lunes, 20 de junio de 2016

El gabinete del doctor Caligari, Robert Wiene (película)

¡Nueva película! Un clásico del cine.
Título: El gabinete del Doctor Caligari
Título original: Das Kabinett des Dr. Caligari
Director/a: Robert Wiene
Reparto: Werner Krauss, Conrad Veidt, Friedrich Feher, Lil Dagover, Rudolf Klein-Rogge, Hans Heinz von Tawardowski
Otras películas del director/a: Crimen y Castigo, Las manos de Orlac
Duración: 63 min
Año: 1920
Formato original: película

Te gustará si: tienes interés en las consideradas vanguardias cinematográficas, te interesa el expresionismo alemán o simplemente estéticas distintas en el cine.
Ni lo intentes si: no tienes interés en ver cine antiguo y experimental de los orígenes.

Sinopsis
Uno de los grandes clásicos del cine de terror. Sentado en un banco de un parque, Francis anima a su compañero Alan para que vayan a Holstenwall, una ciudad del norte de Alemania, a ver el espectáculo ambulante del doctor Caligari. Un empleado municipal que le niega al doctor el permiso para actuar, aparece asesinado al día siguiente. Francis y Alan acuden a ver al doctor Caligari y a Cesare, su ayudante sonámbulo, que le anuncia a Alan su porvenir: vivirá hasta el amanecer. (FILMAFFINITY)

Opinión
En este caso os traigo un clásico del cine que lo más probable es que suene, ni que sea de nombre, o sino que os hayan puesto por algún casual alguna escena como la de presentación del espectáculo y como despierta Cesare ante los ojos de los espectadores. En mi caso sí, conocía esto y sabía algo así como que pertenecía al movimiento llamado expresionismo alemán que en un principio no tenía ni idea de porque se caracterizaba y que ahora he de reconocer que sé que hay un intento de romper con la representación clásica de la realidad y que en todo momento quiere dar una sensación de artificio con un montón de líneas formando puntas afiladas, en fin que no me explico, que no hay líneas rectas en ninguna parte. En cualquier caso he de decir que iba con tanto ánimo de encontrarme con un tostón que me ha sorprendido y hasta se me ha hecho bastante amena.

Si algo llama la atención de buenas a primeras, es sin lugar a dudas la puesta en escena. Como decía, todo está torcido y no hay ninguna línea recta por lo que de alguna forma llama la atención sobre si misma reivindicando que lo que muestra es un artificio, es cine. Esto es interesante por como en un cine que empezaba a establecer un modo de hacer películas, las llamadas vanguardias y en este caso el expresionismo alemán, optan por un cine no tan centrado en contar historias como en hacer filmes más basados en la estética o en ser parecidos a la música o al arte abstracto. En este sentido aquí por lo menos hay una intención de destacar esa puesta en escena (y que sino sabes donde mirar siempre es un buen lugar para posar los ojos en el visionado) produciendo un extrañamiento en el espectador o lo que es lo mismo exigirle una atención sobre lo que sucede en pantalla y a la vez plantear la duda, ya en ello, sobre que es real y que no. En relación con esto otro elemento que colabora a esta sensación de irrealidad es el poner colores distintos a las escenas, es decir teniendo en cuenta que es en blanco y negro le dan un toque de un color a toda la escena, que, de nuevo, quiere que seas consciente que es una película, que hay un trabajo artístico (a diferencia del cine que quiere hacerse pasar por la realidad). Y a esto supongo que el tipo de actuación también participa en hacer todo esto.

Y en fin, todo esto es lo que me esperaba, en mayor o menor medida de la película, y de nuevo, me ha sorprendido porque el estilo me ha parecido lo suficientemente interesante para que me gustara pero aún me ha gustado más que la historia (aunque algo ya me habían contado) tenga bastante miga. La cuestión sobre quien está loco y quien no y el toque fantástico o psicológico que se le puede dar a la interpretación que se desee hacer del final me recuerda mucho a algunos cuentos de finales del siglo XIX de autores como Maupassant o Hoffman que precisamente tenían ese planteamiento de hacerte dudar sobre si el punto de vista que seguimos es fiable o no lo es, y por extensión es interesante como plantean una duda sobre que es la realidad, si está existe, o qué la define exactamente. He de reconocer que tengo cierta debilidad por este tipo de temas así que, aunque no me haya impresionado demasiado (además si te lo cuentan pues pierde un poco la gracia de la sorpresa, aunque ya se sabe con todo lo que es clásico) lo cierto es que he disfrutado bastante en el visionado (y de hecho siendo solo una hora no da tiempo a que se haga pesada, de verdad o quizás después de ver El nacimiento de una nación todo me resulta ligero...).
Pero dejando este tema de un lado lo cierto es que hay una interpretación bastante interesante de la película como si esta funcionara como una especie de aviso sobre lo que iba a venir, en esta época y más siendo alemana es normal que se relacione pues con el advenimiento del nazismo que no tardaría en llegar. En ese sentido se interpreta que Caligari es el atontador de masas que controla incluso a Cesare, un sonámbulo asesino. Sabiendo el contexto y siguiendo esta línea de interpretación es fácil ver en Cesare una metáfora de las masas que aceptaron el nazismo y que son vistas como si estuvieran en una especie de trance. Y, de hecho, si se sigue con la interpretación, quizás forzándola, podemos ver también el final como resultado de una mente que se da cuenta de la realidad en que vive y de lo que representa Caligari y que precisamente por ello acaba estando en la situación en la que se encuentra.

Resumiendo, perdonadme que acabe aquí pero he de reconocer que me cuesta hablar de cine, mucho, igual que verlo, y más cuando se trata de clásicos que aún se complica más la cosa. En cualquier caso, sigo en mi intento de enmendarme y ver cine de una vez porque reconozco que películas como esta valen la pena e incluso se pueden llegar a disfrutar. Y de nuevo, aunque sea muda y antigua lo cierto es que creo que aún puede despertar interés, sea por el tema que trata (con la interpretación que se le dé) o por la estética tan interesante.

Lo mejor: estética (viva las líneas oblicuas), los temas que trata y las interpretaciones que se pueden sacar de ellos.
Lo peor: quizás sea poco accesible si odiáis las películas mudas o queréis algo con mucha acción (no creo que esto sea un inconveniente, pero he visto gente que se queja así que yo aviso).

Hasta aquí mi aburrimiento.


En fin, a ver si me pongo las pilas con las reseñas y me doy un poco más de alegría haciéndolas, que últimamente no estoy contenta con el resultado...

No hay comentarios:

Publicar un comentario