sábado, 18 de febrero de 2017

Ferdydurke, Witold Gombrowicz (libro)

Nuevo libro en el blog.
Título: Ferdydurke
Autor/a: Wiltold Gombrowicz
Otros libros del autor/a: Pornografía, Cosmos
Páginas: 320
Formato original: libro
Año: 1937
Adaptaciones: películas,

Te gustará si: te interesan los estilos peculiares, los juegos lingüísticos, quieres un libro diferente, te gustan las sátiras pero sobre todo no te importa leer por el estilo.
Ni lo intentes si: te gusta leer novelas con estilo clásico y donde todo lo que ocurre es fácilmente comprensible, no te gusta lo grotesco.

Sinopsis
Publicado por primera vez en 1937, es el título más emblemático del autor. Protagonizada por un héroe de treinta años que se transforma en un adolescente de quince bajo la influencia de un maestro, la novela es una sátira mordaz y terrible de la sociedad contemporánea. (sinopsis de la editorial Seix Barral)

Opinión
Mi incultura es amplia y lo cierto es que antes de leer esta obra y de que me la dieran a conocer no tenía ni idea del autor, de literatura polaca en general (en serio ni un maldito autor polaco conocía... bueno, ahora que pienso sí, uno) y lo cierto es que me llamó mucho la atención desde un inicio por como me lo presentaban como una obra donde el lenguaje era primordial y como ciertamente leerla es una experiencia muy gratificante a nivel de lenguaje. Antes que nada he de decir que yo he leído la versión en castellano escrita por el propio autor en Argentina con un grupo de escritores que le ayudaban porque si bien la novela me ha gustado muchísimo, más de lo que esperaba con este tipo de lectura tan particular, el anecdotario alrededor de la obra no deja de ser curioso y según tengo entendido la versión escrita en castellano y la escrita en polaco son bastante diferentes y que por ello la traducción hecha a partir de la versión polaca es otra experiencia de lectura. En cualquier caso no descarto leer la otra versión alguna vez pero lo que de verdad quiero hacer relativamente pronto (pueden ser años, no os lo niego) es leer más de este autor porque aunque he de reconocer que tenía momentos donde me sentía muy perdida en todo momento podía disfrutar por lo menos de la sonoridad del lenguaje y de en definitiva como las palabras fluían de una manera extraña llegando en muchos momentos a ser grotesca (también en el contenido) pero que personalmente ha acabado por cautivarme totalmente.

Y sí para mi Ferdydurke es esencialmente estilo y aunque pueda sonar peyorativo para gente que esté acostumbrada a leer por personajes o por historia la manera en que el lenguaje es presente en cada frase y nunca es evidente me parece una maravilla. En ese sentido tenemos neologismos como un montón de derivados de la palabra culo que van reapareciendo durante toda la novela pero cualquier palabra en apariencia insignificante y que en cualquier novela que no se preocupara por el lenguaje nos parecería la cosa más normal del mundo en esta novela puede ser representante de una tensión que, de nuevo, bajo apariencia de chorrada se siente como algo transcendental. Y sí, no me explico y estoy escribiendo frases que tengan mínimamente sentido y no parece que lo consiga del todo pero simplemente, aunque es obvio que no es algo único en este autor, si me parecen muy interesante este tipo de libros que logran crear un lenguaje casi personal e incluso a desnormalizar palabras de uso cotidiano. En serio, a mi estas cosas me fascinan y ni que sea por comparación también me hacen hundir en mi propia mediocridad, pero vamos a ignorar la parte desagradable del asunto y a centrarnos en lo positivo y en ese lenguaje enrarecido tan interesante.

Sin embargo aunque el estilo sea lo que me hace poner fangirl con la novela y me encantaría tener más palabras para ello, pero entre mi falta de inspiración y mi memoria confusa se me hace difícil lo veo complicado, os recomiendo que si mínimamente os interesa leer novelas de vez en cuando experimentales que tienen plena consciencia de como el lenguaje construye la existencia humana y como tematizan la distancia entre el ser humano y el lenguaje y por consecuente con lo que llamamos mundo, leedla porque si bien os puede parecer una cosa muy extraña e incluso preguntarse sinceramente que estás leyendo vale mucho la pena (quizás precisamente por ello). He de reconocer que si hay un momento de la novela donde recuerdo que las cosas llegaron a un nivel más alto de grotesco y de rareza fue un capítulo en que dos personajes expertos defensores de dos métodos contradictorios, el Analítico y el Sintético, harán de todo por posicionarse por encima del otro (de todo incluye amputaciones y asesinatos, pero en fin, no sé si suena más raro de lo que es o viceversa porque no tiene desperdicio el capítulo) me encanta esa manera de llevar hasta el absurdo una contienda que normalmente sería teórica y esa manera tan particular que tiene la obra de mostrarnos lo ridícula que es la existencia humana.
Lo que me llevaría a la cuestión de la Forma que lamentablemente aunque puedo tener una lejana idea creo que no soy la mejor persona para hablaros de esto y os invito a informaros porque su interés tiene. La misma novela tiene un capítulo en que más o menos explica la teoría que sigue la composición de la obra que muy a grandes rasgos se podría decir que vemos la problemática de como el ser humano solo existe en la forma, en el actuar para otro, en que cada acto comunicativo no puede realizarse sin que el otro no te afecte en cierta manera a tu individualidad vivido a lo larga de la novela con resignación pero también como una tensión por la imposibilidad de escapar a esa forma que impera hasta en las cosas que menos te esperas (cosas como sentarte, moverte de determinada manera, todo, la forma es el ENEMIGO, ¡¡a por la forma!! No, podéis ignorar muy felizmente este paréntesis, viviréis mejor, hacedme caso).
En cualquier caso la cuestión es que el tema lo vemos evolucionar por tres espacios diferentes en los que ocurre la novela y que de alguna manera es fácil ver como aunque con distintos disfraces y aunque todo el mundo se crea libre en su ambiente lo cierto, es que, de nuevo, acaban por ser ambientes opresivos que aunque en un primer momento pareciera que promuevan cierta especie de autenticidad o de dar cierta importancia al individuo lo cierto es que no hay manera de escapar lo que podríamos pensar desde muchas ópticas diferentes como la ideología, las costumbres, el cuerpo, la mirada del otro... En fin, no desvariemos por caminos sinuosos como este porque no creo que lleguemos a ninguna parte.
La cuestión es que a través de estos espacios que recorre el protagonista vemos una especie de novela, que si vamos a las palabras del autor que no es del todo bueno darle tanto crédito como se le da a menudo pero ni que sea como curiosidad pues no está mal, que parodia el cuento filosófico como el de Voltaire. Yo sinceramente puedo recordar Cándido que es lo único que he leído en ese sentido del autor y se me hace difícil pensar en una parodia de un cuento que ya es una parodia de las novelas bizantinas, pero en cierta manera si que puedo ver que la estructura de la obra tan marcada contrasta con un contenido disperso, que por el tipo de historia y la premisa de la que parte da la sensación de que todo podrá leerse desde la moraleja o desde la parodia, vaya en relación a otro tipo de texto, y si claro que todo se lee en relación a otro tipo de texto y no sé que narices estoy escribiendo, pero la gracia aquí es que las acciones que en un cuento de ese tipo se nos mostrarían claras para después reflexionar sobre ellas (contenido paródico o no) aquí se han visto enrarecidas, puestas completamente en un nivel grotesco donde un duelo de gestos y de poner la cara más horrible se vuelve una violencia para el ser humano por todo lo que se puede llegar a pensar de ello.
Sin embargo aunque creo que hay mucha violencia de ese estilo, de destruir parte de los individuos en contacto con otros de forma que se desgastan sin poder hacer nada al respecto, siendo así algo bastante dramático en este sentido, quiero decir desde una perspectiva de la incapacidad de ser uno mismo porque ni ese concepto existe tal y como te lo habían vendido, lo cierto es que la novela tiene humor a raudales desde simplemente ese juego del lenguaje tan irreverente en ocasiones como las situaciones tan absurdas pueden ser a la vez que trágicas por lo que fácilmente puedes trasladar a otros ámbitos (siempre habrá quien tirará por la interpretación biográfica o por la de retratar el momento histórico o incluso por como eso expresa una condición del ser humano de la época, por una especie de estado mental propio del siglo XX), pero a la vez cómico por como todo llega a extremos inesperados. Además de momentos muy divertidos en cuanto a reflexiones particulares que simplemente me ganaron y me hicieron que me enamorara del todo de la obra.

En fin, creo que no me voy a enrollar mucho más, aunque sea una obra que bien lo valdría y que reconozco que he disfrutado mucho, porque creo que o voy a entrar en la dinámica que llevo toda la reseña de soltar lo primero que se me pasa por la cabeza o me voy a pasar a dar datos curiosos que creo que es más práctico que busquéis vosotros si os interesan. En cualquier caso la cuestión es que probablemente sea una de las lecturas más extrañas que he leído (no del todo porque, en fin, cada vez me veo leyendo cosas que me hacen sentir más imbécil, pero eso aparte, como decía antes) pero a la vez que aún así he podido disfrutar mucho, y es que aunque puedas perderte algunas ideas, otras escenas no acabarte de sugerir tanto como otras o simplemente llegar a momentos de confusión elevados lo cierto es que ni que sea por ese estilo tan especial y esa manera de inventar palabras sin miedo vale muchísimo la pena y si a eso le sumas el humor tan curioso de la obra (en ocasiones hasta negro) y en general el ambiente entre asfixiante y grotesco que construye... Y, vaya, toda la obra, si es que es una maravilla... Vale, eso es pasarse y no es mi estilo, no sé si maravilla es la palabra ya que ciertamente es pasarse pero sin duda es difícil que no te parezca curioso leerla, ya no digo que te guste porque todos tenemos nuestros límites aguantando ciertas cosas pero creo que en este caso es una obra, que aunque puede dar pie a muchas lecturas diferentes e interesantes y es todo lo contrario a lo convencional en cualquier sentido (toma exageración), no es excesivamente densa en su lectura (que no significa que no te pueda dar para comerte la cabeza durante años si quieres, eso obviamente te lo va a dar y es lo bonito de la literatura, en serio vaya reseña más patética estoy haciendo...), o por lo menos no lo fue para mi.

Lo mejor: todo, el estilo sobre todas las cosas, esa manera de construir una realidad deformada...
Lo peor: quizás a momentos te sientas superado por ciertas cosas.

Hasta aquí mi aburrimiento aburridoso (y el cuculo culoso cuculito).

domingo, 12 de febrero de 2017

Last Game, Amano Shinobu (manga)

¡Nuevo manga en el blog!
Título: Last game
Significado del título/Título Original: El último juego
Extensión: 11 volúmenes (65 capítulos)
Formato original: manga
Autor original: Amano Shinobu
Año: 2011
Otras obras del autor/a: Katakoi triangle, Natsu no Kakera

Te gustará si: te gusta leer shojo en general, no te importa que los personajes sean inocentes o que los malentendidos se prolonguen durante mucho tiempo.
Ni lo intentes si: te apetece un shojo menos inocente, no te gusta el romance en general, quieres algo donde los personajes no tarden en emparejarse.

Sinopsis
Yanagi es un chico inteligente, popular y procedente de una familia rica. Tiene la vida perfecta para ser el chico al que todos admiran quedando primero en todo lo que se propone. Sin embargo, las cosas empiezan a cambiar muy pronto cuando ya en la primaria una chica aparece en su clase, le supera en los exámenes, en las pruebas deportivas y encima es de una familia pobre y con poco interés por socializar. Como no podía ser de otra manera empieza a sentir una gran rivalidad con ella, sentimientos que no tardarán en evolucionar hacia otra dirección.

Opinión
Este es uno de los tantos mangas que leo por scans (más de 100 contabilizados que estén en curso) y que cuando acaban decido releerlos para hacer la reseña acordándome de algo, una decisión que tendría sentido si no se me acumularan las reseñas de manera tan exagerada como ha pasado este año pasado, pero en fin, ignoremos esto. La cuestión es que mi memoria es un poco mala y no esperéis (aunque supongo y espero que no lo hagáis nunca) nada interesante más que impresiones difusas. Llevo diciendo mucho tiempo que todo lo que sea shojo me lo trago, independientemente de la calidad me lo tomo como entretenimiento de fácil lectura. En este caso particular he de reconocer que nos encontramos con una obra que, desde luego, no es nada del otro mundo tiene esa inocencia cargante o encantadora de los shojo (según a quien preguntes y yo me decanto en parte por lo primero, pero vamos a ignorar eso) que no colabora demasiado a que nos creamos ciertas cosas, sobre todo si tenemos en cuenta que es uno de los pocos shojo que he leído situado en una universidad. Pero ignorando todo los problemas, que los tiene y desde luego sino toleráis a las protagonistas inocentes huid rápido, lo cierto es que le tengo algo de cariño al manga, ni que sea por la relación de competitividad que tenía el chico con ella y por como aunque sea por los malentendidos de la chica tira mucho hacia la comedia y en general me ha entretenido.

Quizás una de las cosas que más me gustan del manga es la comedia, en general he de reconocer que me hace gracia la personalidad de Yanagi cuando se lamenta de sus desgracias amorosas y el cambio constante de su arrogancia y sus lamentaciones me parece que hace un contraste graciosa que deja que el manga se lleve bien. Aunque en fin, todo avanza a base de estirar de forma innecesaria por culpa de malentendidos de los protagonistas ya que si bien Kujou es una atolondrada que, aunque por lo menos tiene muy claro que hacer con su vida y es genial estudiando, (lo cual de verdad, se agradece) no tiene ni idea de qué es el amor a niveles de idiotez máxima, de verdad, llega a límites que me exasperaban y si ya no es creíble que una chica o chico de instituto no tenga ni idea de que es enamorarse, piense que le duele el corazón y que quizás por ello tiene una enfermedad cardíaca (¿cuántas veces habré leído semejante estupidez?) que este en la universidad hace más sangrante ver ciertas cosas por su parte, también Yanagi colabora a los malentendidos y aunque a veces lo hace de forma cómica en el fondo solo sirven para hacer que tarde más en ocurrir lo que todos sabemos que pasará. Sin embargo, como el punto de vista de la obra es compartido, vemos pensamientos de varios personajes aunque principalmente solo de Kujou y Yanagi es divertido ver el contraste de opiniones sobre lo que está pasando y por lo menos como comedia funciona.
Otro asunto de la relación entre los protagonistas que me parece que destaca lo suficientemente como para comentaros es la cuestión de como invierte una dinámica muy típica de shojo que por lo menos me ha hecho gracia. La cuestión es que una de las premisas típicas (por lo menos tenemos dos ejemplos muy conocidos como Special A y sobre todo Karekano, pero hay obras que aunque no sea tan central lo siguen tratando) es que se basan en la competición entre los personajes por ser el mejor de la clase y a partir de ahí se interesan el uno por el otro, en ese sentido tenemos aquí que es Yanagi el que está desesperado por alcanzar el nivel de Kujou que siempre consigue estar por encima suyo. Os diría que podría ser positivo por como, o soy yo volviéndome paranoica, o en muchos shojos se tematiza la idea de que la mujer acaba siempre por debajo del hombre académicamente, o ella es menos inteligente o no tiene intereses y en cambio él siempre tiene una gran meta a seguir o cosas por el estilo, sin embargo aunque sea curioso ver una premisa contraria a la habitual no dejamos de seguir con la premisa ridícula como principio y en estos casos, sinceramente no es Special A que ya era lo último en exagerado de no poder superar al otro hiciera lo qué hiciera, sobre todo porque el ambiente universitario hace que ya no compitan por lo menos académicamente pero me sigue pareciendo muy exagerado como los personajes parece que sean insuperables, pero vamos a ignorar toda esta parte.

He de reconocer que Last Game se me hizo muy entretenida en su desarrollo pero viéndolo con distancia por favor, no os metáis en este manga sino aguantáis nada el shojo clásico, las protagonistas que parece que tiene un problema grave mental por como le cuesta entender lo más obvio, tiene un triángulo amoroso que en cierto momento se vuelve cuadrado y en general, de verdad, no hay nada innovador o que simplemente te anime a leer este manga sino te apetece el género. De hecho también hay que decir que la historia me hizo mucho gracia como empezaba porque siempre tengo simpatías por las relaciones que empiezan con tiras y afloja e incluso las protagonistas que no tienen interés en el amor me suelen caer bien pero lo cierto es que esto degenera, en cierta parte, en alagarse, en malentendidos evitables y en todo lo típico de un shojo.
De hecho he leído gente que se le ha hecho incluso pesado por como se alarga de forma un poco exagerada para lo que cuenta pero yo he de reconocer que no he sentido que tenga problemas de ritmo sino que en general se lee muy rápido, recuerdo muchas páginas sin diálogo para apreciar a los personajes que están dibujados en un estilo que he de reconocer que no me acaba de gustar del todo. Es bonito, es hasta cierto punto distintivo a otras obras, fácilmente reconocible incluso, pero a mi no me convence porque tira demasiado hacia lo “mono” que no es una estética que me guste del todo.

Sobre los personajes aunque no sea nada relevante he de comentar a la amiga de la protagonista. Quiero decir, la amiga es la típica amiga de shojo, que no pinta nada, que está ahí para adornar y aconsejar y lo típico, sin embargo he de reconocer que esta chica me ha gustado mucho por todo el humor que aportaba al manga, por como aunque al final si acababa por ayudar a los protagonistas en otras ocasiones no dudaba en meterse con ellos y divertirse a su costa. Además si alguien de verdad tenía las cosas claras en este manga era ella, ¿por qué no tenemos protagonistas así? En serio, me pasa en muchos manga shojo que la amiga de la protagonista resulta ser alguien mucho más interesante que la protagonista y de verdad, no entiendo porque siempre nos tienen que frustrar con protagonistas pavoncias cuando tenemos a amigas tan capaces, supongo que no daría para malentendidos variopintos, aunque estoy segura que podría haber algo en medio.
Kujou es la pavoncia protagonista pero que hasta le tengo un poco de cariño por como, aunque de verdad no hay manera de perdonarle que se entere de tan poco de manera que parezca un vegetal, en cierta manera me recordaba a los peores momentos de Sawako de Kimi ni Todoke, aunque por lo menos las dos intentan ponerle remedio a su estupidez sin embargo Kujou tiene menos inocencia en algunos aspectos que la anterior citada y a veces demuestra más carácter y hasta cierta aspereza de trato que podría ser mucho más interesante bien desarrollada que no ese hincapié en su idiotez respecto al amor.
Yanagi creo que es de esos personajes inaguantables si los tuvieras que soportar personalmente pero que visto en manga es más divertido. Es un poco menos idiota y lento en cuestiones de amor que Kujou pero poco más, más bien ha desarrollado una especie de miedo vital en todo lo que sea con Kujou por como siempre parece que toda esperanza que tiene es negada, sigue la típica historia además de como en un principio solo quería derrotarla (en esa cosa tan estúpida de “voy a hacer que te enamores de mi para después dejarte y que sufras”) pero que evoluciona con el paso del tiempo hacia el estar completa y perdidamente enamorado de la protagonista. Sí, también tiene sus chorradas grandes, pero prefiero mil veces este tipo de protagonista masculino que el chico que siempre actúa de manera ideal, que tiene un pasado dramático, por otra parte no deja de tener características típicas de chico de shojo como ser rico y popular, incluso llega a ser muy egocéntrico en muchos momentos pero como siempre se trata desde una perspectiva cómica y contrasta con su faceta de no triunfar en su amor y ser más bien lento con todo lo que pasa con Kujou se me hacia bastante simpático en general.
Además tenemos al chico del triángulo amoroso a Souma que he de reconocer que me ha parecido simpático sin mucho más que decir a parte de que me parece muy curioso el estereotipo que no he visto tantas veces y que encarna este chico. Me refiero, a parte de que es algo tsundere, que es un chico de campo que ha venido a la capital y quiere ocultar su origen, incluso el acento. Por otra parte quizás me hubiera gustado que el manga se hubiera centrado un poco más en desarrollar la relación tan particular que establece con la chica que forma lo que acaba siendo un cuadrado amoroso, lo digo porque no es que esperara del todo que se desarrollara la relación hacia lo romántico pero por lo menos no me hubiera importado que se les hubiera dado más desarrollo tanto en la relación como a la chica que pasa más desapercibida.

Resumiendo, Last game es un shojo muy entretenido y a momentos divertidos pero poco más. Si os gusta el género y os apetece algo ligero adelante, creo que os puede entretener pero si os desesperan los protagonistas algo lentos en las cuestiones amorosas quizás os acabéis por desesperar así que proceded con precaución, yo en general aunque vea sus defectos, porque saltan fácilmente a la vista, le tengo algo de cariño por lo que me entretuvo y porque tira hacia la comedia más que el drama, pero tampoco es la gran cosa.

Lo mejor: entretenido, divertido.
Lo peor: los personajes pueden desesperarte (no del todo en mi caso), tampoco es nada muy especial.

Hasta aquí mi aburrimiento.

jueves, 9 de febrero de 2017

Rojo y Negro, Stendhal (libro)

Otro libro más en el blog. Un clásico en esta ocasión
Título: Rojo y negro
Título original: Le Rouge et le Noir
Autor/a: Stendhal
Otros libros del autor/a: La cartuja de Parma, Del amor
Páginas: 503
Formato original: libro
Año: 1830
Adaptaciones: muchas (como en todos los clásicos...)

Te gustará si: tienes interés en las novelas realistas, te gustan las novelas que se basan bastante en el desarrollo de personajes pero también en la recreación de la época, no te importa que los personajes sean volubles...
Ni lo intentes si: tú y el realismo no os lleváis bien, de hecho os odiáis, no te gustan los personajes con cambios de humor frecuente, tampoco te interesa demasiado la Francia del siglo XIX y sus problemas, estas harto de las novelas protagonizadas por gente que se cree Napoleón...

Sinopsis
Novela concluida en 1829, Rojo y Negro(1830) trasciende el propósito declarado por Sthendal -escribir una crónica de costumbres de la sociedad francesa auspiciada por la restauración borbónica- para convertirse en un portentoso relato de los movimientos del corazón humano y las pasiones del alma. La Francia desilusionada y prosaica del periodo postnapoleónico, donde los caminos del heroísmo han quedado cerrados, es el escenario de los esfuerzos de promoción social de su protagonista, Julián Sorel -uno de los personajes mejor dibujados en la historia del género novelesco-, plebeyo cuyos ensueños y ambiciones resultan frustrados por un mundo dominado por las jerarquías, el dinero y el clero. (fragmento de la sinopsis de la edición de Alianza Editorial)

Opinión
Como ya es costumbre las reseñas me quieren enterrar y no esperéis nada muy inspirado en relación a un clásico como este del que, aunque me sabe mal reconocerlo, no recuerdo gran parte de lo que sucedía aunque podríamos decir que no hace tanto que lo he leído. De acuerdo, hace más de unos dos o tres meses y, vaya, entre esta lectura y la que estoy haciendo actualmente es probable que haya una decena aproximadamente de separación lo que, sin duda, no colabora. En cualquier caso mi recuerdo de la obra se centra de forma muy parcial, sin lugar a dudas, en mi medio odio por el protagonista (una mezcla entre odio e indiferencia) y una duda constante sobre la cantidad de veces que puede cambiar la personalidad y las ideas de alguien, porque llega un momento en que la novela parece que se estanca en peleas amorosas donde los personajes cambian su posición y cómo llevan su orgullo dependiendo del capítulo, de verdad, literalmente cada capítulo cambiaba su actitud y que en cambio yo he disfrutado, quizá de la manera incorrecta por como me parecía muy divertida la interacción aunque sinceramente la verosimilitud era algo más cuestionable. Pero si algo tengo que decir del protagonista que me parece relevante, y muy estúpido a la vez es... ¿Por qué me persiguen protagonistas que se creen Napoleón? ¿POR QUÉ? Sobre todo el problema no es tanto del pobre Julien Sorel sino de que su competencia ha sido muy dura este año con gente como el maravilloso Raskolnikov y en cierto modo, aunque no tanto por el tema de Napoleón también he visto en Julien rastros de Lucien de Rubempré más por la cuestión de las ganas del ascenso social y por ciertas cuestiones que mejor no comentar ya que no tocan aún, dentro de poco vendrá este segundo personaje con el que lo comparo y su novela, eso sí ya os adelanto que odio mucho al personaje pero que eso no ha impedido que me gustara. En fin, ignoremos las comparaciones que son odiosas y dejamos esta introducción con mi impresión general de la obra que aunque no me ha encantado ni convencido del todo en general la he disfrutado bastante.

A ver que sale de aquí porque de verdad ya he empezado mal la reseña por lo que es difícil que salga nada interesante. En fin, quizás estaría bien empezar con que la lectura se me ha hecho mucho más amena de lo que pensaba, quiero decir teniendo en consideración siempre que a cualquier clásico voy con expectativas de que puede ser una lectura densa mi recuerdo es que la lectura fue bastante rápida y, como decía antes, tal vez me interesé demasiado en los enredos amorosos del protagonista y no tanto por la descripción social que, de alguna manera no tan explícita vemos a medida que el personaje va ascendiendo socialmente.
En cualquier caso lo que se refiere a las parejas del protagonista son probablemente relaciones muy problemáticas y que no recomendaría a nadie. Tengo que reconocer que precisamente por eso me hacía mucha gracia el juego de orgullo (vamos a ignorar todos juntos este tipo de denominación) que se lleva sobre todo con la segunda chica de tal manera que, como decía, tenemos a veces más que un romance una especie de batalla intelectual en la que los dos personajes combaten para situarse por encima del otro y conseguir someterlo a través del amor. Como decía antes las personalidades cambiantes de los personajes llegan a extremos y cuando sucedía esta parte de la novela he de reconocer que me llegué a plantear si el autor tenía una necesidad económica de alargar la obra porque literalmente cada capítulo se variaba la opinión y sinceramente no parecía saber qué hacer. No sé, seguro que mi recuerdo es muy exagerado pero el caso es que los episodios cortos (de nuevo, mi recuerdo los hacen así, no sé si es cierto) hacían que aumentara la sensación de que la cuestión se estaba alargando de forma extraña, aunque más sorprendentemente es que a mí no me aburriera y estuviera felizmente leyendo esta interacción de pareja tanto curiosa.
Sin embargo, tengo que reconocer que creo que aunque las cuestiones sentimentales son principales en la historia por ellas mismas lo son más, supongo, por las tensiones sociales intrínsecas en ellas, es decir, por la diferencia siempre presente de estatus entre el protagonista y ellas. Y vaya, como decía, la novela en cierto modo utiliza la anécdota real para hacer un recorrido de clases y de los intereses políticos de la gente en un momento posterior a Napoleón donde tenemos un periodo de restauración borbónica con ciertos conflictos inevitables por la historia reciente. En cualquier caso yo he de reconocer que a pesar de que durante la lectura la novela creo que me he enterado más de las intrigas políticas que va conociendo el protagonista y en las que acaba por participar, ahora mismo tengo cierto lío intentando recordar qué pretendían ciertos personajes en cuestión política tanto aristócratas como religiosos. En general hay que decir que de nuevo, sorprendida estoy que el libro me haya resultado ameno e interesante en general de forma que he perdido el miedo a seguir leyendo el autor y sé que dentro de poco (relativamente, muy relativamente) leeré el otro libro que tengo por casa.
En cualquier caso es interesante también como el estilo sabe adentrarse de forma más o menos natural en las mentes de los personajes consiguiendo una buen equilibrio entre estas y la descripción social y de las diferentes posiciones sociales y cómo vivían las situaciones político-sociales que se daban. Yo soy siempre más fan de la cuestión psicológica que la social pero en este sentido he quedado más que satisfecha con Stendhal aunque, de nuevo, los cambios de opinión sean constantes.

Pero creo que estoy yendo en círculos sin decir nada interesante así que creo que será oportuno que me centre en los personajes, o al menos en mi amado-odiado Julien. En ese sentido cuando más pienso en él más interesante lo encuentro aunque en su momento leyendo la obra le sentía algo distante a mi persona ya que está entre ser un ambicioso frío y manipulador que se siente superior al resto de la humanidad y entre, de repente, ser controlado totalmente por pasiones, y sí, en un principio no entendía los cambios de humor, no entendía esta manera de cambiar de personalidad cuando parecía en un primer momento que tenía todo muy claro y su gran plan para triunfar en la vida pero lo cierto es que al menos mi recuerdo ha embellecido mi impresión del personaje que hace que ahora le recuerde con cierta gracia. En cualquier caso tengo que reconocer que tiene una caracterización muy interesante, aunque a veces le odiara profundamente por los aires que se daba a sí mismo (de verdad, Napoleón, cuánto daño has hecho...). No sé en cierto modo creo que haber leído Crimen y Castigo antes hace que no pueda evitar ver a Julien como un mal Raskolnikov, y sí es cierto que es una comparación injusta pero es que si tengo que aguantar a individualistas al máximo menos dadme a gente que se cuestiona sus propias ideas. No sé, comparación injusta y sólo ganas de seguir con la vena fangirl que llevo dentro por Dosti (no acabáis de ver mi diminutivo cariñoso de Dostoievski, no, olvidad que lo habéis leído).
Además de él recuerdo especialmente a las dos mujeres con las relaciones tan curiosas que mantienen con el protagonista. Me gusta como se contraponen las dos en su relación con el protagonista y como ambas también son dos personajes muy contradictorios y llenos de contrastes, de nuevo, personajes que cambian de personalidad a menudo pero de forma plausible en el sentido de que se dejan llevar por dos extremos que conviven en su interior, es decir entre la pasión y las apariencias sociales o en el caso de la segunda mujer, y mi predilecta por cómo a pesar de su hipocresía me parece muy bien construida e incluso en cierto modo simpática, un sentido del honor.

En fin, no me enrollo más porque tela las chorradas que escribo, en cualquier caso, si disfrutáis mínimamente de leer clásicos en general pero sobre todo novelas del siglo XIX realistas con intención de descripción y crítica social y además con personajes con una profundidad psicológica interesante os la recomiendo. Pero vaya, tampoco es que Rojo y Negro sea una obra desconocida, más bien todo lo contrario, así que estoy segura de que la mayoría ya la conoceréis por lo que simplemente para acabar con mi poca creatividad de hoy decir que aunque no me ha encantado si que recuerdo haber disfrutado bastante e incluso encontrarla más o menos fácil de leer así que os animo a no tenerle miedo.

Lo mejor: amena, personajes complejos y contradictorios, interesante la historia y el contexto histórico.
Lo peor: los mismos personajes pueden llegar a desesperarte aunque yo he encajado bastante bien con ellos.

Hasta aquí mi aburrimiento.

miércoles, 1 de febrero de 2017

Re:Zero Kara Hajimeru Isekai Seikatsu, White Fox (anime)

¡Otro anime más en el blog!
Título: Re:zero Kara Hajimeru Isekai Seikatsu
Significado del título/Título Original: Desde cero en un mundo nuevo empiezo mi vida.
Extensión: 24
Formato original: light novel
Adaptaciones: anime
Estudio del anime: White Fox
Autor original: Nagatsuki Tappei (guión) Ootsuka Shinchirou (dibujo)
Año: 2016

Te gustará si: tienes interés en un anime donde pasen muchas cosas, con un ritmo trepidante y donde el protagonista sufra mucho, quieres entretenerte.
Ni lo intentes si: estás un poco harto de las fantasías del hombre que va a un nuevo mundo, el que haya muchas mujeres rodeando a un protagonista no te acaba de convencer.

Sinopsis
Subaru, cuando se encontraba comprando en el conbini, de repente, se ve transportado a un mundo de fantasía. En ese nuevo mundo de repente será atacado y salvado por una hermosa chica de pelo plateado, a partir de ahí para agradecérselo querrá ayudarla en lo que pueda. Sin embargo, no tardará mucho en darse cuenta que a parte de haber aparecido en este mundo extraño tiene una habilidad que todavía lo es más si le matan puede resucitar e intentar arreglar lo que ha ocurrido.

Opinión
Re zero es probablemente el anime más popular o uno de los que más de este pasado año 2016, algo que quieras o no condiciona cuando vas a verlo, sobre todo si es el caso, como el mío, que vi el anime una vez acabado y cuando aún todo el mundo estaba diciendo lo maravilloso que era todo y como Rem era la mejor Waifu ever... En fin, chorradas a parte, entiendo porque ha gustado tanto y soy la primera que reconoce que viéndolo me enganchó muchísimo así que si queréis entreteneros un rato no creo que sea mala opción. Ahora bien una cosa es que lo encuentre muy entretenido, algo que no niego y que casi pienso que es lo mejor que tiene el anime, la otra cuestión y a mi parecer más importante es que considere que es un buen anime o que sea la gran obra maestra que mucha gente piensa que es, pues no, no creo que sea la gran cosa aunque os recomiendo a todos que le deis una oportunidad, si aún hay alguien medio interesado en el anime que no se haya planteado por lo menos dársela en el futuro, lo cual sería algo raro.

Por empezar por algún sitio creo que el primer capítulo es un sitio como otro cualquiera para comentar que en un principio tuve esperanzas en el protagonista, los comentarios del principio aceptando que la premisa de la que partía, de repente apareces en un mundo nuevo y de fantasía, era algo típico me gustaron, pensé que quizás tiraría por ese tono medio cómico pero nada más lejos de la realidad, lo cierto es que no, que aquí se toman todo muy en serio y que hay mucho drama, lo cual no estaría mal si de verdad pudiera yo desactivar ciertas cuestiones que hacen que no pueda sumergirme del todo en la historia.
Vamos a ver, quizás el tema más peliagudo que me gustaría comentar es las dos bases argumentales de las que parte el anime, es decir el aparecer en un mundo nuevo y la cuestión de la repetición y como a parte de que creo que no están nada bien ejecutadas por si misma su combinación no me parece nada buena idea, pero vayamos por partes.
El aparecer en un nuevo mundo como premisa no es algo que me apasione especialmente, sobre todo por un problema básico que veo a todo este tipo de historias y que es la decisión de describir o no el mundo en el que ocurre todo. En este caso parece que quiere describir algo del mundo pero se queda tan a medias en todo el intento de hacerlo que de verdad, no sé ni porque lo intenta por como se ve claramente que muy interesado en esto no está. Pero lo que me molesta especialmente son detalles que os parecerán chorradas pero que para mi acaban siendo ideológicamente un poco cuestionables. Uno de los ejemplos que tengo para esto y que me parece muy representativo de esta manera de enfocar la descripción del mundo, y darle ciertos rasgos distintivos, en el que ocurre es la cuestión del idioma. Me parece ridículo, por no decir otra cosa, que el idioma de este mundo sea el mismo que el del protagonista pero que, por cosas de la vida, la forma escrita sea diferente y que no pueda leer y escribir. En serio, mis conocimientos de lingüística son muy básicos pero se me hace muy difícil de creer que algo así pueda ocurrir, no tiene ningún sentido y aunque lo acepte sigo pensando que por lo menos habrían podido tener la decencia de hacer que los personajes del mundo hablaran el mismo idioma pero con variaciones, arcaísmos algún tipo de diferencia dialectal o cualquier cosa para que me pueda creer que dos mundos puedan compartir idioma pero no escritura. Pero es que lo malo del caso es que no puedo evitar pensar lo interesante que me hubiera parecido que el protagonista no se entendiera con la gente de este mundo y que se hiciera hincapié en la diferencia cultural, y no seguir el típico modelo que el mundo al que aparece el protagonista es el perfecto lugar para tener su fantasía de poder donde, en el fondo, todo acaba demostrando y favoreciendo su poder por encima de ese mundo al que acaba de aparecer por el que no se interesa en absoluto, ni por su cultura, ni por sus diferencias ni por su política (por eso llamo a este tipo de protagonista el modelo del “colonizador”, pero eso son cosas mías). En cualquier caso volviendo a como el protagonista aprende a leer y a escribir me parece solo una excusa que sirve para acercarse a ciertos personajes y que tiene otro momento muy representativo de lo que estoy hablando. El protagonista practicando la lectura lee un conjunto de cuentos y leyendas del mundo al que ha llegado algo que me parece sumamente interesante y que hubiera ampliado mucho la creación de una cultura diferente y, sin embargo, aunque el chico dice que le habían interesado dos leyendas (que algo de importancia tienen para el argumento) el anime considera que mejor que explicárnoslas con pelos y detalles va aprovechar esa conversación para que Subaru cuente un cuento japonés que le recuerda a los dos personajes con los que está hablando, porque, ¿qué mejor idea que hablarnos de algo que ya sabemos, sobre todo el espectador japonés esperado por el anime, cuando se podría crear un mundo diferente? En serio, quizás os parezca una tontería, y quizás lo sea pero a mi me molesta, y mucho. Además nuestro protagonista tiene otros momentos de intentar intervenir políticamente en como funciona el mundo que me molestaron mucho y sí, tenéis razón se lleva una buena reprimienda en lo que para mi es quizás la mejor escena del anime, pero lamentablemente el anime no acaba ahí y sin querer entrar en spoilers diré que todo lo que pasa en el anime está para ponernos del lado de Subaru, de que sus acciones son correctas y solo quiere ayudar, lo cual, de nuevo, me molesta porque realmente llega a momentos en que quiere intervenir en cosas que pertenecen a ese mundo sin molestarse tan solo en saber lo básico sobre la cultura, la organización e incluso lo que opinan los habitantes. Y si solo fuera Subaru el que no se interesara en el mundo, no habría problema, me vuelvo a remitir a esa escena que me gustó tanto, el problema es que el anime siempre da la razón en todo lo que hace a Subaru, le da incluso ese poder que hace que pueda, en el fondo, controlar todo lo que pasa en el mundo.
Lo cual me lleva a hablar de la repetición, mi problema más básico es que no tiene sentido el orden en que lleva este anime la cuestión. Vamos a ver, he visto varias historias con este tipo de tramas o parecidas en las que se repiten las cosas, y en todas las que recuerdo en este momento tienen la decencia de hacer que o los personajes se conozcan de antes y normalmente que veamos algo de su cotidianidad juntos para que de verdad veamos el vínculo que hay entre ellos y luego podamos preocuparnos por lo que pueda pasar. No tiene ningún tipo de sentido lo que hace Re:zero con este tema porque, aunque me cuesta mucho creer toda la implicación de Subaru desde el principio con lo que es una perfecta desconocida, lo que se resiente todavía más de todo esto no es eso otra cosa que las relaciones con los personajes. Es decir que lo veamos todo desde la perspectiva temporal de Subaru nos puede hacer pensar que los personajes tienen suficiente tiempo para relacionarse entre ellos, y desde luego es creíble que Subaru se acabe por encariñar de ciertos personajes pero el anime olvida con mucha facilidad que el resto de personajes no tienen tiempo para ello y que, si nos pusiéramos a calcular cuanto tiempo puede haber pasado desde que ciertos personajes se conocen o desde que cambian de personalidad y de actitud quizás tendríamos graves problemas de credibilidad. O por lo menos ese es mi gran problema con el anime en general, que al tener que tragarme todo desde la perspectiva de Subaru me tengo que conformar con que sepa que al final todo va a salir como él quiere y que no tenga el anime nada de consideración con el resto de personajes que solo existen en relación a nuestro protagonista y que, incluso el tipo de estructura temporal, hace que se agrave la sensación que todo gira a su alrededor.
Pero en fin, precisamente esto que conlleva tantos problemas, por lo menos para mi, es lo que hace que el anime sea tan entretenido y que quieras continuar viendo capítulos así que bueno, supongo que su mérito tiene como pasatiempo. Sin embargo, dejadme descargar parte de mi odio y decir que se abusa una y otra vez del drama y de las muertes. Y no tengo problema en el drama, de hecho me encanta este género y yo soy feliz con el dolor de personajes ajenos, no, mi problema está en como trata el drama este anime. ¿Qué quiero decir con esto? Quizás sea un poco injusta, pero tenía todo el rato la sensación que el dolor de Subaru se trataba como una cosa a superar, no como algo que me pudiera creer constantemente y que le iba a atormentar e incluso cambiar la personalidad sino como un simple estadio que se superaba y que hacía que volviera a su estado natural. Y sí, tenemos un momento crítico para el protagonista donde parece que no se va a recuperar jamás pero lo hace, y lo peor de todo es que no me dio la sensación que hubiera cambiado en absoluto después de hacerlo ni que le quedara rastro de trauma, de verdad, quizás sea yo pero a mi siempre me daba la sensación que era un obstáculo más a superar más que una emoción real. Además luego está la otra cuestión que no me convence que es porque el protagonista no se plantea nunca investigar sobre si hay alguna manera de volver a su mundo, de verdad ni un solo pensamiento sobre como querría volver a su vida de antes ni sobre ponerse a investigar sobre que puede ser ese extraño poder que tiene, y vale, no puede hablar de ello pero hay una maravillosa biblioteca y no sé muchas veces que repite lo mismo para no intentar investigar preocuparse por esas cosas, quizás solo sea una cuestión mía.

Sobre el aspecto gráfico creo que no tengo mucho que comentar que recuerde porque soy pésima para estas cosas pero no recuerdo que hiciera nada fuera de lo normal para narrar la historia. Quizás algo que no me acabó de gustar es lo obvia que era la manera de mostrar el trauma del protagonista y cierta obsesión, creo recordar, por mostrar los ojos como se expandían cuando sentía rabia, o cuando estaban vacíos, me pareció una manera de mostrar la emoción un poco simple.
Pasando a otra cuestión he de reconocer que aunque no me acaba de gustar del todo la música tiene bastante canciones interesantes y algún tema instrumental que va muy acorde e intensifica ciertas escenas dramáticas de por sí. Os dejo algún opening y la canción que canta Rem.

De los personajes, como podéis imaginar tampoco tengo demasiadas buenas palabras porque es precisamente donde, para mi el anime se hunde. Quizás se ha notado mucho mi odio por Subaru pero por si acaso, lo ratifico, no me gusta nada este personaje, es todo lo que no quiero ver en un protagonista masculino que va a otro mundo y de verdad me recuerda tanto a otros odiados (Takeru, no por favor, no me lo recordéis...). Pero mi odio está medianamente justificado por como aunque el anime parece que quiere hacer crecer al personaje lo cierto es que no lo hace, o por lo menos yo no he sabido ver que Subaru crezca en ningún momento, evolucione, involucione o simplemente se vea afectado por lo que ocurre. Vale, si se ve afectado, pero como decía en la cuestión de las emociones, parece que sea un simple estadio por el que pasa y supera, no de verdad algo que está sintiendo y que le va a marcar de por vida. Por más que vea como sufre físicamente el personaje y me sea fácil pensar que de verdad va a estar traumatizado creo que la manera de transmitirlo ha sido pobre y que simplemente Re: Zero aunque por una parte quiere enfocarse en el drama de los personajes lo único que sabe es contar una historia llena de peripecias.
Pasando a Emilia... Ay, Emilia, cuánto odio te has llevado... En fin, ignorando, de nuevo chorradas de fans y cosas de estas Emilia solo me ha parecido un personaje con cierta entidad en la escena que mencionaba antes en la que planta cara al protagonista y le dice todo lo que piensa y esa era la Emilia que me hubiera gustado ver pero lo cierto es que a parte de ese momento el resto es la princesa a la que hay que rescatar, incluso todavía peor la recompensa de Subaru por su esfuerzo. Y exactamente por eso no me gusta este anime, porque aunque se disfrace de otras cosas en el fondo es un cuento clásico creyéndose una historia profunda y creyéndose en general más de lo que es.
Y bueno supongo que también toca hablar de Rem, la waifu... En fin, en serio, Rem tiene probablemente el doble de minutos de pantalla que nuestra anterior chica lo que hace muy fácilmente que nos caiga mejor que la anterior pero lo cierto es que Rem tampoco tiene ningún tipo de personalidad, en serio. El desarrollo de personalidad de Rem me parece de chiste y como se nos aparece hacia la segunda mitad de la serie (o quizás un poco antes) es simplemente como alguien sin una pizca de pensamiento que no sea la devoción hacia todo lo que haga cierto personaje, por el resto parece completamente vacía de un atisbo de personalidad y con la facilidad que cambia ante la aparición del protagonista podíamos cuestionarnos si la tenía antes.
Luego los secundarios variopintos de los que no se si vale la pena hablar pero que en general todos tienen una tendencia a acabar aceptando a nuestro pobre y sufridor protagonista. No quisiera hacer más spoilers pero en fin, simplemente por el poder que decía antes al final nuestro protagonista acaba por hacer que todo el mundo le obedezca, en serio si lo malo de este anime es no tener a alguien que nos lo presenten como malvado y que se aproveche de estas cosas, lo que disfrutaría yo de alguien así y no de Subaru...

Resumiendo, estoy segura que si hubiera hecho la reseña con menos distancia de cuando vi el anime podría haber sacado cosas más interesantes, porque si para algo me ha servido ver Re:Zero ha sido para divertirme encontrándole pegas, una de mis aficiones, aunque suene raro. Sin embargo, tardar tanto ha hecho que hasta me modere en mi discurso y aunque siga odiando, en parte, ciertas cuestiones del anime soy la primera que se ha entretenido viéndolo y que os lo recomienda como entretenimiento. Eso sí, absteneros de decir que es una obra maestra, gracias. Es broma sois libres de pensar y decir lo que queráis, simplemente a mi este anime no me ha gustado del todo.

Lo mejor: muy entretenido, pasan siempre cosas, perfecto para pasar el rato, alguna canción.
Lo peor: el resto... el protagonista, que se crea mejor de lo que es el propio anime, que se tome demasiado en serio a sí mismo, el fracaso de hacer emociones creíbles en los personajes o incluso los mismos personajes y sus relaciones entre ellos.

Hasta aquí mi aburrimiento.