viernes, 4 de septiembre de 2015

La marquesa de Gange, Marqués de Sade (libro)

¡Un libro nuevo en el blog!
Título: La marquesa de Gange
Autor/a: Marqués de Sade
Otros libros del autor/a: Las ciento veinte jornadas de Sodoma, Justine.
Páginas: 227
Formato original: libro

Te gustará si: quieres una novela sobre la corrupción de una alma pura de forma irónica, quieres un ataque contra la Iglesia, te gustan las parodias y conoces las novelas edificantes tipo Pamela y puedes entender que esto es una parodia.
Ni lo intentes si: no te acaba de gustar el estilo de Sade, no tienes interés en una parodia sobre novelas morales escrita con un estilo arcaico.

Sinopsis
La marquesa de Gange es una joven adornada con todas las virtudes (porque en Sade, tanto las virtudes como los vicios sólo se manifiestan en sus casos más extremos) y casada con un hombre igualmente encantador, a la que el destino no deja de perseguir con tristezas. Su cuñado, que es sacerdote, la desea y la persigue continuamente, reteniéndola incluso contra su voluntad. Ella se resiste y este tira y afloja entre ambos da origen a un argumento en que la pobre marquesa se ve cada vez más asediada y su cuñado se vuelve cada vez más insistente. (extracto de una edición de El aleph)

Opinión
Este es un libro que no pensaba leer tan pronto pero que por cosas (exactamente que me da por forzarme a leer libros porque soy así de masoquista) lo cogí pensando en todo momento que Justine tenía mejor pinta que este, pero como era corto no me importaba demasiado ponerme con él. Aun así lo cierto es que esta lectura se me ha hecho bastante pesada, quizás no era el momento, pero me ha costado más de lo que debería y aunque le puedo encontrar alguna cosa que no está mal no me ha convencido demasiado. En esta ocasión ya había leído un libro del autor, Las ciento veinte jornadas de Sodoma que si os soy sincera fue solo por morbo el interés que tuve en él así que quizás en este libro esperaba encontrar más en la línea del anterior y obviamente no es eso lo que me he encontrado.

La historia sigue la premisa de intentar desviar la chica inocente y virtuosa y llevarla por el lado del mal así que básicamente el único interés que puede despertar en el lector es el de saber hasta que punto llegará si ella caerá. Pero en general a nivel argumental puede ser bastante desesperante si lo único que buscas es que pasen cosas. En cualquier caso supongo que lo más relevante no está precisamente en lo que pasa sino en las implicaciones que hay en el libro.
Me refiero sobre todo a que puedo imaginar al autor pasándoselo muy bien con ciertos comentarios sobre la moral y la iglesia que son completamente irónicos aunque en un principio pueda pasar como una novela moral (si no conoces al autor, claro está) pero a medida que vas leyendo por mucho que se remarque lo pérfido que es el abate y lo virtuosa que es Euphrasie te das cuenta de lo sarcástica que puede llegar a ser la obra. El problema para mi es que entiendo el punto de vista de que la obra sea una parodia de las novelas edificantes en que, por decirlo de alguna manera, todo acababa de la forma más moralmente correcta posible y aquí nos encontramos una historia que figurándose como una de estas no deja de estar impregnada por la perversión de los planes del abate malvado, pero aunque sé que es una parodia y a momentos se ve claramente el autor simula el tono de la novela moralista de forma que a veces uno se puede cansar. Quiero decir, sé que está parodiando precisamente estos parlamentos de oh la moral oh dios, pero alguien como yo que desde luego no es el público al que va dirigido la obra (sobre todo teniendo en cuenta el paso del tiempo de por medio) le puede costar a veces tragar todos esos discursos (aunque sigo pensando que el autor, simulando todos esas ideas que detestaba lo debía pasar muy bien escribiendo).
En cualquier caso si hay un momento donde podemos darnos más cuenta de ante que tipo de obra nos encontramos son en el destino que le depara a Euphrasie pero también en la apatía del marido hacia ella, que aunque en un principio pareciera que su relación fuera más intensa me parece muy curioso como a medida que va pasando el libro el personaje va teniendo menos reacciones o intereses. Quiero decir que aunque todo sea presentado como el tradicional cuento moralista a medida que avanzamos vemos ya a nivel de argumento que no lo es (oh, por favor que espesa que estoy).

El estilo como decía antes al intentar imitar obras moralistas puede llegar a ser cansino sobre todo teniendo en cuenta que los mortales quizás no veamos tan rápidamente la ironía del libro así que a mi se me ha hecho un poco farragoso. Pero en fin si sabéis verlo con más humor es un libro curioso que aunque a mi me haya costado un poco se puede leer rápido y es corto, si os interesa el autor depende de con que intenciones vayáis (si queréis ver perversiones las jornadas mejor) no está mal.

Los personajes están hechos de la forma típica del tipo de novelas que parodia. Es decir, son personajes maniqueos, o son muy buenos y perfectos o malvados y pérfidos (repito tanto la palabra porque en el libro no paraba de leerla así que disculpadme). El caso es que tenemos a la tonta, quiero decir inocente y virtuosa de Euphrasie que representa la voluntad incorruptible tan poco creíble y ese tipo de personajes que de tan buenos que son caen en la estupidez. En cambio el abate es el maquiavélico que no para de urdir planes para hacer que caiga en desgracia. Me parece que es de esos personajes que en otras novelas destacaría el doble pero en esta no acaba de decirme demasiado por solo ser el malo a secas.

Resumiendo, y disculpad que no tenga mucha inspiración para hablaros del libro, como parodia de las novelas moralistas o crítica de la Iglesia en general está bien, pero más allá de eso se puede hacer pesada y si no estás con demasiadas ganas (como yo haciendo la reseña, pero es un secreto, no se lo contéis a nadie) quizás se os haga pesada como a mi.

Lo mejor: crítica y parodia.
Lo peor: a parte de eso (que no digo que sea poco) no creo que haya nada que puedas disfrutar.

Hasta aquí mi aburrimiento.

Ahora mismo estaba pensando en mi adorada Cándido o el optimismo y realmente pienso que la disfrute solo por el hecho de que era una parodia, pero supongo que en este caso necesitaba algo más para convencerme.


No hay comentarios:

Publicar un comentario