jueves, 1 de septiembre de 2016

Haruchika, Haruta to Chika wa Seishun suru, P.A. Works (anime)

¡Nuevo anime en el blog! Sigo con la temporada de invierno, y queda...
Título: Haruchika. Haruta to Chika wa Seishun suru
Significado del título: Haruta y Chika viven su juventud (No sé si la traducción es lo mejor que podría haber puesto, pero entiendo que quiere decir algo así, en fin, mejor no comentaré lo que opino del mismo)
Extensión: 12
Formato original: novela ligera
Adaptaciones: anime
Estudio del anime: P. A. Works
Autor original: Sei Hatsuno
Año: 2016
Otras obras del autor/a: Mizu no Tokei, Mukō-gawa no Yūen

Te gustará si: te apetece un anime que en cada episodio se descubre un misterio diferente, sin necesidad de asesinatos de por medio, con protagonistas que además de resolver misterios se dedican a un club de una banda de música.
Ni lo intentes si: no eres muy fan de los animes de misterios y bastante episódicos, no te gusta que los personajes sean lo de menos, no te gusta mucho un anime que intente mezclar muchas cosas sin centrarse en ninguna.

Sinopsis
Chika Homura quiere cambiar su imagen para entrar en la secundaria, quiere dejar de ser la chica impulsiva y poco refinada para pasar a ser la chica refinada y mona, con esa idea en mente quiere entrar en la banda de música del instituto para tocar la flauta travesera. Sin embargo, allí se encontrará con que sus expectativas sobre un futuro idílico se han visto frustradas al encontrarse con su amigo de la infancia Haruta, y con un club que parece al borde de la desaparición por la falta de miembros. Sin embargo, Chika no se rendirá y a la vez que hacen crecer el club resolverá misterios con la ayuda de los miembros y sobre todo con Haruta.

Opinión
Me atrevería a decir que este anime es la mediocridad en sí mismo y dejarlo aquí, pero supongo que si me he abierto un blog es para contaros un poco más de lo que reseño así que mi moral me obliga a intentar explicar dicha afirmación. Quiero justificar esta sensación de mediocridad con la falta de rumbo que se detecta en el anime, y que me hacen cuestionarme sí las light novels de donde procede también padecen de este problema o es solo una cuestión de la adaptación. Con esto quiero decir que el anime se vende en un principio como si fuera un anime basado en crear la banda de instrumentos del instituto al más puro estilo Hibike! Euphonium para que acabes descubriendo, que no, que la música es lo de menos y que esto es un anime de misterios de esos que se resuelven en un capítulo cada uno. Y, no tengo problema con que sea esto último, mi problema es que a parte de vender lo otro, intente también en parte lo otro sin llegar a definirse y haciendo las dos cosas mal. El anime no sabe decidirse, y aunque acabe siendo casi indudable que lo importante del anime son los casos que resuelven en cada episodio, se dedica un tiempo a intentar hablar de la banda, de las competiciones y la verdad, no sé si era necesario. Tampoco sé muy bien que intenta hacer con los personajes porque los dos protagonistas parecen no tener un contexto en el que se muevan a parte de la banda de instrumentos y el enamoramiento del profesor, pero a parte de que esto último no evoluciona, fuera de ese contexto que tampoco cambia demasiado, no tienen nada de personalidad a parte de una base muy pobre. Pero en fin, supongo que me toca ir por partes.

Supongo que a lo que le dedica más esfuerzo el anime es al misterio que toca desarrollar en cada capítulo. Me recuerdan a los misterios de Sakurako-san no Ashimoto ni wa Shitai ga Umatteiru (mirad si soy buena persona que he buscado el nombre, porque lo único que me acordaba es lo de Sakurako-san... yo y mi memoria...) pero que otra gente relaciona con Hyouka, sin embargo como no he visto esta última no tengo ni idea, en ese sentido valoro más la otra ya que por lo menos tenía cierta coherencia. La cuestión es que como me pasaba con Sakurako-san puede ser fácil perder el interés de capítulo a capítulo pero puede funcionar si te apetece ver capítulos sueltos. Sin embargo, aunque este no sea mi formato preferido reconozco que algún misterio puede tener su gracia, aún así, los casos de este anime, también de corte cotidiano (quiero decir, problemas familiares, inseguridades) pecan un poco de tirar por el sentimentalismo barato, de poner dramatismo porque sí y de entrar en deducciones muy a lo Sherlock Holmes en el peor sentido, es decir coges la información que tiene el protagonista y podrías encontrar mil soluciones distintas pero el protagonista está convencido de la respuesta correcta y obviamente acierta. El problema es que, aunque Holmes te pueda dar rabia, por lo menos el personaje tiene carisma suficiente para sino perdonarlo por lo menos tolerarlo, sin embargo aquí la pareja de Haruta y Chika son tan insulsos que es difícil olvidar lo conveniente que es todo. En la mayoría de casos el drama se basa en cuestiones o que me parecen exageradas, con soluciones para desentrañar el drama del personaje que a nadie se le ocurriría que funcionarían pero obviamente lo hacen, o ya se les va la olla con temas que le quedan grandes (la guerra, en serio, que pintaba en todo esto, no lo sé...). Recuerdo lo que llaman el “milagro navideño” en cierto capítulo como la prueba de esto, que los misterios acaban desbocando en soluciones muy descabelladas y, sin duda, poco creíbles, pero en menor medida cuestiones como el cubo de Rubik también me parece que es forzado, para hacerte el drama fácil y la solución, en fin, podría haber significado cualquier cosa el mensaje, pero la cosa que se usa para encontrarlo también me parece exagerada.
Y si tengo problemas con los misterios que digamos que es lo que parece que está más preocupado el anime no queréis imaginaros el resto. Quiero decir, la parte de la banda de música parece que se acuerda al principio y al final de cada capítulo a no ser que esté relacionado de forma más intensa con el misterio del capítulo. De hecho, el problema sea que quizás la sensación del paso del tiempo tan difusa colabora a trivializar los quehaceres del club, es decir, de un capítulo al siguiente hay veces que ha pasado una estación del año entera, y la sensación tan bestia de salto de un capítulo al siguiente unida a ese intento de cada episodio de avanzar en la banda haciendo que pueda haber aumentado el grupo de gente que participa en gran cantidad de un capítulo a otro hace que el espectador sienta la poca importancia que se le da a la música ya que podría haber sido cualquier otra actividad. De verdad que se nota lo poco interesada que está en la música y en contadas ocasiones oímos algo de los ensayos, de fragmentos y solo en el último episodio decide darle algo de importancia a la música.
En cualquier caso, como suele ser el caso de muchas adaptaciones el final queda bastante abierto, sin embargo por lo menos este es uno de esos casos que tienen la decencia de dejarlo en un buen momento. Normalmente suele hacerse, muchos animes que saben que no van abarcar la historia entera por lo menos intentan dar una sensación de que algo acaba aunque no cierre el conflicto. Aun así, en este caso, podría haber acabado así de verdad, no tengo ni idea ni del éxito ni de la durada del formato original así que no tengo mucha idea de sí sigue pero HaruChika es de esos animes que parece que pueden acabarse cuando se quiera así que la competición final es un buen punto para dejarlo (aunque si fuera por mi podrían haberlo dejado antes de empezar).

Algo que me llama bastante la atención del anime es la estética. Lo cierto es que intenta dar algo distinto a los personajes en su diseño y parece que lo único que han sabido hacer ha sido poner todos los colores posibles en los ojos de las chicas, ¿o solo soy yo la que se quedaba mirando esos ojos de colores imposibles cuando hablaban los personajes? De acuerdo, quizás no sean tan exagerados. Además se apuesta en todo por colores, buen rollo y felicidad, o eso es lo que parece que diga el tipo de estética, sin embargo lo cierto es que no es nada del otro mundo. Otra decisión que no entiendo mucho es el gusto que tiene el anime por poner cosas escritas por la pantalla, puedo entenderlo que en el momento de la resolución aparezcan como las pistas para dar énfasis en la deducción, pero de verdad que me parecían exageradas las ganas que tenían de escribir datos por la pantalla. De nuevo, quizás no sea tanto, pero son detalles de esos en los que te fijas y ya no puedes mirar otra cosa. O quizás, estaba tan aburrida que ya no sabes en qué fijarte y pasa lo que pasa. En cuestión de música diría que lamentablemente para lo que tendría que ser un anime de música, por lo menos en cierto modo, debería haber más. Sobre el opening y el ending creo que van en la misma tónica de animar al espectador, he de reconocer que me hacía gracia que pusieran el ending antes de que acabará el capítulo en sí porque las notas con la que empiezan daban un toque interesante al final. No sé, cosas mías, como todo lo que escribo...

Sobre los personajes tengo que decir que es probablemente el punto que más aguas hace (aunque diría que todo lo hace) y que es una pena, porque de haberse puesto más interés en ellos es probable que el anime no hubiera estado mal. Tampoco nada memorable pero por lo menos sí más pasable. En este sentido la pareja protagonista no sabe muy bien que quiere hacer con ellos. Si algo me llamo la atención del anime es que el chico se declarara homosexual en el primer episodio (oh, ¿he hecho spoiler? Qué pena que tengo...) quiero decir me pareció por lo menos interesante que un anime que no tenía claras intenciones de utilizar la homosexualidad masculina como fanservice (que es básicamente el yaoi, que yo reconozco que me engancha, pero realmente hay un problema grave como en según que cuestiones como pasa igual con el yuri) sino que era una circunstancia más. Y aunque sigo pensando que quizás es lo que más me acordaré dentro de unos meses, porque de verdad, se agradece, no se trata el tema más allá de eso lo cual es una pena, pero de nuevo, no parece entrar en los intereses del anime y es más no me extrañaría que en el formato original acabara quedándose con Chika, que me haría ilusión que no, aunque ya os digo que no lo sabré nunca, pero es de esas cosas que con las pocas vueltas que le dan al tema parece que es difícil de creer.
En fin, pasando a cuestiones más claramente de los personajes tenemos en Chika un personaje que se alterna entre ser el típico personaje que sabe reunir a la gente a su alrededor por su encanto natural, es decir que muy lista no es, y otras que parece comportarse de forma infantiloide discutiendo con Haruta y no enterándose de nada de lo que pasa alrededor. Es difícil creer el cambio de la Chika que parece más calmada y atenta a que de repente se comporte de forma muy directa y sin pensar demasiado, y no porque sea extraño que esto ocurra sino porque digamos que las transiciones no están muy bien hechas. Quiero decir, la voz más calmada de Chika al inicio sobre las circunstancias es de las pocas veces que oímos directamente sus pensamientos así que a la mínima que empieza con las discusiones o sus quejas, como no oímos sus pensamientos en ese estado es difícil creerse que es el mismo personaje.
En cuanto a Haruta tenemos también el problema de que o es el chico inteligente que lo resuelve todo de forma brillante sin un ápice de personalidad a parte de eso, o de repente se vuelve un poco más infantil y se deja de aparentar ser maduro e inteligente. Este contraste debería ser interesante o incluso podría funcionar como humor pero de nuevo, a mi me daba más la sensación de que se forzaba y no quedaba creíble por lo poco que se profundizaba en sus personalidades.
Además de ellos dos tenemos el problema de los secundarios. Tenemos un montón de secundarios que van reapareciendo en los capítulos siguientes y que podrían haber funcionado muy bien como grupo de amigos, sin embargo, a momentos salen unos, en otros capítulos otros, y aunque ya deberíamos tener un pasado en ellos para situarlos y tener cierta simpatía por ellos (aunque el pasado sea un drama un poco exagerado) no se aprovecha para mostrar como son después de superar su trauma o como se relacionan entre ellos, hay un intento de hacer esto y se nota con, por ejemplo, que algunos personajes secundarios tengan relaciones entre ellos (amigos de la infancia, una parece gustarle otro) pero, de nuevo, está tan interesado en el misterio que olvida completamente nada que no sea eso. Y lo peor es que los misterios son malos.

Resumiendo, no veáis Haruchika, a ver, tampoco es cuestión de prohibir, y yo parece que tengo afición por ver animes malos así que cada uno que haga lo que quiera, pero lo que quiero decir es que incluso si os gustan los animes de resolver un misterio diferente en cada capítulo podéis encontrar cosas bastante mejores (oye y sino siempre tenéis los tropecientos capítulos de Detective Conan, para que os canséis del género). El anime del que os hablo no consigue hacer casi nada bien, ni personajes, ni la música que debería tener alguna importancia e incluso diría que los misterios que se resuelven resultan exagerados, tienden a un drama fácil y de soluciones convenientes.

Lo mejor: pff, nada, que es corto y que puede entretener en cierta manera
Lo peor: no consigue hacer nada bien, en serio, si es hasta difícil... (exagero un poco...)

Hasta aquí mi aburrimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario