martes, 8 de diciembre de 2015

Un beso en París, Stephanie Perkins (libro)

¡Hola! Un libro en el blog, en esta ocasión vengo con uno juvenil.
Título: Un beso en París
Título original: Anna and the french kiss
Autor/a: Stephanie Perkins
Páginas: 440
Continuaciones: Lola y el chico de al lado, Felices por siempre jamás
Formato original: libro
Enlaces de interés: http://www.stephanieperkins.com/

Te gustará si: quieres una novela de romance adolescente, te gustan las historias inocentes, buscas entretenerte y poco más.
Ni lo intentes si: no tienes ningún interés en las novelas rosas y menos para adolescentes, no buscas algo superficial o para pasar el rato.

Sinopsis
La torre Eiffel, Amélie y un montón de reyes que se llaman Luis. Esto es todo lo que Anna conoce de Francia. Por eso, cuando sus padres le anuncian que pasará un año en un internado de París, la idea no acaba de convencerla.
Pero, en la Ciudad del Amor, conoce al chico ideal: Étienne St. Clair. Es listo, encantador y muy guapo. El único problema es que también tiene novia. ¿Conseguirá Anna el ansiado beso de su príncipe azul?
El humor y la tensión que se respiran página a página en el debut literario de Stephanie Perkins te atraparán y te llegarán al corazón. (de la edición de Plataforma Neo)

Opinión
Vamos a ser sinceros, desde el título de la novela ya nos está vendiendo que vamos a encontrarnos y las impresiones que causa no son muy positivas. Ni en el original Anna and the french kiss ni en la traducción Un beso en París creo que sean títulos fuera de lo tópico y esperado de novela romántica lo cual ya nos predispone a una lectura simple en argumento y que puede optar a otras cosas como crear unos personajes memorables o una relación interesante. Os diré la verdad me gustan las historias de amor como pasa páginas, después de leer algo intenso o denso siempre busco algo que no me haga pensar, que no necesite ejercitar neuronas y que se lea solo y desde luego con Anna lo vais a encontrar, pero me ha resultado tan sumamente simple, y lo peor de todo con algunos tópicos tan tontos que aunque, de nuevo como pasa páginas tiene su utilidad creo incluso considerándolo desde esta perspectiva es bastante malo, lo cual frustra cuando llevas expectativas bajas y sea una novela popular entre jóvenes.

Pasando al estilo nos encontramos con una primera persona que intenta ser graciosa, a veces lo consigue y a veces puede resultar más estúpida que otra cosa. Que, como no podía ser de otra manera, sigue los pensamientos de la protagonista femenina que no tarda en enamorarse del primer chico que ve y que nos guía de forma rápida y sin demasiada profundidad por los sentimientos de la protagonista.
El mayor problema que tengo con el estilo es que cuando intenta ser gracioso normalmente no lo consigue pero se aguanta, porque siempre voy a defender una historia que tire hacia lo cómico que se pase de melodrama, pero es que cuando tira hacia ser algo un poco más profundo llega a frases tan de muro de facebook como el hogar no es un sitio, es una persona o algo así. ¿En serio, sé puede ser más cursi? De nuevo culpa mía que no estaba de buen humor leyendo esto pero la verdad es que tiene puntos que me matan.

La premisa debe estar sacada de mil y una películas de comedia romántica. No tengo ejemplos y quizás me equivoque, pero el típico inicio de comedia romántica juvenil de la chica nueva del instituto aquí solo podría ser innovador por situarlo en París. Pero ¿sabéis qué?, y aquí viene lo peor, esta historia romántica típica que se podría aguantar por si sola como algo tonto pero agradable introduce todo una exaltación a la patria que casi parece que suene el himno de Estados Unidos en las páginas del libro y es algo que personalmente me molesta.
Vamos allá, la protagonista va a Francia pero solo se relaciona entre americanos por el tipo de centro al que va. Pero eso no es todo, el diseño de ideal masculino solo se le permite tener nombre y una parte de francés, no resultara que se aprendiera algo de una cultura extranjera, además en nuestro tour turístico por París la protagonista se sorprenderá con cosas como los paninis, solo hablará de películas americanas, aunque reconozco que de esto me di cuenta por opiniones externas (porque eso de ver cine europeo como una opción para una supuesta amante del cine se ve que no entra en la cabeza de la autora). Además de todos los prejuicios hacia los franceses de la protagonista que resultan graciosos y podrían estar bien si no fuera porque no se aprovecha en absoluto que estén en París. En serio, esta novela pasa en París por el título y las cuatro referencias estereotipadas porque sino estamos de lleno en cualquier ciudad de Estados Unidos. Y sí, me frustra mucho.
Metiéndome en el romance tampoco me ha convencido, se adopta por intentar alargar al máximo la unión de la pareja con un obstáculo que nos avisa la portada: el chico tiene novia. Pero no hay problema, la susodicha novia podría ser substituible por cualquier cosa porque es un nombre y es mala, por lo menos para Anna que no le permite estar con el buenorro de Étienne. Lo peor de todo es que, como no podía ser de otra manera, el chico tiene problemas familiares. Parece que no se pueden hacer historias de romance sin que uno de los dos personajes tenga problemas familiares, no es posible, siempre hay que salvarlos de ese pasado o esa situación.
Así que nada con dos tópicos se construye un argumento que no acaba de aprovechar lo que tiene. Que de nuevo, me conformo con poco en estos libros, me da igual que sea un tópico si haces que pase páginas sin cuestionar mucho pero si empiezas a poner tanta cosa que chirría empieza a molestar un poco.
El final es justo lo que esperábamos y algunos se les puede hacer mono porque el chico está diseñado para que, en teoría, le tengas afecto y sea adorable. En mi caso me ha resultado más molesto que otra cosa, así que el final, aunque no ha supuesto un alivio porque, de nuevo, el libro se lee solo, no ha dejado de hacerme sentir fría.

En cuanto a los personajes Anna que tiene un punto de humor, pero no demasiado, se enamora del chico un poco francés, pero también es un poco inglés (porque de nuevo, quien no sabe que el acento inglés es un requisito obligatorio para que un chico sea interesante) y se siente americano, le gusta el cine, pero solo el americano. Vamos, la típica chica blanca, heterosexual de clase media-alta, que ha tenido novio, pero es virgen, que tiene preocupaciones normales... Exacto la protagonista típica de comedia romántica juvenil, es más, añádele al cóctel el hacer unas malas relaciones de amistad. En novelas de este estilo muchas veces junto con la historia de amor nos encontramos el personaje de la amiga o el grupo de amigos y en este caso tenemos varios secundarios que deberían preocuparnos, pero no, no nos importan nada y en el papel de amiga tenemos alguien que solo parece estar ahí para el desarrollo de la trama y que en un momento dado demostrando la gran capacidad de amistad de la protagonista se enfada con ella por un motivo del todo estúpido. En fin, incluso esto le perdonaba si no fuera porque intenta ser un personaje que no se pase, que esté en equilibrio para que se empatice con ella para acabar siendo un genérico sin gracia.
En Étienne tenemos el chico que duda durante toda la historia, pero es gracioso, mono, adorable y trae de cabeza a la protagonista así que se lo perdonamos todo. A esto añadirle el típico, pobrecito mira lo que ha tenido que sufrir para que suba la empatía, ponle algo que lo haga un poco menos perfecto (véase gorro y miedo a las alturas) y que duda, solo duda así que nada hay que amarle, porque de nuevo, está pendiente de la protagonista, servicial, les gusta a todas... Lo siento pero no me convence.

Resumiendo, quizás haya sido dura con la novela porque entiendo que busque ser entretenida sin más, pero creo que hubiera funcionado mucho mejor en película, y aun así sigue teniendo tanto de ideología norte-americana que realmente es difícil disfrutarla aun como “pasa páginas”. Si os va la novela romántica juvenil poco pensada y mona os gustará, eso sí.

Lo mejor: se lee rápido puede entretener.
Lo peor: lo triste que es situar una novela en un sitio para acabar hablando solo de Estados Unidos, no maneja bien los tópicos, se olvida con facilidad.


Hasta aquí mi aburrimiento. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario