sábado, 27 de febrero de 2016

La verdad sobre el caso Harry Quebert, Joël Dicker (libro)

¡Nuevo libro en el blog!
Título: La verdad sobre el caso Harry Quebert
Título original: La Vérité sur l’affaire Harry Quebert
Autor/a: Joël Dicker
Otros libros del autor/a: Los últimos días de nuestros padres
Páginas: 673
Formato original: libro
Año: 2012
Enlaces de interés: http://joeldicker.com/

Te gustará si: buscas una novela de misterio para entretenerte descubriendo quien es el asesino, no te importa que sea tópica en cuanto a personajes ni el estilo mientras te entretengan.
Ni lo intentes si: no te gusta demasiado el misterio, no te gustan las novelas que se cansan de decir evidencias (vale, supongo que esto es cosa mía), ni personajes algo estereotipados (de nuevo quizás idea mía).

Sinopsis
La verdad sobre el caso Harry Quebert, de Joël Dicker, es una novela de suspense a tres tiempos -1975, 1998 y 2008- acerca del asesinato de una joven de quince años en la pequeña ciudad de Aurora, en New Hampshire. Quién mató a Nola Kellergan es la gran incógnita a desvelar en esta incomparable historia policíaca de la narrativa extranjera, cuya experiencia de lectura escapa a cualquier intento de descripción. El mayor fenómeno editorial de los últimos años: un joven suizo de 27 años con un thriller monumental, literariamente adictivo. (fragmento de la sinopsis de una edición de Alfaguara)

Opinión
Tengo varios problemas graves con el libro, así de entrada. Pero supongo que no debería adelantarme y decir que de verdad tenía expectativas con el libro, que creía que por lo menos me iba entretener y en el momento en que lo compre me había creído esas reseñas y comentarios entusiastas que decían que era un libro que mezclaba la historia policíaca con un nivel metaliterario a la vez que consejos para escribir. Pero como Murphy postula, si la tostada se cae lo hará por el lado de la mantequilla, o en este caso, justo después de comprar dicho libro empecé a ver opiniones que me quitaron la venda de los ojos y que me dejaron no tan entusiasta. En cualquier caso después de haber pagado por él intenté calmar mis expectativas e ir con mente abierta a su contenido. Lamentablemente casi solo con leer el primer consejo para escritores me di cuenta que muy bueno tenía que ser el misterio para que me gustara el libro, no lo ha sido...

Mi problema principal o por lo menos el primero es el estilo y el tono de la novela. El libro se toma a si mismo demasiado en serio para lo que es, y sobre todo es muy pretencioso. Quiero decir, poner esos malditos consejos para escribir (y de vida, de paso, porque, ¿a quien no le gusta creerse que tiene la verdad sobre la existencia humana?) antes de cada capítulo, y lo peor de todo esa impresión que parece querer decir que está ilustrando dichos consejos con su libro es para matarlo (el caso más claro en el último dice que hay que tener algunos giros argumentales finales para sorprender al lector, adivinad qué pasa...). Pero lo peor de todo no es cuando dice que hay que atrapar al lector o evidencias, lo peor es cuando llega a niveles de frase de facebook diciendo cosas como el típico no sabemos lo que tenemos hasta que lo perdemos (de verdad, si quiero leer evidencias me compro un diccionario, no hace falta que me digas frases que no te has molestado ni en pensar por ti mismo). Pero otro punto que no aguanto de como está escrito son ese tono de verdad moral de los consejos junto con las comparaciones del boxeo y la escritura. Quizás sea yo pero al final la repetición me cansa y no me parece ni demasiado original ni memorable. Pero lo peor de eso no está en esos fragmentos que hay al inicio de cada capítulo a modo de consejo, ni mucho menos, lo peor es que lamentablemente, el contenido de los mismos está a un nivel parecido, concretamente los diálogos son estereotipos de conversaciones. Es decir, leía a los personajes y de verdad tenía la sensación que estaba leyendo interacciones que había visto mil veces antes y que estaban creados a partir de la idea típica que tenemos de cada modelo de personaje. Es algo que impide que ningún personaje parezca creíble o te interese, pero aunque por ellos mismos no digan nada empeoran cuando intentan crearse relaciones entre ellos.
Antes de acabar lo malo del estilo cabe destacar algo que me parece ridículo. El libro trata, en parte el tema de la pedofilia, como no podía ser de otra manera todos los que pensamos en literatura y pedofilia se nos ocurre Lolita (que leí hace nada, por cierto) y ¿a que no sabéis a que hace referencia constantemente su manera de escribir N-O-L-A? Ajá, una referencia tan evidente que no se le debe haber pasado algún comentarista que compara al autor con Nabokov, debe ser lo único que tienen en común (es decir un homenaje consciente y pobre).
Pero en fin, vamos a reconocerle algo bueno al estilo del autor: es muy directo y rápido de leer(si es lo que buscáis) y me gusta que intente hacer todo ese juego literario (lamentablemente para mi es más pretensión que otra cosa, pero vaya...). Como digo, el libro no se hace nada pesado y aunque me haya enfadado bastante con el libro (en muchos sentidos, de verdad), no me importaba seguir leyendo y tenía curiosidad por saber si iba acabar como creía y como iba a resolverse todo el embrollo. En relación con el tema de libros dentro de libros es probablemente lo que me atrajo del libro, y si bien los consejos para escritores me sobran por idiotas, me gusta que el misterio esté tan relacionado con unos cuantos libros de por medio, como el libro que leemos tiene su explicación dentro del libro. Sí, creo que está bien manejado pero da la sensación de que el escritor aspiraba a más y se queda en poco.

El argumento tampoco me ha acabado de gustar. Debo decir que la novela de misterio y yo tenemos una relación compleja, quizás porque mi primer contacto fuerte con el género fue una especie de deconstrucción, con un montón de errores, desde luego y probablemente no sea genial (aunque sigo guardándole cariño a mi Umineko), pero eso que estuvieran todo el rato hablando sobre posibles teorías te hace parecer que los personajes de las novelas de detectives o tienen inspiraciones divinas sin sentido o no piensan lo suficiente. Mi problema en este caso es más bien el segundo y creo que el problema está con el reparto de la información. Hasta el final parece que todo va más o menos bien a nivel de investigar, va lento, no os diré que no, pero te vas enterado de información nueva lentamente y, sinceramente, a momentos me he sorprendido con algunos giros, pero lo que no puede ser es que al final, con ese afán de sorprender cambie mil cosas, descubra un montón de ideas simplemente por el impacto. No, simplemente no tiene sentido. Le perdono un giro que me ha resultado interesante y hasta cierto punto más o menos desarrollado sobre la existencia de cierto personaje, incluso me ha gustado lo de Los orígenes del mal, pero lo que no perdono es el culpable.
Obviamente no voy a ser tan cruel de deciros quien es, pero la cuestión es que tengo dos problemas, el primero es que lamentablemente a mitad de novela me figuré que sería esa persona y aunque dejaba de ser probable seguía pensándolo. Sin embargo, he de reconocer que hubiera preferido que no se hubieran confirmado mis sospechas porque para introducirlo tan al final, darle tan poca relevancia y dejar al lector con la sensación de que lo han engañado, que al final se han sacado un montón de información de la manga para intentar sorprenderte como fuera es muy decepcionante. Además, supe quien era el culpable por culpa de la manera tan idiota que tiene el autor de caracterizar a los personajes, su manera de describir ciertos acontecimientos hace que sea evidente que modelos ha seguido para construir sus personajes y como les da escasa profundidad es casi imposible que te sorprendan por su forma de actuar. Sin embargo, como digo, aunque tuviera claro el culpable remarco que hay giros interesantes, a mi gusto o mal presentados o poco desarrollados (en general) pero vaya, aunque muchos no sean nada del otro mundo creo que si que pueden llegar a resultar efectistas.
Pero en fin, la novela pretende ser algo más a parte de novela de misterio, y ahí falla un poco también por culpa del estilo y los personajes. Porque el centro acaba por parecer que quiere ser la relación entre Harry Quebert y el protagonista y que quereis que os diga, me parece una relación tan básica, tan de estereotipo de maestro que se cree superior y que le gusta hablar con lo que a él le suena a frases profundas y llenas de sabiduría con el alumno que lo acaba por idolatrar de manera exagerada que hay poco que destacar en ese sentido. De nuevo, quizás vuelvo a ser yo la desalmada o la única que no ha empatizado pero es una relación que en el fondo acaba siendo bastante vacía, o por lo menos que a mi no me acabó de decir nada por culpa de la forma como estaba escrita, no os digo que no.
Otro punto que por lo menos es entretenido es todo el proceso de escritura del libro que se supone que es el que tenemos en las manos. Reconozco ser débil ante libros que me hablen de edición, de escritura y lectura porque por lo menos siempre me hace gracia que se trate el tema, pero aquí el trato de la editorial y el personaje del editor es tan estereotipado como el personaje de la madre, de verdad que son diálogos que en cualquier película mala que salgan la figura de la “madre” o la del “editor” así, simplemente, podrían hablar de la misma forma. Quiero decir la madre es la típica que está obsesionada con casar al hijo y ya duda de su sexualidad porque no se casa. El editor es el tipo que solo quiere ganar dinero y que hará lo imposible para ganar el máximo.

Ya me he cansado de decir que los personajes son estereotipos, ideas de personalidades y poco más pero en fin, supongo que me toca profundizar un poco más. Empezando por el protagonista casi que podríamos decir que se basa exclusivamente en su hipocresía que le ha gobernado toda la vida y su manera de superarla, que en un primer momento es depender de su maestro, lo cual dice poco a su favor, por lo menos para mi. Sin embargo la novela trata de como se le cae el ideal e intenta recuperarlo si tras descubrir la “verdad” puede hacerlo, claro está. Y todo este crecimiento que podría haber tenido el protagonista, y que de verdad se nota que el autor intenta dar importancia y remarcar lo cierto es que me ha sonado lejano, el hombre me ha parecido superficial, uno más, y que verdaderamente más que funcionar como personaje servía como el que nos conduce a través del misterio, aportando poca personalidad.
Harry se supone que es la gran incógnita y aunque en parte acabamos conociéndolo la verdad es que no me ha resultado ni tan encantador ni tan carismático como debería. El libro te quiere hacer creer que Harry es encantador, que todo el mundo le tiene cierta simpatía (hasta que se destapa el pastel) y se supone que a través del paso de las páginas debería poner en duda toda esa personalidad brillante y genial. Mi problema está que desde el principio Harry me resultaba pretencioso en todo lo que decía y tener que aguantar al protagonista babeando por él no ayudaba, la verdad. Que sí, que hay un proceso de conocerlo y hasta cierto punto entendemos quien es realmente, pero creo que no me interesaba demasiado.
Nola acaba convertiéndose en el misterio real del libro o por lo menos en muchas páginas de este parece serlo. Y que queréis que os diga estoy tan harta de las musas (os dais cuenta que no hay figura de musa, o inspirador masculino, de verdad que tengo ganas de leer una obra donde sea el hombre al que se idealiza de esta manera que lo deshumaniza y que inspire a continuar con la vida a una mujer, simplemente por cambiar un poco), de la chica idealizada que se la conoce por lo que dicen más que por quien es que no iba muy alegre a conocerla, la verdad. Aun así, como me suele pasar con estos personajes que conoces más por los demás que por ellos, no puedo llegar a comprenderlos y se quedan tanto en una idea de ellos que se hace difícil empatizar con sus motivos o su forma de actuar. En el caso de Nola es particularmente difícil entenderla así que aunque todo el misterio gire en torno a sus circunstancias al final no creo que haya conseguido acercarme suficiente a su persona.
Debería quizás tratar a secundarios, pero en general acababan siendo un poco como los ejemplos del editor y la madre: la idea típica que tenemos del personaje x. Sin embargo reconozco que hay unos cuantos personajes, que por lo menos dan variedad y posibilidades de buscar culpables y que el ambiente de pueblo por lo menos hasta cierto punto está más o menos retratado de forma correcta.

Resumiendo, quizás porque ponen demasiado bien al libro, porque el libro se toma demasiado en serio a sí mismo y parece querer ser mucho más de lo que es, porque descubrí muy rápido el culpable, por las frases tan evidentes o típicas que tiene y sobre todo por los personajes tan estereotipados el libro no me ha gustado. Eso sí, como entretenimiento puedo entender que guste, y hasta cierto punto se aguanta, aun así, de verdad, necesito leer algo que me convenza de misterio, es un género que quiero que me llegue a gustar y parece que no hay manera...

Lo mejor: se lee rápido, algún giro curioso, todo los libros dentro de libros.
Lo peor: el estilo que perjudica que me crea a los personaje, el tono de superioridad que se gasta.

Hasta aquí mi aburrimiento.

2 comentarios:

  1. ¡Hola!
    Pues leer tu reseña me viene genial para rebajar esas expectativas. Todas las personas que me han hablado de "La verdad sobre el caso Harry Quebert" me habían dicho cosas muy positivas. Lo más seguro es que lo lea porque tengo curiosidad y quiero verlo por mi misma, pero voy avisada :)
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí, siempre va bien ir con expectativas más neutras y adentrarse porque ya se sabe por mucho leer reseñas cada uno le parece una cosa.
      ¡Gracias por pasarte! :)

      Eliminar