jueves, 14 de julio de 2016

Madre Coraje y sus hijos, Bertolt Brecht (libro)

¡Hola! Un libro más en el blog.
Título: Madre Coraje y sus hijos
Título original: Mutter Courage und ihre kinder
Autor/a: Bertolt Brecht
Otros libros del autor/a: El resistible ascenso de Arturo Ui, El círculo de tiza caucasiano
Páginas: 120
Formato original: obra de teatro
Año: 1941

Te gustará si: tienes interés leer el llamado teatro épico, buscas un teatro que no quiera buscar la ilusión, te interesa un teatro con intenciones políticas.
Ni lo intentes si: no te interesa demasiado el teatro en general o las intenciones de Brecht en particular.
Sinopsis
Si bien la obra de Bertolt Brecht (1898-1956) abarca muy diversos géneros, su legado literario ha ejercido una influencia decisiva ante todo en el dominio del teatro. Después de un largo exilio forzado por el régimen nazi, a su regreso a Alemania fundó y dirigió la compañía Berliner Ensemble, donde llevó a la práctica, a través de sus múltiples experiencias innovadoras, su teoría del teatro épico, que postula sustituir la intensidad emocional ligada al teatro tradicional por el alejamiento reflexivo y la observación crítica a través del distanciamiento.(Fragmento de una sinopsis de Alianza Editorial que también incluye otra obra)

Opinión
Vamos a ver creo que he leído bastante mal esta obra, quiero decir lo primero que encuentras o te dicen hablando de Brecht es que no quería que el espectador se emocionara con los personajes de forma que se le obnubilara la capacidad de raciocinio, no lo que quería era que mantuvieran una distancia crítica con lo que veían para que pudieran juzgar lo que estaban viendo y así también la situación en la que vivían. ¿A que no sabéis que es lo primero que ha hecho la idiota de turno que os escribe? Sí, emocionarse con lo que ocurría y no sentirse distanciada con lo que ocurre. Y creo que esto en parte es también culpa de leer el texto y no verlo actuado digo eso porque según tengo entendido el modo de actuar que buscaba Brecht en sus obras era no naturalista en algunos momentos inspirándose también en características del teatro oriental (ya sabéis la importancia de gestos o de expresiones mantenidas como condensación de estados emocionales complejos, vaya yo tampoco sé mucho del tema, como siempre...). En cualquier caso, ya vais sobre aviso que la que os escribe es una experta en leer cosas como no se deben... En fin, ignorando eso lo cierto es que la amargura de la guerra vista desde un punto de vista de supervivientes, no centrándose tanto en sus dramas sino en como, aún en guerra, la gente tiene que ganarse la vida como puede (de verdad, esto es algo que muchas veces se ignora, y da la sensación que por entrar en guerra el mundo se paralice) y a la vez se dice que la obra se plantea las discusiones sobre si el pueblo pinta algo en todo esto para revelarse contra la guerra en sí. Pero en fin, vamos por partes.

Quizás algo que llame la atención de buenas a primeras es la gran distancia temporal en la que se sitúa la obra, sobre todo teniendo en cuenta que es una obra que en parte quiere despertar consciencias sobre el espectador de su poder para cambiar cosas. Como curiosidad antes de entrar en materia decir que el personaje de Madre Coraje se cogió de una novela picaresca de una mujer que iba entre los dos bandos intentando ganar el máximo de dinero. Y sí en esta obra también nos encontramos con esta mujer que parece que lo único que quiere es el beneficio propio, que incluso a veces entra en conflicto con el amor por sus hijos. Supongo que sí, que en parte su egoísmo es deleznable y que por ello no debería ser fácil empatizar con ella pero lo cierto es que no se renuncia hasta cierto punto a darle humanidad. También es verdad que en tanto que el culpable de toda la situación parece ser el capitalismo, o a modo más simple la obsesión por el beneficio personal, en parte se podría entender a Madre Coraje, supongo, hablo desde el desconocimiento, como una víctima del sistema, aunque a la vez sea consciente de ello. En fin, da igual que no me aclaro ni yo y que a estas horas no debería estar escribiendo.
En cualquier caso, lo cierto es que tengo sentimientos muy encontrados con la obra en general y la protagonista por lo que os digo, yo empaticé plenamente en una primera lectura aunque había ciertos elementos que no acababa de entender muy bien de donde salían o que función tenían. Uno de ellos quizás sea mucho más notorio en la puesta en escena como las canciones. Lo cierto es que sí, llega un momento que las tonadillas que parecerían normales en un contexto de ir caminando y de guerra se hacen tan insistentes que llaman la atención sobre sí mismas haciéndolo algo excesivo (aunque sea buscado y no me moleste, aunque ni idea de si se cantará en interpretaciones tanto o qué se cantará, la verdad).
Quizás antes de acabar (apelo a que estoy espesa y en pocas condiciones de escribiros) debería hablaros un poco del final y de Katrin. Lo cierto es que una de las escenas finales con un tambor, que se ve según he leído por ahí es símbolo de más cosas de las que creía pero en ese momento representa un grito de rebeldía contra tantas cosas, de verdad colaría dentro de una obra que quisiera emoción. Sin embargo, tras que lo inevitable ocurra (como ha pasado ya muchas veces) Madre Coraje decide seguir adelante con su carro, a seguir vendiendo. Y sí se le puede acusar de muchas cosas, y entiendo todo eso de que seguir adelante a veces no es en sí mismo una virtud, pero soy lo suficiente idiota para que me emocione, no puedo evitar pensar que no le queda opción, y a mi que cada vez me gustan más las historias sobre personajes que no consiguen hacer nada con sus vidas, y que les quedan poca fe en ningún ideal (si es que tienen alguno) lo cierto es que no puedo evitar sentir compasión y no ser lo que se requería a los espectadores de la obra (en fin, cosas que pasan...).

Resumiendo, he disfrutado de forma totalmente incorrecta de la obra y creo que la he leído de forma tan subjetiva que no se parecerá en nada a lo que realmente es, pero lo cierto es que sí, que empatizo con gente un poco rara y que luego pasa lo que pasa. En fin, creo que aún con todo si os interesa el teatro deberíais leerla porque presenta cuestiones interesantes para el género y en fin, creo que se puede leer bastante bien.

Lo mejor: que te encariñes con personajes cuando no deberías (ya paro), interesante como trata el tema de la guerra donde el causante principal es el afán por el beneficio propio a gran y pequeña escala.
Lo peor: quizás no verla representada para ver de verdad el efecto de distancia.

Hasta aquí mi aburrimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario