domingo, 28 de junio de 2015

La elegancia del erizo, Muriel Barbery (libro)

¡Nuevo libro en el blog!
Título: La elegancia del erizo
Título original: L'Élégance du hérisson
Autor/a: Muriel Barbery
Otros libros del autor/a: Rapsodia Gourmet (el personaje protagonista aparece en el libro que reseño)
Páginas: 292
Formato original: libro
Adaptación: película 

Te gustará si: buscas algo más por estilo o reflexiones, no te importa demasiado el argumento, no te importa que se pueda caer en la pedantería o en reflexiones algo complejas y pretenciosas.
Ni lo intentes si: buscas un argumento lleno de acción, no te va el drama o la reflexión.

Sinopsis

En el número 7 de la calle Grenelle, un inmueble burgués de París, nada es lo que parece. Dos de sus habitantes esconden un secreto. Renée, la portera, lleva mucho tiempo fingiendo ser una mujer común. Paloma tiene doce años y oculta una inteligencia extraordinaria. Ambas llevan una vida solitaria, mientras se esfuerzan por sobrevivir y vencer la desesperanza. La llegada de un hombre misterioso al edificio propiciará el encuentro de estas dos almas gemelas. (extracto de una edición)

Opinión

Este es un libro que lo compré solo por impulso. Lo vi de segunda mano barato, me sonaba el título porque creo que fue bestseller hace unos años y recordaba haber leído alguna opinión de que estaba bien, por lo menos parecía ser entretenido. Sin embargo, lo que me he encontrado no ha sido exactamente lo que esperaba, quizás por ello esté algo confusa con lo que he leído. No está mal del todo y supongo que cierto hecho final da sentido a toda la historia y le da un nuevo significado. Aun así el estilo, en ocasiones un poco pretencioso, tampoco ha colaborado para que me gustara del todo.

Creo que la sinopsis de todas las ediciones dicen buena parte del argumento. Quizás más de la necesaria o quizás no es ese el problema y lo es más lo que yo pensaba que quería decir. Tras leer la contraportada yo esperaba una obra llena de cotidianidad que se ve completamente destruida por la aparición de Kakuro. Y sí, en parte es eso, pero a la vez el libro se centra más en las reflexiones de las dos protagonistas e ignora un poco la acción, y no está mal, pero supongo que en un principio me extrañó.
Luego hay que decir que la aparición de este personaje que parece el centro de la acción tarda bastante. Quizás por como se nos presenta el libro te dan ganas de que aparezca de una vez y ello hacia que el principio me resultara lento. Aun así es obvio que tiene un sentido, que la autora necesitaba primero habituarnos a la vida de las dos para que hubiera esa ruptura. Pero a la vez me parece que no es tan radical esta como me la imaginaba.
Como veis el libro me causa muchas contradicciones ya la premisa me parece un poco “tonta”. La idea de que la portera tenga que disimular su cultura para no “ofender” a los ricos me parece un poco estúpida, que si que resulta como un pretexto para cargar contra la hipocresía de la burguesía pero las ideas que plasman el libro no las comparto hay una especie de elogio a la cultura como el Bien, el arte nos salvará la vida. Y no es que esté mal, pero a veces me sonaba un poco pedante la manera como pensaba la portera o la niña. En el caso de la niña por lo menos como ella misma acaba escribiendo tiene que ver su edad y como resulta incomprendida por todos lo que le hace quejarse así y llamar la atención de alguna forma pero aun así a veces me resultaban pesadas.
A nivel argumental también el “trauma” que da sentido a la premisa me parece algo innecesario.
Sin embargo hay buenos momentos, y el final, como decía da un nuevo sentido al libro. En ese momento te das cuenta de a donde quería llegar la historia y acaba siendo irónico lo que sucede, pero no deja de llevar ese optimismo de aprovechar lo que trae la vida.

El estilo es por tanto algo a destacar del libro. A partir de capítulos cortos encontramos las reflexiones de Renée y Paloma las dos tienen problemas que vamos descubriendo a lo largo del libro. El caso es que las dos tienen una voz parecida, quizás lo único que las diferencias es que a veces, pocas, vemos algo más infantil en Paloma (tiene 12 años pero su inteligencia lo intenta justificar de alguna manera). Sin embargo no es tanto eso lo que me molesta, lo que me cansaba era que a veces el estilo era demasiado pretencioso, que no está mal, pero algunas de las referencias culturales (aunque he de reconocer que algunas me han interesado) acababan llevando a reflexiones un poco cargantes. Sobre todo recuerdo esa idea de esencia del arte a lo platónico que tiene Renée que me sacó un poco de quicio.

Los personajes, aunque siga diciendo que me hartaban tengo que reconocer que consigues acabar empatizando con ellos. Renée tiene un lado más débil e inseguro del que vemos en sus reflexiones sobre el arte que la hace humana. Y con Paloma pasa un poco lo mismo, que al final vemos un lado más humano, es solo una niña que le ha tocado poder pensar más de lo normal y no es algo que sea tan positivo como podría parecer. Kakuro me parece más como personaje necesario para el argumento que pensar en su carácter en sí.
Los otros habitantes del edificio sirven para dar el ambiente que ha hecho que los personajes principales actúen como lo hacen. Además, aprovecha la autora para arremeter contra la hipocresía en general y en particular la burguesía francesa.

Resumiendo, y creo que he sido algo repetitiva, este libro tiene un estilo que, si te gusta, te entretendrá y llevará por una historia amable con un toque dramático que aunque simple tiene algo de profundidad. Sin embargo, es posible que el estilo, como a mi, no te acabe de convencer del todo puede que no acabe de llegarte del todo lo que está pasando. Aun así sino te importa o te gustan las historias donde con poca acción hay entretenimiento y reflexiones, no está tan mal.
Creo que he leído este libro en mal momento, se me ha hecho largo cuando no lo es y no me ha acabado de convencer aunque tampoco puedo decir que sea malo del todo.

Lo mejor: el final le da un sentido a lo que has leído, a ratos entretenido y con pensamientos interesantes.
Lo peor: los personajes a veces me hartaban con sus voces algo pretenciosas.

Hasta aquí mi aburrimiento.


No hay comentarios:

Publicar un comentario