miércoles, 20 de enero de 2016

Retorno a Brideshead, Evelyn Waugh (libro)

¡Nuevo libro en el blog!
Título: Retorno a Brideshead
Título original: Brideshead Revisited, the Sacred and Profane Memories of Capt. Charles Ryder
Autor/a: Evelyn Waugh
Otros libros del autor/a: Un puñado de polvo, Decadencia y caída.
Páginas: 421
Formato original: libro
Año: 1945
Adaptaciones: series, películas

Te gustará si: quieres una novela nostálgica, sobre problemas familiares, algo dramática.
Ni lo intentes si: te apetece algo alegre o donde pasen muchas cosas.

Sinopsis
La celebre novela británica que dio origen a la mítica serie televisiva de la década de 1980 y que mas tarde inspiró la película de gran éxito internacional. El retorno de Charles Ryder a Brideshead -la elegante mansión de lord Marchmain, convertida ahora en cuartel- devuelve a su memoria aquellos tiempos, anteriores a la guerra, en que paseaba embelesado por sus hermosos jardines y salones y se dejaba sucumbir al hechizo de sus singulares habitantes. En realidad, nunca pudo Charles librarse de su ambigua amistad con el inquieto Sebastian, ni de su obsesivo amor por la hermana de este, lady Julia, ni de la oscura y contradictoria fatalidad que dejo marcada para siempre la atribulada vida de los Marchmain con su huella de drama y desvarío. Retorno a Brideshead, una de las novelas mas importantes de la aclamada obra del celebre escritor ingles, fue motivo de una esplendida serie televisiva, interpretada entre otros, por Laurence Olivier, Claire Bloom y Stepahne Audran, que obtuvo un enorme éxito mundial. (sinopsis de una edición de Tusquets editores)

Opinión
Le tenía bastantes ganas a este libro pero debo admitir que creo que lo he acabado leyendo en un mal momento, sobre todo porque llevo una época con pocas ganas de leer libros lo que sin duda achaco en parte a que tengo que estudiar y se me pasan un poco las ganas. En fin el caso es que debido a las circunstancias lo cierto es que leí la mitad del libro en dos días y la otra mitad me ha costado mucho más sin que fuera más densa. Es cierto que hay un cambio radical de donde sucede la historia, de la edad y de todo, pero desde luego el cambio de ritmo en mi lectura tiene bastante que ver con el estado de ánimo así que no os desaniméis por ello. En cualquier caso supongo que me he sentido algo lejana con lo que sucedía (sobre todo en la segunda parte) por todo lo que acabo de deciros y no he podido disfrutar del libro tanto como creía. Es una sensación extraña porque tenía todo para gustarme, y de hecho, si pienso por partes lo que he leído me parece bueno, pero no he podido entrar del todo.

Quizás si hay algo que destaco de la novela es la nostalgia que desprende desde la primera página. Creo que es lo que en un principio me llamó más la atención porque tengo debilidad por ese tipo de
historias y porque en un principio se centra en los días de universitario del protagonista y lo cierto es que esa mezcla de juventud, en parte descontrol y sobre todo de Sebastian me encantó. Oxford te rodea y que acabe es un golpe duro, la verdad. De hecho, quizás por este inicio donde parecía que quien verdaderamente era importante era este personaje el cambiar el interés y que, para mi, no se explotará suficiente su decadencia me decepcionó un poco (sobre todo porque en mi mente el protagonista y él están juntos, creo que la novela da bastante pie a pensarlo así que no es solo mi mente).
Pero en fin, después de esos momentos basados en la juventud se pasa a una especie de exploración sobre la falsedad en general con ciertos personajes muy característicos como la gente de Brideshead en general o la mujer del protagonista. La novela cambia totalmente y se revela como lo que me prometía la sinopsis de mi edición: “retrato de familia decadente”. O lo que yo diría como el catolicismo nos mata pero somos incapaces de escaparnos de él. En fin, es por lo menos cuestionable y curiosa la visión que da de la religión, y concretamente del cristianismo católico porque, probablemente por culpa del momento en que he leído, de mi incapacidad para detectar algunos detalles, solo he podido ver una relación ambigua con la religión. Se supone que si hacemos caso a una lectura biográfica deberíamos pensar que la novela tiene cierta apreciación por dicha religiosidad pero creo que el contenido trágico de la misma, para todos los personajes es innegable. En este momento lo he visto como una relación hasta romántica con la religión, no pueden dejar de creer en ella y a la vez les quita vida, por lo menos da que pensar (sobre todo si hacemos caso a ciertas interpretaciones sobre que piensa sobre la religión Charles al final).
Otro punto en que no había reparado demasiado al leer la novela es toda esa representación de la diferencia de clase y en como por el acercamiento de Charles con dicha familia también hay ese interés y glamour por la aristocracia (aunque sea decadente como esta, porque vaya familia...). Sobre todo con la segunda mitad de la novela donde las circunstancias de Charles son bastante acomodadas además de seguir incapaz de olvidar a los Flyte. He leído en un artículo que hablaba como Charles no estaba enamorado tanto de Sebastian (o de Julia) sino de la familia en sí, de todo lo que él no ha podido tener (de nuevo, vaya gustos tiene la gente...) y en parte es cierto además de las interpretaciones sobre la función del arte en la novela que también son por lo menos curiosas. ¿Veis lo que quiero decir? No la he podido disfrutar del todo, pero a la vez tiene muchas capas de interpretación y sobre todo de temáticas pero supongo que como ahora mismo hay ciertos temas que no acaban de captar mi interés no la he podido saborear del todo. En fin, se ve que tendré que volver a Brideshead algún día (ignorad el juego de palabras, por favor).
Así que lo admito, probablemente mi problema con la novela es que me he fijado demasiado en Sebastian (sigo interpretando a Julia como substituta, así es mi visión obsesiva) y que a mi también me conquistó la cual cosa no permitió que todo lo que sucedía a su alrededor (que era mucho) logrará gustarme de la misma manera.

