viernes, 16 de octubre de 2015

Shimoneta to iu gainen ga Sonzai shinai taikutsu na sekai (anime)

¡Hola! Nuevo anime en el blog
Título: Shimoneta to iu gainen ga Sonzai shinai taikutsu na sekai
Significado del título: Un mundo aburrido donde el concepto de los chistes verdes no existe
Extensión: 12 capítulos
Formato original: light novel
Adaptaciones: anime
Estudio del anime: J.C. Staff
Autor original: Hirotaka Akagi
Otras obras del autor/a: Nidome no Natsu, Nidoto Aenai Kimi

Te gustará si: no te importa el ecchi o te gusta, quieres una comedia y te gusta el sexo desvergonzado y que llega a niveles altos de exageración o de locura.
Ni lo intentes si: no eres muy fan de las historias que no parecen avanzar, no soportas el ecchi o en general el humor verde.
Sinopsis
En un mundo distópico en el que todo lo relacionado con el sexo está censurado, Tanukichi Okuma ha decidido entrar en uno de los institutos más rigurosos con las leyes sobre el sexo porque admira a la presidenta del consejo estudiantil, pero sin poderlo evitar se verá involucrado en los actos terroristas del SOX, que quiere expandir el conocimiento sexual entre los estudiantes. Porque, al fin y al cabo, un mundo sin chistes verdes es uno muy aburrido, ¿no?

Opinión
Este anime es por lo menos curioso. Desde luego no es para todos los públicos por todas las referencias sexuales que tiene, e incluso si no tienes problema con ello tampoco creo que sea para todo el mundo porque tiene momentos donde las referencias sexuales explotan y llegan a cotas insospechadas de exageración que pueden resultar desagradables para algunos. Lo cierto es que no pensaba ver este anime porque me parecía una excusa barata para poner fan-service por todas partes pero aunque lo sea a la vez tiene algo de parodia y por lo menos tiene una manera de burlarse del género sin escapar de él y caer en todas sus bromas recurrentes. Es complicado recomendar Shimoneta porque aunque tiene momentos buenos, como comedia de vez en cuando no está mal, llega a un punto que cuesta de entrar en todo ese panorama tan estrafalario y que te aleja un poco de lo que está pasando y cansa, te parece que no va a ninguna parte y que no tiene ninguna motivación u objetivo y solo se alarga (pero en 12 capítulos se aguanta bien, eso sí). El problema que tengo con el anime es que parte de una idea y un punto de vista que se podrían haber aprovechado más para ser más parodia de todo el género ecchi pero se queda a medio camino. No está mal (aunque repito, no es para todo el mundo) pero llega a cansar y no acaba de aprovechar el potencial.

Una de les cosas que más me gusta del anime es la premisa. El mundo distópico donde todo lo sexual está mal visto es un punto de partida que podría tomarse en serio y hacer una buena historia, pero aun así no me quejo del tono humorístico que le dan. De hecho es una buena manera para tener una excusa para hacer escenas medio eróticas de forma que tengan un “sentido”, que se incluyan en bromas o juegos de palabras y lo mejor de todo, que los personajes sean conscientes de lo sexual y puedan tomárselo a risa. Con esto quizás no me hayáis entendido pero la escena típica del fanservice es un plano donde casualmente se ven unas bragas de una chica porque vende, así de simple. Shimoneta si enseña unas bragas (y no será porque no salen) entra dentro de los diálogos jocosos e incluso de la trama reivindicándolas. Creo que los animes con fanservice deberían aprender un poco de esto, no hace falta que me lo integren en la historia, pero si es tan necesario que aparezcan bragas, planos medio eróticos o lo que sea por lo menos haz que sea un motivo de comicidad, que no sea solo para el disfrute del espectador o del protagonista, que haya una conversación sobre ello, que haya parodia. Y eso es quizás lo mejor del anime (o de la light novel en la que se basa, supongo que irán en el mismo tono) que sabe explotar la hipocresía que representa el ecchi en la industria del anime/manga. El ecchi es una constante que es casi imposible salvarse de ella en el mundo anime, pero a la vez en la mayoría de obras con gran contenido de este tipo es algo que aunque pasa no se reconoce, ningún personaje (a excepción de alguno masculino) tiene consciencia de ello. Y de hecho no es algo ajeno a la sociedad japonesa el hablar de forma poco directa y omitir cosas que puedan ser poco dignas y que haya tanta sexualización en este tipo de producto no es de extrañar aunque parezca una contradicción aparente. En este panorama de una industria que aunque esté completamente sexualizada se hace de forma que no se habla de sexo Shimoneta plantea una sociedad que en ello nos puede recordar muchas cosas de esa contradicción que se puede llegar a vivir en el anime. Y esa reivindicación de Shimoneta es digna de ser escuchada y me encanta ese tono que aporta de exageración, de ir “sin tapujos”, el único problema está en que al ser tan exagerada llega a ser cargante a momentos y que aunque me encante el tono que tiene acaba cayendo un poco en lo grotesco o puede que más bien, en parte, en lo mismo que critica.

El problema principal con Shimoneta es que, aunque en 12 capítulos se aguanta bien, podría llegar a aburrir con facilidad y que el cambio de idioma le perjudica bastante y aunque los juegos de palabras más o menos podemos intuirlos no nos llegan tan directo como al público propio del país. Además de esto la historia en sí es de lo más insulsa, quiero decir, que por ella misma no vale demasiado la pena. Así que acaba siendo casi una serie episódica que avanza de forma muy lenta y cada uno de los capítulos es una nueva manera de expandir el sexo en el mundo. A medida que avanza la historia tenemos ciertos enemigos que “derrotar” pero creo que funcionaba mejor con los distintos planes que ponían cada día para expandir ideas sexuales, por lo menos había cierta creatividad en los métodos que usaban y llegaban a límites curiosos. El problema es que llega al punto de la repetición de las mismas interacciones entre personajes que se quedan en un arquetipo de personalidad sin evolución y lo peor de todo sin llegar a tener interés por ellos.
Pero en fin el humor es lo principal y algunos descubrimientos para propagar el sexo llegan a ser muy divertidos. Por ejemplo todo lo que tiene relación con el mundo yaoi o con la dibujante aunque fuera un gag recurrente me resultaba entretenido. Luego está todo el descubrimiento de Anna de su sexualidad que a parte de ser origen de un montón de exageraciones llega un punto que aburre más que divertir.

La animación en general es normal, sin más. Quizás tampoco acaba de destacar a nivel de música pero los dobles sentidos de tanto el opening como el ending son dignos de mención. Os dejo el opening porque me gusta bastante como juega con la sexualidad.

Los personajes acaban cayendo un poco en el estereotipo como ya he dicho antes. Quizás no me importaría de tener la oportunidad poder leer las novelas originales y al final te puedes acostumbrar a ellos pero en el anime no he acabado de conectar con ellos. El protagonista es probablemente el personaje con menos personalidad de todo el anime está ahí para acabar las bromas y para ser el normal entre locos así que no destaca en ningún sentido. Luego está Kajou que es el estereotipo de chica con ideas alocadas que saca al chico de la monotonía (véase Suzumiya) pero a esto añadirle el elenco de personajes como las otras dos chicas: la dibujante y la bajita manipuladora es un grupo que por lo menos tiene potencial pero que no llegan a tener interacciones memorables y que cansan. Además de lo comentado de Anna que aunque en cierta medida pueda ser un personaje curioso llega a cansar en su faceta más exagerada.

Resumiendo, Shimoneta no es un buen anime, podría haberlo sido, tiene algunos momentos y un tono que me ha encantado pero falla en la ejecución proporcionando algo de entretenimiento pero fallando incluso en esto. Aun así me quedo con lo que más he disfrutado del anime, ese tono irreverente, esa manera de reivindicar que el anime puede hablar de temas sexuales sin tapujos y sin necesidad de caer en el ecchi más estúpido que solo está para que supuestamente disfrute el espectador.

Lo mejor: el tono, el humor, que, en parte parodie el ecchi.
Lo peor: que no llegue a ser todo lo que podría, que escasee el contenido a nivel de historia, que los personajes no convenzan.


Hasta aquí mi aburrimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario