martes, 26 de enero de 2016

El libro de los amores ridículos, Milan Kundera (libro)

¡Un libro más en el blog!
Título: El libro de los Amores Ridículos
Título original: Směšné lásky
Autor/a: Milan Kundera
Otros libros del autor/a: La insoportable levedad del ser, La inmortalidad
Páginas: 224
Formato original: libro
Año: 1968

Te gustará si: te gustan los libros de cuentos, has probado con el estilo del autor y con sus personajes tan peculiares y te gustan, quieres leer sobre amores y sexo y como alguien puede entrelazar ambos con la relación entre el cuerpo y el alma.
Ni lo intentes si: has probado con algún libro del autor y no soportas su estilo o sus personajes (ambos creo que pueden ser fácilmente odiados), no has leído nada del autor (no creo que sea una buena opción para empezar), no eres muy fan de los cuentos.

Sinopsis
Tal vez por haber sido escritas en el periodo (entre 1959 y 1968) más feliz de la vida de Milan Kundera, según sus propias palabras, las narraciones que componen El libro de los amores ridículos son las más alegres, las más seriamente desvergonzadas y las más reflexivamente divertidas de toda su obra.
La farándula de personajes hedonistas que desfila ante los ojos del lector, todos ellos en busca de los juegos múltiples y contradictorios de la amistad, el amor y el sexo, y envueltos en un mundo lleno de severidad, hermetismo e inquisición, no puede sino incitar a la risa. Una risa auténtica, traviesa; un humor sabio, refinado y gozoso, al que nos tiene ya acostumbrados el autor de La insoportable levedad del ser. (fragmento de una edición de Tusquets Editores)

Opinión
Creo que ya deberíais sabe que Kundera es un autor que me gusta bastante, que descubrí hace dos años con La insoportable levedad del ser (sin saber muy bien que esperar con semejante título, la verdad) y que desde entonces cualquier libro suyo me llama la atención. Con La inmortalidad reafirmé mi amor por el autor y sin saber ni que era de cuentos compré este libro por el autor (véase mi gran conocimiento sobre los libros que compro que a veces me he llegado a comprar un libro que ya estaba en casa, pero en fin, es lo que tiene comprar en sitios de segunda mano y no importante mucho el dinero que gastas por ser muy baratos) así que en parte me decepcioné un poco viendo que eran cuentos porque aunque admito que tengo una asignatura pendiente con los cuentos sigo prefiriendo la novela. En cualquier caso supongo que a nivel general debo decir que había una repetición constante de temas típicos en el autor lo que a momentos se puede hacer pesado, aun así hay algunos cuentos que me alegro mucho de haberlos leídos porque tienen ideas de esas que se quedan contigo, imágenes bastante poderosas.

Pasando pues un poco más al asunto supongo que tengo que hablaros de esos temas que acabo de mencionar. En lo que he leído del autor es fácilmente detectable una tendencia hablar de relaciones amorosas bastante extrañas, donde de forma que me sigue pareciendo muy curiosa, como ven su propio cuerpo y su alma afecta a los personajes de forma que en la relación entre dos personajes también se entrelazan ambas concepciones sobre alma y cuerpo, la separación de la concepción de estos dos siempre crea una distancia entre los dos seres. Me llama mucho como el autor relaciona el alma con el cuerpo en las relaciones humanas y en fin, malentendidos y como colisionan y a la vez se unen dos visiones de la vida contrarias. Este tema que parece una obsesión del autor y que en un principio parecería que no tiene mucho que ver conmigo, no se como lo hace (quizás porque más que la obsesión de la distancia entre cuerpo y alma me quedo en la distancia que se establece entre los personajes por su concepción de la vida) pero consigue encandilarme y en esta recopilación de cuentos nos encontramos con uno llamado La comedia del autostop que se ha quedado conmigo, por como se mezcla el fingir y esas relaciones tan curiosas que solo he encontrado en Kundera y aunque tengan siempre un tono irónico trágico me parecen bastante reales.
Además de ello otro relato del que tengo que hablaros es de Eduardo y Dios me parece que la imagen final, que el autor incluso pide al lector que se quede con esa visión del personaje y es tan significativa. En fin, supongo que debería explicarme un poco pero el relato trata el tema de la fe (creo que no había leído nada suyo que tratara el tema) y lo hace de tal forma que parece ser la única forma posible de creer para el ser humano moderno. Es decir a parte de la típica historia del engañador que acaba siendo verdad (más o menos) lo que me interesa es esa necesidad de creer en Dios y a la vez la misma imposibilidad de creer en ello. Como sabréis el Dios ha muerto de Nietzsche resuena con fuerza, y es esa contradicción tan interesante de como ha muerto pero no la necesidad de que exista (podéis ignorar todo esto y llamarme loca).

El estilo creo que es donde no he encontrado tanta similitud con la forma de escribir del autor, no sé quizás fuera la traducción (a quien no le gusta echar la culpa al traductor, no en serio, es un vicio) pero más que eso supongo que los relatos no daban pie a esa repetición de un mismo motivo con distintos matices llegando a reflexiones bastante curiosas. No digo que no haya de eso, es más los capítulos sumamente cortos, incluso dentro de los relatos, se mantienen, algo que siempre agradezco por como produce más ganas de continuar, pero quizás me ha faltado más de esos personajes que colisionan ideológicamente casi sin saberlo y como el autor recrea algunas imágenes que me parecen inolvidables para ilustrar conflictos muy humanos.

Pasando a los personajes tengo que decir que hay un hombre que se repite demasiado, bajo muchas formas el cínico (o quizás solo descreído) que se acuesta con toda clase de mujer (y normalmente lo hace como una especie de necesidad, a la vez que una especie de reafirmarse como cuerpo y calmar el alma) que normalmente no se toma muy en serio la vida. Así que ya os aviso que este personaje, con distintos matices es frecuente en Kundera así que si tenéis problemas con el adulterio alejaros. En parte, he empezado a notar que ya no tengo tanta simpatía por estos personajes, pero a la vez me atraen, llamadme rara. Sin embargo he de mencionar como en el relato El doctor Havel veinte años después da un toque de decadencia física al personaje a la vez que, de nuevo incomprensión por parte de ambos, una pena que no se centre tanto en la relación de él con su esposa y que lo haga más en la necesidad de su ego de seguir seduciendo resultando bastante amargo el darse cuenta que el cuerpo no responde a ello.

Resumiendo, acepto que con los libros de Kundera me vuelvo más desastre de lo normal reseñando porque son más ideas e imágenes que historias, por lo menos para mi. Sin embargo, aunque los relatos no son lo mío este autor sigue siendo un buen lugar para buscar una concepción vital muy distinta a lo habitual así que por algunos de estos cuentos no me arrepiento de leerlo, pero como ya decía antes, si no habéis leído al autor yo os recomendaría empezar por otra cosa (a no ser que tengáis predilección por las historias cortas.

Lo mejor: algunas imágenes que se quedan contigo, ideas muy distintas de ver las relaciones humanas o la vida en sí.
Lo peor: algunos cuentos, como suele pasar en libros que recopilan unos cuantos, no me han acabado de convencer.

Hasta aquí mi aburrimiento.


No hay comentarios:

Publicar un comentario