jueves, 25 de junio de 2015

Aku no Hana, Shuzo Oshimi (manga)

¡Hola! Nuevo manga en el blog.
Título: Las flores del mal (Aku no Hana)
Extensión: 10 volúmenes
Formato original: manga
Adaptaciones: anime
Autor original: Shuzo Oshimi
Otras obras del autor/a: Boku wa Mari no Naka, Cibercafé a la deriva

Te gustará si: te gustan los mangas psicológicos, no te importa un ritmo pausado, quieres personajes extravagantes.
Ni lo intentes si: no te apetece nada raro, que se cuestione que hacer con la vida, como vivir sin caer en la mediocridad.

Sinopsis

Kasuga pasa sus días leyendo a Baudelaire y fascinado por sus poesías sintiéndose especial gracias a la lectura. Nada parece que va a cambiar en su vida hasta que un día ve un bañador de la chica que le gusta, la tentación es mayor de lo que podía esperar y se lo lleva. Lo que no se esperaba es que la chica más rara de la clase, Nakamura, le ha visto en pleno acto, y que ha decidido hacer un contrato con él a cambio de su silencio.
Opinión

Creo que lo que más me llamó la atención del manga a primera vista fue el título con la clara referencia a Baudelaire. Luego leí la sinopsis y aunque tenía interés no acababa de convencerme, la premisa del bañador me parece un poco forzada y extraña (sobre todo teniendo en cuenta que nunca he entendido el fetiche por la ropa del sexo contrario), pero lo pude ignorar para ver que me deparaba el manga y en general es una historia que vale la pena leer, es algo lenta en el principio o no logró cautivarme del todo en inicio pero a medida que pasan los capítulos y sobre todo en los último, me gustó mucho el desarrollo e incluso me llegó a enganchar.

La historia tiene un aire juvenil de querer ser diferente, de sentirse ahogado por la mediocridad y querer salir de ella. Básicamente la primera parte y más extensa de la obra se basa en ese deseo de experimentar más allá de lo que hace todo el mundo, de destacar de alguna manera, de encontrar ese “otro lado” del que habla Nakamura. He de decir que me encanta la manera que tiene el autor ni muy sutil ni muy evidente, de mostrar ese espíritu tan romántico (del Romanticismo) en los personajes.
Más hacia el principio nos encontramos con un triángulo amoroso que más bien acaba siendo una elección de estilo de vida para el protagonista: ¿qué es lo que deseas una felicidad vacía dentro de la sociedad o experimentar hasta que punto podemos llegar dos jóvenes en perversión? La respuesta llega en medio de la lluvia y no deja de ser muy dramática.
Son las relaciones entre los tres las que llevarán el peso del argumento en esta parte. A partir de esta triada el autor es capaz de exprimir al máximo los deseos reprimidos que tiene cada uno y que desean salir de una vez por todas.
Ya bastante avanzado el manga pasa cierto tiempo y empieza para mi la parte más interesante, con un Kasuga ya más crecido pero que sigue perdido en el mundo. Quizás por sentirme más cercana a este Kasuga más cambiado que ya ha dejado la ira de la infancia y que intenta acoplarse a la sociedad sin lograr hacerlo del todo. Además, cierto nuevo personaje simplemente por su dedicación y su manera de ser me conquistó en su primera aparición.
El final acaba de configurar el manga como una historia de formación un tanto atípica por los impulsos del protagonista siendo joven, pero que no deja de no escaparse del género. Aun así me gusta como el autor usa la lectura a través de los tomos como en un principio solo es casi un medio para sentirse superior y después acaba por ser la redención del protagonista.

El estilo del autor en general en este manga se caracteriza por un ritmo lento (en ocasiones demasiado) pero que a la vez ayuda a crear la atmósfera del manga que lo hace especial. Así que me quejo de que en un principio no lograra meterme demasiado, pero a la vez sé que era necesaria esa calma con la que pasan las cosas.
El dibujo en sí me gusta sobre todo cuando el autor usa metáforas visuales para hablar de lo que pasa. Sobre todo hay una muy repetida basada en la portada de la edición que tiene el protagonista de Las flores del mal que sirve como medidor del “mal”. Supongo que se podría decir que el manga habla del mal y la tentación, pero me parece que es más bien el no tener una moral clara, el querer ser diferente entre tanto “pedazo de escoria” (en palabras de Nakamura según la traducción oficial en español). Es una fascinación por lo prohibido lo que mueve a los personajes en un principio y por intentar llegar a una nueva realidad o intentar crearla.

Los personajes por tanto son el núcleo de la historia. Tenemos a nuestro protagonista que en un principio lo vemos como fácilmente influenciable y fascinado por aquello que no entiende y parece ser tan diferente. En ese sentido Baudelaire es lo mismo que Nakamura e incluso Saeki para él, son entidades que ha idealizado por escapar a su comprensión, en un principio influenciado por poetas querrá una musa pura e idealizada pero rápidamente buscará algo más aquello que parece poder darle un sentido a su mediocre vida, sin embargo siguiendo a quien sigue no dejará de verla idealizada en un sentido diferente al de antes, pero seguirá siendo más una adoración que una verdadera comprensión. Por tanto Kasuga intentaría buscar en la realidad aquello que había creído entender en sus libros siendo en un principio simplemente seguidor de ideales. Más tarde veremos como evoluciona el personaje e intenta dejar de tener, como él mismo acaba pensando una relación puramente de dependencia.
Nakamura es quizás el personaje que más lejos de nosotros encontramos. ¿Sabemos las debilidades de la chica? Pocas veces a excepción de quizás su libreta, podemos imaginar que puede pasar por su cabeza pero en general se nos muestra desde los ojos de Kasuga, más como símbolo de lo que desea que como persona. Sobre todo verla en la admiración de Kasuga hace que esa humanidad de Nakamura quede atrás.
Saeki es en cambio muy humana. Aunque en un principio la veíamos idealizada por ser lo que socialmente se esperaba de ella pronto vemos sus insatisfacciones, sus deseos ocultos, que ha reprimido... Por ello, aunque en general no acabara de caerme bien como personaje he de reconocer que es un personaje bien construido.
Finalmente Tokiwa sirve como redención para el protagonista, pero por lo menos se nos muestra algo de su personalidad y no queda totalmente idealizada. Su faceta de escritora y lectora para mi hacen que ella sea algo especial (no sé porque será...).

Resumiendo, es un manga que en general creo que vale la pena (y más siendo licenciado al castellano). Si os gustan los mangas que se basan en las relaciones entre humanos, con drama, con algo de perversión y que acaba siendo una historia de formación no os podéis perder Las flores del mal.

Lo mejor: el ambiente que se crea en un principio, misterioso y oscuro, pero sobre todo como los personajes se relacionan y evolucionan.
Lo peor: quizás el ritmo es algo lento en un principio, quizás me haya costado entrar un poco en el manga.

Hasta aquí mi aburrimiento.


Pd: tengo muchas ganas de seguir leyendo mangas del autor, de momento estoy leyendo Boku wa Mari no naka y estoy enganchada e impaciente por saber que puede pasar. 

2 comentarios:

  1. El manga no me llama pero he visto el anime y por lo que cuentas coincide en que es lento, a mí no me gustó demasiado pero a la vez tiene algo que me hacía querer ver los siguientes capítulos. Si hiciesen otra temporada a lo mejor lo vería pero no me ha gustado lo suficiente como para querer leer el manga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El ritmo lento puede ser que no ayude a entrar en el manga, es cierto. Y si no te gustó demasiado entiendo que no tengas ganas de leerlo. Según tengo entendido el anime tiene críticas muy dispares así que no tengo ni idea si lo acabaré viendo o no.
      Gracias por comentar^^

      Eliminar