sábado, 18 de febrero de 2017

Ferdydurke, Witold Gombrowicz (libro)

Nuevo libro en el blog.
Título: Ferdydurke
Autor/a: Wiltold Gombrowicz
Otros libros del autor/a: Pornografía, Cosmos
Páginas: 320
Formato original: libro
Año: 1937
Adaptaciones: películas,

Te gustará si: te interesan los estilos peculiares, los juegos lingüísticos, quieres un libro diferente, te gustan las sátiras pero sobre todo no te importa leer por el estilo.
Ni lo intentes si: te gusta leer novelas con estilo clásico y donde todo lo que ocurre es fácilmente comprensible, no te gusta lo grotesco.

Sinopsis
Publicado por primera vez en 1937, es el título más emblemático del autor. Protagonizada por un héroe de treinta años que se transforma en un adolescente de quince bajo la influencia de un maestro, la novela es una sátira mordaz y terrible de la sociedad contemporánea. (sinopsis de la editorial Seix Barral)

Opinión
Mi incultura es amplia y lo cierto es que antes de leer esta obra y de que me la dieran a conocer no tenía ni idea del autor, de literatura polaca en general (en serio ni un maldito autor polaco conocía... bueno, ahora que pienso sí, uno) y lo cierto es que me llamó mucho la atención desde un inicio por como me lo presentaban como una obra donde el lenguaje era primordial y como ciertamente leerla es una experiencia muy gratificante a nivel de lenguaje. Antes que nada he de decir que yo he leído la versión en castellano escrita por el propio autor en Argentina con un grupo de escritores que le ayudaban porque si bien la novela me ha gustado muchísimo, más de lo que esperaba con este tipo de lectura tan particular, el anecdotario alrededor de la obra no deja de ser curioso y según tengo entendido la versión escrita en castellano y la escrita en polaco son bastante diferentes y que por ello la traducción hecha a partir de la versión polaca es otra experiencia de lectura. En cualquier caso no descarto leer la otra versión alguna vez pero lo que de verdad quiero hacer relativamente pronto (pueden ser años, no os lo niego) es leer más de este autor porque aunque he de reconocer que tenía momentos donde me sentía muy perdida en todo momento podía disfrutar por lo menos de la sonoridad del lenguaje y de en definitiva como las palabras fluían de una manera extraña llegando en muchos momentos a ser grotesca (también en el contenido) pero que personalmente ha acabado por cautivarme totalmente.

Y sí para mi Ferdydurke es esencialmente estilo y aunque pueda sonar peyorativo para gente que esté acostumbrada a leer por personajes o por historia la manera en que el lenguaje es presente en cada frase y nunca es evidente me parece una maravilla. En ese sentido tenemos neologismos como un montón de derivados de la palabra culo que van reapareciendo durante toda la novela pero cualquier palabra en apariencia insignificante y que en cualquier novela que no se preocupara por el lenguaje nos parecería la cosa más normal del mundo en esta novela puede ser representante de una tensión que, de nuevo, bajo apariencia de chorrada se siente como algo transcendental. Y sí, no me explico y estoy escribiendo frases que tengan mínimamente sentido y no parece que lo consiga del todo pero simplemente, aunque es obvio que no es algo único en este autor, si me parecen muy interesante este tipo de libros que logran crear un lenguaje casi personal e incluso a desnormalizar palabras de uso cotidiano. En serio, a mi estas cosas me fascinan y ni que sea por comparación también me hacen hundir en mi propia mediocridad, pero vamos a ignorar la parte desagradable del asunto y a centrarnos en lo positivo y en ese lenguaje enrarecido tan interesante.

Sin embargo aunque el estilo sea lo que me hace poner fangirl con la novela y me encantaría tener más palabras para ello, pero entre mi falta de inspiración y mi memoria confusa se me hace difícil lo veo complicado, os recomiendo que si mínimamente os interesa leer novelas de vez en cuando experimentales que tienen plena consciencia de como el lenguaje construye la existencia humana y como tematizan la distancia entre el ser humano y el lenguaje y por consecuente con lo que llamamos mundo, leedla porque si bien os puede parecer una cosa muy extraña e incluso preguntarse sinceramente que estás leyendo vale mucho la pena (quizás precisamente por ello). He de reconocer que si hay un momento de la novela donde recuerdo que las cosas llegaron a un nivel más alto de grotesco y de rareza fue un capítulo en que dos personajes expertos defensores de dos métodos contradictorios, el Analítico y el Sintético, harán de todo por posicionarse por encima del otro (de todo incluye amputaciones y asesinatos, pero en fin, no sé si suena más raro de lo que es o viceversa porque no tiene desperdicio el capítulo) me encanta esa manera de llevar hasta el absurdo una contienda que normalmente sería teórica y esa manera tan particular que tiene la obra de mostrarnos lo ridícula que es la existencia humana.
Lo que me llevaría a la cuestión de la Forma que lamentablemente aunque puedo tener una lejana idea creo que no soy la mejor persona para hablaros de esto y os invito a informaros porque su interés tiene. La misma novela tiene un capítulo en que más o menos explica la teoría que sigue la composición de la obra que muy a grandes rasgos se podría decir que vemos la problemática de como el ser humano solo existe en la forma, en el actuar para otro, en que cada acto comunicativo no puede realizarse sin que el otro no te afecte en cierta manera a tu individualidad vivido a lo larga de la novela con resignación pero también como una tensión por la imposibilidad de escapar a esa forma que impera hasta en las cosas que menos te esperas (cosas como sentarte, moverte de determinada manera, todo, la forma es el ENEMIGO, ¡¡a por la forma!! No, podéis ignorar muy felizmente este paréntesis, viviréis mejor, hacedme caso).
En cualquier caso la cuestión es que el tema lo vemos evolucionar por tres espacios diferentes en los que ocurre la novela y que de alguna manera es fácil ver como aunque con distintos disfraces y aunque todo el mundo se crea libre en su ambiente lo cierto, es que, de nuevo, acaban por ser ambientes opresivos que aunque en un primer momento pareciera que promuevan cierta especie de autenticidad o de dar cierta importancia al individuo lo cierto es que no hay manera de escapar lo que podríamos pensar desde muchas ópticas diferentes como la ideología, las costumbres, el cuerpo, la mirada del otro... En fin, no desvariemos por caminos sinuosos como este porque no creo que lleguemos a ninguna parte.
La cuestión es que a través de estos espacios que recorre el protagonista vemos una especie de novela, que si vamos a las palabras del autor que no es del todo bueno darle tanto crédito como se le da a menudo pero ni que sea como curiosidad pues no está mal, que parodia el cuento filosófico como el de Voltaire. Yo sinceramente puedo recordar Cándido que es lo único que he leído en ese sentido del autor y se me hace difícil pensar en una parodia de un cuento que ya es una parodia de las novelas bizantinas, pero en cierta manera si que puedo ver que la estructura de la obra tan marcada contrasta con un contenido disperso, que por el tipo de historia y la premisa de la que parte da la sensación de que todo podrá leerse desde la moraleja o desde la parodia, vaya en relación a otro tipo de texto, y si claro que todo se lee en relación a otro tipo de texto y no sé que narices estoy escribiendo, pero la gracia aquí es que las acciones que en un cuento de ese tipo se nos mostrarían claras para después reflexionar sobre ellas (contenido paródico o no) aquí se han visto enrarecidas, puestas completamente en un nivel grotesco donde un duelo de gestos y de poner la cara más horrible se vuelve una violencia para el ser humano por todo lo que se puede llegar a pensar de ello.
Sin embargo aunque creo que hay mucha violencia de ese estilo, de destruir parte de los individuos en contacto con otros de forma que se desgastan sin poder hacer nada al respecto, siendo así algo bastante dramático en este sentido, quiero decir desde una perspectiva de la incapacidad de ser uno mismo porque ni ese concepto existe tal y como te lo habían vendido, lo cierto es que la novela tiene humor a raudales desde simplemente ese juego del lenguaje tan irreverente en ocasiones como las situaciones tan absurdas pueden ser a la vez que trágicas por lo que fácilmente puedes trasladar a otros ámbitos (siempre habrá quien tirará por la interpretación biográfica o por la de retratar el momento histórico o incluso por como eso expresa una condición del ser humano de la época, por una especie de estado mental propio del siglo XX), pero a la vez cómico por como todo llega a extremos inesperados. Además de momentos muy divertidos en cuanto a reflexiones particulares que simplemente me ganaron y me hicieron que me enamorara del todo de la obra.

En fin, creo que no me voy a enrollar mucho más, aunque sea una obra que bien lo valdría y que reconozco que he disfrutado mucho, porque creo que o voy a entrar en la dinámica que llevo toda la reseña de soltar lo primero que se me pasa por la cabeza o me voy a pasar a dar datos curiosos que creo que es más práctico que busquéis vosotros si os interesan. En cualquier caso la cuestión es que probablemente sea una de las lecturas más extrañas que he leído (no del todo porque, en fin, cada vez me veo leyendo cosas que me hacen sentir más imbécil, pero eso aparte, como decía antes) pero a la vez que aún así he podido disfrutar mucho, y es que aunque puedas perderte algunas ideas, otras escenas no acabarte de sugerir tanto como otras o simplemente llegar a momentos de confusión elevados lo cierto es que ni que sea por ese estilo tan especial y esa manera de inventar palabras sin miedo vale muchísimo la pena y si a eso le sumas el humor tan curioso de la obra (en ocasiones hasta negro) y en general el ambiente entre asfixiante y grotesco que construye... Y, vaya, toda la obra, si es que es una maravilla... Vale, eso es pasarse y no es mi estilo, no sé si maravilla es la palabra ya que ciertamente es pasarse pero sin duda es difícil que no te parezca curioso leerla, ya no digo que te guste porque todos tenemos nuestros límites aguantando ciertas cosas pero creo que en este caso es una obra, que aunque puede dar pie a muchas lecturas diferentes e interesantes y es todo lo contrario a lo convencional en cualquier sentido (toma exageración), no es excesivamente densa en su lectura (que no significa que no te pueda dar para comerte la cabeza durante años si quieres, eso obviamente te lo va a dar y es lo bonito de la literatura, en serio vaya reseña más patética estoy haciendo...), o por lo menos no lo fue para mi.

Lo mejor: todo, el estilo sobre todas las cosas, esa manera de construir una realidad deformada...
Lo peor: quizás a momentos te sientas superado por ciertas cosas.

Hasta aquí mi aburrimiento aburridoso (y el cuculo culoso cuculito).

No hay comentarios:

Publicar un comentario