martes, 23 de agosto de 2016

Showa Genroku Rakugo Shinju, Studio Deen (anime)

¡Nuevo anime en el blog!
Título: Showa Genroku Rakugo Shinju
Significado del título: La era showa, la era Genroku, el rakugo (arte tradicional de contar historias poniendo voces distintas para varios personajes una misma persona algunas teniendo un tono humorístico) y un doble suicidio
Extensión: 13
Formato original: manga
Adaptaciones: anime
Estudio del anime: Studio Deen
Autor original: Kumota Haruko
Año: 2016
Otras obras del autor/a: Itoshi no Nekkoke, Nobara
Te gustará si: te gustan los animes que te enseñan sobre cuestiones culturales, quieres un drama y un anime basado más en las relaciones entre personajes que en la acción.
Ni lo intentes si: quieres algo lleno de acción no soportas el drama o los animes basados más en los personajes.


Sinopsis
Yotarou acaba de salir de la prisión y tiene claro que hacer con su vida: quiere dedicarse a ser aprendiz de un gran maestro del rakugo que lo maravillo cuando hizo una actuación en la cárcel. Yakumo, el respetado comediante, no ha aceptado nunca aprendices pero acabará haciéndolo con este chico.
A partir de aquí el pasado y el presente se unirán para explicar la historia de personajes que mantienen la tradición viva y como se van relacionando entre ellos.


Opinión
Tengo que reconocer que no se si ahora mismo es el mejor momento para ponerme a escribir sobre este anime. Digo esto, básicamente, porque aunque sigo convencida de que he disfrutado bastante de este anime y sin duda he adorado muchas cosas como la manera de explicarte la historia, los personajes o conocer el arte del rakugo, admito que antes de este anime no tenía ni idea de su existencia, también con el paso del tiempo, y ya hace unos días desde que terminé de verlo, sus defectos van viniendo de forma recurrente a mi mente, y sí, sigo medio enamorada de este anime y estoy casi segura que estará entre mis favoritos de los animes vistos este año, de hecho lo he puesto ya como favorito en myanimelist, pero aunque a mí me haya gustado mucho no sé hasta qué punto es un buen anime. Quiero decir, creo que lo que cuenta lo hace de forma muy correcta a excepción de la cuestión del personaje femenino que para mi gusto queda en un terrible segundo plano que hace que el anime no acabe de ser todo lo que podría, la relación entre los dos personajes masculinos está muy bien tratada, aunque me recuerde mucho a la de otros personajes como los de Sakamichi no Apollon, tiene una buena presentación y en general para mí es bastante superior a la mayoría de animes normales que puedes ver, pero a la vez quizás, una vez pasada mi obsesión con la historia no puedo evitar darme cuenta de que a pesar de que me ha encantado verlo y sigo pensando que es un buen anime no es excepcional, y que estilísticamente es correcto y poco más, que no acaba de explotar todos sus recursos. Sin embargo sigo admitiendo que para mí es de los mejores animes que he visto en mucho tiempo, pero supongo que verlo después de ver Evangelion no ha sido una gran idea.

Quizás una de las cosas que puede tanto atraer como repeler a más gente es la cuestión del rakugo. Es decir, por un lado creo que la cuestión cultural en un anime siempre puede hacer gracia, pero a la vez creo que puede ser difícil encajar con el humor o simplemente con la idea de que es el rakugo. En mi caso particular, me sorprendí a mí misma dándome cuenta que mi humor cada vez es más raro ya que aunque he leído por muchos sitios a gente que se quedaba indiferente en alguno de los primeros monólogos, lo cierto es que yo ya en el primer episodio de este anime me enamoré por el sentido del humor, de verdad, todavía recuerdo a las tantas de la madrugada riéndome sola mientras veía el primer episodio de este anime e intentando no hacer demasiado ruido para no molestar... en fin, cosas que me pasan a mí supongo. Sin embargo he de reconocer que tal vez sólo viendo el primer episodio del anime es fácil no quedar muy contentos ya que si no encajáis con el humor quizás os resulta demasiado largo, y con demasiado rakugo por medio. En este caso os invito a seguir viendo el anime unos capítulos más ya que pasado este episodio, que a pesar de que a mí me encantó puede hacerse más pesado para algunos, los episodios tienen una duración habitual y la historia comienza a centrarse-se en un flashback muy largo que durará todo el anime. Y lo cierto es que la historia del pasado es ciertamente emocionante y me da un poco de miedo que en la segunda temporada, que está por venir, como se volverá a centrar en la del presente, no acabe de gustarme tanto aunque al mismo tiempo tengo ganas de verla. En cualquier caso, si os gustan los dramas basados en la interacción de personajes creo que se puede disfrutar basado de este anime.

Pasando más a la historia en sí quizás uno de los temas que con el tiempo me ha acabado gustando más es la cuestión de la nostalgia por el arte que desaparece, que deja de interesar a las nuevas generaciones, que cada vez es más minoritario y parece que tiene que compartir espacio con nuevas diversiones. En este sentido es obvia la posición que representan los dos amigos y rivales en este mundo, el modo en que los dos evolucionan, encuentran su manera de contar historias, su tono personal y lo que quieren hacer con el rakugo. Y al mismo tiempo su relación y cómo evoluciona a lo largo del anime y como tanto la envidia como la admiración que se tienen el uno al otro por ser completamente opuestos sintiendo en común un amor por rakugo y haberse criado como hermanos sean probablemente los dos temas que mejor explora el anime. Y, de hecho, tengo que reconocer que probablemente por culpa de cómo la cuestión con la chica no me ha convencido y para mí queda en un segundo plano que hace muy difícil que nos podamos creer de forma natural la relación con ella, no he podido evitar emparejar los dos protagonistas. Quiero decir, reconozco que disfruto leyendo yaoi pero no estoy tan obsesionada como para emparejar hombres en historias donde claramente la tendencia de los personajes es heterosexual y si lo hago no lo hago muy seriamente, sin embargo en este caso en concreto no se si he estado influenciada en descubrir que la autora tiene obras de este género, si simplemente la química entre los dos personajes me lo ha sugerido o si ha sido la mano de la autora que sin darse cuenta ha condicionado al espectador para emparejar a los dos hombres que era lo que quería ella en el fondo. No sé, pero de verdad que me parece más un defecto que una virtud, porque no sé si sólo he sido yo pero la relación con la mujer para mí necesitaba la misma profundidad o similar a la de los dos hombres, lo que no he visto y me ha decepcionado, mucho.
Vamos a ver, quizás sea porque aparece más tarde que los otros dos, pero desde un principio vemos la frialdad con la que Bon trata a Miyokichi y aunque se nos intenta justificar reacción de él, lo cierto es que lo hace a un nivel puramente argumental y de forma emotiva es casi imposible entender que él la hubiera amado alguna vez, me lo poco creer porque el anime insiste en ello, pero las imágenes, la cantidad de escenas todo insiste en la relación con su amigo y esconde o pone en un segundo plano la relación con ella. Supondría que es porque está explicada desde el punto de vista del protagonista, pero aparte de dar muestras claras de cuál es la voz que nos lo cuenta, de ser así y lo hiciera Bon, no podría llegarse a otra conclusión que está enamorado de Shin. Quiero decir, una cosa es que no nos muestre la relación entre el otro y la mujer pero es que incluso cuando estaban juntos no parecía tener ningún tipo de pasión y no me sirve que el protagonista sea frío, que lo es, pero el anime deja claro que con el rakugo y con su amigo (aunque podría representar más la relación que tiene con el rakugo que la relación afectiva con él) no lo es tanto. Sin embargo, lo cierto es que es muy suponer que la voz que narra el pasado sea la del protagonista ya que aunque hay cierto foco en sus experiencias no hay marcas explícitas de primera persona, pero aún así supongo que en la elección de este punto de vista, que quiere centrarse en el rakugo y no tanto en las relaciones afectivas también condiciona a que quede en un terrible segundo plano la cuestión de la mujer y lo que acabará convirtiéndose en este trágico triángulo amoroso. Supongo que reflexionando desde este punto de vista no puedo evitar pensar que quizás es buscado este segundo plano los dramas humanos por como el protagonista, obsesionado por rakugo, acaba perdiendo de vista todo lo que sucede a su alrededor que acaba siendo también un tema importante en la misma historia. Sin embargo, dado el dramatismo que tiene la cuestión no puedo evitar seguir pensando que, desde el punto de vista del espectador y probablemente también del propio protagonista es muy repentino y da poco tiempo a aceptar todo lo que sucede. Supongo que no he podido ignorar esta cuestión del todo por cómo todos los personajes femeninos son puestos en segundo plano, y vaya, en este caso supongo que hasta cierto punto es normal ya que el Japón tradicional es así y más en el seguir una costumbre como esta, pero aún así tengo cierto miedo de cómo tratarán el tema en la segunda temporada y también por cierta cuestión que sucede al final del anime que no me convence nada, pero en fin, habrá que ver cómo lo tratan.
Pasando a cuestiones que me han gustado más tengo que hablaros de cómo se relacionan presente y pasado, con los títulos por medio y como se van pasando las generaciones y los títulos en el mundo del rakugo. Creo que resulta bastante dramático que descubrir las circunstancias en que el protagonista ha acabado por convertirse en Yakumo y como el otro maestro del rakugo influyó en el Shin, del mismo modo, que, como decía antes se representaban el dos modelos de rakugo como algo necesario y que gracias a su coexistencia es cómo puede seguir vivo cualquier tipo de arte. Tan el impulso renovador y abierto a conseguir nuevos públicos como el conservador que mantiene la tradición viva y la recuerda haciendo un esfuerzo casi histórico en reproducir obras antiguas. Y de esta manera también el personaje del presente tiene cierta relevancia como representante de una de estas dos corrientes.

Perdonad mi caos en la reseña y dejadme pasar a otro tema como son las cuestiones más estilísticas, por decirlo de alguna manera. En esta cuestión he de reconocer que tiene algún punto de vista o enfoque curioso (como las conversaciones en algunos interiores que opta por enfocar los personajes de lejos y desplazándolos a la mitad superior de la pantalla dejando la inferior negra, que a mí me daban una sensación como de estampa clásica aunque no os recomiendo hacerme mucho caso, la verdad) y creo que se usan os colores tirando a marrones y grises bastante realistas dando una impresión de querer alejarse de los animes más fantasiosos además dando una impresión, también en los colores, del peso del pasado y de cierta nostalgia. Aunque esto último reconozco que puede ser perfectamente sobreinterpretación mi, como todo, en cualquier caso el anime se permite ser más imaginativo o simbólico en algún momento como las interpretaciones de los protagonistas y en algún momento bastante dramático o tenso o creo recordar algún árbol de cerezo. En fin, paro con las obviedades para decir que me he ido enamorando del opening de forma bastante exagerada y tengo que reconocer que tanto este como el ending ayudan a crear la atmósfera del anime cargada de nostalgia y de amor por rakugo. Curiosamente diría que tienen un toque de jazz que es precisamente el enemigo que encuentran al rakugo pero supongo que la contradicción es de fácil explicación. En cualquier caso, os dejo ambos y reconozco que aunque el ending es una pieza instrumental de poca complicación daba un toque muy especial al final de los episodios que me dejaba con una satisfacción extraña después de verlo, pero vaya, hay gente que ni los escucha así que supongo que esto no es tan relevante como lo es para mí...

En cualquier caso, perdonad que esté bastante espesa pero lo cierto es que el anime del que os hablo aquí me ha conquistado desde el primer episodio. Reconozco que puede tener sus defectos, que hay cosas que no me convencen y que tengo miedo de que en la segunda temporada me acaben decepcionando, pero eso no quita que la pareja protagonista, el rakugo y cómo se crea una atmósfera decadente y nostálgica me haya encantado. Así que, aunque puede que el primer episodio se pueda hacer un poco pesado por las dos horas, os recomiendo que aguantéis, que le deis la oportunidad que la merece si os gustan los dramas y las historias que se enfocan más en los personajes.
 Lo mejor: personajes, rakugo, la atmósfera.
Lo peor: no me convence como trata el personaje femenino.

Hasta aquí mi aburrimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario