miércoles, 25 de enero de 2017

Concrete Revolutio Choujin Gensou - The Last Song, Bones (anime)

¡Nuevo anime en el blog!
Título: Concrete revolutio Choujin Gensou – The Last song
Significado del título/Título Original: La fantasmagoría de los superhéroes – La última canción
Extensión: 11
Formato original: anime esta es una segunda temporada que sigue a la primera del mismo nombre sin el The last song
Estudio del anime: Bones
Año: 2016

Te gustará si: te gustó la primera temporada y tienes curiosidad por esta historia y por como está contada, te gustan los animes que integran hechos históricos o referencias en un contexto ficticio.
Ni lo intentes si: no te acaban de gustar las historias que intentan representar una sociedad y que dejan un poco de lado los personajes, no te gustó o convenció la primera temporada.

Sinopsis
Continuando la historia de la primera temporada, vemos como los conflictos en esta versión del Japón de la posguerra con múltiples criaturas mágicas muy distintas poblando sus calles, cada vez son más complejos sobre todo en relación a los superhéroes y su aceptación social. Los protagonistas de la primera temporada han evolucionado y siguen preguntándose que es la justicia y si tiene sentido ser un superhéroe en estas circunstancias.

Opinión
Empecé la segunda temporada de este anime con ciertas expectativas aunque al mismo tiempo era bastante consciente de que tampoco lo hacía en las mejores condiciones. Quiero decir, la primera temporada me había parecido interesante, no me había acabado de gustar del todo, pero precisamente como el anime presenta cosas interesantes (una mezcla de elementos construyendo un mundo muy interesante donde conviven reinterpretaciones de hechos históricos recientes de la historia japonesa, superhéroes y conceptos de diferentes animes, y criaturas de diferentes tipos), esta mezcla de conceptos hacen una sociedad interesante y hasta cierto punto se podría decir un intento de hacer una obra bastante posmoderna, desde este punto de vista. Lamentablemente, aunque sigo diciendo que vale la pena de ver aunque sea por las ideas que tiene, no creo que llegue a la altura de lo que pretende, sin embargo tampoco considero, y repito como dije en la anterior reseña, ser la mejor espectadora para este anime.

Uno de los aspectos que quizá no suelo comentar tan pronto en las reseñas pero que es lo primero que me viene a la mente cuando pienso en el anime es los colores que tiene todo el anime, el estilo en que presenta personajes con diseños bastante extravagantes contrastando con unos fondos simplistas, pero de nuevo, con colores no verosímiles. Toda la estética del dibujo recuerda en cierto modo a una estética de superhéroes y a la vez da mucho carisma a los personajes. Por otro lado la música también acompaña para dar un tono épico a la aventura que en este caso se centra más en el personaje del Jiro y cómo decide enfrentarse a la gran pregunta de la serie ¿qué es la justicia? Algo que se repite a menudo y que desgraciadamente no acaba de satisfacerme, pero ignoramos eso que quizás lo comento más adelante, que yo hablaba de la música. El opening es uno de esos openings que a medida que lo he ido escuchando cada vez me ha gustado más, pero el ending también reconozco que tiene mucho interés, al menos para mis oídos, pero sobre todo de lo que quería hablaros es de un tema que ya sonaba en la banda sonora de la primera temporada que me parece una de las cosas que más me recuerdan a la serie.

Pero dejando de lado, al menos en parte, estos aspectos quiero pasar a unos de los mejores aspectos del anime, la crítica social (que soy la primera en reconocer que desconozco en muchos puntos los referentes), y como el mundo tan extraño y completo que se crea mezclando todas formas de criaturas. Creo que Concrete Revolutio tiene sus mejores momentos cuando intenta crear un mundo complejo en el que la existencia de las criaturas es pensada como un problema serio, con conflictos creíbles fácilmente comparables a situaciones reales. Creo que la intención del anime iba por ahí para hacer este Watchmen versión anime que he leído en alguna parte que pretendían hacer, y veo las semejanzas pero lamentablemente tengo muchos problemas con ciertas cosas que presentan el anime. A ver, como digo, me cuesta ver algunas de las referencias históricas que creo que serán mucho más interesantes para alguien que sea más versado que yo en la historia reciente japonesa y que incluso verá crítica social que a mí me ha costado mucho ver, aunque la intuyo. Y creo que precisamente aquí es donde me pierden y me ganan la vez, quiero decir, creo que un anime de crítica social, que comente historia reciente, de esta que todavía puede doler a la sociedad japonesa es interesante, también la manera en como lo lleva de forma episódica, y sólo por esta originalidad vale la pena y en cambio yo me pierdo por no tener ningún tipo de conocimiento sobre las posibles polémicas o simplemente sobre perspectivas sobre la historia. Creo, aunque quizás me equivoque, que en la primera temporada me quedé más con la aparición de personajes que eran comentarios de figuras famosas de animes/ mangas y en cambio en esta segunda me he fijado más con las referencias históricas. Todo esto hace que me pueda plantear un nuevo visionado del anime en unos años si me veo más capacitada para entender ciertas cosas.
Sin embargo, lo que me molesta y lo que no acabo de compartir con la serie es toda la cuestión moral/ética que se supone que debería ser el gran tema de exploración del anime, quizás sea todo culpa mía, y de verdad, no descarto del todo la posibilidad, pero a mí los parlamentos sobre que puede ser la justicia me llevaban recuerdos amargos sobre cierta novela visual (cofFatecof) donde cierto protagonista tampoco paraba de repetir ciertos conceptos como si esto lo convierte en una reflexión interesante, de la misma manera Jiro se supone que estaría descubriendo a lo largo de todo el anime que es la justicia viendo diferentes interpretaciones del concepto pero al final parece que termina siendo una repetición de una misma idea múltiples veces sin desarrollar el tema cuando podría. Del mismo modo parecería que toda la cuestión ética sobre los diferentes tipos de criaturas intentando convivir acabaría siendo tratada de la forma más simplista posible, aunque en un principio toda la cuestión de los superhéroes y como eran vistos por la sociedad tenía bastante potencial.

La estructura sigue siendo desordenada como en la primera temporada (si mal no recuerdo, pensad que hacer una reseña con meses desde que viste un anime nunca es buena idea, pero ignoremos esta parte) pero a diferencia de la primera, me ha parecido más fácil de seguir aunque quizás sea porque ya iba preparada. Ahora mismo tengo que reconocer, sin embargo, que no recuerdo del todo si el anime tenía un hilo conductor tan claro como la primera en la que sí se seguía la cuestión de que Jiro había decidido irse del bureau. En este caso parece seguir Jiro de forma mucho más exagerada que en la primera temporada. Creo recordar que en los primeros episodios de esta segunda temporada si tenía cierta importancia el personaje Shiba Raito también en esta investigación de que es la justicia. Creo que en su momento me interesó pero en general creo que no, tenemos centrado el dilema en cómo el mundo es demasiado complejo para el pobre Jiro, y aunque su forma de pensamiento en teoría haya evolucionado, sigue sin entender del todo el mundo y cómo funciona.
Por otra parte todos los miembros del bureau parecen estar completamente supeditados al protagonista, más exagerado aún (como no podía ser de otra manera, desgraciadamente) en los personajes femeninos. Si bien parece que el anime está muy centrado en mostrarte como el pobre protagonista sufre sus dudas existenciales respecto a una sociedad que no lo compran el resto sólo existen como interlocutores del Jiro o más bien como adoradores de Jiro, quiero decir yo tenía la impresión de que en un primer momento iban a despertar a la realidad dura ante la que se encuentra, a la multiplicidad de puntos de vista, a como la justicia no funciona nunca como concepto neutro y en teoría se hace en toda la historia pero no se deja de dignificar, en cierto modo, la inocencia del protagonista, el heroísmo y a mí, no me acaba de convencer. Como digo prefiero cuando el anime quiere representar la realidad intentando captar el máximo de la realidad, compleja, múltiple y difícil de limitar. En cambio, cuando decide centrarse tanto o para mí, demasiado, en Jiro termina dignificarlo dando una visión un poco demasiado optimista que contradice en cierto modo todo el intento de hacer un mundo visto con una perspectiva más crítica.

Resumiendo, os recomiendo Concrete revolutio, en sus dos temporadas por la rareza, por como no es habitual encontrarse un anime con un vínculo tan evidente con la Historia real, con una perspectiva crítica sobre sucesos japoneses y por cómo encaja de forma bastante curiosa todo tipo de referencias y personajes extravagantes consiguiendo hacer algo único e interesante. Por eso vale la pena de ver, pero a la vez tengo que reconocer que bien sea por mi incultura, o bien por como no me gusta como lleva los conflictos principales de la serie que no me convencen ni el centrarse en el protagonista que hacen que, sobre todo en esta temporada, no me convenza. Sin embargo, como digo, no me gusta, creo que no lleva bien ciertas cuestiones, pero sí creo que vale la pena ver el anime, aunque sea por lo que intenta.

Lo mejor: mundo muy complejo, crítica social, como mezcla conceptos, ideas, personajes de historias y de la Historia de forma muy interesante.
Lo peor: como la reflexión sobre temas que pretenderían ser filosóficos no me aporta mucho, los personajes no acaben de ser todo lo que podrían, tampoco la representación del mundo me parece que consiga todo lo que podría.

Hasta aquí mi aburrimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario