viernes, 8 de julio de 2016

Seis personajes en busca de autor, Luigi Pirandello (libro)

¡Otra obra de teatro más en el blog!
Título: Seis personajes en busca de autor
Título original: Sei personaggi in cerca d'autore
Autor/a: Luigi Pirandello
Otros libros del autor/a: Cada uno a su manera, Esta noche se improvisa (ambas hacen una trilogía con Seis personajes en busca de autor)
Páginas: 160
Formato original: teatro
Año: 1921
Adaptaciones: varias películas

Te gustará si: tienes interés en el teatro experimental y que es consciente de ser teatro y juega con sus propios elementos.
Ni lo intentes si: quieres una historia convencional, no te acaba de convencer una obra de teatro donde se reflexione sobre el mismo teatro.
Sinopsis
Esta obra de Pirandello es un hábil drama, a la vez teórico y empírico, que trata sobre los elementos de la moderna dramaturgia enfocados desde nuevas perspectivas.: el autor, el director de la compañía, la construcción del texto escrito y su concordancia con el texto escénico, la actitud de los autores, la manera de llevar los ensayos, la representación, el tinglado escénico, en fin, lo limites del teatro. La realidad, libertad e individualismo de los personajes, que reivindican su autonomía como trasunto de la agonía vital de los seres humanos, son vistos como un juego teatral pero sin dejar de ser, trágicamente, metafísico. (sinopsis de editorial Edaf)

Opinión
Ya solo quedan dos obras de teatro así que nada esto ya se acaba (por lo menos esta tanda interminable de teatro). Que de verdad, me ha gustado leer y encuentras cosas muy interesantes pero lamentablemente se lee todo muy rápido y se me acumulan las reseñas (y no quiero contaros mi vida de reseñadora estresada pero aún no he empezado con los animes de primavera ni acabado los de invierno, lloro). En fin, dramas personales a parte, lo cierto es que conocía el título de la obra antes de leerla y me había llamado mucho la atención porque todo lo que tenga algo metaliterario de buenas a primeras capta mi interés. Además creo que todo el mundo puede por lo menos sonreír o cuestionarse cosas solo pensando en la idea de seis personajes que están buscando un autor. En cualquier caso, me ha parecido bastante interesante la obra de teatro.

Algo que ya llama la atención de la obra es la situación en la que se inicia, es decir un ensayo de una obra que no vamos a ver rompiendo la inmersión del espectador en lo que le puedan contar porque cualquiera se extraña de ver el escenario como si estuviera a medias en la preparación y un actor que se declara como el director y que está hablando a unos actores sobre su papel y como lo deben interpretar. Además que el autor incluso se llega a poner a sí mismo dentro de la obra como el autor de la obra ficticia que están en proceso de ensayar y encima se critica a sí mismo poniendo en boca del director que es un mal autor (¿no es eso bonito? En serio, a mi estas cosas me gustan bastante). Y la guinda viene cuando aparecen por la sala los seis personajes como si nada y se plantan en el escenario a reclamar su historia, de verdad que el concepto me encanta y es de esas obras que me gustaría ver representadas (a ver el teatro siempre tiene un grado más de interés si lo ves representado, pero esta en especial me encantaría verla) porque tiene que ser una pasada. En cualquier caso lo cierto es que luego cuentan un culebrón que no recuerdo del todo por mi falta de memoria, pero es interesante por como se da esa idea de dejar en un segundo lugar la historia y que verdaderamente lo que suceda en escena no es que actúen lo que les pasó (o pasa) sino que lo cuentan e incluso después el director quiere que representen lo que les están contando los actores profesionales. De eso se deriva el conflicto que se produce entre actores y personajes que es teatro dentro de teatro en estado puro. Además de detalles como que el director preparando la escena diga que tiene que caer el telón después del parlamento de un personaje cuando la representen “de verdad” y que vaya el tramoyista y piense que lo tiene que hacer en ese momento, lo haga y dé final a una escena aunque a la vez el supuesto director se queje del error me parecen una genialidad. De verdad, tiene unos juegos de realidad y ficción que son lo suficiente enrevesados para preguntarte en qué dimensión está pasando todo esto y hace que sea una obra muy compleja en ese sentido y que dé que pensar y se disfrute por eso, por el lío de realidades.
Sobre como está escrita llama mucho la atención la cantidad de acotaciones enorme dejando por lo menos muy clara la interpretación que quería el autor. Esto es interesante porque en fin, luego el teatro tiene algo muy especial que es que en cada puesta en escena el director, con más o menos gracia, le aporta algo (intentando disimulándolo y ciñéndose lo máximo que puede al texto o por lo contrario experimentado nuevos sentidos para la obra) pero en este caso al estar tan indicado dan ganas de ver una versión que la siga al pie de la letra, aunque las innovaciones después también pueden estar bien (viva las contradicciones, bien).
Otro tema de la interpretación es como el efecto de realidad se consigue de forma que muchas veces se contradice con la verdad que defienden los actores de forma bastante curiosa. Es interesante por la reflexión que aporta sobre el mismo teatro hablando precisamente de las formas que ha adoptado el teatro para crear una realidad y que se han, de alguna forma, institucionalizado con una ideología que solo permite mostrar aquello que le interesante ignorando otros asuntos de la realidad.
Incluso el final con cierto hecho da aún más pie a pensar en las diferencias de la realidad y la ficción y el problema que puede suponer hacer ciertas cosas en un ámbito de supuesta ficcionalidad. En fin, cosas mías aunque supongo que cualquiera puede tener sus reflexiones al respecto. Aunque el último parlamento que acaba diciendo el director en relación a lo que ha ocurrido, trivializa la cuestión como una pérdida de tiempo, que en el fondo también podría decirlo mucha gente que se base en la utilidad como principio básico para calificar cosas, sigue dejando con libertad para pensar sobre ello.

Resumiendo, la obra plantea en ella misma un montón de cuestiones sobre el teatro y la ficción así que de verdad que es un texto que me ha parecido muy interesante y que si os interesan mínimamente estas cuestiones creo que necesitáis leerlo aunque no lo sepáis todavía. De verdad, se lee rápido por ser teatro y vale mucho la pena, aunque sé que a veces da pereza leer el género porque por lo menos yo no acabo de entrar tanto como en la novela y por dar la sensación que pierde al no verlo representado, yo os la recomiendo para una tarde en que no sepáis que hacer.

Lo mejor: el juego de ficción y realidad, toda la reflexión sobre el teatro que tiene.
Lo peor: no sé, quizás no verla actuada que debe causar más impacto todavía.

Hasta aquí mi aburrimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario