martes, 17 de mayo de 2016

Panorama desde el puente, Arthur Miller (libro)

¡Hola! Una nueva obra de teatro en el blog. Ya os aviso que voy a ir con calma poniéndome al día porque vienen exámenes a atacarme...  Así que este mes os vais a quedar con pocas entradas (que tampoco creo que nadie se ponga a llorar por ello así que...) En fin, ignorad mis chorradas ¿Alguien con una máquina del tiempo para ir al futuro e ignorar los exámenes?
Título: Panorama desde el puente
Título original: A view from the Bridge
Autor/a: Arthur Miller
Otros libros del autor/a: Broken Glace, The price
Páginas: 128
Narración: teatro
Año: 1955
Adaptaciones: películas

Te gustará si: tienes interés en obras de teatro sobre la migración y los prejuicios contra esta, quieres leer algo dramático
Ni lo intentes si: no te interesa demasiado el teatro o el drama.

Sinopsis
PANORAMA DESDE EL PUENTE, célebre obra teatral de ARTHUR MILLER, transcurre en los años cincuenta del pasado siglo, en los suburbios portuarios de Nueva York. En ese decorado–dominado por la imponente presencia del puente de Brooklyn–aborda MILLER el drama de los inmigrantes ilegales, sobre cuya existencia precaria y clandestina se cierne la amenaza de los funcionarios de Inmigración y la posible expulsión del país. Tal es el caso de Marco y Rodolpho, dos jóvenes hermanos sicilianos, huidos de la miseria de su tierra natal, que se refugian en la humilde casa del estibador Eddie Carbone. Éste, un ser impulsivo, de instintos tan bienintencionados como primarios, vive con su esposa Beatrice y una sobrina, Catherine, una muchacha a la que Eddie quiere proteger obsesivamente del hostil mundo exterior. Entre Catherine y Rodolpho no tarda en surgir una mutua atracción, pero los celos y las sospechas comienzan a atormentar a Eddie y le impulsan a tomar un camino sin retorno. Como si creara un mecanismo de precisión, ARTHUR MILLER ensambla los elementos de esta tragedia en que se cruzan carácter y destino, traición y culpa, y que, como señala EDUARDO MENDOZA en el prólogo escrito especialmente par esta edición,“enfrenta al espectador (o al lector) a un constante dilema; enjuiciar una conducta que sabe censurable, pero que difícilmente puede condenar sin reservas”. (sinopsis de la edición de Tusquets editores).

Opinión
Una nueva obra de teatro, debéis estar aburridos de ver mi blog invadido por este tipo de reseñas pero lo cierto es que yo hasta cierto punto también lo estoy, pero como soy una loca que le encanta reseñar todo lo que lee... En fin antes de ponerme con la obra supongo que debo hablaros que he podido ver la obra representada lo cual siempre ayuda aunque no os hable demasiado de ello porque prefiero no hablar demasiado de la puesta en escena e intentar hablar más del texto. En cualquier caso ya os digo que es una obra que me ha parecido, como suele pasarme, curiosa en su lectura y bastante interesante aunque de nuevo, como suele pasarme con textos teatrales no me ha llenado del todo. En cualquier caso intentaré decir algo de interés así que vamos allá.

En este caso nos encontramos una obra de teatro que toca temas bastante modernos como la imigración ilegal (aunque en un contexto muy diferente) y los prejuicios aunque realmente no sea este el central si que es un telón de fondo que configura toda la obra dramática. De lo que nos habla propiamente la obra es de la relación entre padre e hija que han mantenido Eddie y Catherine aunque ella sea su sobrina, centrándose en como él la ve.
Quizás algo que me llama la atención de la obra es como el espectador va dándose cuenta progresivamente de lo que pasa y que se centre principalmente en Eddie hace que hasta cierto punto te encubra ciertos problemas en algunos momentos. Obviamente desde un principio vemos que hay cierta intransigencia en la manera de ser del personaje, que vemos la figura más tradicional y autoritaria de “padre”, pero a la vez hasta cierto punto somos capaces de entender algo de sus dudas y creo que hasta cierto punto te puedes sentir contrariado con la relación que se establece con dicho personaje, o esa es la impresión que me ha dado a mi.
Quizás también sea interesante comentar el título por encima, lo cierto es que he de decir que en un principio me sentí algo descolocada por él, quiero decir sí entiendo lo que dicen sobre la separación entre las dos partes, también hasta cierto punto esa visión de esperanza de una vida mejor más allá, pero sigo pensando que es un título algo curioso. Además he leído en algún sitio que también es la visión de Alfieri, personaje que haría de puente entre dos culturas a la vez que lo haría desde una distancia.
Y hablando de este personaje quizás una de las cosas que me parece más curiosa es precisamente este personaje y su especie de función de “coro” griego a la moderna que tiene en la obra. Es interesante como desde una distancia media (pues si que se comunica directamente por lo menos con el protagonista) comenta las cosas sin participar, se anticipa a ellas a la vez que reflexiona sobre lo que ocurre. Es interesante por ese aire que da de tragedia griega (que a veces da la sensación que el teatro está obsesionado con no olvidar este referente, incluso en las cosas más extrañas) como por la manera en que el espectador se interroga sobre su función y a la vez hace que mantengas algo de distancia con lo que ocurre, aunque siga siendo una obra con la que todavía se puede empatizar con los personajes.
Otro punto que me parece curioso, y que en un primer punto no tenía pensado comentar, es la homosexualidad. Quiero decir, es evidente que Eddie está obsesionado con que Rodolfo lo es, pero la verdad es que precisamente por su comportamiento tan obcecado pareciera que hubiera algo más en esa idea. A ver, la cuestión con esto es un poco compleja, porque aunque leyendo la obra tuviera un momento de duda de pensar si realmente Eddie no se sentiría atraído por Rodolfo o por lo menos tuviera algo de homosexual, lo cierto es que la obra va de otra cosa y que yo misma me convencí de que no era así, que no tenía sentido para la obra que eso fuera así. Sin embargo, lo cierto es que por lo menos, aunque la idea que Eddie simplemente insista de forma obsesiva en ello sea más por justificarse a sí mismo en su sobreprotección por su sobrina, me ha hecho mucha gracia ver que hay gente que tiene teorías parecidas a lo que pensé yo en un primer momento. Como todo es discutible pero no deja de ser curioso. Aunque también el tema de si Rodolfo es o no homosexual es algo bastante cuestionable, quiero decir la obra en ningún momento lo dice y teniendo en cuenta que tipo de personaje es Eddie es muy fácil pensar que todo es una construcción mental suya. Sin embargo es cierto que el personaje de Rodolfo se nos presenta con algunos rasgos afeminados de forma casi tópica lo cual por lo menos da qué pensar que quiere decir con ello.

En general me parece interesante como las relaciones entre los personajes tienen un punto de ambigüedad, quiero decir se ve claramente en el caso de Eddie y Catherine que no sabes hasta que momento se puede decir que el amor que él siente por ella es más que de figura paterna y tampoco ella sabes hasta que punto está siendo irresponsable y dejándose mimar por él. Tampoco en el caso de Beatrice cuando aconseja a Catherine no sabes hasta que punto lo hace por amor a ella o por celos hacia ella por la relación que tiene con su marido. Lo mismo con el amor hacia Catherine que tiene Rodolfo, que hasta cierto punto podemos creernos pero se puede debatir hasta que punto no hay cierto interés en ello. Por todo ello me parecen muy dinámicas las relaciones entre los distintos personajes.

Resumiendo, no quiero alargarme más por vagancia y acumulación de reseñas así que básicamente creo que es una obra de teatro interesante con respecto a la cual no nos sentimos tan alejados por lo que creo que puede gustar a un público amplio. En cualquier caso no ha estado mal.

Lo mejor: personajes y sus ambigüedades, la realidad que presenta y los conflictos familiares.
Lo peor: supongo que no me ha llegado del todo.

Hasta aquí mi aburrimiento.


No hay comentarios:

Publicar un comentario