sábado, 13 de agosto de 2016

Boku dake ga inai Machi, Sanbe Kei (manga)

¡Nuevo manga en el blog!
Título: Boku dake ga Inai Machi (Desaparecido)
Significado del título: La ciudad donde solo estoy yo
Extensión: 8 volúmenes (44 capítulos)
Formato original: manga
Adaptaciones: anime
Autor original: Sanbe Kei
Año: 2012
Otras obras del autor/a: Hoozuki no Shima, Mouryou no Yurikago
Curiosidad: el autor escribe historias complementarias a esta en un nuevo manga llamado Boku dake ga inai Machi Gaiden

Te gustará si: tienes interés en historias sobre cambiar el pasado, el viajar en el tiempo, quieres algo que enganche y que te entretenga.
Ni lo intentes si: prefieres que la evolución de los personajes sea más importante que la historia, no soportas el dibujo del autor.

Sinopsis
Satoru tiene un poder extraño, cuando algo malo o evitable va a pasar tiene la habilidad de volver al pasado unos minutos para poder arreglarlo. Sin embargo, no parece que pueda hacer gran cosa con dicho poder que no puede ni controlar, su pasado del que se siente culpable y la mediocridad de la vida que vive le persiguen.
Opinión
Este manga, como no podía ser de otra forma, lo empecé a leer antes de la temporada de anime de invierno con intención de leer lo que había en ese momento antes de empezar con el anime. Lo empecé con muchas ganas con la impresión de que me iba a gustar bastante y no puedo decir que en un primer momento no me enganchara completamente. Porque sí, si algo hace bien Boku dake ga inai machi es mantenerte pegada a sus páginas, o por lo menos yo reconozco que me vicié bastante y tenía verdadera curiosidad por saber como iba a acabar esta historia con viajes en el tiempo de por medio. Sin embargo reconozco que aunque empieza de manera bastante correcta y creando más expectativas de las que debería va desinflándose por momentos, teniendo un culpable bastante predecible y unos personajes que no llegan ni a desarrollarse todo lo que deberían sobre todo porque se opta por una resolución bastante facilona que acaba, por lo menos en mi caso, dejándome bastante fría con todo lo que he leído. Aun así, también es cierto que no está mal del todo.

Vamos a ver quizás en este manga el problema principal esté en el inicio prometedor que tiene. Quiero decir, de verdad que la premisa es fácil que tanto te enganche como que en un principio de verdad esperes grandes cosas jugándole una muy mala pasada al desarrollo que de otra forma puede que no lo hubiera encontrado tan mediocre. Quizás una de las cuestiones en ese cambio que se va produciendo de la impresión inicial a cuando se va desarrollando lo demás es que la sensación que da el manga cambia bastante, quiero decir en un principio con toda la historia del mangaka fracasado e incluso la relación distanciada con todo el mundo y con su madre da un ambiente de desolación o por lo menos de mediocridad en su vida para el protagonista haciendo fácil que empatices con él, sin embargo, que acabe rápidamente dicho momento para una visión más optimista de la vida hace difícil que puedas seguir creyéndote al personaje. Entiendo que hasta cierto punto tenga que comportarse diferente por las circunstancias y que se sienta optimista con respecto al futuro porque va a cambiar cosas, pero no puedo llegar a creerme que tan rápido su enfoque en la vida sea tan diferente.
Pero en fin, esa cuestión puedo pasarla por alto, porque reconozco que en un principio los momentos en el pasado tienen mucho encanto, comparto la opinión que algunos niños no acaban de comportarse como niños y Satoru se acaba infantilizando un poco, pero en fin, lo acepto todo porque sabe crear un ambiente entrañable con una sensación de peligro a la vez, pero desde cierta sensación de aventura para niños que hacen una mezcla bastante interesante y que principalmente es lo que más voy a recordar del manga. Eso y la figura de Kayo en la nieve, de verdad que con esos toques hay esa sensación de poder arreglar el pasado y querer animar al protagonista hacerlo. Incluso las relaciones que traza con otros personajes y como los vínculos de amistad sirven y la comunicación hace cambiar cosas está bien hecho, sin embargo todo va encaminándose más hacia la resolución, se ignora a los personajes y se apuesta por solo centrarse en el crecimiento del protagonista de forma un tanto forzada. Sobre todo por cierto salto temporal que hace que todo sea muy conveniente y que no se aprecie ningún crecimiento por parte del lector. De verdad que no creo que sea demasiado inteligente dicha decisión pero supongo que era la manera rápida de acabar con el lío temporal. Aun así lo cierto es que si ya lo noté decepcionante en relación al protagonista y ese supuesto desarrollo que nos hace creer a la fuerza que ha crecido y se ha hecho una persona de provecho (y que de verdad, es poco creíble desde el punto de vista del lector, por lo menos para mi, sobre todo con el caos mental que debería tener el protagonista), en cuestión de secundarios, al estar principalmente en primera persona lo es todavía más. Pero en fin, el autor ha sabido sacar provecho y por lo menos lo que he leído del manga Boku dake ga inai Machi Gaiden se basa precisamente en este periodo así que supongo que por lo menos nos dará algo de información sobre que hicieron ciertos personajes en dicho periodo.
Sobre el culpable de todo el asunto he de reconocer que a parte de pintártelo muy sospechoso casi de buenas a primeras creo que el pasado justificando sus motivaciones no acaba de decir nada. Sobre todo porque sino recuerdo mal se desarrolla en uno o dos capítulos con historia alegórica de por medio que no me parece tampoco muy inteligente, resultona como mucho. Pero en fin, no digo que no sea interesante que te presenten más al personaje y que te expliquen porque lo hace, a todos nos gusta (o a la mayoría) leer sobre motivaciones oscuras, porque la gente mata y cosas así, pero para hacerlo deprisa y corriendo no sé si acaba de funcionar del todo, aunque según tengo entendido en el anime se lo saltan que tampoco me acaba de parecer del todo bien así que, en fin, supongo que viva la contradicción como siempre.

En cuestiones de estilo he de reconocer que no me gusta nada el tipo de dibujo, pero creo que esto es más cosa personal que otra cosa. Aún así reconozco que no es para mi, sin embargo, a medida que pasan las páginas hasta te acostumbras a las deformidades extrañas de las caras. Aún así, a parte de las imágenes evocadoras de Kayo en la nieve, y en serio, es en lo que más pienso y recuerdo en relación a la serie, quizás porque sea la portada de la serie pero también porque sabe captar muchas cosas, en general tampoco es que el dibujo sea algo más que funcional, la verdad. Sobre como está escrito abunda la primera persona y he de reconocer que quizás por ello el manga no me ha acabado gustado tanto como podría, por su protagonista. Ya me parecía un poco idiota que siempre acabara soltando todo lo que pasaba por su mente de la misma manera que su comportamiento no parece ser demasiado maduro en muchos momentos. Además, lo que decía el crecimiento del personaje es más forzado por el tipo de historia que cuenta y es difícil creer que haya llegado a la situación que muestra el final como persona.
Sin embargo, he acabado reconociendo que sí, que la mayoría de personajes que le rodean tenían mucho más potencial que él aunque, lamentablemente, el manga acaba teniendo muchos más problemas para mi en relación a los personajes que no en la historia, que aunque sea simple por lo menos pues tiene su sentido, pero lo cierto es que en cuestión de personajes tenemos buenos intentos que se quedan a medias, todos. La madre quizás sea una de las mejores bazas de la historia, en serio recuerdo leer como muchos animes que se basan en adolescentes los padres no aparecen en absoluto y es cierto y este anime que trata ya de un hombre más adulto, aunque no mucho, es consciente de la importancia del vínculo familiar y lo que es más me sorprende y me gusta que aparezca una madre soltera, que es como una rareza máxima en animes y en Japón en general. Incluso como personaje puedes llegar a creerte su relación con Satoru y tiene buena química con él además de una personalidad fuera de dicha relación. Sin embargo, el manga ignora casi por completo como le afectan a ella las distintas realidades temporales, aunque supongo que hubiera sido difícil de llevar y aunque sea agradable no puede despuntar por culpa de dicha limitación. Algo parecido pasa con Kayo por como solo la conocemos de niña aunque reconozco que es fácil encariñarse con ella y aunque la idea de proteger a gente en general no me guste en este caso al ser una niña creo que hasta puedo empatizar con ello. Además por lo menos a ella se le da cierta identidad, sin embargo, aunque la relación que se desarrolla entre Satoru y ella me parece mona lo cierto es que da pie a pensar que Satoru es un adulto y que en fin, no sé hasta que punto puede perturbar ponerte a pensarlo con profundidad. Sobre Airi creo que es el caso más grave de desaprovechar su papel, además que llega a ser algo absurdo que haga de la chica superoptimista que parece que solo existe para animar y creer al protagonista. Se supone que tiene un sueño y cosas que hacer en su vida pero de verdad, que aunque me debería creer que ayuda en el crecimiento del protagonista de nuevo me da más la sensación que la historia me la ha puesto en medio para que avance la historia que de verdad poder creerme una transición natural. Aunque quizás mi problema sea que necesito que algo dure cierto tiempo para creérmelo, quizás demasiado, quien sabe.

Resumiendo, quizás haya sonado bastante negativa en la reseña y no os negaré que no me ha acabado de convencer, pero aun así reconozco que como entretenimiento es pasable, que la historia que cuenta es sumamente entretenida, pero el problema básico es que la sensación que deja es bastante agridulce por como el nivel del inicio cae bastante hacia el final, los personajes se quedan a medias y la historia opta por la vía más sencilla para resolverse así que da la sensación que podría haber resultado mucho mejor y se ha desaprovechado potencial.

Lo mejor: entretenido, tiene momentos y sabe crear una buena atmósfera en el pasado con los niños, además de la nieve que le da un toque a dicha atmósfera.
Lo peor: los personajes que no acaban siendo todo lo que deberían, desarrollos a medias, un final apresurado y que no permite que las cosas fluyan con naturalidad.

Hasta aquí mi aburrimiento.




No hay comentarios:

Publicar un comentario