sábado, 30 de abril de 2016

Un enemigo del pueblo, Henrik Ibsen (libro)

¡Hola! Nuevo libro en el blog.
Título: Un enemigo del pueblo
Título original: En folkefiende
Autor/a: Henrik Ibsen
Otros libros del autor/a: Hedda Gaber, Espectros
Páginas: 178
Narración: teatro
Formato original: teatro
Año: 1883
Adaptaciones: película

Te gustará si: tienes interés en el autor, quieres leer teatro social, quieres algo que hable de problemáticas sociales, del conflicto entre el individuo y la sociedad.
Ni lo intentes si: no te gusta leer teatro, no quieres algo que trate temas de conflictos sociales.

Sinopsis
Una gran denuncia sobre la corrupción del poder y la manipulación informativa.
Considerado el más importante dramaturgo noruego y uno de los autores que más ha influido en el teatro contemporáneo, Henrik Ibsen firmó quizá con Un enemigo del pueblo su obra más controvertida. Su protagonista, el Doctor Stockmann, denuncia que las aguas del balneario, principal fuente de ingresos del pueblo, están corrompidas y son un peligro para la salud. Las fuerzas sociales del pueblo tratan de ocultarlo y él se queda solo en su denuncia, pues la verdad es incómoda para mucha gente. Más allá de lo anecdótico de la trama, lo interesante y que sigue suscitando polémica es la tesis de que el enemigo más peligroso de la razón y de la libertad es la opinión de la mayoría. Para Ibsen la mayoría no siempre tiene la razón, muy al contrario, nunca la tiene, es la minoría la que la posee, pues «la mayoría tiene la fuerza, pero no tiene la razón», porque «¿quiénes son la mayoría en el sufragio? ¿Los estúpidos o los inteligentes?». Sin embargo, «¿Qué importa que tengas la razón si no tienes el poder?», le contesta a su marido la señora Stockmann.
Una obra inmortal sobre la corrupción del poder y la manipulación de los medios informativos al servicio de ese mismo poder, por fin en su versión original, sin adaptaciones, tal como la escribió Ibsen. (sinopsis de la edición de Funambulista)

Opinión
Ya os aviso que vais a tener Ibsen para rato, disculpadme por ello. En este caso nos encontramos con una obra más de teatro social basándose en la lucha entre el individuo y la sociedad y sobre todo de la corrupción del poder y como los medios de comunicación manipulan la opinión pública. Lo cierto es que Ibsen, aunque siempre me da la sensación de que se me escapan cosas del autor, resulta muy actual en sentidos totalmente inesperados. Y cierto tema que se toca hacia el final no puedo decir que no me sintiera incómoda leyéndolo porque esa concepción sobre quien es inteligente, algo elitista en el fondo pero a la vez hasta cierto punto razonable que por lo menos da que pensar. En cualquier caso creo que es una obra de teatro interesante.

En esta obra vuelve a empezar en una situación bastante positiva y prometedora, Stockmann parece tener un futuro más prometedor con los baños que parecen ser un gran aumento de dinero y de repercusión para el pueblo. Sin embargo, como dice la sinopsis, descubre que hay un problema con las aguas y que están contaminadas y se siente con la obligación moral de informar sobre dicha situación aun con las pérdidas económicas que generará la reconstrucción del balneario.
A partir de esta premisa desarrolla algunos temas de bastante interés como algo con lo que se puede empatizar fácilmente como es la cuestión del individuo que movilizado por su idea de justicia se encuentra con la realidad. En un principio tiene una confianza casi inocente en que la verdad triunfará ante todo y que el mundo se rendirá ante ella pero como no podía ser de otra manera se dará cuenta de que la verdad no es una causa suficiente por la cual todo el mundo se vaya a poner de su parte y que los medios “progresistas” lo son solo en cuando no se arriesgan demasiado en serlo. Claramente se muestran en ese primer momento como el poder puede manipular a su voluntad a los medios de comunicación y en un segundo momento y de forma más problemática como dichos medios pueden manipularte la opinión pública como quieren y cambiar de poner de mártir a alguien a que pase a ser culpable de todas las desgracias. Todo este tejemaneje de poderes y influencias me parece bastante interesante y sorprendentemente creíble en el sentido de que el cambio de la opinión pública suena bastante creíble.
Sin embargo cuando la obra parecía que se iba a quedar en esa puesta en escena de la problemática de como la verdad o tener buenas intenciones es lo de menos en una sociedad donde lo que prima es el bien económico y manipular a las masas de tu parte, lleva la reflexión un paso más allá y cuestiona en parte la democracia como tal, o por lo menos el poder de unas masas manipuladas que no son capaces de entender la dimensión superior del conocimiento del “genio” o del individuo inteligente que es rechazado por ir en contra de la opinión popular. Y aquí es donde aunque por una parte la mayoría se puede sentir cercano a la idea de las masas como borregos que son manipulables Ibsen da una vuelta a todo esto de forma que te cuestionas exactamente hasta que punto se debe priorizar al individuo genial (o inteligente) o incluso hasta que punto puede funcionar una democracia o darle poder al pueblo si este en su mayoría no se educa o simplemente sigue, como habremos hecho todos alguna vez en nuestra vida, la opinión popular. La cuestión aquí es que hay una especie de velo que cubre que de verdad, aunque todo parece más complejo, sigue habiendo una opinión popular contra la que más te vale no meterte, aunque a la vez hay una falsa sensación de libertad de expresión que cuando se pone en práctica, a ciertos niveles, nos llega a molestar si no es cercana a lo que pensamos.
Sin embargo a la vez me parece terrible el mensaje elitista de que solo unos pocos son los que de verdad deberían guiar al mundo, aunque hasta cierto punto lo entiendo y aunque lo deteste hay una parte de mi que sin querer lo comparte. La cuestión de verdad que me resulta muy compleja y me veo algo inferior a todo este debate y quizás no parezca tan relacionado pero la cuestión es que el elitismo está en todo y algo que me toca directamente es la idea del arte. Quiero decir la modernidad parece que ha complicado tanto el arte que sino conoces toda la tradición no vas a entender nada (y si eres idiota como yo nunca lo vas a entender según que cosas) y de nuevo, puede no tener nada que ver, en ese sentido parece que la “cultura” (noción problemática que no vamos a entrar en cosas que no conozco...) sea precisamente casi imposible de acercarse a algunos libros que son más monumentos que otra cosa sin miedo. En ese sentido el proyecto de la ilustración de educar al mundo, que por otra parte es loable (por mucho que la ilustración tuviera sus problemas...), parece que no es posible con algo así, quiero decir, parece que la modernidad artística ha acabado dando la razón a esta obra de teatro en relación a este tema en concreto. Lo cierto es que es algo que quizás sea más divagación mía que otra cosa pero la cuestión es que yo tuve una etapa en mi que no creía en la calidad de las obras, solo en la opinión pero la cuestión es que con el paso del tiempo aún con muchos matices se me hace difícil no creer en esa calidad y casi el no hacerlo es no creer en la literatura como expresión artística misma... Pero a la vez ver esa, con muchas comillas, calidad objetivable (según que parámetros uses, y obviamente lo de que sea objetivo es algo que me cuesta decir) hace que precisamente se cree un elitismo de los que comprenden y leen obras con calidad y los que leen obras que, según a quien preguntes, no se podría decir que son literatura.
Creo que toda la reflexión se me ha ido de las manos pero creo que a ese nivel también es asimilable a la situación de la distribución de la sociedad o de pensar quien tiene razón o que vale más, el individuo o la sociedad, con todos los problemas que tiene aunque en un principio pueda parecer bastante simple.

Resumiendo, creo que en esta reseña más que hablaros del libro se ha convertido en hablaros de debates mentales que me preocupan y que este libro te hace volver a pensar. En cualquier caso no me enrollo más que ya he dado bastante la lata, creo que podréis leer ideas más interesantes que la mía sobre este tema y más claras (aunque viva la divagación, ante todo) y en fin, que si no os importa leer teatro creo que es una buena opción.
Lo mejor: debates morales que genera, cuestión social.
Lo peor: nada en especial.

Hasta aquí mi aburrimiento.

Estoy por hacerme dadaista (o crear el neodadaísmo, sino es que alguien lo ha hecho ya) y decir que de verdad no hay nada “objetivo” para valorar el arte y a la vez no decir nada coherente, reírme de toda la tradición artística y a la vez no poder escapar de ella... En fin, viva el dadaismo.
Acabo de buscarlo, era evidente, sí que existe el neodadaísmo...


viernes, 22 de abril de 2016

Hedda Gabler, Henrik Ibsen (libro)

¡Un libro más en el blog!
Título: Hedda Gabler
Título original: Hedda Gabler
Autor/a: Henrik Ibsen
Otros libros del autor/a: Espectros, Casa de muñecas
Páginas: 178
Narración: teatro
Año: 1891
Adaptaciones: películas, series.

Te gustará si: buscas personajes complejos y con múltiples capas, te interesa el teatro de Ibsen con su descripción social y de las problemáticas del momento.
Ni lo intentes si: no te interesa demasiado leer teatro o Ibsen en particular, no quieres personajes con morales altamente cuestionables.

Sinopsis
Las raíces directas del teatro actual se encuentran en la obra de Henrik Ibsen (1828-1906), quien no
sólo puso los cimientos de la escena moderna, sino que dio expresión a muchos de los problemas del mundo contemporáneo. Uno de los temas que están presentes a lo largo de todo su teatro la mujer como ser capaz de elegir libremente llega a su cima en la Nora de Casa de muñecas (1879) y en la protagonista de Hedda Gabler (1890). Si la primera obra fue causa de uno de los mayores escándalos en la historia del teatro occidental, la segunda ofrece el retrato de una compleja psicología femenina encarnada en su protagonista, una mujer capaz de sacrificar todo en aras de su independencia. (fragmento de una edición de Alianza Editorial que incluye también Casa de Muñecas)

Opinión
Lo cierto es que me ha tocado leer bastante Ibsen así que os aviso de buenas a primeras que vais a tener que aguantaros con varias reseñas dedicadas a este autor. En cualquier caso decir que yo conocía al autor por una representación que vi de Casa de muñecas (que también reseñaré próximamente)hace un año más o menos, lo que en mi mente equivale a olvidarse casi completamente aunque recuerdo que me gustó y que me pareció interesante la manera en que evolucionaba el personaje de Nora aunque no podía saber que implicaciones podía tener en el teatro de su época lo cierto es que en general Ibsen es sorprendentemente actual y creo que en todo lo que he leído de él es fácil de olvidar que hay una distancia de un siglo más o menos. Creo que esta obra es quizás la que más me ha impactado por su memorable protagonista. A ver si se explicarme porque me ha parecido tan curiosa.

Se dice que las obras de Ibsen, en un principio, empiezan de la forma típica de las obras tipo vodevil caracterizado por basarse en los enredos predecibles, y de hecho esta obra tiene una situación inicial que parecería eso, una pareja feliz que viene del viaje de novios e incluso se ve en el horizonte un posible ascenso para el marido. La cuestión es que esto no tarda en torcerse cuando conocemos que precisamente Hedda no es el estereotipo de mujer que se preocupa por el marido y está en la casa sonriendo sin hacer nada, no. Hedda está aburrida, desde el principio reconoce que se aburrió totalmente en el viaje y conocemos uno de sus curiosos hobbys: disparar al aire desde la ventana de su casa. No deja de ser interesante esta imagen que rompe con toda la normalidad que prometía y lo cierto es que intriga porque alguien puede dedicarse y puede encontrar divertido ponerse a pegar tiros al aire. Para mi me gusta pensarlo como dicen por esas ganas de destruir la sociedad pero que su cobardía, como ella misma se cansa de decir, le impide hacerlo de verdad, por ello ese simulacro, que de nuevo hace desde su casa, sin atreverse a salir de ella es una manera de metaforizar sus demonios internos. Otro punto que analizan algunos autores como Hedda en todo momento es el impulso de destrucción contra todo, pero sobre todo lo interesante es el aburrimiento, al más puro estilo de Bovary (no en serio, algo sí que tienen en común). Lo que pasa con el aburrimiento de Hedda es que no tiene ningún tipo de salida, es mujer en el siglo XIX lo que implica que a parte de dedicarse a estar en su casa y ser alegría de su marido poca cosa puede hacer a no ser que decida tener hijos.
Sin embargo, la cuestión es que sin embargo Hedda tiene miedo del escándalo, así que como no sabe que hacer con su vida decide “divertirse” a su manera, lo que consiste básicamente en controlar las vidas de todos los que están a su alrededor. El problema es que sigue insatisfecha, y aunque en un principio pueda encontrar divertido manipular vidas y hasta cierto punto según como lo veas intentar crear una realidad “estética” (como la obsesión que tiene por la imagen del amante coronado por plantas), pero su proyecto se desmorona. Otro punto interesante es también el futuro que se predice en la última escena para Hedda, si desde un principio este personaje había no tenido lugar donde realizarse como ser humano, ahora lo poco que podría llegar ocupar, incluso su propia casa, el espacio típico femenino, ha sido ocupado y lo que es peor, incluso sus técnicas de manipulación se vuelven contra si misma y contra su supuesta “libertad”. Obviamente Hedda no es libre, no lo ha sido nunca y el miedo al escándalo le ha impedido saltarse la sociedad que la constriñe pero a la vez tiene una cierta “libertad mínima” a la que aferrarse. Quizás sea solo yo pero lo cierto es que en este sentido Hedda me ha parecido que se ha sometido a las reglas sociales a cambio de moverse entre ellas con un margen de libertad pequeño de actuación que implica que en su vida más inmediata poder tener un cierto control, vacío de significado y para mi cuando se da cuenta de como incluso en su ámbito más íntimo ha perdido su margen de operación y en ese momento el acto que comete se convierte en su gran acto de valentía irónica. Puesto que pensando en los resultados que tendrán dicha acción será precisamente todo lo que le ha impedido ser libre.
Algo muy curioso que he leído es que los psicoanalíticas siguiendo a Freud ven en Hedda una mujer que tiene una obsesión por su falta de pene (digamos que en algunas teorías freudianas la mujer como tal está traumatizada por no tener pene) y que por ello en todo momento está con el manejo de las armas, símbolo muy masculino a la vez que de una forma fálica evidente. Obviamente, no soy la más adecuada para hablaros de este tipo de teorías pero lo he leído y lo cierto es que me parece algo interesante a la vez que con cierta validez. Al fin y al cabo, la idea de tener envidia de todo lo que pueda representar el “pene” en un sistema patriarcal para mi tiene bastante sentido, pero cada cual...

Lo cierto es que no puedo evitar quedarme con la figura de Hedda porque me parece un personaje enorme, despreciable a la vez que digna de compasión. De verdad, me parece increíble la construcción de sus contradicciones, de su manera de seguir siendo sí misma a la vez que ser incapaz de salir de la sociedad. También es interesante en esto como se van creando las relaciones entre personajes y como sutilmente van configurándose poco a poco el drama que acaba resultando su vida.
También es interesante en este sentido la contraposición de caracteres de las dos mujeres, Hedda y Thea. Thea es la mujer femenina y musa, es la mujer que se adapta a la vida como complemento al hombre y de hecho, parece no vivir sin ello. Sin embargo, con todas las debilidades y pocas capacidades que pueda haber tenido, Hedda la envidia por ser todo lo que ella no va a ser nunca y por como le quita todos los “juguetes” con los que se podía divertir.

Resumiendo, creo que esta obra da para mucho más que lo que os he dicho así que os recomiendo que investigáis y leáis. En cualquier caso, lo cierto es que me ha interesado bastante el personaje de Hedda con toda su maldad y sus contradicciones que la hacen tan profunda y a la vez fácilmente empatizable con ella.

Lo mejor: Hedda, como da a conocer a los personajes.
Lo peor: quizás mi reseña, en serio estoy espesa y tiene muchas cosas interesantes en que fijarse.

Hasta aquí mi aburrimiento.

jueves, 21 de abril de 2016

El avaro, Molière (libro)

¡Nuevo libro en el blog!
Título: El avaro
Título original: L'Avare
Autor/a: Molière
Otros libros del autor/a: Tartufo, Don Juan o el convidado de piedra
Páginas: 128
Formato original: libro
Año: 1668

Te gustará si: tienes interés en leer comedias de Molière, te gusta leer comedias clásicas.
Ni lo intentes si: no quieres leer a Molière o simplemente no disfrutas leyendo teatro.

Sinopsis
Renovador del exhausto género de la comedia en Francia, Jean-Baptiste Poquelin, Molière (1622-1673), entreveró la capacidad de observación, el talento literario y el impulso crítico para alumbrar un espectáculo nuevo en el que los propios contemporáneos suministraban la materia adecuada para la creación de personajes inolvidables que animan tramas perfectamente estructuradas. (...) En El avaro (1668), su protagonista, Harpagón, se nos muestra consumido por su pasión hacia el dinero, pero ansioso de amor y de respeto, aproximándose así, como señaló Goethe, a la tragedia más que a la comedia. (fragmento de la edición de Alianza Editorial)

Opinión
No sé muy bien que más os voy a decir de Molière porque ya he hecho dos reseñas de este autor y lo cierto es que me voy a repetir, lo veo a venir. En cualquier caso, en esta ocasión he tenido la oportunidad de ir a ver la obra de teatro representada lo cual, por lo menos, ayuda a hacerse una idea de como puede funcionar el humor, que en un texto escrito no acaba de verse del todo, o por lo menos no de forma tan clara. En este caso nos encontramos con el trabajo de la figura caricaturizada de forma muy exagerada de, como dice el título de la obra, las personas avaras. En ese sentido creo que, como ya hacía en otra obra que leí del autor, Tartufo, a partir de la figura muy estereotipada es capaz de hilvanar alrededor la línea argumental de enredos al más puro estilo de la anterior comedia clásica y un poco más modernamente la commedia dell'arte. En cualquier caso he de decir que conecto, en general bastante con el humor de los enredos, por mucho que sea a veces exagerado y obvio así que no tengo problemas en leer a este autor e incluso en la representación reí bastante.

Como decía, voy a empezar con las obviedades del día y hablar de la avaricia exagerada de Harpagón que le hace ignorar todo aquello que no le pueda generar beneficios económicos de algún tipo. Lo cierto es que por ello, impondrá duras condiciones de su vida a sus hijos y no le importará en absoluto sus sentimientos o bienestar. A parte de no darles margen de libertad, esperar que se cumpla la autoridad paterna y volverse medio paranoico controlando el dinero y queriendo saber donde está en todo momento. La cuestión es que como digo es un personaje sin ningún tipo de virtud del que fácilmente se puede uno reír de su obsesión por el dinero. Lo cierto es que es por lo menos curioso el enfoque de reírse del avaro o por lo menos a mi me llama la atención por como me ha tocado leer varias novelas donde aunque el protagonista pueda estar igual de exagerado en su avaricia se ahonda más en las consecuencias trágicas del hecho. En este caso, aunque creo que sigue siendo lo principal el humor, es interesante recuperando algo que me explicaron como se dice a veces que la manera de hacer las obras, riéndose de unos vicios, servía para el propósito moral de corregirlos en la persona que los padeciera porque si bien el sermón no nos molesta que se rían de nosotros sí lo hace. No sé hasta que punto esto tiene una validez, pero si que es verdad que el teatro del clasicismo francés tenía casi por obligación, según tengo entendido, tener algún tipo de discurso moral.
Sin embargo, también es cierto que a Molière muchas veces se le reconoce como un autor que hacía algo de crítica social y que por ello algunas de sus obras fueron prohibidas por lo menos durante algún tiempo. No sé hasta que punto esta obra pueda contener crítica social, de hecho aunque al autor se le reconozca las intenciones críticas, que en otras obras son más claras, teniendo en cuenta que estaba contratado por el rey para que hiciera obras no creo que el margen de libertad que tuviera fuera muy grande o por lo menos no en contra de la corona. Supongo que en este caso particular podría entenderse, quizás forzando la interpretación, no os digo que no, en la representación del tirano déspota que oprime sobre los qué manda solo preocupándose por su bienestar económico como una representación en un ámbito privado de lo que puede pasar en un ámbito público.
En referencia a los enredos amorosos en sí he de decir que el final llega a un punto típico de este tipo de obras donde todo el mundo es familia bastante exagerado (muy a lo Golfus de Roma, la verdad) y bastante divertido por ser tan exagerado.

Hablando del estilo y como se consigue el humor he de decir que de nuevo, usa los malentendidos y las ambigüedades de forma que surge del puro juego lingüístico aunque en otras surja más de la situación. Remarco especialmente algunos momentos concretos como cuando hay todo el engaño del anillo por parte del hijo al padre, la escena en que padre e hijo se dan cuenta de ciertos negocios que aunque sea muy predecible lo que va a pasar no deja de ser bastante graciosa o toda la interacción entre las adulaciones que hace al padre el pretendiente de la hija intentando tener el favor del padre. Pero también el juego de los criados tan común en este tipo de obras en engañar o intentar manejar a los amos es entretenido y gracioso.

Resumiendo, ahora mismo no me veo con ánimos de contaros más cosas y como tengo muchas reseñas pendientes por traer al blog será mejor que no me alargue tanto. Creo que si os gusta Molière ya sabréis, más o menos, que os vais a encontrar, sino lo conocéis solo puedo deciros que para mi en su humor de enredos me gusta bastante autor y al tener la oportunidad de verlo representado fue bastante interesante (sobre todo, porque de nuevo ciertos detalles que leyendo la obra no te los planteas, al verla actuada ves de forma más consciente).

Lo mejor: humor, exageración, enredos varios.
Lo peor: no sé, que depende de si encaja contigo su humor o no.

Hasta aquí mi aburrimiento.

Hubo un momento bastante curioso en la interpretación que vi en que se rompía la cuarta pared y el avaro pasaba a buscar entre los asistentes del público al ladrón de su cofre. Fue un momento bastante interesante, la verdad.

sábado, 16 de abril de 2016

María Estuardo, Friedrich von Schiller (libro)

¡Hola! Nuevo libro en el blog.
Título: María Estuardo
Título original: Maria Stuart
Autor/a: Friedrich von Schiller
Otros libros del autor/a: Los bandidos, La doncella de Orleans
Páginas: 158
Narración: teatro
Formato original: historia real
Año: 1800

Te gustará si: tienes interés en una versión romántica de la historia de Maria Stuart, tienes interés en la confrontación de las dos reinas y tienes ganas de leer drama.
Ni lo intentes si: como siempre, no te interesa leer teatro, no te gusta el autor si lo conoces, no tienes interés en dramas románticos.

Sinopsis
Maria Stuard se basa en la historia real de dicho personaje y se centra en el final de su vida cuando va a ser ejecutada. A partir de esta premisa el autor desarrolla el conflicto entre ella y Isabel, la reina de Inglaterra, tocando temas como la culpa o la justicia y presentado ambos puntos de vista llenos de matices llegando al final trágico que esperábamos desde el principio.

Opinión
En este caso os vengo a reseñar una obra que reconozco que ahora mismo no sé si es el mejor momento para hablaros de ella porque lo cierto es que con todas las reseñas pendientes que tengo se me van olvidando los contenidos de las obras de las que tengo que hablaros (sí, quizás sea solo yo la desmemoriada que se le olvidan en seguida los contenidos de lo que leo, no os digo que no). En este caso en concreto ya acababa de leer otra obra del autor que hace nada publiqué en el blog su reseña y lo cierto es que no sabía muy bien que esperar pero por lo menos me alegraba que no estuviera en inglés (si no lo sabéis sufrí bastante el lenguaje arcaico en la otra ocasión). En cualquier caso también debería deciros que mi incultura es lo bastante enorme para que no tuviera mucha idea de quien era el personaje que da título a la obra aunque me sonaba vagamente. En fin, gracias a la obra ahora sé quien es (aunque en una versión algo libre pero ya se sabe como van esas cosas) y bueno tiene su interés. Además de como digo siempre, a historia como decía se basa en el conflicto entre las dos reinas y a partir de las dos visiones al ser teatro se lee bien.

La historia como decía se basa en el conflicto entre las dos reinas y a partir de las dos visiones se nos presentan problemas como qué es la justicia, hasta cuando se es culpable de algo o hasta que punto puede actuar una reina en contra de lo que es impopular. Quizás es interesante comentar precisamente esa reflexión sobre la culpa caracterizada por el personaje de Maria Stuart como la víctima que está condenada irremediablemente pero que a la vez despierta el terror tanto viva como muerta por su capacidad de fascinar, por el punto que tiene de mujer fatal capaz de conquistar a todos los hombres y que acaba incluso por crear una especie de triángulo amoroso algo extraño en ese contexto, o por lo menos la pobre ignorante de la que os habla le ha parecido que el personaje masculino aparece un poco de la nada pero a la vez sirve como para dar una especie de intensidad al conflicto entre ambas.
Es interesante también como se plantea la confrontación de ambas de forma que desde un principio Maria está en una posición precaria físicamente y también de poder, por decirlo de alguna manera, pero mentalmente la presencia de ella se ha apoderado de todo el mundo y varias veces se menciona como independientemente de lo que se haga la faceta de mártir no será borrada tan fácilmente aun en el pueblo que quiere su muerte. Esa relación tan dinámica entre ambas hace que realmente haya un vínculo más allá de la víctima y verdugo ya que ambos roles podrían ser intercambiables hasta cierto punto. Sobre todo si tenemos en cuenta el final de la obra (spoilers para los incultos como yo que no conozcan la historia de esta mujer así que me callo).

Desde mi perfecta ignorancia intentaré comentar un poco el contexto de la obra, a grandes rasgos. Schiller hace un drama romántico en una especie de renovación del teatro en el sentido en que quiere hacer personajes que dejen de ser ideales y basados en la tragedia griega (personajes elevados y superiores) para hacer personajes más complejos psicológicamente con debates morales. Aun así sigue inspirándose ne parte en la tragedia griega y lo cierto es que aunque haya una presencia de la colectividad (como decía antes la sociedad es la que acaba presionando a la reina para que ejecute a la otra) los personajes protagonistas siguen siendo de clase alta remitiendo a ese momento clásico. También hay una idea de destino trágico pero supongo que lo más importante, o por lo menos, para mi, el choque de las dos mujeres que ya no son solo personajes sino también ideas, política, pero a la vez siguen siendo sobre todo individuos con sus problemáticas subjetivas en una posición que parece no permitir esa subjetividad.

Resumiendo, no estoy inspirada con esta obra, así que voy acabar antes de lo normal con la reseña. Si algo me parece digno de comentar en esta pieza dramática son los dos personajes y como dando la visión de ambas mujeres y como colisionan en sus diferencias y también en sus semejanzas. Además de haber conocido, aunque sea muy subjetivizada, la historia real que no conocía demasiado. En cualquier caso a ver si me centro en próximas reseñas...

Lo mejor: el conflicto entre los personajes y como las dos chocan.
Lo peor: no es algo que me pueda impactar demasiado, la verdad.

Hasta aquí mi aburrimiento.

viernes, 15 de abril de 2016

Hakuouki: Demon of the fleeting soul, Design Factory y Otomate (novela visual)

¡Nueva novela visual en el blog! Un otome en esta ocasión.
Título: Hakuouki: Demon of the fleeting soul (título de la versión inglesa psp)
Título original: Hakuouki shinsegumi kitan
Significado del título: El demonio con el alma efímera
Estudio: Design Factory, Otomate
Guionistas: Iwata Shinobu, Kasuga Naoto, Kazura Ringo, Kojima Nao, Nagano Izumi, Tateyama Midori
Dibujantes: Kazuki Yone, Miko
Otras obras del autor: Wand of fortune (Iwata Shinobu, Kazura Ringo), Edel Blume (Kasuga Naoto), Code Realize: Sousei no Himegimi (Kojima Nao), Bloody call (Nagano Izumi), Memories off Second (Tateyama Midori). Aclaración, no significa que esté escrito enteramente por ellos sino que han participado en la historia.
Precuela: no necesaria y hecha a posteriori Hakuouki Reimeiroku
Continuaciones: Hakuouki Yuugiroku, Hakuouki Zuisouroku (dos fandisc aunque hay otras continuaciones y varias versiones o reencuentros con los personajes)
Formato original: novela visual
Adaptaciones: anime
Extensión aproximada: Largo (30-50 horas)
Año: 2008
Idioma: inglés (para psp, psvita, 3ds, android...)
Contenido Sexual: no
Enlaces de interés: https://vndb.org/v1715

Te gustará si: tienes interés en leer otomes, en el shinsengumi (grupo de ronin, samurais sin noble al que servir que hacían las veces de policía especial a favor del shogun en un momento que este ya estaba en decadencia) y quieres ver como la protagonista se los liga y lo que es más hay por en medio elementos sobrenaturales.
Ni lo intentes si: no te gusta demasiado el mundo de los otomes, no te interesa aprender de contexto japonés en el periodo de los shinsengumi (o ya conoces sobre el tema), no te gusta que mezclen la historia con elementos sobrenaturales.

Sinopsis
Chizuru Yukimira llega a Kyoto en busca de su padre que ha desaparecido pero antes de darse cuenta se verá involucrada con el grupo de los shinsengumi, con toda su fama de despiadados y salvajes empezará a conocer sus motivaciones y sus apuestos capitanes con los que entablará distintas relaciones.

Opinión
Lo cierto es que empece este otome con bastantes expectativas, había leído alguna que otra reseña que lo ponía bastante bien, la temática de samurais es una que siempre he querido tocar en algún anime/manga pero por algún motivo u otro siempre esquivaba y la verdad es que pintaba bien. Y bueno, tras leerlo no puedo decir que todo sea malo hay un esfuerzo en el contexto histórico que aprecio y que es agradable, está en inglés lo cual hace por lo menos más accesible a un público general y aunque sinceramente me ha decepcionado mucho no creo que sea una lectura horrible. Aun así en este segundo otome que leo tampoco he acertado demasiado, la verdad.

Vamos a ver si algo hay que concederle a este otome es el contexto histórico. Sabe ponerte en situación, contarte de forma más o menos entendedora en el contexto político, las relaciones entre bandos, traiciones y lo convulso que era Japón en el momento en que se crearon los shinsengumi. Y de hecho creo que la historia de este grupo que en un principio actuaba como policía algo violenta que eran samurais sin señor a quien servir a favor del shogun en un momento en que este sistema estaba perdiendo poder, es por si sola interesante, quizás algo idealizada por como después de que salvaran la ciudad de Kyoto de las llamas hizo que la mala prensa que tenían se volviera algo más positiva.
Y aunque el otome decide dar una importancia esencial al contexto histórico tengo dos problemas básicos con el trato que le da al mismo. El más general es que el sistema de rutas no funciona nada bien para contar unos hechos históricos si decides hacer que cada ruta abarque más o menos el mismo periodo de tiempo y en todas le des importancia a esta situación política y ello sea lo central en todas. Mi problema básico con todo esto es como podéis imaginar la repetición, durante las seis rutas me han contado la misma historia, lo cual no sería un problema si se hubieran centrado en las relaciones con la protagonista o entre personajes pero Hakuouki para mi gusto, abusa de centrar todas las rutas en explicarte los hechos reales y la diferencia entre cada ruta es mínima basándose en un conflicto del chico de turno que no se acaba de desarrollar del todo y que acaba antes de que haya podido empezar. No hay manera de conocer con profundidad a los chicos en cada ruta porque no hay un interés en que los conozcas ni hacer personajes complejos. No me malinterpretéis me gusta que el conflicto histórico sea importante y de hecho las primeras rutas que leí me encantaron no por el chico en cuestión sino por como te explicaban el conflicto, pero cuando has leído las seis rutas te has tenido que tragar el mismo contexto histórico seis veces y peor aún, en cada una de ellas intentando centrarse en cosas diferentes sin mucho éxito y haciendo más que te líes en el orden cronológico de los eventos que ya no te importan demasiado que conseguir tener una visión de conjunto. Para mi en este punto la historia hubiera ganado mucho más si cada ruta se hubiera centrado en algún episodio de los shinsengumi o incluso en conocer al personaje que en volver a dar la visión generalista sobre el grupo de ronin que tenemos que leer seis veces.
Mi otro problema básico con el trato que se le da al contexto histórico es aún más personal que el anterior, no me gusta que unan el tema sobrenatural a lo que pasó de verdad. Sé que hay muchas historias que lo hacen y creo que depende de como se trate puede hasta llegar a convencerme, pero de buenas a primeras me tira para atrás que traten a figuras históricas como si tuvieran características sobrenaturales y si a esto le unes que realmente genera una sensación de repetición en las rutas por como en casi todas se genera el mismo conflicto y las mismas decisiones gastando escenas que no aportan nada a excepción del fanservice pues me molesta bastante. A favor de lo sobrenatural es que intenta hacer el conflicto político más extenso y lo consigue encajar de alguna manera en el contexto histórico sin que suene raro de narices (aunque sigo pensando que si hicieran un otome de algún personaje histórico que me sea más cercano y lo hicieran un ser sobrenatural me parecería una idea muy cuestionable y me reiría bastante), pero aun así teniendo un contexto histórico interesante creo que podrían haber profundizado más en cada momento y personaje, y haberse olvidado de todo lo sobrenatural y me hubieran convencido más pero creo que esto es una opinión impopular ya que a todo el mundo parece encantarle lo sobrenatural.

No creo que os comente todas las rutas pero si quiero comentar algunos de los problemas más graves que he tenido con ellas. Primero de todo la sensación de repetición que os comentaba me vuelve con el final de cada ruta el mismo para todas. No os voy a decir que tipo de final es, tampoco quiero decir que en todas las rutas pase lo mismo sino que pasa una situación parecida con el personaje en el que se centra, a parte de en algunas rutas parecerme idiota del todo que acabe en ese momento (Okita, por ejemplo), al leer dos rutas ya sabes que va a pasar en la tercera al final y lo peor de todo es que, de nuevo, parece que por el simple hecho de escoger a un chico ya cambias su final (teniendo en cuenta el contexto histórico real del que evito daros más detalles porque en parte podrían ser spoilers) lo cual sigue pareciéndome una mala opción.
Otro punto que llega a ser idiota son las batallas con los demonios, no os hablo aún de la idiota de la protagonista que hasta cierto punto tendría algún pase en principio pero llega a ser lo peor, no, de lo que os quiero hablar es de como convenientemente los demonios, si ven que el chico de turno va a morir o está en condiciones malas por x o por y se acaban yendo, da igual si es su iniciativa, si es por algo externo, siempre pasa lo mismo y además de ello hay una jerarquía de poderes bastante clara, típico de shonen en parte supongo que haga lo que haga un personaje se enfrenta al rival que le corresponde con su nivel y el que sea más cercano a la protagonista acabará ganando.
Yendo a alguna ruta en sí debo quitarme de encima la de Kazama por ser una excusa más que otra cosa, si esto fuera +18, que no lo es, serviría para poner una escena sexual con él, en la realidad solo sirve para dar algo de fanservice romántico sin preocuparse por decirte nada de él, y ser más un extra que una ruta.
En general el resto de rutas que tienen algo más de longitud y acaban por explicar el mismo contexto histórico son decepcionantes por como te muestran brevemente ciertos conflictos en los personajes que podrían haberse desarrollado mucho más. Para mi Hakuouki hubiera funcionado mucho mejor si la ruta de Hijikata hubiera sido principalmente de contexto histórico y el resto lo hubieran mencionado y se hubieran centrado de verdad en el conflicto del personaje en sí más de dos escenas. Lo cierto es que tanto Okita con su problema (que necesitaba algo más realista en el final), como las motivaciones existenciales de Hajime y los deseos mundanales pero tan difíciles de conseguir en ese momento de Harada me parecen ideas interesantes que con algo más de desarrollo hubieran hecho rutas individuales con conflictos potentes que como no me canso de decir se reducen a pocas líneas. Quizás Heisuke me haya dejado más indiferente pero incluso en su vertiente sobrenatural hubiera sido el personaje ideal para centrarse de verdad en dicha problemática si se hubieran recreado en ello o lo hubieran sabido llevar mejor.

En cuanto a música no creo que sea muy extensa y en general para mi no destaca demasiado incluso el opening de la versión de psp no está mal pero tampoco me dice nada. La música del menú en cambio, aunque no tenga relevancia creo que me gustaba bastante y daba un tono trágico interesante.
Aspectos gráficos creo que aunque no sean una pasada están bastante bien y, de nuevo, veo una tendencia en dar importancia a la ropa en los otomes más que en los eroges. En cualquier caso lo cierto es que en general son dibujos agradables.


Antes de acabar un comentario sobre la protagonista creo que es normal en los otomes que las chicas no tengan demasiada personalidad y se dejen rescatar por cualquiera que se le aparezcan pero Chizuru (aunque le puedes cambiar el nombre como en muchos otomes) se lleva la palma en no tener personalidad. A mi no me ofende tanto que la chica no sea capaz de hacer nada en batalla, aunque creo que teniendo unas mínimas habilidades de espada que tiene y todo el tiempo del mundo para practicarlas no sería mala idea hacerlo, pero lo que me cansa mucho es como no tiene ni un ápice de personalidad, sirve más para narrar el contexto histórico que como personaje en sí. Es más cuando le da por pensar algo lo único que hace es preocuparse porque no es capaz de ser útil, nada más, no piensa en otra cosa que en ayudar a los hombres del shinsengumi y más allá de eso se dedica hacer drama sin que podamos sentir ningún tipo de vínculo por ella porque básicamente es una voz que nos explica el contexto histórico y poco más.

Resumiendo, aunque no creo que haya sido una lectura horrible (o por lo menos no han encerrado a la protagonista en una jaula por amor, ya es algo) tampoco creo que sea demasiado recomendable más allá del contexto histórico. En cuyo caso yo recomendaría leer solo una ruta o dos para enterarse y poco más porque como ya he dicho en todas repite lo mismo con variaciones que aportan poco. Aun así no se me ha hecho excesivamente largo así que tampoco os digo que si os gusta el género no la leáis entera y bueno por lo menos podréis conocer a los shinsengumi si aún no los conocéis. Además creo que en general la gente no se queja de lo que yo digo así que quizás sea la rara.

Lo mejor: entretenida hasta cierto punto, contexto histórico.
Lo peor: poco desarrollo de personajes, finales iguales y forzados por la ruta, protagonista, sensación de repetición.

Hasta aquí mi aburrimiento.


jueves, 14 de abril de 2016

Los Bandidos, Friedrich von Schiller (libro)

¡Nuevo libro en el blog!
Título: Bandidos
Título original: Die Räuber
Autor/a: Friedrich von Schiller
Otros libros del autor/a: María Estuardo, Don Carlos
Páginas: 256
Formato original: libro (teatro)
Año: 1781

Te gustará si: tienes interés en las obras de teatro y especialmente en las del Romanticismo, o tienes ganas de leer algo de Schiller.
Ni lo intentes si: no te gusta leer teatro, no quieres leer drama, no te apetece algo propio del Romanticismo...

Sinopsis
Friedrich Schiller comenzó a escribir Los bandidos cuando apenas tenía diecisiete años y era alumno de l'Academia Superior Militar. Esta institución, máxima expresión de un absolutismo ilustrado en su versión más represiva, acogía en su seno a los jóvenes más capacitados del reino, rigurosamente seleccionados para ser formados en carreras técnicas y administrativas, con el fin de crear una reserva de talentos destinados a trabajar en los más altos puestos del estado. Los incidentes que se produjeron durante el estreno de la obra y la insostenible situación que le creó al autor llevaron a Schiller a dar el amargo paso del autoexilio y abocaron, sin embargo, a Los bandidos a una carrera teatral imparable.
Los bandidos se inscribe en las tendencias dramatúrgicas de la Ilustración y del Sturm und Drang, con un lenguaje provocativo y en ocasiones soez. Pero también tiene muchos rasgos extemporáneos que están en claro contraste con esas dos tendencias: la falta de naturalidad y espontaneidad, el patetismo que a veces roza el ridículo, rasgos escénicos regresivos que combinados con las más radicales manifestaciones fundamentan y configuran el rango extraordinario de esta historia de dos hermanos enemigos y antagónicos, unidos, sin embargo, por el enfrentamiento con el padre. (sinopsis de la edición de Catedra)

Opinión
La verdad es que nada, sigo leyendo teatro y en este caso es mi primer acercamiento a la obra literaria del autor y creo que en general al teatro del Romanticismo, lo cierto es que antes de todo he de decir que no pude conseguir la obra en castellano así que decidí leerla en inglés en un ataque de locura e intentando ignorar que era del siglo XVIII y la diferencia del lenguaje iba a ser superior a mis capacidades con el lenguaje. Os puedo asegurar que en mi intento de seguir leyendo y practicando el inglés en este sentido esta obra ha sido todo un reto y los pronombres personales antiguos me han matado... En cualquier caso os puedo decir que ha sido una lectura difícil por el idioma y que aunque tiene su interés tampoco me ha acabado de decir demasiado.

La historia es bastante romántica y muy dramática (pero en fin el Romanticismo a lo grande va de la angustia existencial así que hasta se podría decir que hasta cierto punto son sinónimos). La historia se centra en el conflicto entre dos hermanos ambos con conductas bastante cuestionables que se discutirán por el favor del padre y por el amor de una mujer entre otros elementos que se interpondrán en su camino. La cuestión es que el hermano que está al lado del padre le dice todo lo que quiere oír y lo maneja como quiere, el otro es el líder de una banda de ladrones que quiere reconciliarse con el padre al principio de la obra pero el otro convence a su padre para que no le perdone por lo que dedicarse a ser ladrón sin ningún tipo de rencor. Básicamente este malentendido del padre y el hijo Karl (el ladrón) por culpa del hermano Franz estructurará toda la obra de forma que la condenará a la tragedia. Me parece interesante como el texto muestra cierta compasión con Karl y aunque, de nuevo, se dedique a cometer acciones reprobables tiene conciencia de ello y un final donde en parte se arrepiente de ciertas cosas y hasta cierto punto se nos deja simpatizar con él. Muy propio del Romanticismo se empieza a usar la figura del antihéroe y se deja de hacer personajes blancos o negros, aunque supongo que más que decir que surgen aquí sería más correcto decir que empieza haber un gusto por este tipo de figuras con morales más ambiguas. A ello es interesante sin embargo como en cambio el otro hermano se plasma como un ser malo en todo sentido, no se intenta que el lector pueda sentir nada positivo para él y es descrito como un ser totalmente horrible también de forma física (aunque se le da un motivo para actuar así). Esto es algo que me llama especialmente la atención por como en el Romanticismo se reivindicarían los gustos estéticos alternativos a lo bello por lo que parece curioso por lo menos eso que el malo sea feo de forma bastante típica.
Me parece muy curiosa la nota que pone del autor en la edición que he leído defendiendo que en la maldad puede haber bondad y al contrario defendiéndose de los ataques a los que habían sometido su obra y diciendo como al final era castigado todo el mundo así que no hacía falta escandalizarse. Lo cierto es que leyendo la sinopsis que os he puesto supongo que podemos deducir que la situación del autor fue complicada después de presentar la obra.
Sobre el final digamos que sigue en la línea de lo esperado en una obra trágica. Sin embargo aquí todo es bastante exagerado o por lo menos da esa sensación. Teniendo en cuenta la época lo cierto es que supongo que tiene sentido por como había una búsqueda de transcendencia en las cosas. Aun así cierta muerte me ha parecido algo forzada, aunque en fin, cosas mías supongo.

No os voy hablar de estilo más allá de lo poco que me he informado porque eso de leer en inglés antiguo no ayuda a poder analizarlo así que simplemente decir que la obra une momentos de estilo que intenta representar la cotidianidad de unos bandidos y puede llegar a ser vulgar con otros que siguen una tradición más retórica donde a los personajes pueden empezar a recitar largos monólogos como si fuera lo más normal del mundo. Supongo que está en un momento en el que ese tipo de teatro basado en largos parlamentos se pondrá en duda así como la capacidad de representar la realidad con cierta lógica puesto que esta solo es algo que se crea para explicar la realidad, no está en ella misma. Digo que este es un momento de transición porque la historia de la literatura occidental muy resumida es que a finales del siglo XVIII principios del XIX todo cambió. Obviamente esto es muy simplista y además es fácil ver que hay cierta ideología que nos hace ver que hubo tan gran cambio en ese momento cuando la noción de cambio (como toda noción, si empezamos así...) es problemática. En cualquier caso en esta obra vemos una intención de cambiar el estilo pero aún un apego por las formas más clásicas.
Otro punto por lo menos curioso es que en la edición que leí no paraba de decir que habían citas a otras obras en muchos de los diálogos. Son de esas cosas que hubiera ignorado completamente de no ser por la edición así que aunque haya muerto leyendo en inglés por lo menos tenía información interesante.

En cuanto a personajes supongo que debería hablaros de Karl el hermano guapo, querido, que parecía tenerlo todo en la vida y que sin embargo pone su libertad ante todo y decide marchar del espacio social. De esta forma el personaje que en un principio podría moverse por ideales que pudiéramos compartir acaba cayendo en el extremismo de forma irremediable. Por ello aunque de nuevo, podamos sentir algo de simpatía por el personaje por como al final tiene un momento de redención lo cierto es que no deja de ser un individuo bastante ensimismado que no afronta la realidad fuera de lo que él cree. En fin, ya no sé muy bien de qué hablo.
Pasando al otro lado tenemos al hermano malvado, feo y como decía que parece que no hay manera de cogerle algo de simpatía pero lo cierto es que en el fondo el conflicto también deriva de una desigualdad de como el salir horrible de forma natural ya ha condicionado que nadie le quiera y que tuviera que recurrir a otros placeres como la ambición. En cualquier caso me dio la sensación de que podría haberse explorado más en esa parte menos horrible del personaje equilibrando más ambos personajes, aunque sigue siendo interesante como ninguno de los dos es totalmente bueno.
Un comentario mínimo tengo que dedicarle a Amalia por su inutilidad, quiero decir, es una obra bastante masculina pero es que este personaje está en el drama más para dar motivación a los personajes que porque nos diga algo ella. De verdad, incluso en el final pasa cierta cosa con ella que me parece ya la idiotez máxima. Obviamente esto visto desde la actualidad y pasándose el contexto histórico por alto y el posible sentido en la obra misma. Entiendo que pueda verse que Amalia es el desencadenante del conflicto y que como tal sea bastante irónico su final además de hasta cierto punto entender que tenga sentido para el desarrollo de personaje de Karl, pero en ella misma es ridículo que opte actuar así... Quizás mi perspectiva desde el 2016 quiera imponerle cosas a esta obra que no sean de su momento, no os digo que no.

Resumiendo, no quiero extenderme más que tampoco tengo mucho que contaros, lo cierto es que es una obra de teatro si os gusta o tenéis curiosidad por leer teatro del Sturm und Drang, predecesor de lo que sería el Romanticismo o simplemente no os importa leer este género o tenéis afición por él podéis probar con la obra. Como siempre leer una obra de teatro no acaba de llenarme nunca pero no es algo que me moleste (creo que en mi blog últimamente solo reformulo esta frase varias veces...).

Lo mejor: tiene algunos temas interesantes y muy románticos (del Romanticismo), la moral ambigua de los personajes...
Lo peor: mi inglés (no, en serio, los pronombres antiguos me han matado, necesito mejorar...), no me acabado de decir nada.

Hasta aquí mi aburrimiento.

viernes, 8 de abril de 2016

Don Juan o el convidado de piedra, Molière (libro)

¡Nuevo libro en el blog!
Título: Don Juan o el convidado de piedra
Título original: Dom Juan ou le Festin de Pierre
Autor/a: Molière
Otros libros del autor/a: El enfermo imaginario, Tartufo
Páginas: 144
Formato original: teatro
Año: 1665

Te gustará si: tienes interés en Molière, en leer versiones pre-románticas de Don juan, en la comedia del clasicismo
Ni lo intentes si: no te gusta demasiado leer teatro, no quieres leer comedias o en general Molière no te llama.

Sinopsis
Congregadas bajo el denominador común del género cómico, las farsas y comedias de Molière fueron un instrumento de crítica al mundo de su época. Irónico, mordaz, el dramaturgo y actor francés condena a Don Juan los vicios del cinismo y la hipocresía, creando un personaje inolvidable que ha sido interpretado por los más destacados actores de la historia del teatro. (sinopsis de Editorial Losada)
Opinión
Segunda obra que leo de Molière y la verdad es que como en todas las obras de teatro y más en la comedia me da a mi que el humor funciona mucho más interpretado que leído. Lo cierto es que fui a esta obra con algo de curiosidad sobre todo si tenemos en cuenta que es una interpretación del mito del don Juan antes de que tuviera su gran explotación en el Romanticismo. Quizás diciendo esto no acabéis de entenderme, pero la cuestión es que yo tengo una idea muy romántica del don Juan, de ese ser fuera la sociedad que se enamora perdidamente pero sus faltas anteriores pesan más en su destino que ese amor que purifica así que pensar en como iba a manejar a Don Juan Molière era algo que por lo menos tenía curiosidad por ver. Como no podía ser de otra manera el personaje acaba siendo una caricatura del sin moral que le da absolutamente igual Dios y que quiere disfrutar del vicio al máximo ello contrasta con el pobre criado que le sigue y que es buena persona y no deja de asustarse con los planes de su amo produciéndose aquí un efecto bastante cómico. Aun así supongo que para el contexto de Molière seguro que tuvo problemas con ciertos nobles que se comportaban de formas cuestionables además de problemas de moral (Molière creo que se justificaba ante esta crítica que el aprovechaba el modelo negativo para reírse de él ya que al verse reflejados en sus acciones no nos importaría que nos echaran una bronca pero si nos afectaría que se rían de nosotros).

Es interesante por como en parte causó controversia en su momento por la representación que hacía de conductas inmorales encarnadas en el personaje de don Juan y como ello causó gran conmoción más, según tengo entendido, porque algunos nobles se comportaban de forma parecida aunque también por todas las reglas tan intransigentes de la Academia Francesa que limitaban mucho el teatro y lo que podía verse. Me gusta como el protagonista de la obra en esta ocasión sabe ignorar completamente la moral de su época, y en parte ciertas cosas que pueden aún hoy sonar chocantes, no tiene reparo en engañar y en matar y se toma hasta el último momento la vida como si fuera un juego pero es sincero en lo que hace, es decir por lo menos nadie lo toma como buena persona ni él se considera así. Por ello creo que hacia el final cuando decide hacer cierta cosa y reflexiona sobre como los hipócritas pueden ser igual de despiadados que él pero al actuar socialmente no tienen problemas en hacer de todo a escondidas, pudo dar un buen golpe a la sociedad noble que se juntaba alrededor de la corte francesa o en general a cualquiera que a través de la obra en un primer momento desprecie a don Juan y que luego puedo pensar que no hay tanta diferencia con él.
También he de decir que el humor basado en el lenguaje, juegos de palabras, los malentendidos me gusta bastante y aunque la verdad es que leer un texto pensado para representarse no es la mejor manera de reírse sí que tiene algunas dinámicas entre personajes que aunque muy clásicas (tanto que ya estaba Plauto antes de él haciéndolo y quizás Meandro antes) no dejan de resultar muy efectivas. Particularmente aquí destaco una escena con dos mujeres a quien intenta conquistar a la vez que resulta bastante divertida, aunque, de nuevo, actuada seguro que tiene más comicidad, pero sobre todo la dinámica entre sirviente y amo.
En casi todas las comedias de Molière (basadas en estereotipos de la commedia dell'arte y como decía antes de comedias de la época clásica) tenemos dos clases muy diferenciadas entre los criados y los señores, el criado suele ser un personaje que aporta el elemento cómico y que normalmente es experto en desentrañar o enredar enredos (según convenga) y sensato. En este caso Sganarelle no se distancia tanto de este modelo pero la obra se basa tanto en la interacción de su moralidad frente al descerebrado de su amo que hace que verdaderamente haya una relación dinámica entre ambos, aún con posturas que no dejan de ser predecibles no deja de ser interesante como, en sus diálogos el pobre criado nunca puede convencer a su señor que deje de hacer sus fechorías (gran palabra por cierto, en fin, cosas mías). Y lo cierto es que soy muy fan de la última intervención de esta obra de teatro, si la obra hubiera acabado justo antes de ella acabaría con un tono solemne o por lo menos bastante moralizador (que lo es en parte por como el teatro de la época estaba obligado a serlo) pero el que la última intervención sea tan cómica rompe con esa seriedad de último momento y parece que no es tan importante la misma. Por lo menos a mi me dejó con buen sabor de boca.

Resumiendo, si sabes a lo que te atiendes creo que es una obra de bastante fácil lectura y que de nuevo no está mal. Lo cierto es que creo que hay cierta distancia histórica con el autor por el contexto que no permitía una crítica social más explícita (la hay pero limitada) que nos sería más cercana, sin embargo aun así, como comedia de personajes y de lenguaje lo cierto es que sigue funcionando y la verdad es que aunque me sienta rara diciéndolo mi sentido del humor que admito que es algo raro en ocasiones encaja bastante bien con este tipo de humor (me he quedado anticuada por lo que se ve, aunque luego pienso en que mis cómicos favoritos siguen en activo y se me pasa, para los curiosos son Les Luthiers, estoy enamorada de su humor, ignorad todo esto).

Lo mejor: el humor basado en el lenguaje, la dinámica de personajes..
Lo peor: quizás a veces nos pueda resultar lejano.

Hasta aquí mi aburrimiento.