sábado, 4 de julio de 2015

Paranoias RiKanna 41: El blog y el motivo

¿Por qué escribo en este blog? ¿Aburrimiento? ¿Llenar horas muertas? A veces me cuestiono que sentido tiene hacer un blog lleno de reseñas aburridas sobre historias que a pocos importan, pero solo cuando me pongo pesimista. En otras me pongo idealista y pienso que mis opiniones sirven para cambiar el mundo... Obviamente no, una cosa es ser idealista la otra es ser rematadamente ilusa, pero si que es cierto que una opinión, o más bien, la primera opinión que lees de algo es un contacto importante en una persona, cambias un poco una persona y por extensión un mundo. ¿Veis lo que os decía? Me sale la vena romántica... Pero que sepáis que cuando hablo de romántico me refiero a aquello propio del Romanticismo y los restos que ha dejado, el idealismo, la lucha del ser contra la sociedad. ¿Sirve de algo ser un romántico? Probablemente no, pero debería decir que reivindica la inutilidad. ¿Sirve de algo tener un blog? Depende, siempre puedes intentar subir de seguidores utilizando el chantaje emocional llamado comentarios, y no caigamos en la hipocresía, todos, todos lo hemos hecho. Unos les da por la sinceridad y te piden que les sigas a cambio de que te sigan, otros simplemente comentan de forma acosadora hasta que los sigues. No tiene nada de malo, todos alguna vez soñamos con colaborar con editoriales, empresas, ganar algún tipo de beneficio del hobby...

Pero, ¿por qué lo hacemos? Porque en este momento estás leyendo esto, y porque yo escribí este texto que no tenía sentido ni finalidad. Me encanta esa expresión, por cierto... A veces pienso que debería poner un poco más de mi en mi blog hacer de artículos de opinión sobre temas que me importan (la mayoría relacionados con las historias, si os digo la verdad). Otras, tengo miedo de expresar... ¿Pero que quería con este blog?

La excusa fácil es: nadie quiere oír opiniones sobre todas las historias que conozco, nadie le puede importar lo que hago así que lo escribo en un blog y no obligo a nadie a leerme. Otra que he usado mucho es que me gusta la idea de la botella lanzada al mar sin esperar respuesta que representan para mi los blogs, escribo, quizás alguien leerá, quizás no. Pero lo mejor de todo es cuando alguien comenta a veces tampoco te importa tanto como esperabas y solo la idealización de recibir un comentario tenía sentido... ¿entendéis de que os hablo? Porque a veces no me entiendo ni yo misma.
Además, a veces, muchos bloggeros parecen tener una causa perdida contra la humanidad. Quiero que este libro, esta visual novel (o estas en general) se conozca... Necesito que el mundo conozca la belleza de las palabras de este autor, las ideas tan maravillosas de este otro, los dibujos de otro... Pero ¿realmente quiero que todo el mundo conozca las historias que me gustan? A veces me alegra que se conozcan y a la vez me entristece... Todos alguna vez hemos pensado que la letra de una canción hablaba de nosotros cuando la compuso alguien ajeno y miles de personas han logrado identificarse... ¿No os pasa que hay historias que forman parte de vosotros y no queréis darlas, aunque ya las tenga todo el mundo?
También es cierto que soy una persona que pocas historias llegan de verdad a convencerme y muchos acaban teniendo reseñas medio neutras de “está bien, es entretenida, pero nada más”. Sin embargo, soy yo quien decide leer tal o tal historia. Soy yo la que por algún motivo me gusta forzarme a acabar historias y también a reseñarlas.

Luego está el paso del tiempo... Siempre tengo la idea de que mis reseñas anteriores son horribles y no hago nada para cambiarlo, me refugio en la idea que el futuro será mejor, que con el paso del tiempo redactaré cosas más coherentes, que no se me colarán faltas de ortografía básicas, que empezaré a decir algo que merezca la pena ser leído. También me cuestiono cual es el método de las reseñas... Siempre se puede optar por el método pretencioso del lenguaje, el cual no me veo ahora mismo capaz de escribir por mi pobreza estilística (y espero que todo esto no suene pretencioso, ahora mismo solo estoy tecleando lo que sale en mi cabeza, con pocos filtros, la verdad). Luego está el resumen, la terriblemente subjetiva donde todo es maravilloso u horrible o incluso la utilitaria que se dirige al lector y le habla este libro te gustará si, tienes estos puntos que están bien... A veces las reseñas van un poco locas y se van hacia un camino por ellas solas dependiendo de mi estado de ánimo. De hecho pienso que por mi estilo dependiendo del día casi podríais hacer una radiografía de como estaba en el momento de hacer la reseña. ¿Es bueno poner tu persona? Yo siempre apostaré por la subjetividad, pero hasta que punto reprimo y hasta que punto libero...

También podría hablaros de mis expresiones fetiches, de mi uso desmesurado de las palabras “romántico” e “interesante”, de la manía de poner el conector “aun así”, de mi abuso de los puntos suspensivos porque soy incapaz de dejar todo cerrado, de mis quebraderos de cabeza con las puntuaciones, de que mi firma final se malinterpreta con facilidad y que para mi el aburrimiento no es tan negativo como parece. Y, sin duda, de lo más importante, que tienes mucha paciencia si lees esto entero, y que estoy como una regadera por escribir sobre dudas de tan poco interés. Aunque las dudas son interesantes.

Lo dejaré en una pregunta y acabaré con mi “firma”. ¿Cómo te planteas tu blog? O en el caso de no tenerlo porque haces algo a lo que en teoría no te obliga nadie, un hobby o cualquier cosa... A veces me he llegado a preguntar si realmente me gusta leer, y supongo que por preguntar que no quede, supongo.

Hasta aquí mi aburrimiento.


PD: no te lo tomes muy en serio.

2 comentarios:

  1. ¡Hola! Bien, mi blog es de libros y aunque mi opinión no vaya a cambiar el mundo y no vaya a alcanzar la fama y la inmortalidad me gusta creer que es mi rincon, y que alguien también esté de vez en cuando en mi rincon me hace mucha ilusión. Aparte es como mi refugio, me expreso libremente, digo lo que pienso, y me hace sentir satisfecha.

    Yo igual sufro de la idea de que mis reseñas son una reveranda popo, y he tratado de mejorarlas pero eso me lleva horrores de tiempo; aparte debo mencionar que me da miedo poner las muletillas que uso por el simple hecho del que dirán, es difícil compartirte a los demás.

    Me gustó muchísimo tu publicación porque son las mismas dudas que tengo, pero al final es "mi blog" y debo de hacerlo como a mi me gusta, supongo, porque si me pierdo a mí no tengo a nadie. Como diría Óscar Wilde "Sé tu mismo, los demás puestos ya están ocupados" aunque cuesta mucho hacer eso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, supongo que todos los que hacemos estas cosas nos acabamos preguntando el motivo y dudas de este tipo. Pero bueno, sin motivo o no continuamos adelante y supongo que está bien hacerlo.
      Saludos y gracias por comentar ^^

      Eliminar