sábado, 30 de enero de 2016

Dance with Devils, Brains Base (anime)

¡Hola! Nuevo anime en el blog.
Título: Dance with devils
Significado del título: Bailar con demonios
Extensión: 12 capítulos
Formato original: anime
Estudio del anime: Brains Base
Año: 2015

Te gustará si: tienes curiosidad por ver un anime corto harem reverso, en parte musical, lleno de chicos que quieren proteger/matar a la protagonista.
Ni lo intentes si: eres humano (vale, exagero, o quizás no), no queréis algo que caiga en la repetición, no os gusta que no se acabe de dar mucha importancia a los personajes secundarios, no quieres oír a los personajes ponerse a cantar de la nada.

Sinopsis
Ritsuka Tachibana es una chica normal que vive con su madre cuando -oh, sorpresa- sucede cierto hecho inesperado, raptan a su madre. Sin saber qué hacer (porque es tonta) se verá rodeada por demonios atractivos que querrán seducirla mientras intenta buscar a su madre y enterarse que es el Grimorio que todo el mundo parece estar buscando.

Opinión
Si he acabado este anime es para ponerlo verde, fin. De acuerdo, quizás no sea para tanto, quizás solo sea que los productos para chicas que se venden solo como fanservice y que se decoran con algo de historia acaban mal conmigo (véase Amnesia, que aunque sea rápida de leer ideológicamente da mucho miedo), pero es que Dance with devils es peor que eso es un anime que estoy casi segura que se ha hecho ya con mente de vender un otome. Porque sí cabe decir que el anime es el formato original (hecho en parte por una empresa de otomes, eso sí), no viene de un otome como se lee por ahí sino que van hacer un otome posteriormente al anime que probablemente les venderá bastante y que sinceramente me gustaría poder leerlo para ver si va a ser tan malo como el anime. Pero en fin, mejor que no especule tanto y me centre a lo que vamos el anime que lleva el “damisela en apuros” hasta las últimas consecuencias y que hace un anime basando su argumento exclusivamente en ello.

La historia en sí se basa en Ritsuka, por motivo x, es atacada por demonios, vampiros (o es protegida por alguien que en este anime es lo mismo), que por su gran sex appeal (y por la influencia de cierta cosa) enamora a todo buenorro de turno que solo quiere estar con ella y protegerla o quedársela para él (que implica secuestrarla) y obviamente ella, seguirá a dicho hombre que le promete tener información de su madre, fin. De verdad que hacia tiempo que no me hacia tanto asquito un anime. Voy a repetirlo de nuevo soy consciente que se puede dejar la ideología atrás para leer ciertas cosas, que se debe entender que Japón no es precisamente el país más feminista del mundo y todo lo que queráis pero es que si ignoras que todos los personajes masculinos quieren secuestrar/proteger a la protagonista el anime se queda en que todo el mundo está obsesionado con un grimorio y al final resulta que convenientemente se soluciona todo y ala, nadie se queja, porque al fin y al cabo ya a todos nos daba absolutamente el poder del grimorio, ¿no?
De nuevo con los raptos continuos tengo que decir que el anime es tan absurdo en que llega un momento en que nos tenemos que tragar como la protagonista dice que no se quiere ir con alguien porque ya la han engañado muchas veces pero acaba yéndose porque, en fin como no sabe nada de su madre y un tío buenorro que además es un demonio o un vampiro, conocidos por ser gente de poco fiar te está diciendo que tiene información de tu madre, ¿por qué no seguirlo? Pero no os preocupéis la protagonista tiene un hermano (que obviamente está enamorado de ella porque, como no podía haber ese tipo de relación con su consecuente revelación totalmente “inesperada”) que la quiere proteger. Sí, porque el amor en el mundo otome es proteger a la protagonista, siempre, y que ella se quede quieta y no haga nada, y que cuando más quieta mejor porque no fuera caso que se rompiera al dar un paso.
Lo malo de todo esto es que el anime intenta hacer una protagonista que toma sus propias decisiones, hasta el final dice (y canta) que va a ser ella quien va a elegir sobre su propio destino, y me parece bien, pero que tal si antes de decidir tomar las riendas de tu vida aprendes a sino luchar plantar cara verbalmente a todos los tíos que te raptan, y no, plantar cara no es dar un empujón y correr después de un rato con ellos. Pero en fin, nuestra protagonista tiene un momento final bastante curioso en el que decide cierta opción que la incluye todavía más en la categoría de soy una chica normal y sosa que no destaco en nada. De verdad que este anime te ponen a una protagonista sarcástica que se cachondeará de cada uno de los numeritos musicales, de las pintas de los demonios o de lo que está pasando en general y aunque no haga absolutamente nada hubiera sido divertido. Pero en fin, yo soy de las que cree que si algo es malo pero es consciente de que lo es no es tan malo como algo que se narra en un tono serio y es para reírse de lo malo que es.
Desde un punto de vista argumental es completamente vacío, no tiene nada de interés a no ser que tengas fetiche por ver como una protagonista está rodeada de tíos extraños y se deja llevar por todos. Lo peor de todo es que el anime se toma en serio a si mismo pone incluso cierto hecho dramático que se supone que debe ser dramático y dar madurez pero casi parecía que lo único que querían era quitar del medio a ese personaje para que nuestra protagonista pudiera estar sola con sus chicos. Porque creo que es evidente, pero si me haces personajes que se limitan a ser una función o un estereotipo creo que por mucho que venga el drama me va a dejar indiferente.

Quizás lo único positivo del anime es su apartado más técnico y su ambientación (no aprovechada, por desgracia). He de reconocer que las canciones, por mucho que a veces rocen lo ridículo (véase arco-iris, corazones y unicornios) me parecen lo mejor del anime, quiero decir incluso si hay voces que no me acaben de gustar del todo un anime que combine canciones para explicar una historia me parece muy interesante y de nuevo yo con la música soy bastante complaciente y particularmente la canción final me ha parecido bastante agradable y la canción inicial (no el opening, el prólogo por decirlo así) casi te vende que el anime es bueno, pero solo esa canción luego empeora mucho. Es más dicha canción prólogo da una ambientación oscura, de ritos incluso el sonido que se oye cuando aparecen los capítulos es el típico de cuando empieza una obra de teatro que da un toque que podría ser muy interesante, pero hasta aquí, los cinco primeros minutos del anime, luego se pierde, los demonios podrían ser cualquier cosa y los exorcistas son el estereotipo de exorcista que va con un rosario porque queda bien, en serio, no hay más. Así que nada, podéis ignorar el anime y haceros un favor, la verdad.
Os dejo el opening (que está cantado por el actor de doblaje de Lindo, el nombre es curioso, desde luego) y la canción prólogo de la que os hablaba.

Los personajes apartando a la protagonista que es, como no podía ser de otra manera, la típica protagonista de otome que se supone que debe funcionar para que una japonesa se refleje en ella de forma que debe hacer poco por si misma y dejarse salvar por los buenorros de turno (aunque la voz de la actriz de doblaje es agradable cuando canta), tenemos a cinco chicos que corresponden perfectamente a un estereotipo y que, todavía peor, se nos presentan en un capítulo cada uno. De acuerdo está la excepción que son Lindo y Rem sobre los que se forma el triángulo amoroso principal pero los otros tres y el perro quedan totalmente secundarios y supongo que tendrán una ruta en el supuesto otome que saldrá inspirado en esto y muy malos tienen que ser los guionistas para no mejorar el trato que se les ha dado a cada uno. Sobre su personalidad son básicamente el rubio macarra que es un tsundere, el rubio ligón que tiene tendencias bastante yanderes (y que lo caracterizan con cierto toque de estereotipo español además de tener una obsesión con las mariposas), el ángel con tendencias sádicas que probablemente también se vuelva yandere (porque se ve que al estereotipo de mujer japonesa a quien va dirigido estos productos les gustan cuanto más locos mejor). Lindo es el hermano que se preocupa por la protagonista (porque ya se sabe un otome/eroge sin hermano protector o hermanita a quien proteger no puede existir, no se diera el caso que alguien se quejara) y que obviamente está superenamoradísimo de ella desde la infancia (y la protagonista lo ignora todo, porque es tonta). Y Rem que es el estoico o el típico chico frío que le cuesta mucho decir nada y que la protagonista de turno se enamora porque le van los retos, o algo así. En serio, en 12 capítulos no hay tiempo para desarrollar tantos personajes lo admito, pero es que no hay ni un esfuerzo, si te presentan a cada uno con una canción... En fin, de nuevo en el otome que saquen supongo que cada uno tendrá su ruta (y me imagino que en todas dirán que protegerán a la protagonista de todos los males, incluso de ir al váter no se diera el caso que la mordiera un cocodrilo en el culo) y supongo que se dignarán a darles un poco más de diálogo, pero poco más.

Resumiendo, y ya me he quejado bastante, este anime es de lo peor que he visto en mucho tiempo, por repetitivo, por darle absolutamente igual su argumento, por solo centrarse en como los chicos monos están por la protagonista (por matarla también, pero ignoremos eso), por tomarse en serio a si mismo cuando verdaderamente es patético. Y vale, quizás exagere (no, no lo hago) pero es que la verdad es que la única motivación que he tenido para acabarlo ha sido criticarlo (y ver que canciones cantaban, quizás eso también). Así que nada, quizás como entretenimiento a alguien le sirva, pero es que ni aun así se salva (a no ser que tengas ganas de reírte de lo malo que es todo).

Lo mejor: NADA (quizás las canciones y que son 12 capítulos, solo 12)
Lo peor: TODO (bueno, el argumento en sí, los personajes, lo cierto es que sí, todo es malo).


Hasta aquí mi aburrimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario