miércoles, 8 de julio de 2015

Rubber, Quentin Dupieux (película)

La mejor película que verás sobre una rueda asesina
(gran frase promocional)
¡Hola! Nueva película en el blog.
Título: Rubber
Título original: La rueda
Director/a: Quentin Dupieux
Reparto: Stephen Spinella, Jack Plotnick, Wings Hauser, Roxane Mesquida, Ethan Cohn, Charley Koontz, Daniel Quinn, Devin Brochu, David Bowe, Remy Thorne
Música: Sébastien Akchoté, Gaspard Augé, Quentin Dupieux
Otras películas del director/a: Realité, Wrong Cops
Duración: 78 min.
Año: 2010
Formato original: película

Te gustará si: quieres algo surrealista, no te importa el gore, quieres una historia que no se tome en serio a si misma, juegue con el límite de que se puede contar en una película
Ni lo intentes si: no soportas las cosas extrañas ni el gore, quieres algo convencional.

Sinopsis

Cuando Robert, un neumático inanimado, descubre sus destructivos poderes telepáticos, pronto pone su punto de mira en una ciudad, y, en particular, en una misteriosa mujer que se convierte en su obsesión. (FILMAFFINITY)

Opinión

No acaba de gustarme la sinopsis que os he puesto tras el visionado de esta película. Yo más bien os lo resumiría en va de una rueda asesina. Sí, tan surrealista como suena. Obviamente con esta premisa no te puedes tomar muy en serio la película, o por lo menos yo no puedo hacerlo. Sin embargo, creo que la gracia está en precisamente eso, si no te tomas en serio la película y entras en el juego del director la película se disfruta mucho. No hay ningún razón que explique lo que pasa, pero todas las películas tienen algún elemento que no tiene explicación (para los que no sepáis a que hago referencia os recomiendo ver por lo menos la primera escena de la película, vale mucho la pena). En cualquier caso aunque finalmente me haya gustado bastante (y aún sigo flipando por ello) en un principio cuando me la recomendaron no sabía muy bien que esperar, así que entiendo que os dé miedo y si no os apetece algo extraño y que reconoce su condición la misma historia, ignorad la película por vuestro bien.

La primera escena de la película da el tono en que va ir la película. A parte del coche tirando sillas que por lo menos capta la atención del espectador notando ya que esa película que está viendo no es del todo normal, el monólogo sobre el elemento sin explicación que aparece en todas las películas como decía es una declaración de intenciones brutal, pero lo que más me gusta de la película es lo que viene a continuación, el reparto de prismáticos para los supuestos espectadores de la película.
De acuerdo, lo acepto, a mi si se me pone “meta-cine” me tienen medio ganada o interesada, pero el trato que le dan a los espectadores me parece muy interesante. Aunque también es cierto que da pie después a una escena un tanto asquerosa como tantas otras que no son demasiado de mi agrado y entiendo que a muchos, por ser gore os repela. Sin embargo, dejando atrás todo lo desagradable la cinta juega tanto con su sin sentido que al final acabas disfrutándolo y acaba siendo inteligente casi sin quererlo. Todo el juego de realidad o cine da escenas muy buenas y como el espectador participa de la película simplemente me encanta.
El final también me parece una escena digna de mención por lo irónico que resulta ver cierto “ejército” a punto de conquistar ese lugar muy en consonancia con el cine.

Aun con todo esto tengo que decir que la película no va a gustar a muchos y aunque a mi en general me entretuvo e incluso divirtió mucho, entiendo que si no entras en el tono de la película y en la locura general de esta puede resultar una tortura de película, porque no vas a encontrar un argumento serio, ni nada donde cogerte si lo que quieres es valorar la película a nivel de historia. Por ello mi recomendación es no tomarte en serio la película, en el mejor sentido posible creo que me gusta cuando las obras no se presentan como algo solemne o transcendental y son capaces de decirte “no me tomes en serio y lo pasaremos bien”.

Algo más a comentar es que había en la música un tema en particular muy alegre en contraposición a lo que estaba pasando hacia el principio que creo una escena de la rueda moviéndose bastante curiosa. De hecho, todos los planos que involucraban la rueda desplazándose me parecieron interesantes como retrato del “personaje”. En un principio me pregunté si la película iba a dar algo de personalidad a tal objeto inanimado pero no fue el caso (es algo que como idea me hubiera llamado la atención), pero a la vez si que vemos unos patrones de conducta (que acaban siendo más risibles que otra cosa, mato a todo el mundo excepto a cierta persona...). Es algo que me cuestioné en el visionado si la “atracción” que aparece tiene algún motivo más que hacer evolucionar el argumento, a nivel de construcción de personaje de la rueda no acaba de configurar nada. Pero supongo que en este caso es dar vueltas a algo de poca importancia.

Resumiendo, es una película que sorprendentemente he disfrutado mucho. Todo el “meta-cine” que tiene, lo poco en serio que se toma pero llegándose a ser brillante por momentos y como he llegado a meterme en su panorama absurdo ha hecho que me vea capaz de afrontar otras películas menos convencionales o revisar algunas que en su momento no acabé de entrar en ellas.

Lo mejor: lo absurdo, todo el cine dentro de cine, como me ha divertido en general.
Lo peor: el gore puede que sobre un poco o que no guste, desde luego no es una película para todo el mundo.

Hasta aquí mi aburrimiento.

*meta-cine. De acuerdo, no existe la palabra, pero verdad que todo el mundo habla de metaliteratura (o libros que dentro de ellos hay consciencia de que lo son, rompen la cuarta pared, ese tipo de cosas), pues creo que no hay problema que en una reseña que no va a leer casi nadie invente palabras (sí, quizás si que es un problema, pero tengo esa mala costumbre de poner prefijos para crear palabras que no existen...)



No hay comentarios:

Publicar un comentario