martes, 15 de diciembre de 2015

Tratado sobre la tolerancia, Voltaire (libro)

¡Nuevo libro en el blog!
Título: Tratado sobre la tolerancia
Título original: Traité sur la tolérance
Autor/a: Voltaire
Otros libros del autor/a: Cándido,
Páginas: 240
Formato original: tratado, libro

Te gustará si: te interesa la figura de Voltaire, sientes curiosidad por leer textos en contra de los fanatismos religiosos (supongo que si tienes interés en un primer momento donde se empieza a dudar sobre la religión, la Ilustración y tal te interesará).
Ni lo intentes si: buscas una novela, no tienes interés en ensayos sobre la tolerancia, ni en las ideas del s.XVIII,
Sinopsis
En 1685, Luis XIV revoca el edicto de Nantes, que permitía la libertad de cultos en Francia. En este clima de intolerancia religiosa, Voltaire escribe el Tratado sobre la tolerancia con ocasión de la muerte de Jean Calas y anima al resto de los filósofos a hacer la guerra sistemáticamente, al Infame, es decir, a cualquier religión, pero, sobre todo, a la católica de Roma. Voltaire, a diferencia de Rousseau, pretende pasar de una oposición meramente intelectual a una lucha activa centrada en los casos particulares. El caso de Jean Calas, comerciante jansenista que fue declarado culpable en un juicio manipulado, y ajusticiado por un delito no cometido, iba a ser la primera aplicación de esa consigna que daba al resto de los filósofos. Voltaire organiza los datos de que dispone en una estrategia de combate sin antecedentes en la historia y que sólo puede compararse con una moderna campaña de prensa. La historia de los Calas es, en el Tratado sobre la tolerancia, un trampolín para hacer un juicio al fanatismo: de los detalles particulares Voltaire se eleva a las alturas bíblicas, históricas, metafísicas y conceptuales sin olvidar el recurso a los detalles del sentimiento personal. El autor se encarna en los perseguidos para buscar el triunfo final de la filosofía y de las luces sobre el Infame. (sinopsis de una edición de Espasa)

Opinión
Tengo que confesar que se me hace un poco difícil reseñar este libro y que realmente me he preguntado si hacía falta hablar de él. Lo cierto es que tengo la mala costumbre de reseñar toda obra que experimento independientemente del formato, pero he de reconocer que prefiero hablar de obras que sean ficción que intentar hablar de esta especie de ensayo, de antecedente al periodismo, de folleto propagandístico que es este libro. Sé que puede sonar algo extraño todo lo que he dicho que puede ser esta obra pero hay que reconocer que tiene una forma bastante curiosa y difícil de limitar. En cualquier caso más que hablar en términos cualitativos en esta ocasión me conformo con deciros que es una lectura curiosa, pero que más allá de eso no creo que se disfrute si no se tiene especial interés en el momento, en el autor o en algo en concreto.

Creo que la sinopsis que os he puesto es de lo más completa a nivel de entender contexto y todo lo que concierne a cuando se concibió y en qué circunstancias. Pero en fin, el origen de la obra es el caso Calas que aprovecha para elevarlo a símbolo de la injusticia y de los horrores causados por culpa del fanatismo de las religiones. Me parece curiosa la estrategia del autor para ennoblecer la muerte y pintarla sus circunstancias de tal forma que consigue bastante bien que el lector se quiera poner de su parte.
Pero supongo que a partir de esta excusa el texto se volvería más interesante con el análisis histórico de los momentos donde se ha vivido más fanatismo religioso y sus horribles consecuencias. Obviamente el tono del autor no es nada objetivo así que en todo momento tenemos un texto que intenta apelar al sentimiento del lector y a una especie de idea de lo que es natural que coincidiría con la tolerancia. A este nivel sirve para conocer algunas anécdotas o hechos relacionados con la religiosidad ferviente que había en algunos sitios en aquel entonces que no dejan de ser curiosos.
Lo que lleva al punto de más interés quizás por lo abstracto que es cuando se habla de la tolerancia a nivel más amplio. Hay cierto momento en que el narrador se dirige a la Naturaleza como aquella que tiene que guiar al ser humano que debe intentar vivir en armonía y guiándose por la Razón. Vaya, que es curioso a nivel de leer sobre los ideales de los ilustrados, sus ganas de romper con lo anterior para hacer un mundo que se guiara exclusivamente por la Razón, ese primer momento de optimismo, de que el progreso nos hará libres y todo eso. Por ello es por lo menos curioso leerlo.

Supongo que también es interesante como se intercala alguna carta ficcionada por la voz narrativa como si la hubiera encontrado realmente cuando la ha escrito el autor. Y la forma en qué sabe contar hechos históricos para que parezca que han sucedido para dar razón a lo que él defiende y sobre todo para resaltar la intolerancia francesa del momento frente a muchos ejemplos de bondad y tolerancia o de más permisividad (sean estos realmente así o no).
Por todo ello es un texto bastante corto que tiene su interés si queréis saber un poco más de la ideología de la ilustración además de si queréis informaros de la evolución del ateísmo o por lo menos de críticas a la religión Voltaire es un autor a tener en cuenta. Aun así si os interesa el autor creo que Cándido se disfruta mucho más por su carácter satírico y de fábula a la vez que tiene.

Resumiendo y por una vez no me enrollo si tenéis interés en temas de ateísmo, en la Ilustración o en Voltaire es una obra corta con ideas interesantes que no creo que os sea muy costosa de leer y que vale la pena. Aun así de no tener curiosidad por nada de lo dicho no creo que se disfrute demasiado.

Lo mejor: conocer un poco más sobre ideas de la Ilustración, el llamamiento al lector para que actúe o piense tan marcado que tiene la obra y que la convierte en una especie de campaña periodística que la gente de la época seguía.
Lo peor: más allá de la curiosidad no creo que sea un libro imprescindible o que pueda decirte mucho.


Hasta aquí mi aburrimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario