martes, 1 de diciembre de 2015

La Regenta, Leopoldo Alas Clarín (libro)

¡Hola! Nuevo libro en el blog.
Título: La regenta
Autor/a: Leopoldo Alas Clarín
Otros libros del autor/a: Su único hijo, Cuesta abajo
Páginas: 659
Formato original: libro
Adaptaciones: series, películas

Te gustará si: no te importa leer novelas con un ritmo pausado, quieres una historia que profundice en los personajes, crear una ambientación amplia, os gusta leer por el estilo.
Ni lo intentes si: quieres algo lleno de acción, no te gustan las novelas realistas que tienen un estilo en el que predomina la descripción..

Sinopsis
En las paginas de La Regenta se recrea un gran fresco narrativo sobre la sociedad burguesa y urbana, dominada por la nobleza decadente, el clero egoísta y la política caciquil, centrado en la seducción y el adulterio de una dama, Ana Ozores, representativa de aquella sociedad. Influido por la escuela naturalista fundamentada en Zola y Maupassant, pero anclado aun en argumentos románticos, Leopoldo Alas Clarin escribió la que ha sido considerada como la mejor novela del siglo XIX español. (fragment de la sinopsis de una edición Penguim Random Mondadori)

Opinión
La regenta es una novela de la que no sabía muy bien que esperar. Lo cierto es que le tenía miedo de la novela porque la cantidad de páginas, que te la presenten como realista (que normalmente significa un montón de descripción) que no sepas muy bien que te vas a encontrar y que mi referencia más recientemente, por lo menos temáticamente, fuera Madame Bovary, un libro que me da a mi o que he leído una mala traducción o no era el buen momento, la verdad. En cualquier caso la novela de la que tengo que hablaros hoy me ha sorprendido para bien, tiene sus momentos densos, para mi sobre todo algunas referencias a cosas más concretas de la época me perdían un poco, pero aun así lo cierto es que es una novela llena de crítica social. Pero lo que más me ha llamado la atención es el tratamiento de los personajes ja no la parodia sino como aunque sean en muchos puntos horribles, tengas ganas de matar a la mitad, el narrador sea impasible ante su dolor y en muchas veces al presentarse las cosas “como son” sea más fácil ver todos los defectos insoportables del todo el mundo a la vez, en ciertos puntos también son capaces de despertarte ternura. Y con lo que me quedo del libro es la sensación desagradable de acabar el libro, de verdad que últimamente noto que cuando un libro me gusta me hubieran dado ganas de seguir leyendo más sobre los personajes, esa sensación de que has perdido algo. Pero en fin, no me hayáis demasiado caso.

Supongo que debería hablaros del argumento en sí, pero se me hace un poco difícil, quiero decir que de nuevo es el caso de una obra que la acción se limita a básicamente relaciones entre personajes y la exploración de ideas y de la Vetusta que crea el autor. Por ello, como puede resultar evidente no esperéis que pasen cosas, de hecho hay más tensión por saber si se va o no a consumar el adulterio y vaya ahora cuando pase hablar de la estructura de la obra entenderéis más que no pase absolutamente nada. Lo cual obviamente, a depende de que lector puede frustrar y a otros puede no importar en absoluto.
Aun así quizás es interesante que la premisa del adulterio sea una de las bases de muchas novelas de finales del XIX después de la ya comentada Madame Bovary. No voy hablaros de teorías varias sobre este fenómeno pero si que me parece interesante como se trata el adulterio femenino como tema central que sirve como culminación de toda la decadencia social que envuelve y que se crítica. Por lo menos el caso de esta novela se nos presenta una Vetusta que parece corroer cualquier tipo de bondad o de individualismo en una vorágine de hipocresía y religiosidad exagerada.
Quizás si algo hay que decir a nivel argumental para mi sería comentar el final que deja tan poco satisfecho al lector (o por lo menos ese ha sido mi caso). Más que por lo que pasa en sí, lo cierto es que acaba de forma un poco apresurada para la lentitud de todo el libro y creo que entiendo ese corte tan tajante pero a la vez me hubiera gustado conocer un poco más, o tener la sensación de que se cerraba más. En cualquier caso más que un mal final en este caso creo que es más mi problema.

Pasando a la estructura de la que os hablaba antes, suele decirse que la Regenta se divide en dos partes de misma extensión de capítulos (15) que temporalmente recorren 3 días una y 3 años la otra. Sí, quince capítulos que más que tres días donde pasen cosas es más bien quince capítulos de presentación de personajes y del ambiente donde transcurre todo. Lo cual sin duda a muchos os puede asustar como me paso a mi en un principio, o por lo menos indica que va a ser algo denso todo lo que te van a contar. Sin embargo, aunque no negaré que en algunos momentos la lectura pueda ser pesada, sobre todo cuando hay referencias a cosas que no se conocen, de otra época, los tejemanejes de la gente de la iglesia de Vetusta o algunos detalles en general, he disfrutado mucho conociendo a personajes, incluso aquellos que no parecían tener relevancia pero que con dos frases ya necesitabas saber más de ellos.

Hablando del estilo tengo que decir que el texto en general es bastante ácido con un montón de detalles de la sociedad de esa ciudad que describe. Parece que nadie escape a la pluma del autor y que todo el mundo sea ignorante o malvado. Y lo que hace que realmente se nos presenten como personajes mediocres -por el motivo que sea- es como el narrador no juzga pero decide mostrarte detalles de cada uno para que te des cuenta de los defectos y de lo ridículos que pueden llegar a ser. Recuerdo principalmente un personaje que le gustaba usar palabras cultas e imitar al popular del pueblo como en ningún momento te decía que fuera un ignorante cuando te lo presentaba, pero al situarlo en una conversación y darte cuenta como usaba ciertas palabras o como nadie le tomaba en serio por mucho que él se creyera que sí eres tú quien como lector te formas la idea del personaje (aunque obviamente el texto te estuviera condicionando). Aun así he de decir que a la vez, aun con toda la dureza y la crítica que somete a todo el mundo (aunque sea de forma indirecta para que tú pienses así) había algo en mí que hacía que en algunos casos pudiera empatizar con los personajes, que realmente por mucho que fueran horribles en muchas cosas tuvieran algo de humanidad.
Lo cierto es que he disfrutado mucho de como está escrita La Regenta y aunque no voy a decir que no se os pueda hacer cuesta arriba en algunos momentos, en otros hay cierta magia en esa forma de narrar los pensamientos de los personajes, como a veces lo que hacen cuenta mucho más de lo que se podría pensar sobre quien son.
Aun así tengo que comentar la chorrada del día. Hay ciertas imágenes recurrentes que me llaman mucho la atención. Que la sotana sea una cárcel y le pese, lo entiendo, describe muy bien los problemas de Fermín y tal, pero ¿el sapo? No, en serio, la metáfora del sapo que entiendo como lo repugnante o lo mediocre aparece varias veces en la novela (la más significativa al final) y aunque le puedo dar un sentido sigue pareciéndome un poco extraña, quizás sea solo yo...

También debería hablaros de como el autor crea una Vetusta que está viva y lo opresiva que resulta. Parece que por el solo hecho de vivir allí cualquier cualidad positiva disminuya o casi desaparezca. Todos los personajes están limitados por vivir en ella, por todas las habladurías y todas las hipocresías que tienen que imitar siguiendo las normas no escritas de decoro. Es un pueblo que se cree ciudad en que todo el mundo quiere hacerse el moderno pero sigue inmerso en una religiosidad casi enfermiza. Y aunque Vetusta sea casi toda ella ignorante y beata en ella también brilla de vez en cuando cierto interés, cierta bondad aunque sea para apagarse...

Y en fin, supongo que ahora toca lo que realmente me ha encantado de La Regenta, los personajes. Que quede claro, en su mayoría son insoportables e incluso odiosos y por ello entiendo que algunos se sientan incómodos no pudiendo empatizar con nadie, pero a mi precisamente por la gran cantidad de defectos que tenían, por como a veces me daban ganas de dar palizas a alguien pero a la vez me preocupaba por ellos me ha encantado conocerlos. Con Ana paradójicamente es con quien peor me he llevado, de nuevo es un personaje interesante y que me ha gustado conocer pero sus momentos estúpidos, sus ataques de religiosidad y en general su pureza que es más propia de no pensar que de otra cosa pueden cansar a muchos. A la vez el conocer todas las circunstancias que le han hecho ser la que es pueden despertar cierta compasión (aunque no sea mi caso en general). Pero en fin, aunque me daban ganas de despertarla de su tontería (lo que por cierto también me pasaba con Karenina aunque no tanto con Bovary, ¿será cuestión del estereotipo de mujer de que vive de la idealización del mundo? No sé) era soportable.
En cualquier caso pasando al personaje que me ha pasado más interesante tengo que hablaros de Fermín de Pas, es un cabrón de mucho cuidado, todo hay que decirlo. No le importan los demás a no ser que pueda tachar su reputación, pero a la vez ver esa pasión que tiene que reprimir, esas ansias de control y de ambición... Es de esos personajes crueles y pasionales que me encantan en novelas pero en la realidad es para salir corriendo de verlos. No sé si me entendéis. En cualquier caso a todo esto le unes la figura de Paula, su madre y lo cierto que ese personaje potente queda algo ridiculizado lo que le da una dimensión superior a todo el personaje en sí. De hecho, debería deciros que aunque entiendo que la novela esté hecha y titulada para que el centro sea Anita, yo he vivido la novela como si el protagonista fuera Fermín de Pas.
Hay varios personajes dignos de mención pero creo que tengo que hablar del marido de Ana. Es bastante irónico como el personaje, bastante ignorante, enamorado de Calderón y los dramas consistentes en recuperar la honra perdida se ve envuelto en ciertos sucesos y el final que acaba teniendo. Y aunque viva un poco en ese teatro poco realista, tenga esa crisis en un momento de la novela que le hace volverse religioso y en general sea algo tonto, el final de la novela hizo que sintiera algo de compasión por él, porque por muy simple que fuera no caía mal del todo supongo. Me paso un poco lo mismo con el “ateo”.

Resumiendo, si os gustan las novelas de personajes os gusta leer por el estilo y queréis algo con mucha crítica social en general, sin importar el momento, La Regenta es un buen libro. En cualquier caso no negaré que se pueda hacer pesada en algún momento pero en mi caso me había metido tan dentro del ambiente y los personajes que me quedé con ganas de más.

Lo mejor: estilo, personajes, ambientación.
Lo peor: para algunos puede ser muy densa, el final (me dejó algo confusa, con ganas de seguir leyendo no sabiendo muy bien que hacer o pensar aunque eso pueda ser también bueno...)


Hasta aquí mi aburrimiento.

2 comentarios:

  1. Sensaciones algo encontradas con esta novela.

    Es muy buena. Tiene una comedia satírica muy afilada, y la descripción de los personajes y de la sociedad es protentosa (tanto que la novela apenas ha envejecido y retrata muy bien a la sociedad española actual). Pero el estilo tiene problemas. Estilo muy elaborado y muy trabajado... pero es un libro denso, y eso unido a su extensión lo hace bastante denso de leer.

    ResponderEliminar
  2. Coincido con casi todas tus observaciones y si que es cierto que a nivel de estilo puede ser densa, pero como digo esta vez lo he llevado bastante mejor de lo que esperaba. De hecho últimamente me gusta más leer por el estilo así que aunque tienes razón que en ocasiones se puede desconectar en otras vale tanto la pena que no puedo quejarme (eso sí hay que leerla con paciencia)
    ¡Muchas gracias por pasarte!

    ResponderEliminar