lunes, 25 de julio de 2016

El viejo y el mar, Ernest Hemingway (libro)

¡Otro libro más en el blog!
Título: El viejo y el mar
Título original: The old man and the sea
Autor/a: Ernest Hemingway
Otros libros del autor/a: Por quién doblan las campanas, Adiós a las armas
Páginas: 229
Formato original: libro
Año: 1951
Adaptaciones: varias películas

Te gustará si: tienes interés en leer historias sencillas de las que se pueden sacar múltiples interpretaciones, no te importa leer obras cortas.
Ni lo intentes si: no te gustan las historias cortas o en las que pasa poco, buscas un argumento intrincado

Sinopsis
El viejo y el mar es uno de los relatos más bellos jamás escritos. Un viejo pescador emprende su última travesía de pesca y lograr dar con una gran pieza contra la que tendrá que luchar duramente. Cuando por fin consiga matarla, se verá obligado, por su desmesurado tamaño, a atarla a un costado de la barca, y de regreso a la costa tendrá que afrontar los ataques de los tiburones a su pieza. La vejez, el mar, la lucha del hombre con la naturaleza, el esfuerzo físico, la derrota y la victoria, el sol del trópico o el destino son algunos de los elementos con que Hemingway teje esta verdadera historia inmortal. (sinopsis de la editorial Debolsillo)

Opinión
Reconozco que aún siendo un libro muy corto se me ha hecho algo largo y creo que si me hubiera forzado a leerlo en un día quizás hubiera acabado por disfrutarlo más. Sin embargo lo cierto es que en fin, no digo que sea una mala obra, entiendo porque puede gustar y hay cosas que tras acabarlo más que leyéndolas me han gustado aunque no me haya impresionado demasiado, la verdad. Debo ser horrible pero lo cierto es que aunque puedo darle muchas interpretaciones al texto no hay nada que me acabe de convencer e incluso el mismo texto no me parece tan excepcional como mucha gente lo pinta. Es todo un clásico moderno y yo no seré quien discuta a nadie si pertenece ya al canon o no, pero de verdad que lo que a mi respecta no me ha dicho demasiado y ha pasado sin pena ni gloria.

Creo que en el estilo ya no hemos congeniado mucho. Siempre había oído que el estilo de Hemingway era rápido y que se cargaba todo accesorio o floritura innecesaria, además según tengo entendido era algo inspirado en el estilo de las crónicas periodísticas que quieren ir al meollo de la cuestión. Y sí, tiene su mérito y tampoco es que pida algo cargado pero se ve que a mi me gusta que se explaye un poco más y en este caso la jerga de la pesca parece ser lo único donde se permite ser un poco más extenso, aunque ni en eso. Lo cierto es que por como está escrito tiene pinta de fábula, de cuento con moraleja y sí, hasta cierto punto todo el mundo se queda con la cuestión de que hay que luchar por tus sueños pero a mi me parece que acaba desestimándose la idea, o por lo menos en parte.
Quiero decir, si bien se podría decir que el viejo está en parte contento con lo hecho, o por lo menos ha logrado algo he incluso se podría decir que lo que sucede tendrá resultados favorables en su vida en el pueblo (aunque no esté muy claro y como todo pueda interpretarse), lo cierto es que el último sueño nos revela algo que parece no haber desaparecido, y por lo menos en mi caso no acabo de ver que el libro te diga que vayas a cumplir tus sueños sino más bien que tus sueños son una mierda. De acuerdo, no tanto pero si que parece más que es una obcecación que no lleva a ninguna parte que una victoria esplendorosa. De hecho, por lo menos a mi me resultó bastante doloroso ver la cuestión de los tiburones y quizás me quedé con ese regusto amargo. Pero en fin como la pesca del pez se puede interpretar como tantas cosas supongo que la idea de que te insta a seguir esforzándote en lo que quieres es tan aceptable como otra cualquiera. Sin embargo, quizás en mi caso he ido buscando ya de buenas a primeras algo menos optimista y de nuevo, la vejez y su fracaso parcial me hacen pensar en ello.

Pasando a otra cosa, antes que se me olvide he de comentaros algo que me ha llamado mucho la atención. La edición que he leído habla de que Santiago sueña con leones marinos, sin embargo consultando una edición inglesa tras darme cuenta que en análisis en inglés nadie hablaba de que eran marinos, me he dado cuenta que no hay ningún momento en que se especifique sobre que sean marinos. A mi me cuadra más que sean leones de tierra por el simbolismo de la fuerza, así que me inclino a pensar que el traductor asumió que al estar en la playa tenía más sentido que fueran marinos. Sigo sin saber exactamente pero yo me inclino por los terrestres por lo que decía antes, parecen el anhelo incansable del protagonista por recuperar su juventud, su fuerza y su orgullo como hombre, y quizás sea ese otro tema por el que no me convence el libro.
Sí, la “masculinidad” quizás es lo que me haya apartado de la lectura. El pez es macho, el hombre es macho, el niño lo es aunque no dé indicios de esa masculinidad que nos muestran tanto en el pez como del viejo. La única presencia femenina es la mar, que así prefiere llamarla también el viejo y sobre la que los dos parecen competir en uno de los triángulos amorosos más curiosos que he leído nunca. De acuerdo, ahí me he pasado pero si que parece que haya una especie de demostración sobre quien es el ser más pensante, el más fuerte y el que acaba dominando el mar. Y aquí es donde a mi me ha perdido la historia por razones personales, es decir ambos parecen dominados por una especie de ganas de demostrar quien es más y aunque también es obvio el tema de la naturaleza contra el ser humano, parece verdaderamente una competición por demostrar quien es más “macho” de forma bastante rudimentaria. Y en fin, supongo que a mi me suena muy lejanas estas ideas del rival amigo o no me acaban de convencer. Pero en fin, no os negaré que lo que estoy escribiendo aquí es bastante estúpido así que será mejor que acabemos en este punto.
Otro asunto del que reconozco que no me he fijado en absoluto es la cuestión de la religión. Será porque mi educación religiosa es muy escasa, soy atea o sé más de cuestiones de mitología greco-romana que de cuestiones de cristianismo pero lo cierto es que a parte de las plegarias a medias el mismo protagonista tiene algo de Jesucristo según algunos críticos. Pero en fin, no se puede negar cierto misticismo en la cuestión de tener que matar pero a la vez sentir una ternura por ello.

Quizás no la haya disfrutado porque me ha descolocado un poco. Quiero decir por una parte me parece demasiado simple como el estilo y como el mismo autor dijo (pero quien hace caso al autor desde que lo mataron, quiero decir aun no sabéis que a cualquier autor no se le hace ni caso, a no ser que te dé por la interpretación psicoanalista a lo Freud y sus seguidores), pero a la mínima que sales de lo obvio lo cierto es que el libro da más interpretaciones de las que uno pensaría en un principio y lo cierto es que aunque reitero, no es para mi, no puedo decir que no vaya a pensar en el libro y que quizás dentro de unos años tenga otra opinión o por lo menos una mejor interpretación. Sin embargo reconozco que dudo que me guste, aunque nunca se saben estas cosas.
De hecho si nos basamos en esas interpretaciones más biografistas es evidente que se aprovecha la cuestión de que Hemingway le encantara la caza y la pesca pero no se quedan ahí y he llegado a leer que la cuestión de como el pez, ese objetivo al que se aspira sería su obra e incluso los tiburones serían los críticos que la destruyen completamente. Si queréis que os diga la verdad me parece una interpretación un tanto forzada pero tiene su interés y creo que a nivel más genérico si que puede tomarse como una especie de cuestión ideal que solo persiste cuando no la expones a nadie y en el momento que entra en contacto con la realidad desaparece y es despedazada completamente. En ese sentido el momento de más soledad es cuando se puede alcanzar dicha plenitud pero a medida que se llega al ámbito social va desapareciendo progresivamente hasta quedar en nada. Aunque tampoco es que sea muy fan de las cuestiones que magnifican la naturaleza como espacio donde uno se encuentra a sí mismo si que creo que te lo puedes tomar como una especie de representación de pensamiento e incluso si me pongo exagerada de mito de la caverna.

Con todo lo que escrito, ideas propias y ajenas, lo cierto es que me doy cuenta que sí, que la obra tiene su miga y que entiendo porque puede gustar e incluso alguna de sus valías. Sin embargo no puedo ignorar que personalmente no la he disfrutado demasiado y que no me parece tan impresionante como a otros. Eso sí, de tan simple que aparenta (o quizás es, ¿quién sabe?) da que pensar en múltiples direcciones y no negaré que las últimas líneas las he leído varias veces para seguir pensando en ellas.

Lo mejor: múltiples interpretaciones, es corto y aunque parece simple puedes pensar bastante acerca de él.
Lo peor: que no he conectado ni con el estilo, ni con la historia con su aire de fábula y que simplemente no es para mi.

Hasta aquí mi aburrimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario