martes, 20 de junio de 2017

Ulises, James Joyce (libro)

Un libro más en el blog. Si todo va bien a partir de ahora podré publicar más seguido, de verdad, que año más desastroso está teniendo el blog. Espero que mejore...
Título: Ulises
Título original: Ulysses
Autor/a: James Joyce
Otros libros del autor/a: Dublineses, Retrato del artista adolescente
Páginas: 779
Formato original: libro
Año: 1922
Adaptaciones: películas varias

Te gustará si: tienes interés en leer novelas complejas, te interesa la literatura experimental, tienes paciencia, tienes ganas de sentirte ignorante (o en su defecto, tienes una gran cultura de occidente en general, sobre la Biblia, la literatura o entre otras cosas)
Ni lo intentes si: eres una persona normal (exagero, bueno, no mucho...), no tienes interés en lecturas complicadas (o imposibles), no estás para retos.

Sinopsis
Esta es la crónica de un día en la vida de Leopold Bloom, de su mujer Molly y del joven Stephen Dedalus en la ciudad de Dublín. Con la descripción de la odisea interior de estas vidas insignificantes, el genio de James Joyce convirtió la prosaica y vulgar epopeya del hombre de nuestro tiempo en una obra inmortal. Al descubrir una nueva dimensión de la existencia humana, Joyce ha conmocionado con esta obra innovadora la literatura del siglo XX. (sinopsis de Tusquets Editores)

Opinión
No sé muy bien que deciros en esta reseña, sinceramente, ya que considero que mi lectura ha sido bastante desastrosa aunque os puedo decir que ha sido una experiencia muy interesante. ¿Qué quiero decir con esto? Que darme cuenta de mis límites como lectora es algo que no pasa todos los días, o al menos no de forma tan bestia. Una cosa es que creas que se te está escapando algo, que alguna palabra no la entiendas y la deduces por contexto o que simplemente te dé la sensación de que puede ser una parodia de algo que no conoces pero leyendo el Ulises tenía la sensación de pérdida completa en todas sus páginas. Quizás exagero, aunque no mucho, pero sí es cierto que el vínculo entre una frase y la siguiente es muy débil y que quizás si consigues entender un párrafo entero como está escrito y que puede significar en medio de la novela, nadie te asegura que el siguiente tenga nada que ver con lo que acabas de leer. Sin embargo, reconozco que aunque es obviamente una lectura muy densa en algunas ocasiones, sobre todo por la sensación de pérdida absoluta, otras veces me ha resultado incluso divertida o por lo menos curiosa y como cada capítulo es un mundo, tanto a nivel de escritura como de argumento como de cualquier cosa, aunque algunos se me hacían muy pesados siempre tenía mucha curiosidad para continuar y ver con que me sorprendía el siguiente. En fin, lo cierto es que la sensación de leer esta obra es bastante agridulce ya que si por un lado puedes sentirte medianamente bien por haber entendido algún momento, no tarda mucho el libro en recordarte como eres un ignorante y en tu puta vida llegarás a entender las mil y una referencias que puede tener este libro (si además eres como yo y tus conocimientos de cristianismo son mínimos, la cuestión es más grave) y como siempre, me hace preguntarme cómo la gente sigue escribiendo después de leer cosas como estas, porque hay que tener valor...

En cualquier caso antes de empezar la novela tenía nociones variadas sobre lo que me iba a encontrar. Por un lado, sabía la cuestión de que los capítulos se pueden leer en relación a los capítulos de la Odisea aunque obviamente interpretados de formas muy diferentes a las esperadas, por otro la cantidad ingente de referencias que no iba a entender demostrándome, una vez más, mi gran incultura, pero sobre todo lo que más me llamaba la atención era la idea de que cada capítulo está narrado imitando, parodiando o destruyendo algún tipo de narración pero a la vez puede que en medio de un capítulo aparezcan otros tipo de maneras de escribir. Recuerdo particularmente el penúltimo capítulo escrito a base de preguntas que yo pensaba que era un estilo parecido al de un interrogatorio pero se ve que se basa en la estructura propia del catecismo, en otro tenemos una perspectiva de una mujer típica de la novela sentimental idealizado un encuentro que tiene más de sexual que de amoroso, tenemos otro largo capítulo en forma de teatro donde las cosas toman un cariz muy extraño y donde me di cuenta que realmente en esta novela te puedes encontrar absolutamente de todo o incluso el memorable y comentado por todos último capítulo donde nos encontramos el flujo de conciencia de Molly con una reinterpretación muy interesante también de la Penélope de la Odisea. Pero es que si a nivel de estilo conviven las formas más diversas y vemos como un capítulo la misma lengua evoluciona de formas arcaizantes en un estilo moderno de forma muy curiosa, lo cierto es que a nivel temático también entra de todo, quiero decir, hay bromas elitistas que no entenderéis (a no ser que seas de la élite literaria pero en su caso no sé que haceis metidos en mi blog si no es para burlaros de mis pocos conocimientos sobre la materia), y recuerdo particularmente como en una pregunta del capítulo escrito a base de catecismo se usan las palabras más extrañas y cultas (o al menos que mi persona desconoce completamente) para tratar el interesante tema de las reliquias religiosas y como los penes también podían serlo y lo típico de que se pueden encontrar más partes de las anatómicamente posibles de un mismo santo, y lo cierto es que tenía bastante gracia lo que decía aunque no recuerde exactamente qué era. pero también os digo que me enteré de lo que decía porque tuve la paciencia de buscar unas cinco o seis palabras en el diccionario y, sinceramente, aunque me encantaría tener la paciencia para hacerlo con todo no soy una lectora tan rigurosa y a veces cuando el problema no es de léxico sino de referencias cultas se hace imposible entender según qué cosas, pero también hay fantasías sexuales muy inesperadas como las de nuestro protagonista que se dan en un espacio muy raro y casi onírico, temas escatológicos, obsesiones por la comida, discusiones sobre Hamlet. Y sí, hay cierto capítulo en que se ponen a discutir teorías de Hamlet cada una más rocambolesca relacionándolas con la biografía del autor de forma que me pareció muy graciosa y simplemente digno de mención.

Por otra parte, como decía antes, el abismo entre una frase y la siguiente a veces parece insalvable, es cierto que podía intentar refugiarme en la idea del hipernaturalismo donde cualquier cosa puede entrar en el discurso para intentar plasmar la "realidad". Desde ruidos, conversaciones inconexas, sensaciones, olores, de todo vaya y en el sentido más amplio posible, pero sobre todo era el cambio de un párrafo a otro donde todo cambiaba. Recuerdo un párrafo que probablemente fuera insignificante donde empezaba a describir todo en lenguaje de flores o usando nombres de flores de por medio sin motivo aparente aparte de que alguien había pensado o visto algunas flores si no recuerdo mal, aparte de que el protagonista se llama bloom de apellido que significa floración en inglés y que también aprovechaba, no sé si en este fragmento concreto pero si en otros momentos del libro para hacer "evolucionar" el nombre del protagonista. Lo cual me lleva a hablar de juegos fonéticos, sonoridades curiosas, multiplicidad de lenguas... Hay que ser masoquista para ponerse a traducir el Ulises o al menos tener mucho valor. De acuerdo, no es Finnegans wake que creo que es intraducible (y ilegible o al menos de momento lo es para mi persona...) por como es una amalgama de idiomas pero igualmente es de esos libros donde de verdad sufres por el traductor, o vaya, al menos lo consideras un mérito innegable atreverse. En mi caso he leído la traducción catalana de Joaquim Mallafré que creo que es bastante reconocida pero que en cualquier caso a mí desde la completa ignorancia la he encontrado buena, ahora bien, la edición es sin ninguna nota al pie, prólogo o algún tipo de indicación así que es un poco como tirarse de cabeza a una piscina sin agua. Se suma a la experiencia de pérdida, caos y darse cuenta de la ignorancia propia que para mí ha valido la pena experimentar pero no sé si recomendaría a todo el mundo. Por otro lado no tengo ni idea del estado de la cuestión es decir si hay otras ediciones en catalán o castellano que sean más "accesibles" (ya, hacer una edición accesible del Ulises casi parece una contradicción en sí misma...). En cualquier caso yo estoy bastante contenta con la edición y sobre todo con la risa maquiavélica e irónica de la portada, era coger el libro y quedarme mirando como una estúpida la sonrisa de este hombre que parecía decirme como era una ignorante y como se estaba riendo en mi cara por ello, de acuerdo, una completa chorrada pero me hacía gracia comentarlo.

También hay que decir que aunque a veces leer el Ulises pueda parecer una tortura (no, de hecho tampoco es tanto tiene su gracia sentirse imbécil, de verdad) lo cierto es que tengo ganas de releer el libro algún día (lejano también hay que decirlo porque tampoco es cuestión de masoquismo, o quizá sí, no te digo que no) pero habiendo experimentado más la obra de Joyce, que según tengo entendido colabora a entender los personajes y preferiblemente sabiendo algo más de cuestiones cristianas. En serio, mi incultura respecto a la cuestión es muy amplia. Si fuera lo suficientemente valiente me encantaría poder decir que algún día me gustaría leerlo en el idioma original pero aunque todavía me queda mucha vida por delante (a no ser que una maceta de flores se me caiga en la cabeza mientras pasee alegremente con resultados funestos...) no sé si me veo capaz de alcanzar un nivel de inglés lo suficientemente bueno para no desesperarme leyendo una obra como ésta. De hecho, mi mente lo ve como un imposible pero quien sabe tal vez incluso tengo algún día el coraje para ponerme a leer el Finnegans wake. En cualquier caso, antes de volverme tan atrevida lo que sí quiero leer son Retrato del artista adolescente y Dublineses que parecen un poco más asequibles.

Para continuar un poco más allá con este tipo de experiencias de lectura con el Ulises creo que vale la pena hablar del motivo por el que todo el mundo conoce el libro, por ser abandonado por todo el mundo y alabado por la crítica. Sí, es un libro sin trama, bueno, de hecho sí hay cierta trama que es la vida en Dublin centrándose sobre todo en dos personajes durante un día (no llega al día entero pero vaya, casi) pero aunque puedes intentar saber por donde pasan los personajes o incluso a momentos intentar entender que están haciendo los personajes o cuáles son las relaciones familiares y sus preocupaciones lo cierto es que leer el Ulises por el argumento no tiene mucho sentido, como todo en la vida se puede hacer y yo como criatura hipócrita que soy en cierto modo sí que me preocupaba por intentar buscar algún tipo de trama de vez en cuando o al menos entender que pasaba algo, que a veces no es tan fácil como parece, pero de verdad no leáis la obra esperando que pase algo, si no el choque va a ser duro...

Resumiendo, continúo con mi modelo de reseñas cortas y poco sustanciales pero sinceramente si esperaba un análisis de calidad del Ulises en un blog de opiniones como este tenéis un problema, sobre todo teniendo en cuenta que la bibliografía sobre el asunto es extensa, muy interesante probablemente y la crítica y la teoría literaria son apasionantes así que de verdad si os interesa el tema investigad, seguro que descubrís algo interesante. Dicha la obviedad del día, y volviendo al acto de egocentrismo habitual, el Ulises es probablemente una de las experiencias de lectura (si no la que más) más complejas y desafiantes que he tenido y precisamente por eso vale la pena. Ahora bien, darse cuenta de que eres un ignorante también es bastante deprimente así que vaya, espero que algún día pueda entender un poco más algunas cuestiones de la obra o al menos tener más herramientas para interpretar ciertas cuestiones…

Lo mejor: una experiencia única e irrepetible (parece un eslogan de un anuncio de viajes...), todo el artificio estilístico es una maravilla.
Lo peor: que Joyce te mire con su sonrisa socarrona y te haga ver que eres de ignorante (o eso es lo mejor?), además se puede hacer terriblemente pesado a ratos.

Hasta aquí mi aburrimiento.

2 comentarios:

  1. Siempre le he tenido ganas... pero es una lectura que había pospuesto por la fama de duro que tiene el libro. Y viendo tu reseña... parece que esa fama se queda corta XD.

    Me quitas muchas ganas de leerla, tiene pinta de ser demasiado compleja, de esas que exigen demasiada atención... y me vería desenganchado de ella y acabandola sólo por cabezoneria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja quizás haya exagerado y todo, y supongo que leída con mucha calma y con pausas es asequible (de hecho, no, supongo que no, pero por lo menos tiene su gracia a momentos) pero en fin todo es cuestión de ponerse.
      Aunque desde luego hay que tomársela con ganas...
      ¡Gracias por pasarte!

      Eliminar