lunes, 26 de junio de 2017

Alicia en el país de las maravillas, Lewis Carrol (libro)

Un nuevo libro en el blog.
Título: Alícia en el país de las maravillas
Título original: Alice's Adventures in Wonderland
Autor/a: Lewis Carrol
Páginas: 206
Continuaciones: Alícia a través del espejo y lo que allí encontró.
Formato original: libro
Año: 1865
Adaptaciones: miles de películas y además mucha influencia hasta en los sitios más inexplicables (otomes, ese mundo curioso)

Te gustará si: tienes interés en obras que no tienen ningún tipo de intención realista, estás interesado en obras que abrazan el sinsentido y cuestionan la lógica del lenguaje o la lógica matemática.
Ni lo intentes si: quieres una novela realista o donde pasen cosas de fácil comprensión, odias Alicia por algún motivo (o las experiencias que has tenido con sus adaptaciones y inspiraciones han hecho que la odies por algún motivo).

Sinopsis
Un matemático, Charles Dogson (1832 - 1898), gran aficionado a la fotografía y poeta, navegaba en una barquita por el río Támesis, acompañado de las tres hijas de un amigo suyo. Le pidieron que les explicara un cuento, y el poeta empezó a contar: jugaba con las palabras, con las canciones populares inglesas, con las frases hechas, con las imágenes y los sonidos, hasta llegar al máximo de comicidad y absurdo. Así nació Alicia, bautizada con el nombre de una de las niñas. Tanto divertió el cuento a las tres niñas, que no paraban de pedir que lo volviera a contar una y otra vez. Por fin acabó escribiéndolo, pero no se atrevió a firmarlo con su nombre, y utilizó el seudónimo de "Lewis Carroll". Y... el libro tuvo tantísimo éxito que se tradujo a muchos idiomas y se convirtió en un clásico de la literatura infantil. (sinopsis de Editorial Juventud)

Opinión
Hacía bastante tiempo que quería leer esta obra más por toda la serie de influencias que por la obra misma. No es que la obra en sí no me llamara la atención, pero me daba la sensación de que aunque podía disfrutarla no me acabaría de cautivar del todo, pero, en cambio, sentía la obligación moral de leerla ya que he consumido obras que se basan directamente en las novelas de Alicia y además parece que todos los otomes del mundo, (no, sólo una cantidad importante) están basados en Alicia. Supongo que en el fondo no es tan raro, muchos clásicos los conocemos por las versiones y por segundas versiones que el original, y el clásico de Disney en este caso también tiene mucho que ver con la recepción, al menos la mía, pero vaya no sé porque me alargo tanto. La cuestión es que ha sido una obra que no me ha sorprendido mucho, quiero decir, tenía muy claro que iba a leer, y en líneas generales es lo que me he encontrado, sin duda es imaginativa, tiene alguna parte que quizás no me esperaba tanto porque no la había visto adaptada pero en general la imagen que tenía de la obra y la obra en sí han sido sorprendentemente muy similares, si eso tiene sentido. En fin, por otra parte creo que haberla leído en contexto, es decir que la he leído no tanto por la obra en sí sino en relación a otra obra (os dejo con la intriga, no, hablo de Forest, una novela visual, sé que no os interesa) ha hecho que la haya disfrutado más de que si la hubiera leído independientemente. En cualquier caso, intentaré decir algo al respecto de la obra.

Alicia... En fin, siempre he pensado que es uno de esos clásicos (clásicos modernos, se entiende) que me gustaría a mí preguntar quién entendió que era infantil. De acuerdo, no es de los casos más extremos (estoy pensando en Los viajes de Gulliver o yo que sé que adaptaran Nuestra señora de París a película Disney) y al menos tiene la justificación de su formato de origen y toda la leyenda que hay detrás (porque que haríamos lectores y reseñadores sin vidas de autores de escándalo y posible pedofilia? Analizar el libro? Creo recordar que el Autor había muerto con Barthes pero este es uno de los tantos casos donde Lewis Carrol va asociado a la leyenda, para bien o para mal, al fin y al cabo a todos nos gustan los temas escabrosos, es divertido) y que en parte si que se puede leer como un libro para niños, para niños que quieres traumatizar o ejercitar en la imaginación de por vida (depende del enfoque pesimista u optimista, como todo en la vida). Ahora bien, aunque supongo que la aventura con la continua transformación y la estructura típica de la novela de sucesos donde siempre pasa algo pueden entretener y extrañar al mismo tiempo, no sé si es la mejor opción para un niño. Quiero decir, siempre puede caer dentro del saco genérico de libros que se leen como niño y no entiendes una puta mierda y que creces y te das cuenta que te habían engañado, o al menos que eras imbécil, pero teniendo en cuenta todos los conceptos de lógica, juegos de palabras varios, con las dificultades de traducción de por medio, y la apología de las drogas no sé si vale la pena en este sentido. Es broma, al menos la parte de la apología de las drogas, quiero decir estoy segura que habrá algún imbécil que haya dicho que el libro lo es y lo haya condenado de inmoral pero lo cierto es que simplemente tenía ganas de escribir chorradas. Y bueno, las drogas y las perspectivas sensoriales deformadas son una de las bases, y hay gente que se empeña en decir que las drogas son el gran tema y a mí no me lo parecen para nada, me parece la excusa perfecta para partir de todo lo inusual y así experimentar sobre la física, la lógica y experimentar con el perspectivismo desde todo punto de vista posible con cierta predilección por el lenguaje y por el sin-sentido lo que me lleva a que recuerde siempre que el lenguaje es principio y fin de todo y es DIOS. Podéis reír. De hecho, una estudiando a ciertos autores y en general la literatura moderna acaba teniendo el comodín de "experimentación con el lenguaje" como algo bastante útil y no muy rebuscado para hablar de las obras y es algo que debería mejorar y siempre me planteo pensarlo más pero de momento me sigue siendo útil como excusa y me lo sigo creyendo bastante con toda la idea de cómo el sujeto occidental llega un momento (gente que te dice que el inicio de todo está en la revolución francesa y o otra que te localiza más adelante) en el que se produce el giro lingüístico progresivo donde cada vez se es más hiperconsciente (si esto tiene sentido como palabra) de las limitaciones del lenguaje y tal y básicamente Alicia se podría pensar en eso pero desde la perspectiva de la lógica, algo que lamentablemente no domino en absoluto y lo que hace que mejor no derivemos por estas cuestiones ya que no llegaremos a ninguna parte, estoy segura que si estáis interesados encontraréis cosas más útiles que esta reseña.

Por otra parte, hablando de lenguaje y de todo un poco he leído una traducción que me ha enamorado. No tanto por la traducción en sí, deduzco que hay mejores, sino por el traductor. He leído una edición muy antigua que rondaba por casa (bastante antigua con matices, obviamente) traducida por Jaime de Ojeda al castellano, y mira que normalmente no pongo ni la edición ni el traductor pero en este caso era necesario. Es cierto que cada vez soy más consciente de las traducciones y sobre todo de empatizar con el pobre traductor que siempre tiene un trabajo poco agradecido pero normalmente no escribo mucho más sobre el traductor que mi simpatía por haberle tocado hacer algo bastante complejo, pero en este caso el traductor se convierte comentarista. No tengo ni idea de las diferentes tendencias sobre la traducción pero me da la sensación de que se tiende a no poner notas al pie si no es totalmente necesario y a intentar hacer transparente la traducción, en algunos casos, y precisamente este libro es todo lo contrario. El traductor pone todo tipo de notas al pie, y lo mejor (o peor depende de cómo se mire) es que a veces no tienen nada que ver con aclarar detalles de la traducción, juegos de palabras que se pierden o cosas por el estilo, que, el traductor se atreve, aparte de disculparse continuamente por no conseguir traducirlo tan bien como le gustaría, a recomendar dulces ingleses o comentar algún tipo de anécdota vital personal que viene poco al caso, y la verdad me ha encantado. Sin duda, no es el papel del traductor, pero no sabéis la gracia que hace encontrarse con alguien tan cómplice durante la lectura, me pasa algo muy parecido a cuando estoy leyendo un manga y el traductor (sobre todo las traducciones hechas por fans, me refiero) comentan como los protagonistas son imbéciles, deberían declararse de una vez y dejarse de tonterías o cualquier chorrada, no sería necesario y quita profesionalidad a la traducción, pero personalmente no hay nada que me haga más gracia que el traductor comentando sobre la propia obra. Más que nada porque precisamente el traductor pasa muchas horas pensando en ellas y trabajando en esa obra (suficientes para acabar teniendo una relación amor-odio y desesperarse según el grado de complicación, supongo) y siempre hace gracia ver que piensa alguien que se ha implicado tanto en intentar entender la obra. En fin, me he enrollado en cosas que no tocaban y me he ido por la tangente, pero es lo que tiene que ya haga meses desde que leí la obra.

En cualquier caso, desde carreras para secarse, pasando por los mítico crecer y menguar de la protagonista y sin olvidar los personajes que no he mencionado en esta pobre reseña que cada cual es más estrafalario que el anterior y que sin duda han pasado al imaginario colectivo (o quien no recuerda el gato de Chesire y su sonrisa) creo que vale la pena leer la obra por corta, interesante, extraña y sobre todo si eres como yo y te gusta conocer las fuentes originales de las historias creo que es una obligación, porque por mucho que me siga parecido sorprendente que una obra como ésta haya invadido de forma flagrante la cultura popular en general y todo tipo de obra (no supero que haya tantos otome donde la protagonista sea Alicia y combinar personajes como el Sombrerero Loco o incluso una versión antropomórfica de Chesire o el conejo...) lo cierto es que no se puede negar que está por todos lados (ha sonado más negativo de lo que pretendía, quizás...). En fin, leedla si aún no lo habéis hecho, reconozco que no es algo que me haya impactado mucho pero vale la pena a su manera.

Lo mejor: plantearse los límites del lenguaje siempre está bien, el sin-sentido constante produce una risa reflexiva, si eso tiene sentido.
Lo peor: sinceramente no me ha terminado de convencer, supongo que culpa también de cómo la mayoría ya lo conocía y en cierto modo me parecía haberlo leído todo antes...

Hasta aquí mi aburrimiento.

¿Alguien me puede explicar el despropósito de película de Tim Burton? Es que no hay por donde cogerla, o al menos ese es el recuerdo que guardo, bastante nefasto, la vi sin leer el libro hace muchos años y me pareció que aquello no podía ser el libro y que no guardaba nada del espíritu de lo que debía ser la original pero, de nuevo, o la memoria me falla, o alguien puso "Alicia" para tener una base conocida y punto porque aparte de los nombres de los personajes poco más...

No hay comentarios:

Publicar un comentario