ha caído mejor, porque lo ves toda la obra luchando y acaba también con él. De hecho parece que este acabe por ser el núcleo de la obra. Porque también os tengo que avisar que si buscáis en la Ilíada el final o el principio de la guerra de Troya no lo vais a encontrar, lo cual es bastante curioso ya que hace que esté un poco en el limbo ese trozo de guerra que nos muestran, y por ello podría deciros que Héctor es quien más sentido da a esos límites temporales.

Resumiendo, si quieres leer esta obra (y probablemente ya de buenas a primera te juzgo como una parte muy pequeña de la población), conciénciate, no va a ser amena, vas a encontrar un montón de enumeraciones de muertos y vivos que no parecen tener sentido, es probable que acabes hasta las narices y con ganas de entrar en la guerra y matarlos a todos de una buena vez. Pero, cuando acabes la Ilíada (por cierto, si alguien me aclara si el artículo hay que ponerlo o no, tengo la duda), quizás aun le encontrarás algo bueno y todo, y sino es el caso, alégrate, eres especial, puedes vanagloriarte de ello y hacerlo tu propia gesta “Leí la Ilíada” (se me ha ido mucho la olla, no lo tengáis en cuenta) e incluso tu epíteto “el que leyó la Ilíada”. Sería divertido oír a la gente llamarte así.

Pd: no toméis muy en serio el contenido de la reseña, que hoy no estoy en mis cabales... Y aunque suene raro tengo expectativas con la Odisea, porque dicen que es más amena.

Lo mejor: la experiencia... bueno, tiene sus momentos, te enseña cultura clásica, es curiosa de leer..
Lo peor: puedes morir intentado leerla, de aburrimiento o de sueño, pero puede pasar (¿exageración?, no que va...)


Hasta aquí mi aburrimiento.

4 comentarios:

  1. Una fantástica reseña. Yo, a pesar de mi amor a los clásicos, tengo que decir que la épica no me gusta nada, y por lo tanto siempre me ha costado muchísimo leerla. De todas formas, no se puede negar bajo ningún concepto la importancia y trascendencia de esta obra para la literatura universal, pero también para toda la cultura occidental posterior.

    Besooss!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Desde luego la importancia de la Ilíada es destacable y de la cultura greco-latina en general, pero si que es cierto que aunque adoro leer todo tipo de clásicos, este en particular ha sido de los más densos... Y sí, creo que yo y la épica, en general, no encajamos del todo.
      Gracias por el comentario^^

      Eliminar
  2. Hola es un libro que me da miedo leer por lo mismo, no quiero aburrirme a pesar de que me gusta tanto lo griego-romano, pero siento que aun no es el momento!! Genial reseña, Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, entiendo tu miedo, yo también tengo algunos libros que sé o espero leer pero que de momento no me atrevo con ellos.
      Gracias por comentar^^

      Eliminar