martes, 9 de agosto de 2016

Shoujo-tachi wa Kouya wo Mezasu, Barnum Studi, Project No.9 (anime)

¡Otro anime en el blog! Aún de invierno...
Título: Shoujo-tachi wa kouya wo mezasu
Significado del título: Las chicas que aspiran a las tierras salvajes (referencia a la creación de las novelas visuales)
Extensión: 12
Formato original: vamos a ver ha salido antes que la novela visual pero digamos que la historia ya
estaba hecha y el anime ha salido casi como promoción para esta que ha salido el 25 de marzo.
Adaptaciones: anime (depende de lo que consideres que va primero)
Estudio del anime: Barnum Studio, Project No.9
Autor original: Tanaka Romeo (en serio... es para llorar...)
Año: 2016
Otras obras del autor/a: Cross+Channel, Saihate no Ima

Te gustará si: no te importa ver un anime donde no pase nada, los personajes no sean gran cosa pero puede llegar a entretener, tienes mucho interés en ver el proceso de creación de una novela visual hecha anime.
Ni lo intentes si: odias todo lo relacionado con las novelas visuales, no te gustan los personajes que no destacan o están hecho a base de estereotipos, quieres algo donde pasen muchas cosas, leíste CrossChannel y te encantó y esperabas algo bueno de este hombre...

Sinopsis
Bunta es un estudiante de instituto normal y corriente que tras hacer el guión de una obra de teatro Kuroda, una chica silenciosa le intentará convencer para que se pase al lado oscuro y escriba novelas visuales. A partir de aquí se irá formando un grupo variopinto de gente con distintos talentos para llevar a cabo el proyecto.
Opinión
Sin duda esto ha sido una gran decepción, de verdad de las más grandes en animes que he visto este año. Y bien, supongo que de buenas a primeras cualquiera que leyera la sinopsis pensaría que iba a encontrarse con una mediocridad y hubiera acertado, el problema está cuando ves que el nombre del creador de la versión en la que se han basado, la novela visual, es el mismo que hizo CrossChannel (es decir, Romeo Tanaka) y esperas algo a la altura de la anterior. Además, es una historia sobre un grupo de gente que se reúne para hacer una novela visual, yo esperaba que con dicha premisa aprovechara para romper algunos de los tópicos del medio, hacer una reflexión sobre el mismo, no sé ser consciente de sus problemas... En este caso lo peor es que hay momentos que parece intentarlo pero en general acaba cayendo en el fanservice, en hacer personajes que tienen poca chispa, una historia insulsa y en general lo malo de este anime es que es mediocre, no hay nada que destaque. Y de nuevo, supongo que cualquier espectador que vea el anime solo conociendo la sinopsis es probable que no se lleve el chasco tan grande que me he llevado, pero en fin, supongo que, como tantas otras veces, problemas de expectativas o de confiar en ver algo por lo menos medianamente decente.

A ver, la premisa como digo no promete grandes sorpresas pero lo cierto es que no le pedía acción así que esperaba encontrarme con algo con personajes que tuvieran una buena interacción entre ellos o, lo que decía una vuelta de tuerca a la idea de las novelas visuales. Lo malo del caso es que en ambos casos parece quedarse a medias. En los personajes parece querer usar estereotipos y darles un toque más “realista”, o esa es la impresión que me ha dado, pero a la vez parece quedarse en un punto intermedio de no renunciar a los patrones conocidos y se produce, por lo menos en mi caso, la sensación de lejanía con los personajes que no destacan por sí mismos y a la vez no son tampoco tópicos con patas. Quizás sea algo así porque es un producto corto que bebe de la fuente inicial más larga pero creo que aún así los personajes no dan una buena primera impresión. El único que parece tener un protagonismo en todo esto es el protagonista, que si bien en un principio la idea de persona normal puede tener su gracia, lo cierto es que el escaso desarrollo que tiene, darse cuenta que escribir le gusta, es tan predecible y tan poco original que es deprimente. Además si nos fijamos en las chicas individualmente tampoco hay mucho que destacar. Dando un repaso por cada una, Kuroda es la chica solitaria solo que esta vez tiene iniciativa y lía a todo el mundo a participar, buena combinación si fuera algo más que eso, pero se queda en el típico personaje que une a gente para la movida de turno y poco más, solo que no cae tan bien a los miembros del grupo por no integrarse del todo en el mismo y por depender del chico para que de verdad funcione el grupo, vale, concedo que no es la Haruhi de turno, pero en estos pocos capítulos, aunque sea la que más relevancia se le dé no dice nada, es sosa y todo el frikismo que debería tener no se exhibe en ningún momento. Yuuka es la típica segundona amiga de la infancia, tengo cierta simpatía por las segundonas, lo admito, pero más allá del capítulo que le dedican a su trabajo en el proyecto con un drama predecible pero que puede funcionar y los celos por darse cuenta que su amigo de la infancia puede irse con otras, de nuevo, no hay nada. Andou quizás me haya interesado más por motivos personales (véase le gusta el yaoi) pero a parte de ser la peliroja con una personalidad que no se calla sino comparte algo y causar por ello disputas y rupturas entre el grupo no se explora nada de ella. Algo así pasa con Yuuki, la tímida dibujante que tiene una faceta pervertida y que a parte de eso poco más sabemos de ella, y en fin supongo que se lo perdonaría por los pocos capítulos si hubieran logrado cohesionar o simplemente mantener conversaciones entre el grupo que tuvieran cierta gracia, pero lo cierto es que cuando están juntos los personajes funcionan todavía peor. La dinámica del grupo es mala, y con el paso de los capítulos va centrándose cada vez más en el protagonista y se olvida completamente de hacer un círculo de amigos o de compañeros discutiendo chorradas que hubiera funcionado mucho mejor al tipo de historia. Incluso el intento de usar el amigo hombre, típico de novela visual y de eroge concretamente, como punto cómico, me parece tan insustancial y malo el personaje y su intento de reírse del otaku extremo no me acaba de funcionar, la verdad... Quizás sea yo, pero de verdad que me sobraba esa personalidad, cualquier otra cosa hubiera sido mejor.
Pasando al otro tema del que os hablaba antes, el intento de dar la vuelta a los estereotipos que hace que se caiga en ellos y en algún momento conscientemente y de maneras idiotas. Vamos a ver, antes que nada creo que como anime dedicado a la producción de una cosa hubiera estado bien que hubieran puesto alguna referencia a alguna obra, no hace falta que sea directa si hay problemas de copyright, pero de verdad que el anime parece eludir completamente el tema del que trata, pocas veces se ponen simplemente a hablar de novelas visuales en general y cuando lo hace en general solo acaban cayendo en una patética batalla entre Andou y Kuroda entre el yaoi y la novela visual enfocada para hombres, incluso se obvian de forma bastante curiosa que alguna chica pudiera estar interesada por los otomes. De verdad, ya es raro el planteamiento de mujeres que se quieren dedicar a hacer una novela visual enfocada hacia hombres (y está por el moe y todas esas cosas...) para que encima no tengan en consideración eso, que quizás alguna de las que saben del mundillo le podían gustar los otomes. Y es más incluso Kuroda que se supone que le gustan las novelas visuales con target masculino, cosa que me parece genial, podría haberse interesado alguna vez en su vida por el otro lado, incluso por el yaoi.
Pero dejando la falta de referencias al tema en general lo que intenta hacer con los estereotipos y tópicos de este tipo de obras todavía es peor. Recuerdo particularmente el episodio de la playa que como en todas las series está para el fanservice, pero en esta Kuroda intenta ser consciente de las situaciones típicas de anime o de novela visual recrearlas para ver que tal es el moe en la “realidad”. Y sería una gran idea sino diera la sensación de que la historia parece desesperada por ser diferente sin conseguirlo de ninguna manera. Sin embargo, pasan los capítulos y llega un momento donde ya todo da igual y todo el mundo se disfraza de sirvienta para ayudar al protagonista, porque, ¿quién no se pondría un traje ridículo con tal de animar a un amigo? Todo bien sino fuera una excusa barata para poner fanservice y que estropea la ya mala serie que era de por sí, en serio, para mi esa escena fue una bofetada en la cara muy fuerte. ¿De verdad que esto ha salido de la mente del mismo que escribió Crosschannel, esa obra que a mi parecer rompe con el protagonista típico del eroge para hacerlo un enfermo mental y pone estereotipos de personalidad típicos del anime/manga como si tuvieran también problemas psicológicos? Porque, en serio que me cuesta mucho creer que sea la misma persona, pero en fin, así son las cosas y quizás la novela visual sea mejor pero tampoco las críticas han sido muy favorables, en serio, me deprime.
Quizás el final del anime tenga algo de interés por mostrar un poco el mundo de la creación de las novelas visuales a más gran escala y supongo o quiero suponer que la versión original se extenderá más en eso dando información interesante o curiosa, no sé, estaría bien que si el escritor ha vivido el trabajar en distintas compañías en muchas ocasiones pudiera poner algo de su experiencia o de lo que ha oído, o cualquier cosa.

No quiero extenderme mucho más porque creo que ya habéis entendido que es mala, incluso el opening y el ending son mediocres pero en fin, os los dejo por aquí.


Resumiendo, decepción ver que Tanaka Romeo ha hecho algo así, en serio, no me lo esperaba tan malo. Vamos a ver, tampoco es que Rewrite, otra obra en la que participó (me refiero a la novela visual) me encantara, pero por lo menos tenía su interés y aunque no me gustara le podía reconocer cierto mérito, pero o esto ha sido una mala adaptación de la novela visual original (que puede ser) o simplemente es malo, muy malo lo que ha escrito. En cualquier caso, no os la recomiendo, pero sino os importa ver animes mediocres mientras os entretengan quizás este sea para vosotros. Aunque ya aviso que tampoco lo he encontrado especialmente entretenido.

Lo mejor: son doce capítulos que se ven más o menos rápido.
Lo peor: es mediocre en tantos sentidos y malo en tantos otros, personajes que no destacan, su intento de hablar de novelas visuales desaprovechado totalmente...

Hasta aquí mi aburrimiento.

Aunque suene raro he de decir que sigo teniendo curiosidad por la novela visual, aunque desde luego no sea una prioridad, pero como está en japonés de aquí a que entienda bien el idioma pues pueden pasar años así que nada, algún día lejano quizás le dé la oportunidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario