miércoles, 6 de julio de 2016

Macbeth, William Shakespeare (libro)

¡Otra obra de teatro más en el blog!
Título: Macbeth
Título original: The tragedy of Macbeth
Autor/a: William Shakespeare
Otros libros del autor/a: Hamlet, Romeo y Julieta
Páginas: 128
Formato original: teatro
Año: 1611

Te gustará si: te gusta leer a Shakespeare, quieres leer una obra sobre la ambición, te gustan las tragedias del autor (es decir, tienes un placer sádico en ver como todo el mundo muere).
Ni lo intentes si: no acabas de entrar en las tragedias de Shakespeare, no te gusta mucho leer teatro y menos antiguo.

Sinopsis
Macbeth cuenta una historia de crimen y castigo entreverada de brujeria y elementos sobrenaturales. Amparado en las engañosas profecías de las Hermanas Fatídicas, brujas o diosas del destino, Macbeth decide asesinar a su rey y tomar la corona. Consciente del horror al que se entrega, forja su terrible destino y se deja poseer por el mal que nace del ansia de poder, creyéndose invencible y eterno. Esta obra tenebrosa e inquietante, de acción vertiginosa, es también profundamente introspectiva. A través de un lenguaje metafórico y sensorial, la obra indaga en lo prohibido, explora la transgresión y ofrece la oportunidad única de compartir la vida interior de un asesino, con su horror y su misterio. (fragmento de la sinopsis de una edición de Espasa Ediciones)

Opinión
Me declaro inepta para la reseña. Ya habiendo saliendo del paso, de verdad que odio reseñar a Shakespeare porque muchas veces no logro entrar del todo en sus obras, aunque por otra parte no me importa leerlo y obviamente mi problema principal al hacer las reseñas es que no sé nunca como enfocarlas porque aunque siempre se puede tirar de lo personal siempre me gusta poner algo de información de gente más interesante que yo y aunque sí, en todos los clásicos sucede un poco lo mismo el caso de Shakespeare da más miedo todavía, la verdad. En cualquier caso lo cierto es que esta obra en particular la leí en relación a la última obra que os he reseñado, Ubú rey, que como os comenté en dicha reseña, en cierta manera utiliza la premisa de la obra de Shakespeare para hacer una versión mucho más grotesca y extravagante, entre otras cosas. En cualquier caso creo que no me ha gustado tanto como otras obras de Shakespeare que he leído pero creo que también ha sido cuestión de que la he leído en un mal momento (porque como habréis visto en el blog, y sino os lo digo yo mayo ha sido un estrés y durante el principio de junio todavía lo estaba). De verdad, aunque parezca trivial, lo cierto es que el momento cuando lees las cosas (y tu estado mental) afecta mucho (demasiado) como ves los libros (y de hecho también las reseñas porque lo cierto es que muchas veces, dependiendo de muchas cosas puedo hacer una misma reseña con un tono más positivo y conformista o negativo y odiándolo todo...). En fin, ya me enrollo con banalidades, como siempre.

Quizás el tema que más me ha llegado sea la ambición que por culpa de dejarse dominar por ella todo va mal y básicamente es lo que hace que se mueva toda la historia por como sino lo sabéis Macbeth se basa en como el personaje que da nombre a la obra, tras una predicción que le coacciona y las palabras de su mujer, se plantea matar al rey para coronarse él. Lo cierto es que aunque esta sea la causa de todo (o por lo menos una gran contribuyente) la obra se centra en los conflictos de Macbeth, sobre si es culpa suya, es cuestión del destino, en un principio sobre si vale la pena o no matar... En referencia a lo primero el conflicto entre la libertad y el destino impuesto es también principal por como marcan al personaje sobre todos sus actos. A mucha gente le suena la famosa escena de las brujas que le vaticinan al protagonista que será rey (luego volverán aparecer haciendo una de esas típicas trampas lingüísticas de las predicciones) y la cuestión surge sobre si el impulso asesino se despierta tras saber ese destino (y por tanto no había nada que hacer y Macbeth es solo una marioneta controlada por el destino) o por el contrario dicho impulso estaba latente en él y solo necesitaba un empujón para dedicarse a ello (que en parte también colaborará a ello Lady Macbeth). En ese sentido creo que es una cuestión bastante interesante que hacerse y que en parte convive en el mismo personaje.
Otro punto que debo comentar que me ha llamado bastante la atención es el personaje de Lady Macbeth. En un principio parece agresiva, dominante y conspiradora, de hecho casi se podría pensar que todo ocurre por la manipulación de este personaje respecto a Macbeth y hasta aquí me pareció interesante, pero una vez ocurrido el asesinato la condición a la que pasa Lady Macbeth hace que se vaya desfigurando totalmente y que no pueda sobreponerse al crimen que daba casi por natural. La vemos obsesionada por la visión de la sangre que no se lava (mira que había visto veces la imagen de la persona que se quiere lavar la sangre y nunca se acaba de ir así que es curioso reencontrarla en un texto tan antiguo y que puede haberla creado o dado a conocer). Además que toda la obra está repleta de sangre (y yo sin fijarme en ello porque soy gilipollas).

Otro asunto antes de acabar (recordad que estoy siendo últimamente muy escueta por falta de memoria) que os quería comentar es el estilo. He de reconocer que aquí me he perdido totalmente por falta de atención. He leído en algún sitio que Shakespeare es más fácil de ver que de leer y me da la sensación que sí, porque de verdad que entre la distancia del lenguaje que podemos tener (texto del siglo XVII no es lo más cercano del mundo) entre que sino pillas una edición de esas que te explican todo doble sentido y referencia ( que lamentablemente no ha sido mi caso, de verdad, necesito leer a Shakespeare en una edición decente) y que te cueste captar algunas sutilezas como a mi, la verdad es que da la sensación de haberse perdido más de la mitad.
Por eso es por lo que probablemente tenga que releer tanto Macbeth como Hamlet porque ambas me ha dado la sensación de haberme perdido muchas cosas y lo cierto es que si tienes tiempo y calma a veces las cosas se entienden mejor... En cualquier caso si alguna vez releo algunas de estas obras y considero oportuno os escribiré cosas más interesantes sino da igual, todos sabéis quien es Shakespeare y por curiosidad lectora creo que todo aquel que se interese mínimamente por leer clásicos ha pensado iniciarse con Shakespeare así que no creo que os convenza para bien o para mal.

Resumiendo, perdonad que sea escueta con esta historia que si te pones a pensar tiene bastante miga y que en fin, ha hecho correr tinta en todo tipo de direcciones (y lo sigue haciendo) pero aquí la que os escribe no está tan puesta como para hablaros de lo que se dice de esta obra. En cualquier caso creo que no ha sido el mejor momento para leerla porque aunque cuando lo hice no acabé de disfrutarla (con toda la sinceridad del mundo, la verdad) tras hacerlo no he podido quitármela del todo de la cabeza así que me siento confusa (quizás sean que mis ganas de ver Trono de sangre hayan hecho que la vea con mejores ojos, o que soy un ente cambiante... no sé). En fin, ya sabéis si queréis leer a Shakespeare buscaros una edición decente y no hagáis como yo (a no ser que lo podáis leer inglés, en cuyo caso os tendré mucha envidia sana...).

Lo mejor: trata temas interesantes, dobles sentidos (que no capto por mi imbecilidad), incluso diría que lo más interesante es el propio retrato psicológico de Macbeth (aunque en un principio sea muy interesante también Lady Macbeth)
Lo peor: que te dé la sensación de haberte perdido muchas cosas..
Hasta aquí mi aburrimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario