domingo, 12 de febrero de 2017

Last Game, Amano Shinobu (manga)

¡Nuevo manga en el blog!
Título: Last game
Significado del título/Título Original: El último juego
Extensión: 11 volúmenes (65 capítulos)
Formato original: manga
Autor original: Amano Shinobu
Año: 2011
Otras obras del autor/a: Katakoi triangle, Natsu no Kakera

Te gustará si: te gusta leer shojo en general, no te importa que los personajes sean inocentes o que los malentendidos se prolonguen durante mucho tiempo.
Ni lo intentes si: te apetece un shojo menos inocente, no te gusta el romance en general, quieres algo donde los personajes no tarden en emparejarse.

Sinopsis
Yanagi es un chico inteligente, popular y procedente de una familia rica. Tiene la vida perfecta para ser el chico al que todos admiran quedando primero en todo lo que se propone. Sin embargo, las cosas empiezan a cambiar muy pronto cuando ya en la primaria una chica aparece en su clase, le supera en los exámenes, en las pruebas deportivas y encima es de una familia pobre y con poco interés por socializar. Como no podía ser de otra manera empieza a sentir una gran rivalidad con ella, sentimientos que no tardarán en evolucionar hacia otra dirección.

Opinión
Este es uno de los tantos mangas que leo por scans (más de 100 contabilizados que estén en curso) y que cuando acaban decido releerlos para hacer la reseña acordándome de algo, una decisión que tendría sentido si no se me acumularan las reseñas de manera tan exagerada como ha pasado este año pasado, pero en fin, ignoremos esto. La cuestión es que mi memoria es un poco mala y no esperéis (aunque supongo y espero que no lo hagáis nunca) nada interesante más que impresiones difusas. Llevo diciendo mucho tiempo que todo lo que sea shojo me lo trago, independientemente de la calidad me lo tomo como entretenimiento de fácil lectura. En este caso particular he de reconocer que nos encontramos con una obra que, desde luego, no es nada del otro mundo tiene esa inocencia cargante o encantadora de los shojo (según a quien preguntes y yo me decanto en parte por lo primero, pero vamos a ignorar eso) que no colabora demasiado a que nos creamos ciertas cosas, sobre todo si tenemos en cuenta que es uno de los pocos shojo que he leído situado en una universidad. Pero ignorando todo los problemas, que los tiene y desde luego sino toleráis a las protagonistas inocentes huid rápido, lo cierto es que le tengo algo de cariño al manga, ni que sea por la relación de competitividad que tenía el chico con ella y por como aunque sea por los malentendidos de la chica tira mucho hacia la comedia y en general me ha entretenido.

Quizás una de las cosas que más me gustan del manga es la comedia, en general he de reconocer que me hace gracia la personalidad de Yanagi cuando se lamenta de sus desgracias amorosas y el cambio constante de su arrogancia y sus lamentaciones me parece que hace un contraste graciosa que deja que el manga se lleve bien. Aunque en fin, todo avanza a base de estirar de forma innecesaria por culpa de malentendidos de los protagonistas ya que si bien Kujou es una atolondrada que, aunque por lo menos tiene muy claro que hacer con su vida y es genial estudiando, (lo cual de verdad, se agradece) no tiene ni idea de qué es el amor a niveles de idiotez máxima, de verdad, llega a límites que me exasperaban y si ya no es creíble que una chica o chico de instituto no tenga ni idea de que es enamorarse, piense que le duele el corazón y que quizás por ello tiene una enfermedad cardíaca (¿cuántas veces habré leído semejante estupidez?) que este en la universidad hace más sangrante ver ciertas cosas por su parte, también Yanagi colabora a los malentendidos y aunque a veces lo hace de forma cómica en el fondo solo sirven para hacer que tarde más en ocurrir lo que todos sabemos que pasará. Sin embargo, como el punto de vista de la obra es compartido, vemos pensamientos de varios personajes aunque principalmente solo de Kujou y Yanagi es divertido ver el contraste de opiniones sobre lo que está pasando y por lo menos como comedia funciona.
Otro asunto de la relación entre los protagonistas que me parece que destaca lo suficientemente como para comentaros es la cuestión de como invierte una dinámica muy típica de shojo que por lo menos me ha hecho gracia. La cuestión es que una de las premisas típicas (por lo menos tenemos dos ejemplos muy conocidos como Special A y sobre todo Karekano, pero hay obras que aunque no sea tan central lo siguen tratando) es que se basan en la competición entre los personajes por ser el mejor de la clase y a partir de ahí se interesan el uno por el otro, en ese sentido tenemos aquí que es Yanagi el que está desesperado por alcanzar el nivel de Kujou que siempre consigue estar por encima suyo. Os diría que podría ser positivo por como, o soy yo volviéndome paranoica, o en muchos shojos se tematiza la idea de que la mujer acaba siempre por debajo del hombre académicamente, o ella es menos inteligente o no tiene intereses y en cambio él siempre tiene una gran meta a seguir o cosas por el estilo, sin embargo aunque sea curioso ver una premisa contraria a la habitual no dejamos de seguir con la premisa ridícula como principio y en estos casos, sinceramente no es Special A que ya era lo último en exagerado de no poder superar al otro hiciera lo qué hiciera, sobre todo porque el ambiente universitario hace que ya no compitan por lo menos académicamente pero me sigue pareciendo muy exagerado como los personajes parece que sean insuperables, pero vamos a ignorar toda esta parte.

He de reconocer que Last Game se me hizo muy entretenida en su desarrollo pero viéndolo con distancia por favor, no os metáis en este manga sino aguantáis nada el shojo clásico, las protagonistas que parece que tiene un problema grave mental por como le cuesta entender lo más obvio, tiene un triángulo amoroso que en cierto momento se vuelve cuadrado y en general, de verdad, no hay nada innovador o que simplemente te anime a leer este manga sino te apetece el género. De hecho también hay que decir que la historia me hizo mucho gracia como empezaba porque siempre tengo simpatías por las relaciones que empiezan con tiras y afloja e incluso las protagonistas que no tienen interés en el amor me suelen caer bien pero lo cierto es que esto degenera, en cierta parte, en alagarse, en malentendidos evitables y en todo lo típico de un shojo.
De hecho he leído gente que se le ha hecho incluso pesado por como se alarga de forma un poco exagerada para lo que cuenta pero yo he de reconocer que no he sentido que tenga problemas de ritmo sino que en general se lee muy rápido, recuerdo muchas páginas sin diálogo para apreciar a los personajes que están dibujados en un estilo que he de reconocer que no me acaba de gustar del todo. Es bonito, es hasta cierto punto distintivo a otras obras, fácilmente reconocible incluso, pero a mi no me convence porque tira demasiado hacia lo “mono” que no es una estética que me guste del todo.

Sobre los personajes aunque no sea nada relevante he de comentar a la amiga de la protagonista. Quiero decir, la amiga es la típica amiga de shojo, que no pinta nada, que está ahí para adornar y aconsejar y lo típico, sin embargo he de reconocer que esta chica me ha gustado mucho por todo el humor que aportaba al manga, por como aunque al final si acababa por ayudar a los protagonistas en otras ocasiones no dudaba en meterse con ellos y divertirse a su costa. Además si alguien de verdad tenía las cosas claras en este manga era ella, ¿por qué no tenemos protagonistas así? En serio, me pasa en muchos manga shojo que la amiga de la protagonista resulta ser alguien mucho más interesante que la protagonista y de verdad, no entiendo porque siempre nos tienen que frustrar con protagonistas pavoncias cuando tenemos a amigas tan capaces, supongo que no daría para malentendidos variopintos, aunque estoy segura que podría haber algo en medio.
Kujou es la pavoncia protagonista pero que hasta le tengo un poco de cariño por como, aunque de verdad no hay manera de perdonarle que se entere de tan poco de manera que parezca un vegetal, en cierta manera me recordaba a los peores momentos de Sawako de Kimi ni Todoke, aunque por lo menos las dos intentan ponerle remedio a su estupidez sin embargo Kujou tiene menos inocencia en algunos aspectos que la anterior citada y a veces demuestra más carácter y hasta cierta aspereza de trato que podría ser mucho más interesante bien desarrollada que no ese hincapié en su idiotez respecto al amor.
Yanagi creo que es de esos personajes inaguantables si los tuvieras que soportar personalmente pero que visto en manga es más divertido. Es un poco menos idiota y lento en cuestiones de amor que Kujou pero poco más, más bien ha desarrollado una especie de miedo vital en todo lo que sea con Kujou por como siempre parece que toda esperanza que tiene es negada, sigue la típica historia además de como en un principio solo quería derrotarla (en esa cosa tan estúpida de “voy a hacer que te enamores de mi para después dejarte y que sufras”) pero que evoluciona con el paso del tiempo hacia el estar completa y perdidamente enamorado de la protagonista. Sí, también tiene sus chorradas grandes, pero prefiero mil veces este tipo de protagonista masculino que el chico que siempre actúa de manera ideal, que tiene un pasado dramático, por otra parte no deja de tener características típicas de chico de shojo como ser rico y popular, incluso llega a ser muy egocéntrico en muchos momentos pero como siempre se trata desde una perspectiva cómica y contrasta con su faceta de no triunfar en su amor y ser más bien lento con todo lo que pasa con Kujou se me hacia bastante simpático en general.
Además tenemos al chico del triángulo amoroso a Souma que he de reconocer que me ha parecido simpático sin mucho más que decir a parte de que me parece muy curioso el estereotipo que no he visto tantas veces y que encarna este chico. Me refiero, a parte de que es algo tsundere, que es un chico de campo que ha venido a la capital y quiere ocultar su origen, incluso el acento. Por otra parte quizás me hubiera gustado que el manga se hubiera centrado un poco más en desarrollar la relación tan particular que establece con la chica que forma lo que acaba siendo un cuadrado amoroso, lo digo porque no es que esperara del todo que se desarrollara la relación hacia lo romántico pero por lo menos no me hubiera importado que se les hubiera dado más desarrollo tanto en la relación como a la chica que pasa más desapercibida.

Resumiendo, Last game es un shojo muy entretenido y a momentos divertidos pero poco más. Si os gusta el género y os apetece algo ligero adelante, creo que os puede entretener pero si os desesperan los protagonistas algo lentos en las cuestiones amorosas quizás os acabéis por desesperar así que proceded con precaución, yo en general aunque vea sus defectos, porque saltan fácilmente a la vista, le tengo algo de cariño por lo que me entretuvo y porque tira hacia la comedia más que el drama, pero tampoco es la gran cosa.

Lo mejor: entretenido, divertido.
Lo peor: los personajes pueden desesperarte (no del todo en mi caso), tampoco es nada muy especial.

Hasta aquí mi aburrimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario