martes, 18 de julio de 2017

The house in Fata Morgana, Novectacle (novela visual)

The house in Fata Morgana, Novectacle (2012) Larga 30 - 50 horas según vndb.org

Hacía tiempo que no disfrutaba de una novela visual. Así, simplemente, disfrutarla y no encontrar que todo me parecía estúpido y que me hacía perder la esperanza en encontrar algo medianamente decente y por fin, por fin con The house in Fata Morgana he recuperado mis ganas de seguir con el género para descubrir que hay cosas medianamente interesantes. Obviamente no está libre de errores y desgraciadamente cuando más lo pienso más problemas veo en esta obra, desde cuestiones ideológicas, hasta históricas o puramente estilísticas pero me veo capaz de perdonarla, o al menos seguir medianamente entusiamasda aunque note que muchas veces me he dejado llevar fácilmente por la manipulación de sentimientos que utiliza constantemente pero da igual, vale la pena, ofrece cosas interesantes y una historia y unos personajes que, al menos a mí, me han hecho disfrutar como no lo hacía desde hace tiempo. Además de un ambiente y una atmósfera nada habituales en el género. Pero vayamos por partes que no sé si acabaré enrollando demasiado en esta entrada.
Leí esta novela visual por pura curiosidad. Lo cierto es que aunque el dibujo es atractivo tenía un nosequé que me hacía pensar que no me gustaría y que sería una historia de terror, y aunque el terror no es algo que me desagrade no estoy muy acostumbrada al género y menudo en nombre del terror se hacen historias demasiado simples y donde sólo hay muerte y sangre que no es algo que me atraiga, pero en fin, prejuicios aparte, me descargué la demo de mangagamer entre otras demos y fue por pura casualidad que leyera esta demo y quedara totalmente enamorada de la obra. Dejadme explayarme un poco más. Lo cierto es que estaba harta de leer obras mediocres en novelas visuales y esta demo, concretamente sólo leí el primer capítulo que abarca la primera historia, me resultó algo completamente diferente, nada de estereotipos de erogue o de otome, sino una historia que tenía un sabor a cuento tipo Hoffmann (al menos este tipo de cuentos del Romanticismo que hacen dudar de la Razón y de quién es el loco el personaje que seguimos o el mundo, por decirlo de alguna manera). Después de leer esto sabía que tenía que leer la obra y decidí dejar la demo y esperarme a conseguir la obra completa. Como digo ha sido una experiencia en general muy satisfactoria pero muy problemática.

Empezamos con los problemas y con una cuestión más fácil en la que podemos coincidir todos. La novela tiene graves problemas históricos. Juega a veces a confundir al lector donde pasa cada una de las historias (o la que os escribe es imbécil y no se enteró de donde se suponían que sucedían las historias) pero sigue cometiendo errores tanto de ideológicos (es decir cosas más difíciles de asegurar como personajes que piensan de maneras muy difíciles de creer por el momento que viven) como hechos históricos positivos. Con esto último me refiero a la cuestión de la escritura. No me preguntéis qué año pasaba la historia pero estoy completamente segura de que era más o menos a principios del siglo XVII (1603, lo acabo de mirar, perdonad que me enrolle) y la narradora de la historia, la sirvienta que nos acompaña y que siempre nos narra la historia con distancia (espero acordarme de hablar de esto más adelante) tiene el atrevimiento de decir que era una época donde se leían todavía libros copiados a mano. Para los que no lo sepáis la imprenta, estamos Europa y esto queda claro en todo momento en la historia por el tipo de ambiente en el que se mueven los personajes, se inventó a mediados del siglo XV, quiero decir, de acuerdo que me podéis decir que tal vez no había llegado a expandirse pero precisamente la imprenta fue un invento que se expandió muy rápido, al menos para la parte más occidental de Europa que es la que yo conozco así que, aunque pudiera convivir un libro copiado, no tiene sentido que se atrevan a decir en sentido general una frase que recuerdo que más o menos decía algo así como "en aquella época se leía aún libros de este tipo". En serio, puede que os parezca una chorrada pero este tipo de cosa a mí me saca totalmente de una historia, sobre todo cuando es un tema como el de la historia del formato libro que conozco mínimamente y que no costaba informarse.
El otro punto es más complejo y creo que me permitirá enlazar con una de las otras críticas que tengo con la novela visual que más me molesta, la cuestión de género. Como siempre es un tema que me resulta complicado, cada vez me resulta más interesante y que siempre tengo mis dudas de ser todo lo competente que quisiera, pero antes de entrar en materia quiero hablar de una cuestión más histórica que me molesta y, de nuevo, me sacó bastante de la historia. En plena Edad Media un personaje llama "homosexual" a otro. Quiero decir, no sé si es problema de la traducción que ha querido suavizar el término o el término es este en la versión original, pero creo que es un error grave. No sé si soy la única que estas cosas le chocan tanto y le hacen plantearse ciertas cuestiones o si pensáis que soy una exagerada, pero encontrar el término homosexual en un contexto medieval no tiene sentido. Una búsqueda rápida en la wikipedia fecha la palabra del siglo XIX pero es que va más allá del anacronismo, el concepto de la sexualidad es moderno, lo explica mucho mejor que yo Foucault en su La historia de la sexualidad, pero el caso es que no estoy diciendo con esto que la atracción por el propio sexo fuera moderna, todos sabemos de la Grecia clásica, sino que hablo de cómo la cuestión de plantearlo como "sexualidad" como inclinación más que como preferencia es del siglo XVII en adelante como muy temprano según Foucault. Pero ignorando la pedantería del día, lo cierto es que el tono de rechazo con el que se dice la palabra hace que aún tenga menos sentido que se utilice... Pero vaya, mejor dejemos esto que puede resultar anecdótico y pasemos al tema complejo, el género.
No me gustaría entrar en spoilers pero en esta novela visual encontramos una identidad de género no habitual en las novelas visuales, sobre todo desde una perspectiva seria, que acaba convirtiéndose en central para la trama. Y sin duda, entiendo que es algo a celebrar y que en cierto modo colabora en la representación. Pero, lamentablemente, creo que toda la novela visual tiene una visión de género completamente binaria donde ser hombre y ser mujer conlleva que te traten de manera completamente diferente como personaje y que, aún más lamentablemente, creo que al final la novela la visual resulta bastante machista por el papel que da a las dos protagonistas femeninas. Pero en fin, creo que comentar todo esto será complejo sobre todo sin entrar en spoilers así que no sé si me explicaré del todo.
En cuanto a la visión totalmente binaria de género me refiero en primer momento sobre todo en cómo tratan este personaje del que os hablaba antes al que celebro que tengamos en primer plano. Quiero decir, la manera de tratar la identificación a un género a otro es algo que a menudo acaba cayendo en tópicos de carácter que, sinceramente, aunque entiendo que es una manera de facilitar la comprensión y la empatía con colectivos que desgraciadamente aún sufren mucha discriminación, en muchas ocasiones, lamentablemente, colabora a reforzar los estereotipos de género que hacen bastante daño. Y, en cierto modo, leer esta perspectiva ha sido, de nuevo, volver a leer generalizaciones sobre qué es un género y que es el otro que, personalmente, me hacen bastante daño. Lo puedo ignorar en cierto modo porque en este caso está hecho con la mejor intención pero me molesta, me molesta y no puedo evitar decirlo ya que por algo tengo un blog personal, supongo.
La otra parte en cambio, creo que aún es más difícil de hablaros sin spoiler, pero lo intentaremos. Mi problema con The house in fata morgana, y creo que es lo que me hace más daño de todo, es que la narrativa que acaba reduciendo todo esto al final en mujeres salvadas que acaban siendo salvadas por un hombre. Lo que es peor, mujeres que han estado años sin haber podido (¿querido más bien?) hacer nada y que no vuelven a hacer es decir ponerse en movimiento, hasta que viene el hombre. Lo sé, me queréis matar después de leer esto si entendéis de que os hablo y tenéis mil quejas pero sinceramente no podía evitar pensar que la novela visual hubiera agradecido mucha más sororidad por parte de las dos mujeres y no la manía que tiene la novela visual para mediar todo a través de la figura masculina. Y antes de que me digáis nada sobre esto último. creo que podéis relacionar el párrafo anterior con mis quejas, si los roles de género no fueran tan malditamente delimitados no tendría problemas. Pero continuando aún con ello todavía tengo más problemas con uno de los personajes que descubrimos que está dividido en dos partes y eso sí que creo que no valdrá la pena que lo intente explicar con detalles porque sería problemático tanto por cuestión de spoilers como porque aún no tengo muy claro cómo explicar mis problemas con esto. Pero diré que en líneas generales la separación maniquea, por decirlo de alguna manera, hace que sea fácil terminar culpabilizando a cierto personaje por decidir abandonar cierta parte de su personalidad y en general, que queréis que os diga esta división me resultó, además de artificial, que recordaba los dos extremos de los estereotipos femeninos con más historia y no creo que la resolución sea la más adecuada a todo este problema. Pero de nuevo, mejor no sigo que voy a caer en decir cosas que prefiero que descubráis por vosotros mismos.

Quizás debería continuar con cosas positivas pero como en el fondo le tengo bastante cariño a esta obra prefiero dejaros con una impresión positiva y continuar con uno de los otros puntos más negativos de la obra, el estilo de escritura.
En primer lugar, reconocer que normalmente no entro en cuestiones de estilo en las novelas visuales porque seamos sinceros en la mayoría de novelas visuales el estilo es puramente funcional y no vamos a buscar experimentación con el lenguaje y menos cuando leemos traducciones en otro idioma con el que no me siento tan segura como me gustaría como es el inglés, pero a menudo las novelas visuales tienen un problema grave con la repetición y con la necesidad de dejarlo todo demasiado claro, como es el caso de esta obra, sobre todo esto último, de manera muy bestia.
Dejadme que me explique. La novela visual está llena de "giros argumentales" y posteriormente de lo que me gusta llamar “cambio de dimensiones”, que es parte de su encanto, y en cierto modo me recuerda muchísimo en algunos aspectos a mi adorada Umineko (probablemente una de las obras que más me ha influido en mi vida, en general, con los pros y contras, y ver comparaciones con The house in Fata Morgana me hicieron pensar en ello y lo cierto es que sí, cuando más lo pienso más relaciones encuentro, aunque para mí esto no es un problema hay gente que llama esto plagio pero mi noción de plagio es muy laxa y en este caso me parece completamente ridículo...) pero esta obra te insiste en dejarlo todo completamente claro. Quiero decir, hay cosas que son evidentes, cosas que te han mostrado directamente en un diálogo o que simplemente no hay que ser muy listo para ver lo que indican ciertas cuestiones sobre un personaje, pero la maldita prosa te toma como un imbécil y aunque en una escena anterior haya quedado completamente clara x cuestión por el diálogo de unos personajes te repetirá en forma de narración lo que ha sucedido y lo que implica. En serio, entiendo que la historia tiene su grado de complejidad pero no es necesario que me tomes por imbécil, gracias.
Además de esto la novela visual recibe críticas por repetirse, y en eso estoy parcialmente de acuerdo, al igual que la gente se queja del ritmo lento en algunos momentos. Yo creo que en eso no tengo tantos problemas, la repetición tiene sentido por la estructura de la novela visual y creo que tiene bastante variación en general (de hecho, he leído cosas mucho peor estructuradas en novelas visuales así que supongo que en parte quizás piense así por eso) y aunque quizás algunas escenas sean innecesarias, para mí es más un problema de este tipo de escritura que quiere dejarlo todo muy claro e incluso a veces demostrarte de forma demasiado explícita cómo funciona todo el mecanismo de la historia, por decirlo de alguna manera, que acabas frustrándote con este narrador que se cree tan superior a ti.

Pero bueno, hasta aquí las cosas malas y me acabo de dar cuenta que tal vez para algo que me ha gustado bastante me he pasado veinte pueblos desanimando su lectura, así que espero que no me hagáis mucho caso. Lo cierto es que en general me parece que The house in Fata Morgana es una historia sobre la empatía, sobre cambiar continuamente el punto de vista de la víctima y el culpable para llegar a entender todas las partes del asunto. Quizás os parezca un poco pesada la analogía con Umineko (sobre todo si no la conocéis) pero llegué a pensar que lo que hacía aquella obra con el concepto de Verdad y, por tanto, de cómo habían sucedido las cosas que siempre podía cambiar en lo que se convertía en una batalla dialéctica, The house in Fata Morgana lo hace con las relaciones humanas y con el concepto de Culpabilidad. Sin embargo, hay que decir que cuestionar el culpable, sobre todo en relaciones humanas, aunque puede ser un gesto relativista que a primera vista puede parecer lógico (todos alguna vez hemos pensado que la distinción entre buenos y malos no puede ser una buena manera de explicar el mundo, es obvio), llevada al extremo es compleja, es compleja porque The house in Fata Morgana, aunque a veces lo consigue con más éxito y otras con menos, pretende que entiendas a todos pasando por personajes que a veces agradecerías que te dejaran odiar tranquilamente y que en cambio, al menos yo, no puedo terminar de odiar del todo. En este sentido precisamente es como he disfrutado de esta obra por como nunca se cansa de dar vueltas y más vueltas al concepto de la Culpabilidad atreviéndose a, quizás no justificar ya que es muy problemático decir esto de las conductas de muchos personajes, pero si a hacer que te sientas cercano a todos los puntos de vista de los implicados.
Así que como la reseña no está saliendo larga (ironía, por favor, creo que es obvio) dejadme explayarme un poco en las tres historias que conocemos de forma más separada para luego pasar al final donde se conecta todo. De nuevo, intentaré no hacer spoilers.

1a puerta. Aquí es donde conocí la obra como os he dicho anteriormente así que hace bastante tiempo desde que la leí. Sin embargo, recuerdo que la manera en que juega con el "destino" por decirlo de alguna manera, me recordó a obras de la literatura del XIX también como los cuentos del Romanticismo, con la genética y los problemas que conlleva. Me parece una buena historia por separado que quizás no es que sea la gran cosa y entiendo que tal vez tenga problemas en hacer de la relación entre los dos hermanos algo demasiado cercano a interacciones típicas de anime cuando la historia no le pega nada esto, pero en general creo que está bien narrada y que consigue ponerte de lleno a lo que te encontrarás a lo largo de la obra. Sin duda, la cosa cambia mucho y no quisiera desanimar alguien que no le guste esta historia a continuar ya que todo evoluciona bastante, pero creo que en cuestiones de atmósfera si que crea ya algunas de las dinámicas de la obra. Por otra parte, creo que puede ser una buena impresión para ver cómo la novela visual se aleja de convencionalismos típicos del género y vemos una obra bastante diferente a la habitual.

2ª puerta. Probablemente la historia que menos me ha convencido, vi muy rápido el giro que pretendía hacer y digamos que para mí es muy difícil empatizar con el personaje principal e incluso la manera en como utilizan a la narradora para ocultar cierta información me parece que no lo consigue hacer tan bien como en otras historias. Además, en general me pareció una historia más floja en relación a la primera por como tampoco creo que consiga hacer mucho con los personajes y porque particularmente Pauline tampoco terminó de convencerme ni creo que explote toda la historia hasta puntos dramáticos que podría. Sin embargo, me dejó intrigada y sobre todo con ganas de ver cómo se relacionaba todo. Quizás sea esta la más cercana al terror o a los elementos grotescos.
3a puerta. Aquí es donde caí irremediablemente medio enamorada de esta historia. Y es problemática, muy problemática, pero creo que The house in Fata Morgana consiguió hacer algo muy complejo y me hizo empatizar con un tipo de hombre que creo que no hubiera empatizado nunca y que siempre buscaba una historia donde se intentara y creo que aquí se consigue bastante bien. Recurre a técnicas que en cierto modo puedo reconocer que son un poco tramposas, como las cartas, de verdad cuantas historias utilizan las cartas como método para generar drama, no lo quiero ni pensar. Pero es igual creo que consigue al hacer una historia típica y clásica que se disfruta aun siéndolo y sobre todo creo que aquí por primera vez empaticé plenamente con la chica de cabellos blancos. Personaje que tengo que decir que en cierto modo no despierta mis simpatías pero aquí sufrí mucho por ella, e incluso, aunque me cueste aceptarlo por él. Y bueno, que queréis que os diga aquí el drama me afectó fuerte y disfruté sufriendo como hacía tiempo que no lo hacía. De nuevo, visto con distancia veo los problemas que tiene pero no puedo evitar reconocer el mérito de contar historias simples pero bien desarrolladas. Me podéis decir que exagero, quizás sea verdad.

4ª puerta y adelante. En primer lugar me gustaría decir que la cuarta puerta es, en parte, decepcionante y la historia lo sabe y en eso me parece bastante interesante como por una vez las apreciaciones que hace de la historia la misma historia coinciden en ciertos puntos con, por lo menos, mi apreciación personal. En un momento habla de cómo la tercera puerta es donde la chica de cabellos blancos está más implicada en cierto asunto y lo cierto es que coincido plenamente por la sensación que me transmitió. Y bueno la cuarta puerta está puesta explícitamente para marear al lector y me parece que lo consigue bastante bien. Por otra parte, creo que fue a partir de ahí que me di cuenta que si miras el backlog (o sea la función para volver a leer alguna frase que te hayas saltado) ves mensajes que no aparecían revelándose o almenos poniéndote a dudar sobre lo que estás leyendo. Por un lado me parece curioso como fenómeno y por otro no sé si después de haber acabado la novela visual eran las frases que aparecían en la relectura, es algo que no he comprobado, así que si alguien lo sabe con seguridad estaría encantada de leeros. Pero pasando a lo que me interesa debo deciros que a partir de aquí conocemos a ciertos personajes y cierta pareja que me ha cautivado. Sigo pensando que tengo muchos problemas con los dos y creo que Giselle está idealizada y sexualizada de forma que me irrita bastante, sobre todo porque es un personaje que al conocer su historia personal había sufrido mucho con ella y la sentía muy cercana pero lamentablemente la novela visual se empeña en que vista ropa que no tiene sentido ni para la época ni por comodidad. De verdad no entiendo la camiseta que lleva y para mí no tiene ningún tipo de sentido. Además, repasando las CGS recuerdo que en los momentos dramáticos ver cómo era tratado el cuerpo de la chica no era muy agradable. Por otra parte, no es la única y recuerdo que el cuerpo de Marie que en cierta parte del juego tendría sentido por la profesión pero no me parece justificable en otra o la Pauline, también recuerdo que llevaba ropa sin ningún tipo de funcionalidad y poco plausible para la época. Y en relación con todo esto creo que el personaje de Giselle, sobre todo merecía mucho más protagonismo en los conflictos finales del juego y que hacia el final queda en un terrible segundo plano.
Y vaya pasando a la historia de amor, personalmente he de decir que la disfruté mucho, aunque quizá tenga sus problemas. Me pareció muy dulce como se apoyaban después de todo lo que habían pasado los dos y en cierto modo me parecía una relación bastante equilibrada aunque los pensamientos de él respecto a ella la idealizaban demasiados, lo cierto es que el tiempo que tienen para estar juntos sirve al menos para justificar parte de su aún desconfianza respecto ella. Aunque precisamente el poco tiempo sirve para mirar con mucha incredulidad cierto aspecto que descubrimos de ella pero en fin mejor ignoramos esta parte. Pero a partir de ahí más o menos es cuando vamos descubrimos las capas que esconde toda la historia y como acaba por tener sentido todo. En general recuerdo que disfruté mucho de las historias del pasado de los dos personajes que nos quedan por conocer más a fondo, a pesar de que ya antes os he avisado de algunos de los problemas que acaban teniendo, y creo que descubrir cómo lo hacen encajar todo, en otro contexto, es bastante interesante.
Ahora bien aunque la resolución final es bastante fácil de imaginar cómo acabará cuando empezamos a descubrir cómo va todo, lo cierto es que no sé si es todo lo satisfactoria que podría. Sobre todo por cómo usa un recurso muy típico en la última escena de lo que ya me quejé hace poco en una reseña que escribí por como usa una solución fácil para no cerrar las cosas de forma definitiva pero dejar al lector satisfecho. Me parece fácil, sí, y de hecho todo el epílogo, por decirlo de alguna manera es algo que he visto muchas veces en este tipo de historias complejas a muchos niveles, pero lo cierto es que aquí fui capaz de perdonarlo por cómo los personajes me habían llegado lo suficiente para preocuparme por ellos de forma más activa de lo que me gusta reconocer. Y en fin, como digo, tiene errores la obra, sin duda, pero hacía tiempo que no disfrutaba tanto de una obra a nivel emocional, sobre todo en terreno de las novelas visuales, obviamente.

Bueno, creo que ya estoy terminando así que dejadme pasar a algún tema más fácil y hablaros de cómo el estilo de dibujo me parece en general una maravilla aunque reconozco que tiene algún punto extraño, alguna deformación extraña, creo que le va muy bien al ambiente gótico que guarda toda la obra y la influencia europea. Y sobre todo ya por el estilo de dibujo invita a leer aunque sea por cómo es diferente a todo el tipo de dibujo tirando al moe los erogue o al dibujo de los otome... Qué no digo que sea malo, obviamente hay de todo, simplemente que ver algo alejado de tendencias da gusto. Pero si algo me ha cautivado completamente de The house in Fata Morgana es la música. Hay más de 60 temas, algunos cantados y en general me parece una banda sonora que, aunque a momentos es difícil de escuchar (tiene piezas donde directamente juega con asonancias, algunas que creo que recuerdan a piezas clásicas, otras repetitivas pero que funcionan en el contexto de la lectura si no duran demasiado, como siempre pasa en alguna escena de novela visual pero no excesivamente como en otras novelas visuales) me parece maravillosa y sobre todo personal. De manera muy similar a Higurashi o a Umineko no tiene voces (ha salido una versión para vita en japonés que incorpora voces, pero de momento aquí tenemos sólo una versión en steam sin voces y dudo que siendo un juego bastante minoritario nos traigan la versión para vita) y aprovecha esto para poner todo el potencial en la música y no sé, yo estoy enamorada de algunos temas. Os dejo lo que funciona como opening que me parece un tema que, de nuevo, cuesta cogerle el punto pero cuando lo haces te enamora, al menos a mí, claro. Y el tema de la Giselle que yo no sé si es por como el personaje me medio enamoró (aunque no pueda obviar algunos errores como ya he dicho) o es la música en sí, pero se ha quedado conmigo. Y vaya, si ya no os convence la música no sé cómo animaros. Se m'oblidava, això sí, les lletres són portuguès, però l'accent és... No parlo l'idioma i fins i tot a mi em sembla que no calia...


Resumiendo, creo que la reseña ya ha quedado suficientemente extensa aunque siento haber hecho la reseña con tanta distancia del momento de haberla jugado porque tenía muchas cosas que decir y creo que algo me habré dejado, de verdad, una lástima. Pero en cualquier caso, he disfrutado muchísimo y como hacía mucho tiempo que no lo hacía (concretamente el año pasado no leí ninguna novela visual que me convenciera y hacía aún más tiempo desde que no leía una que de verdad me gustara...) de la obra y estoy segura que si la hubiera leído de más joven todavía estaría más enamorada, pero vista ahora intentando ser critica es muy fácil descubrir detalles difícilmente perdonables tanto a nivel de estilo, como detalles históricos mal hechos como la cuestión de género que me molesta especialmente. Además de que reconozco que, en general, se le pueden hacer muchos reproches. Sin embargo, ojalá de todas las novelas visuales pudiera quejarse habiendo disfrutado tanto. En serio, dadle una oportunidad, aunque sea a la demo, que es gratis.

Hasta aquí mi aburrimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario