domingo, 4 de septiembre de 2016

Barrio Lejano, Jiro Taniguchi (manga)

¡Nuevo manga en el blog!
Título: Barrio Lejano
Significado del título/Título Original: Haruka na Machi e
Extensión: 1 volumen (16 capítulos)
Formato original: manga
Autor original: Jiro Taniguchi
Año: 1998
Otras obras del autor/a: El almanaque de mi padre, El caminante

Te gustará si: quieres un manga reflexivo sobre relaciones de familia, te gusta el estilo del autor si has leído algo de él, te gusta algo que se centre en los personajes más que en la historia.
Ni lo intentes si: quieres algo con mucha acción, no te gustan las reflexiones sobre los vínculos familiares y la nostalgia de la infancia...

Sinopsis
¿Quién no ha pensado nunca en revivir el pasado para corregir errores o cambiar algunas decisiones cruciales? ¿Esto cambiaría a mejor tu vida o las de aquellos que te rodean? ¿O las consecuencias de tus nuevos actos resultarían ser incluso peores? Ahora un hombre tiene la oportunidad de descubrirlo...

Hiroshi Nakahara se encuentra de regreso a casa tras un viaje de negocios cuando se percata de que, por error, ha tomado un tren que le conduce a su barrio natal. Sus pasos le dirigen de forma inconsciente hacia la tumba de su madre y, repentinamente, se ve catapultado a su infancia, con todos sus recuerdos y conocimientos de adulto intactos. Mientras se debate por encontrar un sentido a lo sucedido, los recuerdos acerca de su niñez le atenazan y comienza a formularse preguntas... ¿Volverá a desaparecer su padre sin dar explicación alguna? ¿Volverá a casarse con su mujer? (de la edición de Ponent Mon)

Opinión
Este manga me llevaba un año más o menos esperándome en mi estantería. Lo compré con ganas de leer algo más del autor junto con Furari, que lo sigo teniendo pendiente, porque había disfrutado de la lectura de El almanaque de mi padre. Sin embargo, también he de reconocer que aunque me gustó me pareció un poco típico y no demasiado memorable. Quiero decir, es una buena historia, bien contada, pero que he visto otras veces y que caía quizás en una primera persona con frases un poco pretenciosas (en el sentido que el narrador tiene esos momentos de pensamientos puestos solo para que sonaran bien y parecieran profundos...). Y mi problema con este manga es que sigue mucho el estilo del otro, en la manera de contar la historia teniendo así los mismos fallos pero no resuelve tan bien la historia. De hecho, si en El almanaque de mi padre consideraba que la duración estaba muy bien llevada en este del que os hablo creo que hubiera funcionado algo mejor siendo un poco más largo. Tampoco es un mal manga, y si os gusta el estilo del autor (aunque no he leído otras obras suyas) creo que os puede gustar, pero si queréis animaros con él creo que os recomiendo más el otro (aunque por lo que se ve es mucho más famoso este).

La historia digamos que es la típica de la segunda oportunidad de volver a vivir la adolescencia, eso sí con las ventajas de adulto y sabiendo que va a pasar. Y bueno digamos que aprovecha para conocer a fondo su familia y el manga aprovecha para ahondar en los conflictos del protagonista de forma bastante correcta. De hecho, de forma bastante análoga al otro manga, vuelve a descubrir el protagonista lo bueno de la vida más de campo, dedicada a la familia y se aleja de las preocupaciones y estrés de su presente, de una familia con la que tiene poca relación y una vida insatisfecha dedicada solo a su trabajo. Un contraste y una moraleja clara del principio un poco obvia pero que no puedo negar que en cierta manera es bastante efectiva. Sin embargo he de reconocer que hay algo que no he podido aceptar del todo del manga y son los motivos por los que el padre desaparece. Entiendo como funciona en la historia y sí me puedo creer los sentimientos del protagonista en referencia a la decisión de su padre y de hecho funciona bien en el manga como punto de inflexión, pero de verdad que me cuesta mucho de aceptar dicho hecho. Es cierto que en este caso no puedo culpar al manga solo, soy yo la que no se lo cree pero no puedo decir que el manga haya ayudado mucho en esto.
Pero ignorando dicho hecho concreto quizás mi problema más básico en el manga es que, aunque puedo entender que no pretende centrarse en la vida que lleva en ese renacer o que lo hace solo para contrastar con la vida que había llevado antes lo cierto es que a mi me faltaron detalles para entrar en esa vida, aunque, de nuevo, supongo que la duración no ha sido la adecuada para mi aunque en esto también soy yo algo culpable ya que me cuesta que un manga con pocos tomos me convenza. En este caso quizás el problema esté en que tiene un ritmo más o menos pausado siempre pero hacia el final no progresa de la misma forma en la que lo hacía y me daba la sensación de que se sentía obligado a acabar. Perdón que no me explique demasiado, pero de alguna manera da la sensación que podría haber tardado un poco más en acabar y todo hubiera progresado de forma más adecuada.
De hecho creo que el manga al intentar incluir más relaciones y tratarlas todas acaba por no profundizar en ninguna. Tampoco el conflicto basado en que puede perder todo lo que está construyendo se explora demasiado, entiendo que esto es así por como el manga prefiere enfocarlo casi como una memoria idealizada más que un momento para cambiar las cosas de verdad pero es una lástima que no se aproveche el potencial en este aspecto (como en tantos otros). Por eso creo que la relación amorosa queda totalmente en un segundo plano y no sé muy bien que propósito cumple, quiero decir, supongo que se intenta profundizar algo en ella, pero para mi no se consigue, y para el argumento o la reflexión tampoco funciona del todo, o por lo menos esa es la impresión que me ha dado. Supongo que si se hubiera dado más importancia a la duda entre ese amor y el otro, por decirlo de alguna manera, pues tendría algún sentido, pero lo que se decide al final se hace de manera tan rápida que parece que de verdad el manga no tenía ningún interés en dicha relación.
Quizás tenga que destacaros también la relación de amistad que tiene con un chico y como la última página del manga remite a dicha relación dando un toque interesante al manga. He de reconocer que sí, que esa última página da esa sensación bastante agradable en una historia de dejar un leve interrogante abierto, es cierto que dejar algo abierto puede molestar mucho a según que lectores, pero introducir algo ambiguo en un último momento o que te hace volver a pensar en algo de lo que has leído creo que, si se hace bien, hace que el final sea mucho más memorable. Y sí, en este caso no puedo negar que me ha gustado el detalle. Sin embargo, para la importancia que le da estar en el final, lo cierto es que la relación de amistad también se me queda floja.

Pasando a otro tema quiero hablaros un poco del estilo. He de reconocer que el dibujo de Taniguchi le queda muy bien al tipo de historias que cuenta, es bastante más “realista” y hay trabajo en los fondos. De hecho creo que en algunas cosas tiene algo más de occidental que de japonés, pero quizás sea ya concepciones mías que no tengan que ver tanto con su estilo sino como me lo han vendido a mi, es decir las ediciones de este autor tienden a editarse en formato occidental, pero sí se hace así es más decisión de la editorial que otra cosa (aunque ahora que lo pienso creo que en esta ponía algo de que era decisión del autor la forma de publicación). En cualquier caso he de reconocer que si bien no tengo queja alguna con el dibujo si que la tengo con la parte más narrativa. Como ya decía antes esa primera persona que reflexiona sobre el pasado para mi gusto tiene una voz que pretende ser demasiado estilizada y para mi sobra un poco en la historia sencilla con una reflexión sencilla, quiero decir no está tan bien narrado como para que se intente dar tanta importancia a ese texto.

De hecho, los personajes en sí mismos crean un buen ambiente y en general son creíbles pero de verdad que da la sensación que se han quedado a medias, que había mucho más que decir de ellos y de ese barrio o pueblo que le resulta tan lejano en un principio al protagonista. Otros personajes que me frustran un poco son la familia, quiero decir, la cuestión del padre ya os he dicho lo que me parece, pero tanto la abuela como la madre son casi tratadas en relación al padre. Y no tengo problema con eso por como el padre es lo que causó el trauma, mi queja es que tampoco se nos dé la oportunidad de descubrir como se sienten al respecto de lo que va a hacer el padre. Su actitud a mi de buenas a primeras me choca un poco así que me encantaría que hubieran dado un poco más de tiempo para que pudiera de verdad llegar a entender a todos. Me da la sensación que el manga abre un montón de posibilidades, trata un montón de relaciones y temas pero se queda corto en la mayoría por culpa de que le faltan páginas.

Aun con todos los problemas lo cierto es que no es mal manga, de verdad, perdonad que no sea más clara, pero no sé, estoy algo confusa con lo que he leído. Sobre todo porque recuerdo que una de las cosas que más me habían gustado del otro manga del autor era como trataba el ritmo de manera que todo sucedía en el momento justo, y sin embargo aquí mi problema principal ha sido justo lo contrario. Es una pena porque eso, aunque no es mala historia, y sigo pensando que es un autor que vale la pena probar, creo que no se aprovecha del todo, aunque no sé quizás haya sido yo, quien sabe.

Lo mejor: temas y relaciones que trata, el enfoque psicológico y la nostalgia que desprende.
Lo peor: el ritmo para mi no ha sido el correcto, abre muchas cosas pero no parece acabar de centrarse en ninguna lo suficiente.

Hasta aquí mi aburrimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario