domingo, 25 de octubre de 2015

El rey Lear, William Shakespeare (libro)

¡Hola! Nuevo libro en el blog.
Título: El rey Lear
Título original: King Lear
Autor/a: William Shakespeare
Otros libros del autor/a: Romeo y Julieta, Hamlet
Páginas: 110
Formato original: teatro
Adaptaciones: varias películas

Te gustará si: te gusta leer teatro, tienes ganas de leer a Shakespeare y has probado con el autor y no te da miedo el leer algo de él.
Ni lo intentes si: no eres muy fan del teatro, no te gustan mucho el drama, buscas algo ligero (aunque el teatro se lee en nada, hay cierta gravedad en los dramas de Shakespeare que hace que todo sea solemne)

Sinopsis
Una de las tragedias mas ambiciosas de la dramaturgia de Shakespeare y del teatro universal."El rey Lear "se basa en un cuento popular que aparece incorporado a la historia antigua de Inglaterra desde el siglo XII. Cuentan las crónicas que el viejo Lear quiso conocer el grado de afecto de sus tres hijas para designar sucesora a quien mas le quisiera. Dos se deshicieron en halagos y la menor le contesto que le quería como padre y nada mas. Le pareció poco al rey, que la castigo. El tiempo vendría a demostrar mas tarde que era la única digna del trono que, por fin, tras una guerra con las hermanas, consiguió. Shakespeare amplia la trama e infunde a la historia una visión muy personal. Lo que en definitiva presenta es una experiencia extrema de dolor, locura y destrucción expresada crudamente y sin reservas (fragmento de la sinopsis de una edición de Espasa)

Opinión
Me siento estúpida haciendo una reseña de Shakespeare. Y sí, digo reseña porque lo que yo escribo se acerca más al concepto de recomendación o opinión que al de análisis profundo que sería la crítica. En cualquier caso escribir sobre obras como estas que parece que todo el mundo ha dicho de todo y que tienen un nombre como el de Shakespeare (que casi parece una sombra oscura e imbatible, dejadme con mis estupideces) da miedo. En cualquier caso, como digo, no esperáis ningún comentario de interés sobre la obra. Con Shakespeare he tenido ya algunos contactos previos con obras como Hamlet y Romeo y Julieta y aunque me da la sensación que me gustaría releerlas dentro de unos años pero creo que El rey Lear me ha gustado más que las anteriores. No preguntéis porque, intentaré explicar lo que me ha gustado si me vienen las palabras.

Quizás lo que más me ha gustado de la obra es como está impregnada de decisiones fallidas pero a la vez de amor familiar verdadero. No sé, pero la manera en que ciertos familiares, que de verdad se quieren, se separan para darse cuenta finalmente, demasiado tarde, de haber escogido confiar en las apariencias lleva a momentos enternecedores de verdad. A esto hay que añadirle todo el juego increíble de apariencias y honestidad además de la locura y la cordura. En esto último quizás vuelva un poco a Hamlet, a ese personaje que se hace pasar por loco pero que tiene algo de cordura en sus palabras, pero en el Rey Lear me he sentido más cercana a esa locura de sobre todo Lear que se ve sin nada. Y es que realmente aunque venga de una mala decisión todas las consecuencias que acarrea son suficientes para enternecer o por lo menos entender la locura de Lear. Lo cierto es que entre todos estos fingimientos y verdades en medio de relaciones familiares un tanto complicadas he acabado por meterme de lleno en los sentimientos de los personajes.
Es por lo menos curioso como tenemos una subtrama casi igual de interesante que la principal que es casi un reflejo idéntico de los problemas de Lear con sus hijas pero en esta ocasión con otros personajes. El caso es que el conflicto entre esta otra familia y sobre todo la relación entre Edgar y su padre además de como el primero le toca también hacerse pasar por lo que no es jugando de nuevo a esas múltiples perspectivas me parece muy interesante. Además de ello añadirle todas esas contradicciones como el papel del bufón que dice la verdad y el rey que está loco. Que se vuelve a dar en el que se hace pasar por loco y el ciego. Así como esos momentos de locura y de ceguera en los que son cuando verdaderamente se conoce la realidad. Muy al estilo de la ambigüedad del Elogio de la Locura (o esa es la impresión que me ha dado a mi, sobre todo teniendo en cuenta que estoy condicionada por haberlo leído hace poco y para la misma cosa).
El final como es de esperar está lleno de muerte. No hace falta que diga que no es spoiler leer a Shakespeare en sus obras más dramáticas (diría trágicas pero las terminologías y yo no nos llevamos bien y como hay problemas con esto por la diferenciación con la tragedia clásica, mejor simplemente, declaro que soy ignorante). Y lo cierto es que sigo diciendo la misma evidencia que siempre suelto cuando hablo de teatro: me encantaría verla representada porque realmente creo que se disfruta mucho más (aunque para eso con internet siempre hay soluciones si no fuera tan vaga). Sobre todo en relación con el final creo que debe ser mucho más épica la resolución de todo en la representación.

Sobre el estilo solo puedo decir que leer traducciones hace que cada vez me den más ganas de mejorar mi nivel de inglés para que llegue un día en que me atreva a leer al autor en idioma original. Lo cierto es que es un autor que debe ser muy complicado en su idioma original para alguien que no lo domine (ya sabéis más distancia temporal más complejidad de entender el lenguaje, aunque supongo que leer a Joyce en inglés también debe ser horrible). Por ello me da la sensación de no poder hablar mucho de esa cuestión (y por ello casi me quiero escaquear de meterme en berenjenales). Vale, ya hablo del estilo, me han gustado algunos parlamento y recuerdo particularmente algunas conversaciones entre el rey y el bufón hablando del papel de cada uno y de quien tiene más autoridad o menos que son geniales.

A nivel de personajes creo que nos encontramos con personajes más representativos de emociones o situaciones universales que personas en sí. Aun así creo que esto les da más valor si cabe y a la vez logra, en este caso, que haya empatizado con ellos porque aunque representen una situación, estado o sentimiento a la vez tienen algo de humano (no sé porque intento escribir según que cosas, en fin...). En cualquier caso me gusta esa manera de presentar a través de Lear los problemas entre padres y hijos. Y de hecho hay cierta nostalgia en el paso del tiempo, en el perder el poder y darse cuenta que los hijos no van por el mismo camino que los padres, que los desdeñan (o esa es la impresión que me ha dado).
Quizás si que es cierto que he tenido más problemas para poder saber de los personajes que traicionan la confianza del padre. De las dos hermanas casi parece que quieran reforzar con todo lo que dicen su frialdad, pero poco más me han dicho. En cambio con Edmond si que tenía más esperanzas que no se han acabado de cumplir. Hay algo de complejidad en él, y realmente lo poco que he visto daba para un personaje completamente maquiavélico pero me he quedado con ganas de más. 
Por el otro lado los personajes que diríamos que son “buenos” son mucho más profundos y llenos de matices por tener conductas extrañas a momentos. Además, de nuevo todo el juego de fingimientos y realidades que impera la obra colabora a dar esa impresión.

Resumiendo, no me voy a enrollar mucho más porque me siento más estúpida a medida que intento decir algo con sentido. Creo que es la obra de Shakespeare que más me ha gustado hasta el momento y como siempre tras todas las lecturas que he tenido de este autor me quedo con ganas de seguir con él, porque hay algo en sus obras que me hace necesitar más. Además de tener esa ventaja de ser rápidas de leer.

Lo mejor: estilo, temas, ambigüedades entre el fingir y lo real.
Lo peor: me he quedado con ganas de más (creo que no es malo, tengo mucho Shakespeare pendiente)

Hasta aquí mi aburrimiento.

Pd: hace poco me he dado cuenta que en Edmond hay un atisbo de bondad o por lo menos de comprender porque actúa como lo hace, y yo no me acabé de dar cuenta, culpad mi falta de atención. Ahora todo tiene más sentido en mi cabeza.

sábado, 24 de octubre de 2015

Ore Monogatari!! (anime)

¡Nuevo anime en el blog!
Título: Ore monogatari!!
Significado del título: Mi historia
Extensión: 24 capítulos
Formato original: manga
Adaptaciones: anime
Autor original: Kazune Kawahara
Otras obras del autor/a: Koukou Debut, Sensei!

Te gustará si: te gusta el shojo y no te importan los altos niveles de azúcar, los malentendidos frecuentes pero que se solucionan sin drama, no te importa que una serie caiga en ser episódica y no haya mucho avance.
Ni lo intentes si: no eres muy fan del shojo o del que tira más por una vertiente cursi o mona, no te gustan los personajes inocentes.
Sinopsis
Desde que era muy pequeño Tsuyoshi Takeo ha sido rechazado por todas las chicas a las que se ha declarado por su apariencia que suele causarles terror dando la casualidad que todas estaban enamoradas de Sunagawa, su mejor amigo. Un día al ver una chica siendo acosada en el tren y salvarla Takeo quedará prendido de ella. ¿Es probable que por primera vez una chica le corresponda o de nuevo se habrá enamorado de Sunagawa?

Opinión
Ore Monogatari!! y yo no nos acabamos de llevarnos bien del todo. Conocía la historia ya por lo poco que había podido de leer del manga y a la autora por Koukou Debut (un manga shojo muy típico pero que se puede leer). En cualquier caso lo cierto es que la premisa de Ore monogatari!! es quizás algo que se debe valorar bastante, tenemos un protagonista masculino, que ya es raro, y lo mejor de todo que escapa completamente a los cánones del chico guapo típico de shojo y es algo digno de mención. Además tiene un buen sentido del humor y la relación de amistad entre Suna y Takeo no está nada mal. Pero aun así Ore Monogatari!! llega un momento que cansa, que cae en hacer capítulos estructuralmente muy parecidos que llegan a ser algo cursis para mi gusto además de ser completamente inocentes (pero en fin esto es normal en el shojo).

La historia empieza, como ya he dicho, muy bien, desde luego cuesta de ver shojos que intenten romper alguna cosa tan común como el punto de vista femenino y el chico guapo así que sigo diciendo que solo por ello vale la pena. Además de esto la historia rehuye el drama que podría fácilmente aprovecharse y que en este caso no me hubiera importado. Digo esto porque el principio y de hecho toda la serie esta llena de malentendidos que en un shojo estereotipado podrían haber dado capítulos y capítulos para resolverse. Por ello quizás la historia empieza elevando tus expectativas con un inicio muy potente y a medida que van pasando los capítulos va decayendo, y en mi caso hasta aburriéndome. Sobre todo creo que el anime a nivel de ritmo es peor que el manga. O esa es la impresión que me ha dado en los primeros capítulos, ¿soy la única que le pareció que repetían mil veces la historia de los dos ogros y que parecían querer alargar al máximo los primeros capítulo?
Aun así como digo después que la pareja se establece las cosas empiezan a ser cada vez más repetitivas y solo te muestran una y otra vez lo bonito que es el amor o cosas así. Pero con todo, el anime tiene capítulos que se salen de la tónica habitual y cuando incorpora personajes externos a la pareja, sea ya Suna o los múltiples secundarios que aparecen se vuelve más interesante. Las historias secundarias, aunque sean poco desarrolladas crean una buena dinámica entre personajes, porque mientras te cuentan una historia diferente los protagonistas siguen estando allí y no se hacen tan pesados como cuando son los que hacen la acción.
Mención especial al final, obviamente es abierto porque el manga sigue publicándose pero he de decir que la última parte centrada en cierto conflicto, de nuevo, propio de shojo, me ha gustado bastante por como da a conocer un poco más de las inseguridades de Takeo pero sobre todo, aunque esto pueda parecer extraño, porque demuestra que no hace falta que nos planten el típico “eres mía” “no quiero que nadie te mire” para solucionar situaciones de este estilo. De verdad que en este aspecto es un ejemplo a seguir, los celos son algo que tiene sentido que esté en un manga cuya base es una relación romántica, pero no creo que haga falta recurrir a esas horribles y abundantes declaraciones de posesión que se encuentran en este tipo de historias. Por ello quería destacar estos episodios.

El dibujo en general, la voz de Yamato y todo parece que quieran endulzar toda vía más todo el ambiente. Y lo cierto es que quizás este sea uno de los puntos que menos me ha gustado del anime en general, que todo tiene una estética que va hacia lo adorable y lo mono. Además comento lo de la voz de Yamato porque en ocasiones se me hacía un poco insoportable, quizás solo sea yo, pero de verdad que tiene una voz muy edulcorada (si es que esto se puede usar para describir una voz), incluso para estándares de anime (o quizás soy yo y mi percepción). La voz de Takeo por lo exagerada que era hacia otro lado ayuda mucho a dar comicidad al anime. Además de sus famosos y redundantes Suki da!
En cualquier caso a parte de esto la música en general también es tirando a agradable. He de decir que tanto opening como sobre todo el ending. Además hay ciertos temas recurrentes instrumentales que acompañan bastante bien y os los dejo por aquí.
Ending
Tema instrumental


Con los personajes tengo sentimientos contradictorios aunque en general están bien. Takeo es quizás el que más destaca por romper convenciones de shojo, por ser el tonto adorable y que por ello llega a niveles de inocencia o estupidez que tela (véase cierta escena en que piensa que es un insecto cuando en realidad es otra cosa...). Pero lo cierto es que aunque es un buen personaje, que da momentos muy cómicos se puede hacer cansino cuando la serie se estanca y no avanza a parte de para mostrarnos algo así como un “qué bonito es el amor”. Yamato en cambio aunque se complemente bien con la estupidez de Takeo y la relación que se establezca entre el trío protagonista esté bien, lamentablemente tiene una personalidad casi nula, quiero decir es casi un estereotipo de chica mona, sin más, todo en ella es inocente y adorable, sin más. Y aunque me hubiera caído mejor otro tipo de protagonista aun así creo que no hubiera funcionado tan bien porque perdería la gracia del contrapunto que da a los estúpidos enamorados el personaje de Suna. Suna es quizás el más logrado de los tres por ser el que convierte este shojo en algo bastante difertente. Es casi una ley no escrita que un shojo tengan un papel más relevante o una pareja o un grupo de amigos, pero cuando hay solo tres personajes siempre acaba siendo triángulo amoroso, y que en este caso pueda hacerse simplemente como un amigo de la pareja es algo que da un soplo de aire a fresco a todo el shojo de triángulos amorosos. Además de su relación tan especial con Takeo (y no, antes de que lo preguntéis, no los emparejo, estoy segur que mucha gente lo hace, pero yo no) que casi es más relevante que la que tiene con Yamato. También tengo que decir que las ganas de que se empareje a Suna con alguien es casi una curiosidad que te hace seguir con la serie. Aunque lo más probable es que no se le empareje, además que debería hacerse muy bien para que resultara creíble y quizás quitaría algo de la esencia del personaje.
De secundarios quizás la hermana de Suna me despertó bastante curiosidad y me gustaría saber más de ella, pero en general, como decía antes, sirven para mantener el interés de la serie que a veces decae un poco.

Resumiendo, es un anime con altibajos, que cae en la repetición y en una exageración de la pareja empalagosa, pero aun así parte de un concepto que pretende romper de alguna forma con algún estereotipo de shojo (lo cual siempre es bueno) y cuando tiene momentos cómicos llega a ser bastante graciosa. En fin, supongo que incluso con sus altibajos es una historia agradable (que para mi funciona mejor en manga) y que los fans del shojo que no se asusten por altas dosis de azúcar tienen que ver.

Lo mejor: concepto, humor, interacción entre los tres principales.
Lo peor: cuando se centra en la pareja principal cansa, el argumento cae en la repetición o en el no avanzar, a veces es muy cursi.

Hasta aquí mi aburrimiento.


domingo, 18 de octubre de 2015

El despertar, Kate Chopin (libro)

¡Nuevo libro en el blog!
Título: El despertar
Título original: The Awakening
Autor/a: Kate Chopin
Otros libros del autor/a: At fault, varios relatos
Páginas: 296
Formato original: libro

Te gustará si: tienes interés en el feminismo, el papel de la mujer, te interesan las historias de mujeres adúlteras que tanto triunfaban en el s.XIX
Ni lo intentes si: no tienes ningún tipo de interés en el papel de la mujer en la sociedad, no te gustan las novelas donde abunda la psicología de los personajes pero sin nada de acción.

Sinopsis
Kate Chopin es, sin duda, la primera escritora norteamericana que se formó fuera de la trama ideológica protestante y de los parámetros de la historia cultural calvinista. Su ascendencia francesa, su bilingüismo y biculturalismo la conectaron directamente con la tradición literaria europea. Las cualidades estéticas e ideológicas de su obra muestran una sofisticación formal y un cosmopolitismo ajenos a la moral o a los juicios de valor convencionales. Cuestiones consideradas trágicas e inmorales en la literatura respetable y edificante, como el suicidio, la infidelidad o el adulterio, que no encontraban eco en la literatura norteamericana de la época, fueron tratadas por la escritora en el contexto local y con el realismo con que lo hacían los escritores contemporáneos franceses. La publicación de «El despertar» en 1899 desencadenó una cascada de críticas negativas que mostraban los condicionantes y prejuicios morales de los críticos norteamericanos de fin de siglo. Considerada a menudo como la Madame Bovary criolla, la protagonista, Edna Pontellier, es una mujer burguesa que entra en crisis al poner en duda el papel del matrimonio y la maternidad, manifiesta abiertamente su deseo sexual y decide romper con toda la seguridad que le otorga su privilegiado estatus social. (sinopsis de una edición de Cátedra)

Opinión
Este es sin duda un libro curioso. Lo cierto es que es otro de los que he leído por causas ajenas a mi aunque me he dado cuenta de que está en el reto eterno de los libros que hay que leer antes de morir así que puede que más adelante hubiera descubierto esta novela de otra forma y lo cierto es que vale la pena darle una oportunidad. Es un libro curioso por muchos motivos, por todo el feminismo que desprende, por esa visión que incluso ahora nos puede chocar de la mujer (sobre todo en cuestión de los hijos, eso es algo que ahora aun es algo que nos puede impactar) y bueno, aunque sea una escritora de finales de s.XIX es bastante moderno todo lo que se nos explica (aunque la distancia temporal tampoco es mucha). Es una novela corta que en general, si tenéis acceso a ella os recomendaría si os van los temas de feminismo o si habéis leído otras novelas de adulterio y queréis una escrita por una mujer y plasmando una forma de verlo mucho más basada en la reivindicación de la mujer.

El estilo es quizás un poco complejo para leerlo en inglés si no estáis muy acostumbrados. Lo digo porque me he lanzado a leer en inglés el libro y aunque realmente problemas de vocabulario no hay tantos cuesta meterse mucho más que en él que a otros libros que estoy acostumbrada a leer en este idioma. Lo sé, esto no tiene nada que ver con el libro en sí, pero desde luego ha influido en mi percepción del libro así que disculpadme ya de entrada.
Pero es curioso porque aunque acabe de escribir que es complejo, verdaderamente no lo es tanto, quiero decir son frases simples, es una narración fácil de seguir (a excepción de los nombres que me han liado un poco porque las novelas que cambian del apellido al nombre en el trato siempre hacen que alguno de los dos me cueste identificarlo con el personaje y de los dichosos Ms. Mrs a la mínima que tu vista salta una letra te pierdes) pero a la vez da la sensación que cada palabra importa para crear esos ambientes en los que se mueve la protagonista.
Además el estilo es sutil en muchos aspectos y aunque a momentos es muy sensual lo hace más a nivel ambiental o con gestos que verdaderamente por lo que está pasando (aunque deja mucho a la imaginación). Recuerdo particularmente ese momento en que ella está en Grand Isle con Robert que se quedan solos tras un paseo en barca (o algo así creo recordar) hay una gran sensualidad en todo momento. Lo mismo en algunos momentos en que solo se nos describe un contacto ligero pero que realmente parecen querer decir mucho más.

A nivel de argumento se basa en la evolución de Edna de forma que despierta y se da cuenta que la realidad en la que vive no le deja saciar todos sus deseos de independencia, de ser ella misma y de nadie más. Varias veces a lo largo de la novela se nos habla de como ella duerme o despierta y como su perspectiva cambia y ve el mundo de formas distintas así que básicamente nos centramos en su crecimiento como persona y acaba por ser una novela muy romántica (en el sentido del Romanticismo).
Ya no solo por ese final que puede ser interpretado de varias maneras, que también, sino por como parece por no reconciliar su recién adquirida visión del mundo con la que tiene del mismo la sociedad. La novedad en la obra está en relacionar esta nueva visión del mundo al descubrimiento por parte de sus deseos por parte de la protagonista, tantos de independencia como sexuales y amorosos.
También es curioso el elemento del mar en la novela. No me había dado cuenta de esto (o más bien no lo había pensado porque eso de pensar de vez en cuando me da por no hacerlo, por lo que se ve) como de importante es en toda la historia. Es cierto que en su momento me di cuenta de esa frase que se repite dos veces en la novela describiendo la inmensidad del mar y ese poder de atracción y a la vez de terror que hay en él pero es que si a esto le unes el final y como hay cierta escena donde ella aprende a nadar y la importancia que se le da a este hecho se vuelve todo muy evidente.

Otro de los aspectos a comentar es eso que yo convenientemente digo ambientación y que engloba un poco todo lo que se refiere a donde pasa la historia además de las sensaciones que causa de forma en general. En este libro nos encontramos dos lugares, la isla y Nueva Orleans. Las vacaciones en la isla tienen un componente casi onírico, allí es donde por primera vez Edna se atreve a pensar que su vida puede ser de otra manera y coincide con el amor con Robert. Para mi tiene algo de idílico o de ilusión. Pero cuando vuelve a ese Nueva Orleans lleno de imposiciones sociales y de reglas es cuando verdaderamente tiene que demostrar que puede conseguir vivir de la manera en la que desea. Por ello parece que el final acaba en el lugar adecuado para concluir con todo este proceso.
De alguna manera el estilo de la autora, sin ser nada descriptivo a nivel de paisajes consigue meterte más a base de fijarse en pequeños detalles supongo, en esos dos ambientes.

Si hay algún personaje que hay que comentar es sin duda Edna. Recuerdo haber leído hace poco una reseña que decía que no podía empatizar con ella sobre todo con respecto a los hijos y que la encontraba egoísta y en parte es comprensible. Alguien que diga que solo vive para ella misma y no quiere tener que compartirse con nadie, por mucho que en un principio suene bonito o lo sea implica cierta irresponsabilidad sobre todo en la situación en la que está ella. Sin embargo, por mucho que sea lícito pensar así, me gusta que la novela cuestione tantas cosas sobre el papel de la mujer incluyendo la maternidad. Lo cierto es que es una protagonista que me ha encantado conocer y que lleva todo el peso de la novela así que entiendo que depende mucho de tu relación con ella que te guste o no esta novela.
En general los demás personajes no son tan relevantes pero son curiosos. Su marido, por ejemplo, en un principio desde su punto de vista se nos narra como ve a Edna como su mujer mostrándonos como un hombre muy tradicional pero que deja hacer a su mujer. En cualquier caso es interesante como se escandaliza a lo largo de la novela pero no hace absolutamente nada a parte de preocuparse por el que dirán.
Quizás aunque no sea tan importante a nivel de argumental me parece interesante el personaje de la pianista por ser una mujer tan diferente y parecerme carismática, nada más. De hecho esa manera de ganar independencia a través del arte me parece muy interesante.

Resumiendo, y perdonad que no sepa expresarlo mejor o con más calidad, es una novela que me ha gustado mucho más de lo que esperaba. Si os gustan las novelas psicológicas y basadas en la evolución de los personajes lo cierto es que vale mucho la pena (y más si tenéis interés en temas de feminismo). En cualquier caso es una novela corta con un estilo simbólico y que sabe crear una ambientación curiosa.

Lo mejor: la ambientación, la evolución del personaje.
Lo peor: quizás se me ha hecho corta (aunque no es que le falten páginas pero también por la escritura concisa de la autora parece que te quedas con ganas de recrearte en lo que pasa).


Hasta aquí mi aburrimiento.

sábado, 17 de octubre de 2015

A través del sexo Libro II, Nayra Ginory (libro)

¡Hola! Y otro libro más en el blog.
Título: A través del sexo Libro II
Autor/a: Nayra Ginory
Precedido de: A través del sexo Libro I
Páginas: 457
Formato original: libro (novela online)
Enlaces de interés: http://www.nayraginory.blogspot.com.es/

Te gustará si: te gusta la novela erótica y más concretamente la homoerótica (gays), tienes ganas de una lectura rápida y que te enganche, te gustó la parte anterior.
Ni lo intentes si: quieres algo muy denso o profundo, no te apetece leer escenas de sexo o no te gustan las novelas de gays por algún motivo.

Sinopsis
La relación entre David y Noah ha alcanzado un punto muerto y ambos hacen el tácito acuerdo de seguir adelante por separado. David parece avanzar y Noah se propone superarle y retomar las riendas de su vida, pero al ir descubriendo nuevas facetas de sí mismo con otros hombres ¿descubrirá también que del amor no se puede escapar a través del sexo?
Con esta segunda entrega concluye A través del sexo, saga imprescindible para los amantes del género homoerótico con la que Nayra Ginory ha conquistado a miles de lectores a través de la red. (sinopsis de Ediciones Babylon)

Opinión
Después de leer los Ensayos que no son novela, que son densos no, lo siguiente (que sí, que es mi culpa por hacerme el maratón), necesitaba algo que se leyera rápido así que como tenía pendiente esta segunda parte me puse con ella. Lo cierto es que ya hace un tiempo desde que leí el primer libro y aunque en general me acordaba bastante de lo que sucedía, y en general me había parecido que como entretenimiento cumplía bastante bien, tenía ganas de leerlo pero a la vez temía que me pasara lo típico de cuando lees algo formado por más de un libro de forma interrumpida, que te cueste entrar en lo que te están contado porque ya no estás en la historia (o por lo menos a mi me ha pasado varia veces). En este caso no he tenido el problema, lo cierto es que aunque el libro padezca de ser exagerado, de tener un protagonista que le gusta lamentarse (pero bueno, esto también se puede disfrutar dependiendo de como te lo tomes), tiene la virtud de crear un ambiente de personajes, de amigos que en general se agradece bastante (sobre todo si tenemos en cuenta que las novelas que se centran en el romance suelen pecar de tener pocos personajes). Pero en fin a lo que vamos, a ver que sale hoy de esta reseña.

La historia sigue un poco la estela y el esquema del anterior libro. Noah sigue intentando olvidar a David a través de otra gente aunque desde luego el chico ha madurado un poco. La relación entre Noah y David se va complicando de forma exagerada y aquí mi problema es que el drama llega de formas un poco propias de culebrón. Y de hecho la solución es muy de novela romántica, la esparábamos todos desde el libro 1 pero desde luego todo lo que pasa y la conclusión no acaban de tener mucha lógica. Da la sensación en todo momento que el destino quiere que acabe de esa manera y que va a ignorar todo lo demás. Así que si, no se acaba de disimular esa intención tan clara de que pase lo que todos nos esperamos, todo el argumento parece ir en contra pero como queremos que pase, pasa.
Aun así, el caso es que A través del sexo es un libro que aunque tiene un argumento que se mueve en relación a como vaya la pareja de Noah y David, es contradictorio como lo interesante suele ir más en lo que pasa fuera de ello. Quizás por ello da esa contradicción en el final y a la vez la relación de estos dos se quede corta y a medio hacer, porque aunque todo parezca girar en torno a esto la acción siempre se sitúa fuera de ella.
Lo sé, no me estoy explicando así que sin ahondar mucho más en el tema lo cierto es que este libro se disfruta mucho más cuando Noah está con sus amigos, cuando se crea ese ambiente y cuando David está más como una figura omnipresente en su vida, pero lejana. Es como que sabes que va a pasar y una parte de ti lo desea pero cuando pasa te das cuenta que en el fondo disfrutabas más antes de que llegara.

En cualquier caso lo que para mi más aprecio de la novela, como no me canso de decir sea que incluya tantos personajes, en general bastante carismáticos y que se creen relaciones bastante creíbles entre ellos. Por ello pasa lo que en la mayoría de novelas con personajes secundarios bien realizados, que quizás te das cuenta que hubieras preferido saber más de ellos y menos de los protagonistas. Digo esto sobre todo porque la primera persona de la novela aunque para mi es un buen formato quizás no acaba de explotar todo lo que se podría. Sobre todo, para los curiosos, me hubiera encantado saber más de que sentían Pablo y Samuel, pero desde un punto de vista más cercano a ellos (sí, ya me estoy planteando la novela desde una perspectiva que cambiara a cada capítulo entre Pablo y Noah, ¿qué mejor que tener dos historias en una?).
Pero en fin, no pensemos más en lo que no ha sido y centrémonos en lo que tenemos. Es una novela que si os gustan las historias de amor y la homoerótica en general dudo que no os enganche y leáis en nada. Y como me canso de repetir (decidme cansina, sé que lo soy) perfecta si habéis tenido una lectura muy densa o si estáis con pocas ganas de leer y queréis algo adictivo (siempre teniendo en cuenta que os guste el género). Uno de los recursos para este dinamismo de la autora es sin duda la cantidad ingente de diálogos en estilo directo que tiene la novela. Tengo mis prejuicios con la abundancia de diálogos, pero lo cierto es que funciona tanto a nivel de engancharte como para hacer más creíble las relaciones de personajes así que no me quejo demasiado. Aun así, no os preocupéis, cuando llega una escena de sexo hay una descripción más larga de lo habitual, si es eso un punto de interés, claro (aunque aviso en este segundo volumen tenemos menos escenas de sexo, bastante de acuerdo con el rumbo que toma la escena).

Los personajes son un punto de interés del libro y más que a nivel de construcción me refiero a interacción. Para mi es un poco diferente porque si bien la autora no crea buenos personajes (en el sentido de crear modelos o universales) es buena dotando de sensación de realidad la obra. Una de las cosas que hay que admirar es la capacidad que tiene de hacer que se pueda creer real, que todo suene a cotidiano y a posible. Frente a los romances más idealizados o que fracasan en un intento de crear algo cercano a lo cotidiano esta novela tiene para mi esa virtud de intentar “cotidianizarlo” todo.
Por ello sigo pensando que la relación entre Pablo y Noah es quizás más interesante que la que tiene el segundo con David. A ver, no me malinterpretéis, si no hubiera amor el libro perdería esas ganas de saber que va a pasar, pero creo que tiene más mérito esa relación ambigua de ambos que la alargada y tormentosa relación con David.
Si que es cierto que si te pones a analizar los personajes en sí puede que no saques mucho. Noah sigo pensando que en ocasiones es un poco numerero, que tiene motivos, no digo que no, pero hay momentos en que, como me suele pasar con los personajes que se llevan tan rápidamente por la pasión me causan algo de rechazo, pero en este libro acabas queriendo que sufra casi es más interesante así (decidme sádica, solo lo soy un poco). Eso sí, en ningún momento Noah se llega hacer pesado porque los amigos están siempre ahí para quitarle la tontería de encima.
Quizás un personaje que me ha defraudado un poco ha sido Rafael, quiero decir, desde el momento en el que te presentan no acabó de convencerme y me dio la sensación que no había intención de que realmente lo conocieras bien. Quiero decir de él solo me ha llegado la sensación de que es un chico amable y casi perfecto. Y creo que es una oportunidad desaprovechada para crear un conflicto en el lector en relación a lo que pasa con el final.
Supongo que debería hablar de un poco de David. Es cierto que es un personaje que en las pocas líneas que sale tiene carisma, pero es cierto que, como me suele pasar, lo vemos desde una perspectiva como la de Noah, que aunque en este libro no sea tan idealizado sigue pareciéndome un concepto más que un personaje. No digo que eso sea malo, ayuda a conocer a Noah, pero es cierto que pierde humanidad David.
Finalmente hablar de Gabriel, es uno de los personajes más curiosos de los dos libros porque toda esa autodestrucción hace que sea atractivo tanto al protagonista como en parte al lector. Es de esos que te quedas con ganas de saber un poco más de él.

Resumiendo, si os gusta la novela romántica y no os importa (u os gusta) la homoerótica, adelante creo que estos dos libros son una buena opción además de ser muy fáciles y rápidos de leer. Sin embargo es cierto que tiene algunos puntos que me ha fallado un poco o que podrían haberse pulido o mejorado. En cualquier caso como entretenimiento para los amantes del género está bien.

Lo mejor: el ambiente de personajes que se crea, sensación de realidad que da.
Lo peor: el final (sobre todo en relación a lo que ha pasado y lo apresurado que es), algún detalle conveniente para el final.


Hasta aquí mi aburrimiento.

viernes, 16 de octubre de 2015

Shimoneta to iu gainen ga Sonzai shinai taikutsu na sekai (anime)

¡Hola! Nuevo anime en el blog
Título: Shimoneta to iu gainen ga Sonzai shinai taikutsu na sekai
Significado del título: Un mundo aburrido donde el concepto de los chistes verdes no existe
Extensión: 12 capítulos
Formato original: light novel
Adaptaciones: anime
Estudio del anime: J.C. Staff
Autor original: Hirotaka Akagi
Otras obras del autor/a: Nidome no Natsu, Nidoto Aenai Kimi

Te gustará si: no te importa el ecchi o te gusta, quieres una comedia y te gusta el sexo desvergonzado y que llega a niveles altos de exageración o de locura.
Ni lo intentes si: no eres muy fan de las historias que no parecen avanzar, no soportas el ecchi o en general el humor verde.
Sinopsis
En un mundo distópico en el que todo lo relacionado con el sexo está censurado, Tanukichi Okuma ha decidido entrar en uno de los institutos más rigurosos con las leyes sobre el sexo porque admira a la presidenta del consejo estudiantil, pero sin poderlo evitar se verá involucrado en los actos terroristas del SOX, que quiere expandir el conocimiento sexual entre los estudiantes. Porque, al fin y al cabo, un mundo sin chistes verdes es uno muy aburrido, ¿no?

Opinión
Este anime es por lo menos curioso. Desde luego no es para todos los públicos por todas las referencias sexuales que tiene, e incluso si no tienes problema con ello tampoco creo que sea para todo el mundo porque tiene momentos donde las referencias sexuales explotan y llegan a cotas insospechadas de exageración que pueden resultar desagradables para algunos. Lo cierto es que no pensaba ver este anime porque me parecía una excusa barata para poner fan-service por todas partes pero aunque lo sea a la vez tiene algo de parodia y por lo menos tiene una manera de burlarse del género sin escapar de él y caer en todas sus bromas recurrentes. Es complicado recomendar Shimoneta porque aunque tiene momentos buenos, como comedia de vez en cuando no está mal, llega a un punto que cuesta de entrar en todo ese panorama tan estrafalario y que te aleja un poco de lo que está pasando y cansa, te parece que no va a ninguna parte y que no tiene ninguna motivación u objetivo y solo se alarga (pero en 12 capítulos se aguanta bien, eso sí). El problema que tengo con el anime es que parte de una idea y un punto de vista que se podrían haber aprovechado más para ser más parodia de todo el género ecchi pero se queda a medio camino. No está mal (aunque repito, no es para todo el mundo) pero llega a cansar y no acaba de aprovechar el potencial.

Una de les cosas que más me gusta del anime es la premisa. El mundo distópico donde todo lo sexual está mal visto es un punto de partida que podría tomarse en serio y hacer una buena historia, pero aun así no me quejo del tono humorístico que le dan. De hecho es una buena manera para tener una excusa para hacer escenas medio eróticas de forma que tengan un “sentido”, que se incluyan en bromas o juegos de palabras y lo mejor de todo, que los personajes sean conscientes de lo sexual y puedan tomárselo a risa. Con esto quizás no me hayáis entendido pero la escena típica del fanservice es un plano donde casualmente se ven unas bragas de una chica porque vende, así de simple. Shimoneta si enseña unas bragas (y no será porque no salen) entra dentro de los diálogos jocosos e incluso de la trama reivindicándolas. Creo que los animes con fanservice deberían aprender un poco de esto, no hace falta que me lo integren en la historia, pero si es tan necesario que aparezcan bragas, planos medio eróticos o lo que sea por lo menos haz que sea un motivo de comicidad, que no sea solo para el disfrute del espectador o del protagonista, que haya una conversación sobre ello, que haya parodia. Y eso es quizás lo mejor del anime (o de la light novel en la que se basa, supongo que irán en el mismo tono) que sabe explotar la hipocresía que representa el ecchi en la industria del anime/manga. El ecchi es una constante que es casi imposible salvarse de ella en el mundo anime, pero a la vez en la mayoría de obras con gran contenido de este tipo es algo que aunque pasa no se reconoce, ningún personaje (a excepción de alguno masculino) tiene consciencia de ello. Y de hecho no es algo ajeno a la sociedad japonesa el hablar de forma poco directa y omitir cosas que puedan ser poco dignas y que haya tanta sexualización en este tipo de producto no es de extrañar aunque parezca una contradicción aparente. En este panorama de una industria que aunque esté completamente sexualizada se hace de forma que no se habla de sexo Shimoneta plantea una sociedad que en ello nos puede recordar muchas cosas de esa contradicción que se puede llegar a vivir en el anime. Y esa reivindicación de Shimoneta es digna de ser escuchada y me encanta ese tono que aporta de exageración, de ir “sin tapujos”, el único problema está en que al ser tan exagerada llega a ser cargante a momentos y que aunque me encante el tono que tiene acaba cayendo un poco en lo grotesco o puede que más bien, en parte, en lo mismo que critica.

El problema principal con Shimoneta es que, aunque en 12 capítulos se aguanta bien, podría llegar a aburrir con facilidad y que el cambio de idioma le perjudica bastante y aunque los juegos de palabras más o menos podemos intuirlos no nos llegan tan directo como al público propio del país. Además de esto la historia en sí es de lo más insulsa, quiero decir, que por ella misma no vale demasiado la pena. Así que acaba siendo casi una serie episódica que avanza de forma muy lenta y cada uno de los capítulos es una nueva manera de expandir el sexo en el mundo. A medida que avanza la historia tenemos ciertos enemigos que “derrotar” pero creo que funcionaba mejor con los distintos planes que ponían cada día para expandir ideas sexuales, por lo menos había cierta creatividad en los métodos que usaban y llegaban a límites curiosos. El problema es que llega al punto de la repetición de las mismas interacciones entre personajes que se quedan en un arquetipo de personalidad sin evolución y lo peor de todo sin llegar a tener interés por ellos.
Pero en fin el humor es lo principal y algunos descubrimientos para propagar el sexo llegan a ser muy divertidos. Por ejemplo todo lo que tiene relación con el mundo yaoi o con la dibujante aunque fuera un gag recurrente me resultaba entretenido. Luego está todo el descubrimiento de Anna de su sexualidad que a parte de ser origen de un montón de exageraciones llega un punto que aburre más que divertir.

La animación en general es normal, sin más. Quizás tampoco acaba de destacar a nivel de música pero los dobles sentidos de tanto el opening como el ending son dignos de mención. Os dejo el opening porque me gusta bastante como juega con la sexualidad.

Los personajes acaban cayendo un poco en el estereotipo como ya he dicho antes. Quizás no me importaría de tener la oportunidad poder leer las novelas originales y al final te puedes acostumbrar a ellos pero en el anime no he acabado de conectar con ellos. El protagonista es probablemente el personaje con menos personalidad de todo el anime está ahí para acabar las bromas y para ser el normal entre locos así que no destaca en ningún sentido. Luego está Kajou que es el estereotipo de chica con ideas alocadas que saca al chico de la monotonía (véase Suzumiya) pero a esto añadirle el elenco de personajes como las otras dos chicas: la dibujante y la bajita manipuladora es un grupo que por lo menos tiene potencial pero que no llegan a tener interacciones memorables y que cansan. Además de lo comentado de Anna que aunque en cierta medida pueda ser un personaje curioso llega a cansar en su faceta más exagerada.

Resumiendo, Shimoneta no es un buen anime, podría haberlo sido, tiene algunos momentos y un tono que me ha encantado pero falla en la ejecución proporcionando algo de entretenimiento pero fallando incluso en esto. Aun así me quedo con lo que más he disfrutado del anime, ese tono irreverente, esa manera de reivindicar que el anime puede hablar de temas sexuales sin tapujos y sin necesidad de caer en el ecchi más estúpido que solo está para que supuestamente disfrute el espectador.

Lo mejor: el tono, el humor, que, en parte parodie el ecchi.
Lo peor: que no llegue a ser todo lo que podría, que escasee el contenido a nivel de historia, que los personajes no convenzan.


Hasta aquí mi aburrimiento.

lunes, 12 de octubre de 2015

Ensayos, Michel Montaigne (libro)

¡Nuevo libro en el blog! ¡Por fin me he leído este tocho!
Título: Ensayos
Título original: Les Essais
Autor/a: Michel de Montaigne
Páginas: 1736
Formato original: libro (ensayos)

Te gustará si: eres masoquista (de acuerdo, no), te gusta leer ensayo sobre cuestiones éticas, tienes interés en un pensador del humanismo o tienes curiosidad por una extensa exploración del yo de una persona además de ser un texto innovador en su forma de escritura y concepto.
Ni lo intentes si: no tienes ningún tipo de interés a nivel de curiosidad o del valor que pueda tener.

Sinopsis
Montaigne es el hijo por excelencia del Renacimiento. Y de su padre, naturalmente, que se empeñó en que la lengua materna de su hijo fuese el latín. De ese modo, el pequeño Michel a los seis años leía las Metamorfosis en su lengua original, y uno después a Virgilio, cuyas Geórgicas admiraría hasta el final. Estudió leyes en Toulouse; fue alcalde de Burdeos como su padre; leyó el Heptamerón y hospedó en su casa a Enrique de Navarra; viajó por Suiza, Italia y Alemania, y dejó un Diario de viaje que vio la luz doscientos años después. Tuvo un amigo, Étienne de la Boétie: su amistad, como la de Niso y Euríalo, como la de Pílades y Orestes, ha pasado a ser figura y paradigma. Los Ensayos es una de esas obras que puede figurar sin reparo en la biblioteca esencial de la humanidad y nos reconcilia con ella. (fragmento de una edición de Cátedra)

Opinión
¡Por fin! Tenía que empezar con esta exclamación la reseña porque por muy mal que pueda sonar ese ha sido mi sentimiento al acabar el libro, liberación, alegría... ¿Quiero decir con esto que es horrible que no vale la pena? Obviamente no, de hecho incluso puedo llegar a decir que algunos ensayos han sido divertidos, que he aprendido curiosidades (aunque estoy convencida que las olvidaré rápidamente) y en general es un libro que me ha gustado leer. El problema está en las características del libro 1736 páginas de ensayos es decir opiniones sobre temas, normalmente morales o éticos, que por muy amenos que puedan resultar, leerlos seguidos no es una experiencia que recomiende a nadie si no es masoquista. Es uno de esos libros que se disfruta mucho más si puedes tomártelo con calma e ir leyendo un ensayo de vez en cuando sin tener que preocuparte por otras lecturas que se te acumulan. Pero en fin, mi vena más masoquista me hizo querer leer esto sin intercalar nada así que si hay que culpar a alguien es a mi.

El problema de la gente como yo que le gustan las historias es que estamos mal acostumbrados a que leer un libro equivalga a que pase algo o a que haya unos personajes. De acuerdo, es obvio que esto son ensayos, que no es una novela, pero sin duda no soy una lectora que le vaya demasiado la no-ficción así supongo que culpa mía por ir al libro un poco más desganada simplemente por el hecho de que no va a tener nada de lo que estoy acostumbrada.
Ignorando este asunto la forma de los ensayos en sí o la intención de estos es una de las cosas que más llama la atención de estos. Que el autor intente retratarse (o pintarse) como dice él a lo largo de sus opiniones para gravar su pensamiento y la evolución del mismo es quizás lo que más nos llame la atención. A esto hay que añadirle el contexto en el que vivió Montaigne, en el siglo XVI, en medio de las guerras de religiones donde el personaje que construye intentando representarse a si mismo en el libro intenta reivindicar su individualidad y su derecho al no tener una opinión completamente definida, aun siendo católico. Y lo cierto es que ese “relativismo” es una de las cosas que pueden llamar más la atención. Es cierto que muchas veces se identifica con una postura moderada, de incluso algo de rechazo al cambio por parte de la voz que podríamos culpar de no definirse, de no querer meterse en líos. Pero la gracia de su postura es como, aunque no sabría deciros en qué exactamente, estoy convencida que en muchas cosas se expresan ideas que se llegan a contradecir en parte con lo que ha expuesto anteriormente sobre lo mismo y es lícito y normal porque es precisamente estos cambios de enfoque sobre una misma cuestión lo que representa cualquier humano. No puedes culpar alguien por que su pensamiento evolucione, pero al ponerlo por escrito parece que estés contradiciendo unos ideales o tu esencia así que alegra ver esa “despreocupación” por lo que pueda escribirse.
Obviamente es probable que toda esa manera de escribir simplemente sobre lo que se piensa en ese momento sobre algo sea una impostura. Porque al fin y al cabo el autor, por mucho que intente ser natural y diga que no tiene buena memoria no colabora mucho a esa impresión poniendo miles de citas de autores latinos y griegos. Que sí, que es cierto que de vez en cuando atribuye alguna cita a un autor equivocado pero leyendo a Montaigne no cabe duda de que el autor, por mucho que se quiera quitar méritos, era muy culto y versado en obras sobre todo latinas.
De hecho las citas a autores principalmente greco-latinas abundan en todos los Ensayos y es algo que a un lector actual le puede resultar chocante por el cambio de concepción de la escritura que tenemos ahora. Es cierto que ahora nos podemos encontrar en los libros capítulos encabezados por alguna cita, pero se nos haría muy extraño que para justificar o rebatir ideas se usaran citas del pasado como referente. Es obviamente producto de la época, pero no deja de ser una forma de escribir muy curiosa de descubrir.

El contenido en sí de Los Ensayos, de que habla Montaigne durante esas casi 2000 páginas es por lo menos curioso y muy variable. En general casi podríamos decir que son ensayos sobre ética o moral adornados con ejemplos de lo más curiosos y en general basándose en anécdotas greco-latinos. El caso es que hay un poco de todo y el autor tiene una tendencia a la divagación así que a la mínima que te despistes puedes perder el hilo y no tener ni idea de que está hablando el autor.
Uno de los temas que quizás puede molestar un poco más es el tema de la mujer como ya comenté en la reseña de Elogio de la locura en el Renacimiento las mujeres suelen tener poco papel o ser directamente despreciadas. En este caso en la mayoría de ensayos las mujeres están directamente en una posición inferior en cualquier tipo de acción así que ni son consideradas. Es cierto que hay cierta evolución cuando lleva a nombrar cierta mujer a quien tenía en buena consideración o la suficiente para decir que tenía esperanza que ella fuera capaz de tener una amistad tan hermosa como la de los hombres (de la que se tenía constancia en la antigüedad, las mujeres no había ni rastro de que hubieran amistades puras). En cualquier caso es curiosa ese ligero cambio en la opinión y más digno de mención me parece cierto el capítulo sobre la amistad.
Una de las causas biográficas de los Ensayos es que se le murió un amigo y Montaigne quiso cumplir la voluntad de continuar con la obra del amigo y publicar algunas de sus obras. De hecho en un principio la obra de la que os hablo iba a ser una especie de acompañamiento para esas obras de su amigo pero por ciertas causas políticas y religiosas Montaigne prefirió no hacerlo. En cualquier caso, este amigo La Boétie tiene un capítulo casi dedicado enteramente a él hablando de la belleza de la amistad entre hombres. ¿Por qué saco a colación este ensayo? Veo que aún no sabéis que la que os escribe es una obsesionada con el yaoi y todo lo mínimamente homosexual principalmente masculino. Lo que quiero decir con esto es que casi debería hacer una sección de encontrando rastros de homosexualidad en clásicos, porque o soy yo una loca (que es probable, no os lo niego) o están por todas partes. En este caso no está tan claro, pero lo que es cierto es que la amistad entre hombres está por encima de la relación entre hombres y mujeres para la voz narrativa, también es cierto que además le sirve al autor para decirnos como la mujer no puede acceder a esto (porque de nuevo, siendo mujer hay momentos que te dan ganas de matar a alguien leyendo misoginia en tantos clásicos). Además en lo de la mujer también es peor aún cuando para el las mujeres dignas casi parece que únicamente sean aquellas que se suicidan por el marido.
Aun así si hay un punto que me ha llamado mucho la atención y que se me ha hecho muy entretenido es cuando al autor le daban ganas de hablar de sexo y de los problemas para que el hombre se encienda o se le levante el miembro para estar a punto. Sobre esto hay un ensayo sobre el poder de la imaginación en el cuerpo y entre otras cosas hay una anécdota muy curiosa de como le recetó a un amigo que hiciera un ritual inútil pero que él le aseguró que le iría bien para que se le levantara si lo hacía, y que aunque fuera inútil por efecto placebo le fue bien. Además de este está el capítulo Unos versos de Virgilio que también va un poco de lo mismo, de la sexualidad, de como las mujeres están más preparadas para el acto sexual que los hombres además, de alguna manera, justifica poner los cuernos pero a la vez la rabia que causa que lo haga la otra parte. Son sin duda algunos ensayos que me han parecido bastante curiosos.
Luego está quizás uno de los más mencionados que es el de Los caníbales en el que se defiende el relativismo de las costumbres, en como aunque nos pueda parecer que una tradición cultural de otro país puede ser horrible o incivilizada al revisar las propias siempre hay algo en consonancia a ello o peor. Muy en el contexto de las colonizaciones es curioso ver esa perspectiva más abierta sobre como quizás los europeos no eran los más civilizados. En este sentido también es interesante como está en contra de la tortura o del educar a los niños con mano dura. De hecho en todo momento admira como fue educado por su padre y quizás lo más curioso de su educación sea que su lengua materna fue el latín.

Quizás un punto curioso de esta obra es el problema de diferenciación entre obra y autor. Él mismo tiene un momento en el que dice que ambos están relacionados de forma que la obra conoce más de él mismo que él. Pero a la vez el Montaigne del libro nos dice en muchas ocasiones que no se puede juzgar las virtudes de alguien por simplemente un hecho sino conocemos toda su vida o circunstancias así que parece que a la vez haya una distancia entre autor y obra. ¿Es Montaigne el autor, por mucho que diga que es sincero y se pinta con virtudes y defectos, el mismo que el Montaigne del libro? No, obviamente no, pero esta es una de esas obras que confundir autor y narrador no es un error tan horrible como en otras ocasiones.

Resumiendo, no es una obra que recomiende leer del tirón y sin intercalar o con mucha calma pero sin duda es toda una experiencia. Más que leer unos ensayos parece que estés hablando con alguien, alguien muy pesado que solo sabe hablar él pero a la vez tiene cierto encanto con las palabras, que a veces te darían ganas de matar y otras eres capaz de asentir a lo que dice.

Lo mejor: es una experiencia muy curiosa y que vale la pena, tiene según que ensayos entretenidos y hasta divertidos.
Lo peor: puede resultar pesado o en otras ocasiones no estar de acuerdo con él (y como no le puedes hablar te quedas con la frustración.. no me hagáis caso).


Hasta aquí mi aburrimiento.

domingo, 11 de octubre de 2015

Gyakuten Kenj – Turnabout Prosecutor (Miles Edgeworth investigations), Capcom (visual novel)

¡Nueva visual novel en el blog! Una nueva parte de la saga de Phoenix Wright.
Título: Gyakuten Kenj – Turnabout Prosecutor (Ace attorney Miles Edgeworth investigations)
Significado del título: Miles Edgeworth El giro del fiscal (el título entre paréntesis es el no oficial)
Estudio: Capcom
Continuaciones: Gyakuten Kenji 2
Precedido de: Trilogía de Phoenix Wright más el juego de Apollo
Formato original: visual novel
Extensión aproximada: 10-30 horas (media)
Idioma: inglés (no sé si hay un parche al castellano entero)
Contenido Sexual: no

Te gustará si: te gusta la saga en general y estás acostumbrado a sus ventajas y defectos, no te importa que flojeé un poco mientras siga en la tónica de las anteriores, sientes nostalgia por la saga.
Ni lo intereses si: es tu primer contacto con la saga de videojuegos, Miles no te acaba de gustar como personaje, no te gusta demasiado la parte de jugabilidad de investigar (este videojuego no tiene juicios, tiene un sistema parecido pero no son juicios)

Sinopsis
En este spin-off de la saga principal nos encontramos manejando a Miles Edgeworth resolviendo varios casos a través de la investigación y una función nueva, el uso de la “lógica”. Además de volver a ver a Miles nos reencontraremos con algunos de los personajes carismáticos de la saga.

Opinión
Este es un juego que lamentablemente se me ha hecho un poco pesado. Lo cierto es que, como ya dije en la anterior reseña que hice de un juego de la saga, soy bastante fan de estos juegos básicamente porque los personajes suelen tener buenas interacciones, los casos tienen resoluciones poco creíbles pero entretenidas, la jugabilidad suele ser entretenida... Aunque sobre todo la nostalgia los ha embellecido bastante en mi mente y ahora, aunque sean muy entretenidos, no los encuentro una maravilla. En cualquier caso el problema de este juego es que, para mi, tira demasiado de la nostalgia del jugador para que te guste y te acuerdes de buenos momentos, de esos personajes exagerados pero no pone casi nada de su parte para que te guste lo que ofrece de por sí de novedoso. No es horrible, sigue conservando parte del entretenimiento de la saga, del interesarte más por lo qué ha pasado que por quién ha sido (que si no en todas las veces casi todas es muy fácil deducir quién ha sido) así que supongo que no está mal aunque no me haya entusiasmado.

La estructura del juego sigue la misma que todos los anteriores, cinco casos, y creo, que igual que pasaba en el último juego que han sacado de Phoenix, (y puede que en otros también aunque no lo recuerde), todos los casos tienen alguna relación que se acaba definiendo en el quinto episodio que es el más largo y complejo (y el cuarto está un poco de adorno o por lo menos tiene menos importancia).
En general esta estructura siempre funciona más o menos bien. Es cierto que siempre me daba la sensación de que el primer caso es demasiado introductorio lo cual tiene su sentido ya que sirve para que un nuevo jugador pueda introducirse por cualquier número de la saga, y aunque se pierda algunas conexiones entre personajes, pueda jugar igualmente, pero lo que si me molesta más es el papel de ese cuarto caso que (de forma más exagerada aún en el cuarto de juego Phoenix) tiene poco peso. Pero en fin, es algo que me veo capaz de perdonar y quizás lo que me frustra más son las mecánicas.
¿Por qué narices quitáis el juicio? De acuerdo que hay una interrogación de testigos que funciona exactamente igual que los juicios de la saga principal, pero para mi no es lo mismo. El juicio tenía más interés por toda la participación del juez y el fiscal (además de la ridiculización del abogado que siempre estaba bien)... En fin, supongo que no es tanto problema como lo planteo y entiendo que quizás desde la perspectiva del fiscal hubiera sido complicado hacer los juicios de la misma forma, pero aun así para mi parece que le quitas parte de la esencia del juego y la saga.
Luego también otra novedad del juego es la perspectiva, si antes nos movíamos solo decidiendo a que habitación o lugar queríamos ver seleccionando su nombre, ahora podemos recorrer la sala a nuestro antojo. Lo cierto es que esta novedad supongo que está para reforzar la impresión de que lo importante ahora es la investigación, el recorrer salas, pero no acaba de decir nada así que no creo que fuera necesario aunque tampoco lo veo un empeoramiento (aunque quizás si que parezca que tenían ganas de diferenciar de forma clara ambas “sagas”).
En cualquier caso la lógica de esta ocasión también me parece una innovación poco interesante. No es que la saga se haya caracterizado por tener grandes innovaciones y aunque siempre pusieran un nuevo artilugio para la investigación lo cierto es que en muchos casos seguían funcionando de forma parecida. Aun así me quedo mucho antes con el artilugio de encontrar tics de Apollo o con el rastrea emociones de Athena del último Phoenix, no es que fueran nada del otro mundo pero por lo menos se diferenciaban, rompen un poco con la dinámica de presentar pruebas, mientras que la lógica es una innovación pobre y fácil.

La historia pretende ser algo más profunda y oscura en el sentido de que parece querer plantearse hasta donde puede llegar la ley y donde fracasa. Sin duda lo peor que pueden hacer estos juegos es ponerse reflexivos, ya en el anterior que jugué veíamos todo el tema de la “era oscura de la ley” que para mi no acaba de tratarse como se podría, pero aquí me parece que, aunque más o menos tiene su interés saber cosas sobre el Yataragasu me han cansado un poco.
En fin, tolero un poco todo el argumento porque los casos siguen teniendo su interés por las idas de la olla que pueden soltar para resolverlo. Aun así es cierto que cuando has jugado varios de estos juegos se encuentra más fácilmente por donde pueden ir los tiros, pero siempre hay algún punto que puede más o menos sorprender. Quizás mi problema no vaya tanto hacia la dificultad media-baja del juego sino esos momentos en que fallas aun sabiendo la respuesta. Ya me ha pasado en otras entregas del juego pero si que es cierto que da un poco de rabia saber perfectamente lo que ha pasado pero no acabar de entender que es lo que quieren que muestres, que evidencia es la correcta. Pero bueno, eso tiene fácil solución con una guía y frustrarte un poco, nada más.
Puede que el último caso se me haya hecho un poco largo no sé si ya porque en general el juego no he acabado de disfrutarlo tanto como me hubiera gustado o porque me ha parecido que se alargaba demasiado y que las cosas se iban complicando haciendo un caso en el que pasaban demasiadas cosas. Así que se me ha hecho un poco pesado. Aun así no descarto seguir jugando la segunda parte, pero eso sí, de aquí cierto tiempo, que ahora mismo, por mucho que digan que es mejor que esta, no me apetece demasiado seguir jugando.

Los personajes quizás son el punto que me tiene más en conflicto. Empezando por Miles tengo que decir que me gusta bastante como personaje pero como protagonista a mi no me acaba de funcionar del todo. Teniendo en cuenta que la gracia de otras entregas estaba en burlarse de Phoenix, en parte, aquí aunque se intenta interaccionar de una forma parecida exhibiendo algunos errores por parte de Edgeworth sigue siendo extraño jugar con un personaje que es más serio y estricto. Al no ser el protagonista el punto al que van dirigidas las burlas hace que no sientas tanta empatía por él. Quizás sea ese el papel de Gumshoe, el del pobre tonto al que le van todos los insultos, y aunque entre él y Edgeworth su relación no está mal descrita no me acaba de funcionar.
La inclusión de Kay al grupo creo que no está mal pero no ha acabado de convencerme la chica y aunque está hecha para que caiga simpática sin más no le veo gran desarrollo ni que acabe de usarse todo el potencial que podría llegar a tener haciendo más dinámicas las investigaciones. Quizás sea ese sentido del humor estúpido que caracteriza la saga lo que me haya faltado. De vez en cuando hay muestras pero me ha faltado más.
Luego están todos los personajes que vuelven de otros juegos para tener un corto cameo que parece que el único propósito que tienen es despertar la nostalgia del jugador, y no digo que esté mal del todo porque a todos nos alegra encontrarnos con gente como Oldbag, Buzz, la chica que siempre tiene mala suerte entre otros. Pero quizás me hubiera gustado que se hubiera enfocado un poco más en los nuevos personajes que tenían potencial pero no han acabado de despegar. Me refiero sobre todo a el detective Badd y Shi-Long Lang (a parte de Kay como ya había dicho antes).

Resumiendo, es quizás una de las partes de la saga que menos me ha gustado. No por ello os diré que no la juguéis pero si que pienso que lo deberían hacer solo aquellos que estén habituados a lo que les va a ofrecer estos juegos y les tengan cariño a los personajes. De no ser el caso os recomiendo los juegos principales si no los habéis jugado mucho antes que este.

Lo mejor: reencontrarse con personajes, entretiene.
Lo peor: no hay juicios, me falta humor, quizás el punto de vista de Edgeworth (aunque me guste como personaje) no me convence del todo.


Hasta aquí mi aburrimiento.

domingo, 4 de octubre de 2015

Shoujo Kakumei Utena (anime)

¡Hola! Otro anime más en este blog, hoy os traigo uno bastante antiguo.
Título: Shoujo Kakemi Utena
Significado del título: La chica revolucionaria Utena
Extensión: 39
Formato original: manga (aunque se hicieron casi a la vez que el anime pero tomaron caminos separados según tengo entendido)
Adaptaciones: anime, película,
Estudio del anime: J.C.STAFF
Autor original: Chiho Saito y Be Papas
Otras obras del autor/a: Kanon (Chiho Saito),
Curiosidad: es una obra con miles de interpretaciones, todo el mundo discute sobre Utena aún hoy en día.

Te gustará si: te gustan los animes que sean un poco difíciles de interpretar (es decir que puedas buscar un montón de significados), no te importan los animes un poco lentos.
Ni lo intentes si: no te apetece nada donde el simbolismo tenga mucha importancia.

Sinopsis
Después que una amiga de Utena es insultada por un miembro del Consejo de Estudiantes, Utena lucha en un duelo por ella. Ganará el duelo y se comprometerá con la Novia de la Rosa. Sin saber las consecuencias que ello traerá Utena seguirá luchando por defender la Novia de la Rosa y conocerá secretos ocultos del instituto al que asiste.

Opinión
Enfrentarme a este anime es casi como hablar de un clásico, si no es que ya lo es, porque os aseguro que Utena es una de esa obras que hay que mirarlas con respeto, a veces casi con miedo porque en estos 39 capítulos la cantidad de temas, filosofía que puede llegar a tratar abruma a cualquiera que tenga la intención de reseñar esto. Con ello quiero decir que si queréis un análisis profundo de la serie creo que no soy la más adecuada para hacerlo, mi visionado de la serie se ha ido alargando bastante así que no me siento capaz y creo que este tipo de historia se podría detallar un análisis por capítulo y aun te estarías dejando cosas o puntos de vista. Pero esa es la gracia de las obras artísticas, la multiplicidad de interpretaciones que pueden despertar dependiendo de que clave interpretativa usemos para hablar del anime. En cualquier caso, que os quede claro de buenas a primeras, aunque es un anime denso, repetitivo y que puede cansar a cualquiera en algunos momentos me he enamorado de Utena y ha hecho que me den ganas de ver de nuevo Mawaru Penguindrum (que en su momento me decepcionó pero creo que ahora me encantaría).

¿De qué trata Utena? Podríais quedaros con la sinopsis que no os dice absolutamente nada. Podría hablaros del feminismo o más bien la reivindicación de la mujer en el universo. También me gusta el punto de vista desde el que podríamos decir que es una historia sobre jóvenes que buscan su lugar en el mundo. Pero sin duda también tengo que hablaros de la sexualidad de Utena, de todos los símbolos fálicos (torres y espadas) además de su contrapartida, las rosas siendo estas la femenidad o incluso la virginidad o pureza que son rotas por espadas como perdida de la inocencia. Incluso se puede ignorar todo el simbolismo y centrarnos en las historias de amor entre los miembros como si fuera una obra de cotidianidad. Hay gente que la ha relacionado con el platonismo y la noción de ideal y cosa además del mito de que el ser humano está partido por la mitad y busca su otra mitad, lo cual se podría relacionar con los problemas de género. Incluso podríamos hablar de todo lo que puede significar el “poder para revolucionar el mundo” o la búsqueda de la eternidad. Si queréis que os diga la verdad a mi esto me ha parecido una visión romántica de la juventud como aquel momento en que al ver la sociedad vivimos un momento de fragmentación y estamos desesperados por buscar un sentido. Y ¿qué me decís de la novia de la Rosa? Algunos piensan que es la representación de la mujer o de la feminidad o incluso de la mujer débil en contraste a la mujer fuerte que es Utena, pero a veces la novia de la Rosa también tiene un componente de ideal, de símbolo de todo lo que se quiere. Pero no puedo dejarme el pensar a que puede hacer referencia ese eterno: El mundo es un huevo, nosotros somos un pollito, si no rompemos el huevo el pollito morirá sin haber nacido. Rompamos la cáscara del mundo para revolucionar el mundo (más o menos). Que después acaba convirtiéndose en romper el ataúd. Sigo pensándolo desde una óptica bastante romántica de que solo podemos ser nosotros mismos si creamos nuestro propio mundo (ah, ahora me vienen teorías del lenguaje, de intentar crear un nuevo lenguaje que no esté “pervertido” por el mundo).
Sin embargo es cierto que para mi sigue siendo una alegoría sobre el paso de la infancia a la madurez. Ya no solo de la protagonista que a la vez tiene un conflicto con su sexo y el intentar justificar que también se puede vivirlo así sino en general todos los personajes pasan por conflictos que se acaban traduciendo en esos duelos que nos pueden resultar tan cansinos con una flor que se rompe que aunque tiene la connotación sexual o de la virginidad a mi me gusta interpretarlo como que cada vez que hay un duelo los personajes pierden un poco su inocencia. Para mi Utena, aunque pierde una vez lo cual en parte representa un crecimiento (y da, para mi un momento bastante emotivo en el anime) no deja de llegar hasta el final, casi imbatible e inocente, sin que el mundo le haya reprendido por su modo de vivir. También es curioso la visión del individualismo frente al colectivo que acaba teniendo la serie siendo para mi, aunque personajes simbólicos, un grito a la identidad y al no dejarse incluir en el grupo (aunque obviamente todo es discutible, y ya una empieza a delirar y se le va la olla con esta serie).
Otro punto que aunque parecería no tan importante a mi me llama mucho la atención son los dos personajes que hablan en forma de sombras y que de forma metáforica y muy libre parece que estén advirtiendo sobre los conflictos de cada capítulo. He de decir que me encantaba cada vez que aparecían intentar pensar que estaban queriendo decir, si es que decían algo, claro.
Además también me parecen muy curiosos algunos capítulos con menos peso argumental, sobre todo pienso algunos protagonizados por Nanami que son muy curiosos a nivel de comicidad pero también por su surrealismo. Recuerdo el de la vaca, con toda su crítica a llevar algo por ser de x marca popular pero que llega a niveles bastante cómicos o surrealistas depende de como se vea. El otro que recuerdo es el del huevo que también llega a dotes curiosas de surrealismo, comicidad y que en fin en este caso me dejó bastante más sin comprensión que en el anterior.
Quizás si nos basamos a lo propiamente argumental, aunque sea una serie que puede costar de ver, por sus repeticiones, por su simbolismo que puede cansar y demás lo cierto es que también tiene hechos que valen mucho la pena por si mismos. Recuerdo particularmente la historia de Mikage que fue una de las que más me gustó, pero aun así he de decir que en general, la historia en sí, puede tener su interés fuera de todas estas inquisiciones medio filosóficas de cual es el sentido o sentidos varios que tiene Utena.

A nivel de estilo el simbolismo sube cada vez más a cotas insospechadas. Utena tiene una estética muy particular y aunque la animación es bastante antigua la forma en que aprovechan cada escena para contar más cosas a parte de lo que está pasando o a nivel argumental o los diálogos me parece increíble. Un montón de veces lo que pasa y la imagen van a la par y la segunda refuerza lo primero o te atrae la atención algún detalle. Uno de los capítulos que usa más esta divergencia o convergencia de lo que sucede y lo que se muestra es el que se descubre la verdad sobre Mikage y van apareciendo unas manos indicadoras de cosas que van cambiando de cantidad o de sitio. Relacionado con cierto punto sobre Mikage es una forma muy sutil de decirte algo sobre su percepción de la realidad es extraño y lo cierto es que esas manos indicativas son un recurso que me parece bastante original.
Además de esto tengo que decir que el diseño de la academia va un poco a la par con toda esa terminología de príncipes y princesas que tanto usa esta serie. Lo cierto es que todo el anime se sitúa en esta academia así que ciertas imágenes de paisaje son recurrentes y acaban creando una buena ambientación. Aunque también es cierto que la academia tiene todo un simbolismo como el lugar de las “leyes” el sitio civilizado, la isla de humanidad, casi se podría decir que el huevo que tienen que romper es también el graduarse o el irse de allí que se podría relacionar fácilmente con cierta escena del final.
Aunque también es cierto que la forma en que está contada esta historia tiene un fallo que a muchos, yo incluida, en ocasiones, nos puede cansar: la repetición. Está claro que la animación de esa época o de ese estudio concreto no podía permitirse hacer tantas imágenes nuevas y que tenía que aprovechar al máximo todos los “fotogramas” (sé que en anime no se dice así) que pudieran para no tener que dibujar tanto. De hecho aún ahora hay animes que se quedan mil años en la cara de un personaje en una conversación que simplemente lo hacen para ahorrar tiempo en dibujos. Pero el caso de Utena es muy bestia y nos tenemos que tragar transiciones de transformación o de combates que son calcadas unas a otras y solo varían de saga a saga así que nos toca aguantar una y otra vez lo mismo. De hecho los duelos, por mucho interés simbólico que tengan acaban por cansar un poco por ser básicamente lo mismo, saber lo que va a pasar y ser unos cuantos minutos iguales y que casi sobran en cada capítulo. Pero en fin, yo con todo lo que me ha ofrecido la serie me veo capaz de perdonarle esto (aunque por ello haya tardado mucho en verla).
Además de esto hay que añadirle una banda sonora increíble. Unos temas instrumentales como el Jardín Luminoso que tiene peso argumental y otro que adoro llamado Afrodita de la muerte. Además de estos tenemos los cantados con un opening memorable y los temas de batalla que aunque sea siempre la misma canción es lo suficientemente épica para esos momentos. Os dejo el opening y el tema instrumental que me gusta más.


A nivel de personajes es cierto que en general acaban teniendo más papel simbólico que como personajes en sí. Utena como ya se ha dicho es la chica fuerte pero acaba siendo un símbolo de pureza, nobleza (como se cansan de decir) de valentía y de casi las virtudes humanas en general. Como he dicho alguien ha interpretado que es la mujer independiente frente a la mujer sumisa que representa Himemiya. El caso es que Utena como personaje creo que bebe mucho del estereotipo de protagonista del shojo clásico (tipo La rosa de Versalles y así, aunque admito que no tengo mucho conocimiento de estos mangas), de la chica que se hace pasar por chico y que por ello tiene características “masculinas”. Lo que hace especial a Utena es como decide ser ella misma un príncipe, querer defenderse a si misma aunque también es eso lo que después hace que la veamos más débil cuando cae rendida (o casi) a los encantos de ciertos personajes.
Himemiya quizás es el personaje más difícil de conocer. Para algunos la mujer sumisa que a la vez representa la mujer con su rol tradicional y con todo el sufrimiento, que, por su sexo ha tenido que padecer. En todo momento parece ser fría y casi impersonal, pero los pocos momentos que vamos descubriendo cosas de ella a mi me hacían querer más. Hasta el penúltimo capítulo Himemiya sorprende con sus acciones, sus motivaciones. ¿Por qué ese acto? Casi se puede asemejar a la mujer maltratada con sus problemas para librarse de la dominación del hombre. En cualquier caso Himemiya tiene el punto del personaje misterioso, que no sabes por donde va a salir o con que intenciones así que en parte es uno de los grandes puntos que te hacen continuar viendo el anime, saber de ella, quién es, qué busca.
Quizás interesen más ambas en su relación que muchos podemos ver entre ambas que la mayoría acabamos viendo lesbianismo aunque no tenga porque ser. Yo en este aspecto solo puedo decir que es cierto que la preocupación de Utena por Himemiya es extrema, pero teniendo en cuenta todo el simbolismo que tiene de poder valerse por si mismas las mujeres no sabes muy bien si tomártelo como que Utena solo quiere proteger la mujer que representa Himemiya o es un sentimiento más profundo. Desde luego todas las posturas que hay en la serie dan pie a pensar en lesbianismo y también en relaciones entre hombres y en este caso también es válido pensar en que la serie quiera además reivindicar que la mujer no necesita un hombre y a la vez que dos mujeres puedan depender la una de la otra y quererse. En mi cabeza las emparejo, pero ya sabéis que las parejas me las monto sola muy fácilmente.
Akio es para algunos la representación del estereotipo de hombre y que viva en una torre que según él es la más larga además de tener una evidente forma fálica quizás tenga que ver en eso o por lo menos con el personaje como el Hombre en tanto que el género con poder. En cualquier caso es quizás el antagonista más claro que tiene la serie y tiene ese papel curioso de origen de todos los malos. Casi se podría leer en esa clave interpretativa una especie de desprecio al hombre en comparación a la mujer pero no es algo que haya visto muy claro así que para mi está más siendo malvado por ser la tentación y ser adulto que por ser hombre. Sobre todo teniendo en cuenta que estamos en un mundo de jóvenes donde un adulto parece tener el poder y controlarlos a todos.
Además de esto quizás el incesto sería digno de comentarse pero no acabo de poder sacar nada en claro a parte de para poner más una concepción negativa en el personaje de Akio. Aun así si nos limitamos a la visión más estrictamente de Akio y su hermana como representantes del género de cada uno no sería un hecho significativo por ser simplemente una unión lógica. A esto habría que incluir los que no son amores correspondidos o consumados como serían representación de ello la hermana de Miki y el personaje de Nanami. Ambos también tienen una especie de atracción por el hermano que parece ser algo más que un amor fraternal, sobre todo en el caso de Nanami. Es algo curioso tanto hincapié en ello y quizás, ya yéndome a interpretaciones un poco locas, tendría que ver con el espacio de civilización en el que se encuentran. Tenemos unos cuantos personajes enamorados de alguien a quien no pueden poseer por las reglas sociales de la Academia (y porque no son correspondidos, aunque convenientemente ignoro esto) en el caso de la Novia de la Rosa por el estatus que tiene y en el caso de Yuri o Nanami son amores que escapan a la noción habitual de amor y que por ello, podríamos deducir que al estar en el espacio, físico y metafórico, donde se cumplen unas normas pues, por ello, son irrealizables. Y que esa lucha por la Eternidad o el poder para revolucionar el mundo se podría relacionar con lo anteriormente dicho (y sí, ahora ya podéis decir que se me ha ido la olla definitivamente).

Y en fin, supongo que podría seguir escribiendo cosas de Utena pero creo que por hoy ya está bien. Quizás en un futuro me plantee verla otra vez, con más años y nuevas perspectivas pero de momento me quedo aquí. En cualquier caso es una serie que recomiendo a cualquiera que busque una obra con pretensiones artísticas, llena de simbolismos y que da pie a miles interpretaciones distintas. Es cierto que puede hacerse densa y cansina por sus constantes repeticiones pero si las podéis soportar yo os animaría a verla.

Lo mejor: simbolismos, idas de la olla, varias interpretaciones, personajes, la historia en sí tampoco está mal, la música.
Lo peor: las repeticiones


Hasta aquí mi aburrimiento.