Pasando al estilo se me hace un poco difícil de hablar sobre como está escrito. Sin duda me gusta como escribe el autor aunque no sé si fiarme demasiado de la traducción que he tenido a mi alcance (que a parte de antigua tiene ciertas cosas que por lo menos sorprenden...). Además el autor tiene una tendencia obsesiva con las analogías que llega a momentos por lo menos sorprendentes, es una pena que no me haya guardado citas porque de verdad que había algunas por lo menos sorprendentes. Otro rasgo es la ironía de ciertos pasajes. Me declaro inútil para esto porque hay ciertas cosas que parece que me faltaban referentes para acabarlas de comprender del todo así que por ello no he podido disfrutar demasiado de ciertos momentos de este tipo. A esto añadir algunos momentos de nostalgia, una ambientación envolvente en Oxford y sobre todo decadencia, hipocresía y religiosidad en un cóctel donde de vez en cuando hay cierta luz.

Supongo que me toca ir a los personajes y decir lo que ya os adelantaba: Sebastian. De acuerdo, quizás me pase pero sigo siendo una romántica para estas cosas y un personaje que es incapaz de crecer que en un principio es brillante, que enamora a todo el mundo y que evidentemente cae no podía no conquistarme. Así que sí, por lo menos de momento guardaré un buen recuerdo de Sebastian. Charles y yo en cambio no hemos acabado de congeniar del todo, quizás en un principio lo veía como un secundario en relevancia un narrador como el de El gran Gatsby pero supongo que después sigue pareciendo un testigo de lo que vio más que un actor y por ello no me dijo demasiado. Anthony tiene algunos de los momentos más curiosos de la novela con ciertos diálogos por lo menos memorables.
Luego la familia digamos que debería a destacar a Julia por su relevancia en la segunda mitad de la novela pero se me hace difícil hablaros de ella porque no me ha acabado de decirme del todo. Supongo que vale la pena por como se intenta liberar de la presión familiar y religiosa pero no acaba de conseguirlo del todo lo cual le produce una infelicidad de la que no sabe como escapar, digamos que el alcohol para otro personaje en Julia son las relaciones, o esa es mi impresión y supongo que en Cordelia se refugia en el intentar ayudar a los demás y parece que aun así, nadie se puede escapar de la influencia familiar.

Resumiendo, aunque parezca mentira no he disfrutado del todo la novela pero lo cierto es que si que me ha gustado leerla quizás mi visión demasiado centrada en Sebastian ha hecho que no disfrutara del resto pero aun así la amplitud temática de la misma creo que en general puede atraer a cualquiera. O por lo menos yo tengo ganas de releerla dentro de unos años y ver en que me fijo esa vez.

Lo mejor: Sebastian (ya paro con el tema...), estilo.
Lo peor: quizás no he acabado de entrar en otras partes de la novela y momentos más relatando el ambiente de la época, o el tema de la religiosidad y yo no hemos congeniado (se me hace difícil pensar que no me ha gustado porque hay una parte de mi que la ha disfrutado bastante, es un poco raro.)

Hasta aquí mi aburrimiento.


No hay comentarios:

Publicar un comentario