domingo, 5 de junio de 2016

Utawarerumono, Leaf (novela visual)

¡Hola! Nueva novela visual en el blog. Perdonad la poca actividad pero aún estoy muy agobiada así que tendréis pocas reseñas por aquí.
Título: Utawarerumono
Significado del título: Aquel sobre el que componen canciones
Estudio: Leaf
Guionistas: Suga Munemitsu
Dibujantes: Katsura Kein'ichirou (director de la animación del opening), Amazuyu Tatsuki (diseño de personajes)
Otras obras del autor: Comic Party, To heart 2 (rutas de Konomi y Tamaki)
Continuaciones: Utawarerumono: Itsuwari no Kamen (comparten mundo, no protagonistas aunque hacen aparición algunos personajes de la primera historia), Utawarerumono: futari no Hakuoro (de próxima aparición).
Fandisc: Aruruu to Asobo!!
Formato original: novela visual
Adaptaciones: anime
Extensión aproximada: Media (10-30 horas)
Año: 2002
Idioma: inglés (hay un parche en castellano en proceso)
Contenido Sexual: sí
Enlaces de interés: https://vndb.org/v3

Te gustará si: tienes interés en leer una novela visual con elementos de videojuego de estrategia por turnos, tienes ganas de leer algo que combine cotidianidad con un escenario distinto al real y no te importa que la historia no parezca tener un rumbo definido.
Ni lo intentes si: no te gustan las historias que hacia el final es donde está la mayor miga, no quieres leer algo donde haya escenas de sexo por puro placer para el jugador, no te gusta demasiado leer sobre historias protagonizadas por alguien que se cree con el deber de salvar el mundo...

Sinopsis
Un hombre de repente se encuentra sin saber quien es, herido y siendo curado por una chica con unas extrañas orejas como de animal. A partir de este momento nuestro protagonista conocerá los habitantes del pueblo al que ha ido a parar, el país en el que está y a la vez los recuerdos del pasado irán resurgiendo...
Opinión
En este caso os traigo una novela visual que tiene elementos de jugabilidad de tipo de rpg de estrategia por turnos (tipo cuadrícula, no sé muy bien si me entendéis). En cualquier caso es la primera de este tipo que completo y aunque en parte pueda parecer superficial lo cierto es que tengo cierta predilección por este tipo de formato de juego lo que fue un buen incentivo para que me animara con esta historia. Además de esto Utawarerumono está bastante bien considerada tanto por japoneses como por occidentales así que de buenas a primeras tenía expectativas más o menos altas. Lamentablemente, el resultado en general ha sido bastante decepcionante, sobre todo en relación a la historia.


La historia tiene un problema básico de entrada y es que no sabe qué quiere ser en ningún momento, quiere centrarse en todo y no llega a explorar absolutamente nada. Con esto quiero decir que en un principio parece que la historia será de conquistar el mundo, por decirlo de alguna manera, en otros momentos parece que tengamos un intento de profundizar en los personajes con largas fases de descanso entre los momentos de jugabilidad, en otros la jugabilidad es tan importante que parece que quiera ser más juego que historia y al final parece que alguien ha consumido una importante cantidad de drogas y se siente inteligente con todo lo que ha escrito. En serio, Utawarerumono parece no saber que quiere hacer y sólo tener ganas de llegar a un final del que se siente bastante segura y que piensa que convencerá al lector sino con la sorpresa, al menos con la gran cantidad de datos que se presentan de forma apresurada hacia el final. Pero vamos por partes.
Uno de los temas que se presentan casi desde un principio es el extranjero que viene a salvar el mundo. Un tópico que, como no podía ser de otra manera en una novela visual, también implica que todas las mujeres se enamoren del protagonista y, aún peor, termina justificando todo en una explicación por lo menos cuestionable que aún no viene al caso. Centrándonos en este tema, vemos cierta figura que casi desde que aparece en pantalla sabemos que morirá y que obviamente lo hace y en este momento enciende la llama de la revuelta. En esta primera fase yo pensaba que la historia se centraría en eso, en esta venganza y en la guerra en sí, pero lo cierto es que esta parte termina sorprendentemente rápido y por lo menos a mí me pareció demasiado rápido para creerme que se había alcanzado el éxito. Sobre todo si tenemos en cuenta que dura unas dos o tres batallas conseguirlo en términos de jugabilidad.
Aún así todavía tenía cierta esperanza ya que sino se iba a centrar en la rebelión armada lo podía hacer en el gobierno ya que, inocente de mí, pensaba que plasmaría las complicaciones que surgen en cualquier intento de gobernar un país, las quejas de la gente del país, y vaya. algo más aproximado a lo que yo supongo que es la realidad de un gobernante. En este sentido todavía me ha decepcionado más ya que la representación de este ha consistido en ver al protagonista ocupado firmando papeles y en dirigir el país de forma que la única actividad que vemos es la belicista. Como nadie tiene la decencia de explicarnos qué narices firma todo el tiempo el protagonista imagino una población con ganas de volver a rebelarse contra alguien que sólo conoce una forma de gobierno: hacer la guerra. Por otro lado también me parece que se podría haber aprovechado mejor los habitantes de la villa del principio, donde aparece por primera vez el protagonista. Digo esto porque sólo sirven para hacer más guerra y creo que podrían haber funcionado como conciencia para el protagonista para hacerle ver que no está gobernando del todo bien, pero en fin... Es evidente que aquí, como en otros momentos, Utawarerumono es más videojuego que otra cosa y como necesita batallas ya que es la jugabilidad básica pues decide poner por todas partes sin considerar qué consecuencias puede tener esto en el país del que apenas sabemos nada.
Además de esto la historia tiene otro tipo de escenas centrales y que para mí, no acaban de integrarse por completo en medio de las batallas y el gobierno. Me refiero a las escenas de cotidianidad entre los personajes que normalmente, por desgracia termina implicando ver chicas jóvenes (todas lo son incluso las más guerreras, pero ya se sabe que va con el género) haciendo el idiota. Qué de acuerdo, no está tan mal cuando se enfoca en el grupo de Yuzuha Aruru y Kamyu porque normalmente consigue dar una imagen que son niñas y se comportan como tal, pero en cierto modo hay un intento de contraponer la "crudeza" de las batallas, la guerra y los asuntos importantes en la inocencia y el estar en compañía entre amigos, pero lo cierto es que a mí no me ha funcionado casi en ningún momento por como no se profundiza nada. Como decía antes la novela visual tiene ganas de hacer muchas cosas y por eso termina sólo dando importancia a cada personaje durante una escena y poco más. Creo que si se hubiera intentado en estas escenas de cotidianidad dar una buena imagen del grupo, no tanto de los individuos, sino de las relaciones que tienen los unos con los otros hubiera tenido un mejor resultado. Digo esto porque cuando intenta centrarse en los individuos sólo lo hace con las mujeres (de nuevo ya se sabe por eso de que es un eroge y que debe justificarse de alguna manera que se folle a toda persona de sexo femenino...) y el conflicto queda tan superficial que creo que para hacerlo de esta manera valía más la pena crear una buena sensación del grupo y al menos el lector sentiría algo por estos personajes. Por ejemplo, las escenas en las que comen todos juntos era un momento ideal para centrarse en hacer una buena dinámica entre todos los personajes.
En cuanto a los dramas personales de cada una de las chicas es deprimente como se trata todo. Es evidente que siendo el tipo de formato que es, que recordemos que una de sus características básicas es la cuestión del sexo con todos (o la mayoría) de personajes femeninos para placer del lector supuestamente masculino, las escenas sexuales son, en cierta medida, "exigencia del guión", pero en esta novela visual hay un problema básico y es que no hay rutas. No quiero decir con esto, obviamente que por no tener decisiones que marquen diferentes finales deba ser mala, no, no hablo de eso sino que al no tener rutas quiere decir, por estructura, que si el protagonista folla con varias chicas lo hace en la misma realidad, y bueno, yo no tengo ningún problema con las relaciones libres y el sexo con varias personas, lo que ya me causa más controversia es que no haya comunicación sobre este aspecto y que realmente todas parezcan estar enamoradas del protagonista y que piden sexo por compasión. Quiero decir, en esta historia hay algunas de las explicaciones más estúpidas y forzadas para hacer que el protagonista tenga sexo con muchas chicas sin mala conciencia. Pero bueno, incluso ignorando el sexo que podemos entender que es algo necesario en este tipo de historias para que vendan la cuestión es que me molesta simplemente las relaciones tan distantes que tiene con cada una de ellas, la mayoría intenta darles un conflicto que más o menos podría tener su gracia pero él sólo se comporta como un guiador de conciencia, quiero decir, sólo actúa como consejero de forma que casi no parece tener ninguna duda sobre el camino correcto que obviamente las chicas aceptarán y reforzarán su amor por él. Vale, exagero, pero en parte sí hay una superficialidad en su implicación con el drama personal de cada una y el caso de Uryu en particular me dolió bastante por cómo parecía tener mucho potencial y termina por ignorar completamente la cuestión. Además de esto tengo que destacar como el personaje de Kamyu es completamente ignorado y es imposible entender ya no qué tipo de criatura es (ya que convenientemente ciertas escenas sexuales muy pasadas de rosca no se les da explicación) sino incluso su visión en todo lo que ocurre, y teniendo en cuenta su relevancia en ciertas cuestiones del final pues la verdad es que al menos es cuestionable la decisión de no explicar qué piensa de todo lo que ha pasado en su vida. De verdad tenía muchas ganas de conocer el trauma que debía suponer experimentar esto y, como todo en esta historia, se queda a medias.


El final es quizás el punto más fuerte y menos creíble de la historia. Vamos por partes tengo un problema básico que es de estructura en el sentido de que pienso que no está bien construido algo que sólo el final parezca lo importante y que el desarrollo vaya yendo de un lugar a otro sin saber muy bien qué hacer para llegar al final y querer eclipsar tu conciencia con un conjunto de informaciones, cada una más extraña que la anterior, sobre el mundo y sobre la identidad del protagonista (en esto me recuerda a Yu-no de hecho tiene el mismo problema aunque esta segunda me convenza más). A ver, supongo que hay que reconocer que algunas de las ideas de Utawarerumono son interesantes y la idea del mundo en el que están, bien definida, podría incluso ser un buen engaño al lector, el problema es que las cuestiones sobre el pasado del Hakuoro son reveladas de forma muy tardía y además, difusa. De hecho, es difícil de empatizar con el protagonista si nos explican lo más interesante sobre él y su persona en la última parte del lugar y con pocas líneas, como si no le dieran importancia. Lo cierto es que en este "gran final" que incluso el juego desde un buen principio parece está incitando a pensar que llegará (sobre todo por la cuestión de la amnesia del protagonista que quieras que no requiere una explicación) para mí decepciona bastante en cómo explica todo de forma bastante rápida y sin que haya gran reflexión al respecto. Otro asunto dentro de este final, intentando no hacer spoilers sea probablemente la cuestión de la identidad de todas las personas del mundo en relación al protagonista, ya me entendéis los que haya leído esto. Aparte de ser francamente exagerada y crear un juego de correspondencias entre pasado y presente, al menos en cuanto a Eruru, me parece un poco idiota todo. Tal vez sólo soy yo, pero creo que aquí en la historia se le va un poco de las manos y, vaya creo que es técnicamente imposible (al menos eso recuerdo haber leído en alguna parte), hacer algo así. En cualquier caso da un nuevo matiz a todas las relaciones con los personajes pero poco más. De hecho, eleva la posición de la figura de Hakuoro, algo que sinceramente no me convence.


En fin, dejando la historia en sí por un lado quiero hablaros del sistema de juego. Digamos que quizás la mitad de Utawarerumono se basa en las fases de combate que sinceramente creo que son un poco decepcionantes. He de reconocer que tengo poca confianza en mis habilidades como jugadora así que opté por el modo de juego más fácil pero lo cierto es que me parece demasiado fácil. Bueno, de hecho, no creo que sea tan fácil pero lo que es un poco decepcionante es que los primeros combates sean más difíciles que los más avanzados. Otro punto también mejorable es el sistema de elementos se supone que hay cuatro y que cada uno es fuerte contra un elemento y es débil contra otro, pero sinceramente no he notado casi la diferencia y, al menos en el modo de juego fácil os será completamente igual lo que haga cada elemento, no es nada necesario. Tampoco las mejoras parecen tener mucha relevancia, lo cierto es que la defensa mágica es completamente inútil (o casi, vaya...). El ataque y la defensa tienen su sentido pero a la vez creo que no importa la estrategia que sigas.
En cuanto a los gráficos aunque es nota que es un dibujo de estilo antiguo creo que sigue siendo bastante agradable a la vista y si os gustan los personajes con orejas de animales ya sabéis... En cuanto la música estoy bastante enamorada de la canción del final pero el opening instrumental también me gusta bastante. De hecho, el opening me parece mucho más épico que la historia en sí, pero vaya eso son cosas mías, como toda la reseña en sí... En cuanto a las piezas instrumentales creo que en general son bastante agradables y tienen suficiente variedad para como no aburrir al lector además de tener otro tema cantado que está bastante bien.
opening
ending

Antes de terminar con esta ya larga reseña creo que vale la pena hablar de algunos personajes un poco más a fondo, sobre todo en cuanto al protagonista. Hakuouro es el típico protagonista de un eroge, tan típico que da miedo. Quiero decir, conquista a todas las mujeres (a niveles más extremos de los normales y con justificaciones), tiene el papel de forastero que llega a una tierra nueva e impone su forma de pensar sin que nadie lo cuestione (incluso no muestra interés por la cultura del lugar y no se interesa por la religión de su país, gran gobernante, sin duda...), y con las revelaciones finales se posiciona como una figura absolutamente superior a todos. La cuestión es que Utawarerumono parece querer ser una especie de viaje del héroe que se descubre a sí mismo y su condición trágica, pero hay poco en el propio personaje que nos pueda convencer de su carisma, de su capacidad de liderazgo o simplemente que tiene una personalidad. Pocas veces vemos algo de personal en Hakuoro y a excepción de alguna escena donde vemos cierta humanidad en interacciones estereotipadas pero efectivas con el resto de personajes es "el héroe" y poco más. En serio, tal vez sólo soy yo pero me parece tan poco caracterizado Hakuoro y de nuevo, desaprovechado, que me decepciona y no puedo entender su dolor o si realmente siente dolor por algo. De hecho buen ejemplo de esto es el final que en otras circunstancias sintiendo más cosas por los personajes podría haberme resultado bastante trágico y depresivo hasta me podría haber afectado y en cambio me dejó totalmente indiferente ya que los personajes me daban igual y las relaciones entre ellos eran de lo más superficiales.
Lo cual me lleva a otro punto sobre cierto personaje del que no os he hablado y que merece que la mencione porque es la clara representante de que la historia se queda a medias en todo lo que se propone, hablo de Eruru. Media novela visual nos dan a entender y nos ponen las expectativas altas que va haber algo entre Hakuoro y ella, ella está evidentemente enamorada de él, de hecho sus celos se hacen tan evidente como molestos en escenas que pretenden ser cómicas. En cambio, a pesar de que el juego utilice las típicas escenas que nos harían pensar que los dos tendrán una relación, lo evita en todo momento y no se sabe muy bien que quieren hacer con ella. Me parece bien que no quieran emparejarlos porque tienen esta idea del final que se lo impide pero a la vez parece que no sepan muy bien que hacer con ella. Parece hacer el típico rol de interés romántico principal del protagonista y en cambio no evoluciona en ningún momento y hacia ninguna dirección, no sirve para nada como personaje, sólo la conocemos como enamorada y ni en esto parece tener una repercusión en el protagonista que sólo la ve como un objeto sexual en cierto momento y el resto como una especie de hermana o alguien a quien hay que proteger con un vínculo poco claro y que de hecho no termina especificarse del todo por como parece que el escritor no sepa muy bien que quiere hacer si dejarla en el papel de interés romántico de forma abierta o prefiere que tenga una relación fraternal con el protagonista.
Por este motivo, me parece mucho mejor conseguida la otra hermana que desde un principio se la pone en un rol de "hija", que si bien en un principio no me creía al final me ha acabado convenciendo, y hasta cierto punto creo que la idea (que en parte detesto, pero en la paternidad no me molesta tanto) de protegerla y amarla al fin y al cabo está mejor conseguida para saber que se quiere hacer con el personaje. De hecho, no sabéis cómo temí durante todo el juego que terminara follando también con ella, por suerte no fue así (algo que, volviendo a las comparaciones hace mejor que Yu-no en este aspecto y perdonad los spoilers aunque creo que son poco relevantes).


Resumiendo, para mí Utawarerumono tiene graves problemas que se basan en el intento de querer ser muchas cosas a la vez y no darle tiempo a profundizar en ninguna de ellas. Reconozco que hasta cierto punto puede ser entretenido y que el final tiene ideas lo suficientemente locas para que alguna os pueda interesar y vaya entiendo que es un referente en el género, al menos hoy en día, porque a pesar de sus defectos en ciertos puntos puede haber sido memorable para alguien. Sin embargo hay que decir que para mí es completamente decepcionante en muchos aspectos y que no la he disfrutada mucho, la verdad.


Lo mejor: ideas que no están mal (aunque necesiten desarrollarse ...)
El peor: en general que sea decepcionante por como intenta ser tantas cosas y no consigue nada.
Hasta aquí mi aburrimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario