jueves, 2 de julio de 2015

La señora Dalloway, Virginia Woolf (libro)

¡Nuevo libro en el blog!
Título: La señora Dalloway
Título original: Mrs. Dalloway
Autor/a: Virginia Woolf
Otros libros del autor/a: Una habitación propia, Las olas
Páginas: 220
Formato original: libro
Adaptaciones: película

Te gustará si: tienes ganas de leer nuevos tipos de estilo, no te importa demasiado que haya acción.
Ni lo intentes si: no te apetece leer cosas escritas de forma distinta a la habitual, no quieres algo que se base en la psicología de los personajes sobre todo.

Sinopsis

Virginia Woolf (1882-1941) halló en la amalgama de sentimientos, pensamientos y emociones que es la subjetividad el material apropiado para escribir novelas y relatos que contribuyeron a forjar la sensibilidad contemporánea. Publicada en 1925, La señora Dalloway relata un día en la vida de una mujer de la clase alta londinense desde el punto de vista de una conciencia que experimenta con plena intensidad cada instante vivido, en el que se condensan el pasado, el entorno y el presente. (de una edición)

Opinión

Tenía miedo de lo que podía encontrarme en este libro, aunque a la vez tenía grandes expectativas. Una parte de mi temía la complejidad del libro y pensaba que no iba a estar a la altura del libro (no sé si soy la única pero realmente a veces me da miedo enfrentarme a qué libros o autores), la otra tenía la esperanza de que le gustara. En cualquier caso saber que Woolf es post-moderna (o moderna dependiendo de quien lo diga) asusta, también como las novelas de este movimiento (si se le puede decir así) son puramente estilo no sabes muy bien si te vas aburrir, si vas a querer que haya más argumento, si vas a perderte. Bueno, he leído el libro y aunque es cierto que si no estás atento a la mínima te puedes perder, me ha encantado poder descubrir algo escrito así.

La premisa argumental es básicamente un día en la vida de gente de Londres. Partiendo de la señora Dalloway yendo a comprar flores se entrelazan recuerdos y pensamientos que van conduciéndonos a distintas personas casi sin que nos demos cuenta. Por eso vuelvo a decir que hay que estar atento, no es un libro con el que puedas despistarte porque los pensamientos que sigues cambian constantemente de persona y los recuerdos se entrelazan con el presente.
Aun así hay en todos los personajes una nostalgia por tiempos mejores, pero a la vez capaz de alegrarse a momentos. Recuerdo que leyendo Mujeres enamoradas de Lawrence me quejaba de los arrebatos de los personajes, que siempre cambiaban de opinión, de estado de animo constantemente y que me agotaba e impedía empatizar con ellos. Sin embargo La señora Dalloway con unos personajes que también son variables y con sentimientos confusos no he tenido ningún problema. Me fascina como todo en la novela se entrelazan los personajes y sus pensamientos muy diferentes todos pero con naturalidad, la autora es capaz de cambiar de tiempo y puntos de vista y no extrañar al lector sino dejándolo fluir (flujo de consciencia, quizás por eso fluye, vale, da igual).
Según la edición que yo tengo la sinopsis pone que sigue dos líneas argumentales principales la de Clarissa y la de Septimus, hasta cierto punto puedo coincidir, pero no es solo el personaje en sí sino todo lo que lo rodea que se va expandiendo dejándonos ver otras perspectivas relacionados con ambos. En lo que si que coincido es la unión de los dos (que no tienen nada que ver el uno con el otro) es sutil y muy significativa. Creo que escribiendo esta reseña me estoy dando cuenta, más que cuando estaba leyendo, la cantidad de aspectos de este libro que valen la pena, y esa alusión final a Septimus me parece muy buena, estaba esperando esa relación que dejara todo el círculo de perspectivas cerrados y la solución acaba siendo bastante irónica.

Pero sin duda si este libro destaca por algo no es por el argumento sino por el estilo. De hecho normalmente intento separar el argumento del estilo cuando hago estas reseñas, pero en este caso me ha sido imposible. Quizás suene un poco exagerado pero leer este libro ha sido ver una nueva forma de escribir, no es que no supiera de su existencia y he leído cosas que para mi están a la altura del estilo de la autora, pero no me había arriesgado con la post-modernidad (o modernidad) y realmente parece (o quizás es) una nueva manera de ver el mundo, de escribir. Tras acabar el libro me planteé seriamente si se puede escribir algo (y que sea “bueno”) sin tener consciencia de estilo, y no me refiero a escribir bien o a poner frases bonitas y profundas (oh, lo he puesto), sino tener la consciencia del lenguaje como vehículo y obstáculo de representación del mundo. Ya sé que no es nada nuevo, pero leyendo el libro me parecía que se había acabado de abrir completamente una nueva manera de leer en mi (no digo que no me hubiera planteado todo esto antes, pero lo he visto con más claridad, supongo). En cualquier caso, lo mejor para vuestra salud mental será ignorar este párrafo (mi carrera me está afectando más de lo que pensaba).

Supongo que debería ir callando ya, pero la ambientación que crea esta obra también es digna de ser mencionada. De alguna manera, aunque solo sean unos personajes de clase alta leyendo esta obra tienes la sensación de verdaderamente estar reflejando un día de Londres desde perspectivas muy reales. Toda mi reseña está siendo un caos, así que simplemente quiero comentar como me ha llamado mucho la atención Septimus. Crear los pensamientos de una persona así, con sus asociaciones tan diferentes y hacerlas de esta manera tan confusa me parece mucho mérito, fue un personaje al que le acabé cogiendo cariño por su estado, por lo que acaba haciendo. En general todos los personajes son despreciables en algunas cosas pero ves otras partes de ellos completamente opuestas que al salir del libro tuve la extraña sensación de haberme gustado continuar entre ese grupo de gente.

Resumiendo un poco, el libro más que gustarme me ha fascinado por como está escrito y como a través del lenguaje se puede llegar a tanto sin estar diciendo nada. A parte de esto, que debería haber quedado claro en mi reseña que no lo es tanto (teniendo en cuenta que la hayas leído), es cierto que es denso, que tienes que estar atento y que no es un libro para quienes busquen una historia clara y concisa. Así que leed el libro y no os entretengáis leyendo esta reseña tan mal escrita (entre una especie de voy a escribir lo que he sentido y lo primero que se me pase por la cabeza, por ahí han ido los tiros en esta ocasión...).

Lo mejor: el estilo que crea un ambiente con unos personajes humanos contradictorios despreciables pero que a la vez los puedes querer.
Lo peor: no vas a encontrar una historia clara (aunque el libro no lo necesite seguro que hay lectores que sí).


Hasta aquí mi aburrimiento.

2 comentarios:

  1. Yo tuve el mismo miedo que tu con el libro que estoy leyendo ahorita, pero no suena en lo absoluto mal, la sinopsis estuvo medio churra pero la reseña me ha dejado un gran sabor se boca. Me apuntaré el libro aunque tengo 1001 y más por leer (Sí, me apunté al reto suicida) pero suena muy muy bien.
    Me gustan tus reseñas, nos vemos pronto. <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está entre los 1001 del reto, así que te tocará tarde o temprano si lo acabas consiguiendo, aunque es complicado, desde luego.
      ¡Muchos ánimos y gracias por comentar!

      Eliminar