sábado, 13 de febrero de 2016

Hibi Chouchou, Morishita Shuu (manga)

¡Hola! Nuevo manga en el blog.

Título: Hibi Chouchou
Significado del título: Mariposas diurnas
Extensión: 75 capítulos (más extras) – 12 volúmenes
Formato original: manga
Autor original: Morishita Shuu

Te gustará si: quieres un shojo y no te importa demasiado si los protagonistas son tímidos, no tienen personalidad, quieres drama, no te importa que no haya mucha acción.
Ni lo intentes si: no eres fan del shojo o de los personajes poco carismáticos, no te gustan las relaciones puras e inocentes.

Sinopsis
Suiren es una chica muy bella pero muy tímida. Todos los chicos se fijan en su belleza pero ella no se atreve a hablar con ninguno. Sin embargo hay un chico en concreto que no se atreve a mirarla así que se sentirá con curiosidad por descubrir quién es él y porque no la mira.

Opinión
No me gusta este manga, pero como soy masoquista decidí leerlo entero. Supongo que no me puedo quedar con esto así que voy a intentar desarrollar todo esto un poco más. Empecé a leer Hibi Chouchou hace mucho tiempo, pero recuerdo claramente como me resultaba muy pesado que los personajes no hablaran, porque sí, este manga los diálogos entre los dos protagonistas no abundan y esas miradas tan típicas de shojo se alargan durante páginas. De verdad, es un shojo que es demasiado inocente, en todos los sentidos posibles y aunque intenta hacer una relación realista o por lo menos en la que se progrese de forma natural acaban por ser algo estúpidos los comportamientos de ambos. Supongo que en este manga dependerá mucho de dos cosas que os guste: si os gusta leer romances inocentes y si los protagonistas tímidos, indecisos os gustan o no (o si estos en particular os gustan). Así que nada, creo que es un manga que entre cierto sector puede gustar pero a mi me ha desesperado un poco (y más el decidir volvérmelo a leer entero porque hacia mucho de cuando había leído el principio.

La historia se centra de forma casi exclusiva en la relación entre los dos protagonistas. En una primera parte nos explica en como se enamoran hasta que se dan cuenta de esos sentimientos y de que ambos sienten lo mismo. Esta parte no es nada del otro mundo, sobre todo por como son los personajes y por como surge dicho amor y se desarrolla. De verdad, que unas cuantas conversaciones no hubieran ido mal de por en medio. Pero en fin, como decía el manga quiere dar una sensación de inocencia pero a mi este tipo de historias de amor que tiran por hacer algo mono, sin más, me matan. Parece a veces que este manga quiera ser un fanservice para todos los que quieran buen rollo y amor y yo que prefiero un buen drama o sobre todo comedia me mata que solo quieran hacer monerías y poco más.
Después viene una parte que empeora este inicio poniendo un drama barato. Quiero decir, ni siquiera es drama, pero ponen ciertos “obstáculos” en la relación basados en el karate y en las apariencias. El del karate soy capaz de pensarlo aunque siga pensando que es una tontería si que sirve para mejorar la relación entre ambos y conocerse, pero el de las apariencias me parece tan sumamente ridículo como está tratado que de verdad, ¿por qué me hacen esto? De verdad que aguantar a Suiren preocupándose por ciertas cosas y sin ser capaz de decir nada me frustraba, pero en fin, la cuestión es que supongo que el manga, en lo que intenta crear una relación que evoluciona de forma lenta pero segura funciona pero para mi ambos personajes son lo suficientemente inaguantables para que no pueda entrar en su relación. El final es lo que nos podemos imaginar y encontramos típico en estos mangas, nada más.
Otro punto a comentar son los intentos, a medias de poner a terceros en discordia. Otro punto muy frecuente de los shojos y que en este manga me pregunto por qué lo ha usado. Quiero decir tenemos un primer personaje que aunque no acaba haciendo nada, se abandona y cambia demasiado rápido, aun parece movilizar a la pareja, pero el segundo que se “interpone” no sirve de nada, aparece muy tarde y sin que haga nada, que tampoco nos importe y que nos preguntemos porque está ahí ese personaje, sin más.
Otro punto argumental que me gustaría comentar es la premisa de la belleza de Suiren. Punto positivo a la autora por hacer que por una vez en un shojo sea la protagonista sea la más bella del instituto, todo el mundo la admire por ello (solo le falta el club de fans, de verdad) y que sea el chico el normalito. Me parece agradable, ¿pero hace falta que sea popular por su belleza? Quiero decir, es una premisa como cualquier otra, ¿pero no podía haber hecho una chica que fuera popular también por su personalidad? Pero en fin, llega un punto que la belleza de Suiren que encandila a todo el mundo es tan extremo y ridículo que uno se pregunta si hacia falta, pero en fin, premisas de shojo.

El estilo de dibujo parece reforzar la idea de que todo sea mono. No es un mal dibujo, pero que queréis que os diga, me hubiera gustado que hubiera más diálogos y no tantas páginas con un pensamiento y muchas miraditas. De verdad que llega un momento en que parece que en el manga nadie hable. Y lo cierto es que no es tanto así, pero lo que es Suiren no habla nunca, de vez en cuando parece que se le ocurre que tiene cuerdas vocales y que no tiene ningún problema para usarlas. Kawasumi más de lo mismo, no habla demasiado aunque supongo que sino os apetece leer demasiado este manga no es una mala opción.

Los personajes como me he cansado de decir a lo largo de esta opinión son probablemente mi mayor problema con el manga. Suiren es bella y ya está, no habla casi nunca y cuando lo hace de repente se declara, explica como se siente (aunque normalmente tira más de gestos, tira de la manga, coge la mano...). De verdad, no piensa demasiado tampoco, aunque como es habitual el shojo está contado desde su perspectiva tampoco hay demasiadas ocasiones en las que conozcamos sus pensamientos así que nada, si no habla casi ni piensa casi, ¿cómo narices pretenden que empatice, me caiga mal, me caiga bien o simplemente que sepa quien es. Para mi Suiren son unos ojos bastante detallados y un pelo, nada más, de verdad que hacia tiempo que odiaba tanto una protagonista de shojo y de hecho, no es tanto odio como preguntarme por qué alguien querría que su historia la protagonizara alguien que no piensa ni habla (de nuevo se puede ser tímido, pero ello no implica que no puedas tener una personalidad marcada, que pienses o algo).
Kawasumi es tímido pero por lo menos habla un poco más. En su caso se supone que solo le da corte hablar con mujeres y en especial con Suiren porque recordemos que es la gran belleza del instituto. Pero de verdad, que algunas de las actitudes que tiene este chico y que dificultan la relación entre ambos también son dignas de entrar al manga y darle un sartenazo, por ello se ha puesto al nivel de Suiren y su relación me ha parecido estúpida, aunque reconozco que tiene sentido teniendo en cuenta los personajes de los que parte.
Los secundarios intentan darles un interés romántico a todos pero no creo que se profundice en ninguno y lo cierto es que parece más que la autora se viera obligada a profundizar un poco en ellos para que no se quedaran en el amigo del protagonista y lo único que se le ocurrió es enamorarlos a todos. Tenemos a Aya que es el estereotipo de amiga realista (y que me suele caer mejor que la protagonista) al lado de la tonta idealista de la protagonista que le dan un interés romántico que no aporta nada pero agradable sin más. El amigo de Kawasumi que es el tonto feliz (por decirlo de alguna manera) que lo emparejan sin más y que verdaderamente no me aportó nada. La otra amiga de Suiren que es más la chica mona tiene un interés romántico que se desarrolla en un capítulo que como historia por separado es agradable sin más, pero, de nuevo tampoco destaca en nada. Y así todos, y como ya he dicho los que intentan interponerse entre Suiren y Kawasumi tampoco dan para mucho.

Resumiendo, es un manga que si os gusta el shojo inocente y con personajes tímidos (de hecho a penas hablan) os lo podéis leer, pero la verdad es que a mi me ha cargado mucho, lo he acabado para poder reseñarlo y porque ya lo seguía muchos años pero me sigue pareciendo una historia pésima que cuando intenta poner drama es ridícula y que tiene unos personajes que me han agotado. En fin, estoy segura que hay gente que le puede gustar este tipo de shojo, pero no es para mi.

Lo mejor: es fácil pasar de página porque muchas veces solo hay dibujo, a veces es lo suficientemente normal para dar la sensación de ser una historia creíble por como evoluciona su relación.
Lo peor: los personajes llegan a ser muy estúpidos, su inocencia y su timidez cansan, también la historia en sí incluye “obstáculos” a mi parecer bastante mal tratados.


Hasta aquí mi aburrimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario