sábado, 26 de agosto de 2017

Guerra y Paz, Lev Tolstoi (libro)

Guerra y paz, Lev Tolstoi (1184 páginas). Año de publicación 1869.

Creo que este libro valdría más la pena que directamente ni os hablara de él, pero vaya sea porque soy imbécil, masoquista, las dos cosas o cualquier apelativo afectivo que deseáis añadir, simplemente me gusta reseñar cualquier cosa que leo, independientemente de mi estado de ánimo o mental cuando lo leía. Y sí, aquí vengo a relataros como estando medio dormida muchas de las veces, con pocas ganas, poco atenta y con un lío con los nombres rusos leí Guerra y Paz, un libro del que lamentablemente recuerdo poco. Y mira que hay que decir que Tolstoi me parece que es bastante ameno a la hora de escribir, o al menos que es fácil dejarse llevar por su prosa y es bastante comprensible, pero no estaba por leer este libro en su momento se me hizo largo y sobre todo las escenas de guerra creo que las sufrí más de lo que las debería haber sufrido, pero vamos por partes. Ah antes de empezar me acabo de dar cuenta que la edición que he leído no es la completa, me podéis matar, quiero decir, no tengo ni idea por donde la han cortado si es mucho o poco, ni idea, pero recuerdo que leyendo el final me resultó extraño que todo acababa de forma muy repentina lo que me extrañó, decepcionó después de haber leído tanto pero ignoré como problema del libro en sí, no de la edición. Ahora, leyendo cosas para hacer esta reseña con la mala memoria que tengo pensaba que me costaba recordar ciertas cosas que pasaban y me he dado cuenta de que no era problema mío solo y que algunas de esas cosas no las había leído. Una de las cosas que más me jode la vida es leer clásicos adaptados así que ya podéis imaginar lo que me ha jodido enterarme. Y mira que no me cuadraban cosas, porque había oído constantemente que Tolstoi reflexiona abiertamente sobre la naturaleza de la historiografía y los falseamientos de los historiadores de su época y a mí no me cuadraba y va y resulta que tiene todo un epílogo que trata sobre eso. Sinceramente, ahora tengo clarísimo que debo releer el libro y me sabe mal porque teniendo bastante frescas las historias de los personajes como las tengo sé que no me apetecerá releerlo hasta dentro de bastante tiempo, pero espero que la próxima vez que me tope con este libro lo haga con una edición decente. En fin, me ha pasado ya con varios libros (me compré una edición adaptada de Los miserables sin darme cuenta, he leído Mujercitas en una edición de las antiguas por lo que creo que se supone que está censurada...) y en fin, todo por ser una vaga y no informarme antes de leer de las ediciones recomendadas. Pero es lo que pasa, las ediciones buenas suelen ser caras y... En fin, es igual, será mejor que os hable del libro.

Si algo recuerdo del libro es que, sea por gustos personales (sí, probablemente esto, más bien seguro) disfruté mucho más de las escenas de paz que de guerra, o al menos que quieres que te diga las tramas sentimentales y los salones rusos aristocráticos siempre me resultaban más agradables que las batallitas. Ahora bien, también es cierto que como literatura del siglo XIX que es, la carga filosófica la llevan los personajes masculinos, Andrei y Pierre principalmente si no recuerdo mal así que en este sentido las partes más enfocadas en este tipo de pensamiento, aunque a veces les tuviera manía a los personajes o no coincidiera con el que pensaban, sí que eran interesante. De hecho, en cierto modo el Pierre me pareció un personaje bastante interesante aunque para mí se quedó en una especie de proto-Levin (personaje de Anna Karenina de la que guardo mejor recuerdo que de esta obra, pero ahora que he descubierto que la edición leída no ha sido la mejor no sé que pensar...). La cuestión es que supongo que en cierto momento donde Pierre también intenta mejorar las condiciones de vida de sus "trabajadores" me recordó a las reflexiones y los intentos de Levin que tengo que reconocer que a parte de ser el personaje que mejor me caía de la novela en los momentos que se dedicó esto es cuando más me convenció su manera de pensar. Además, las comparaciones no acaban aquí, ambos me parecían el típico personaje que tiene mala suerte o no acaba de triunfar en nada que al final lo acaba haciendo y que sobre todo es buena persona, o algo así. Obviamente hablo desde mi perspectiva y puede parecer ridícula, sois libres de pensarlo pero precisamente por eso me frustraba y me gustaba el personaje a partes iguales. Frustraba porque, sean coincidencias o no entre personajes que me imagino yo o se puedan ver fácilmente, el caso es que Pierre no me convenció tanto. Por otra parte todo el lío sentimental entre personajes es bastante interesante así que también quedé bastante satisfecha por esta parte excepto el final que como digo me pareció que se quedaba completamente cortado y ahora resulta que era culpa de la edición y aunque no lo estáis viendo lloro sangre muy dramáticamente por culpa de eso... Es broma, sólo me meso los cabellos y grito desesperada. En fin, ya me entendéis pero me da rabia y no lo puedo superar, al menos a lo largo de esta reseña dudo que lo haga.
Hablando de otros personajes creo que debería hablaros de mis sentimientos encontrados con Natasha. Por un lado me gusta su vitalidad aunque en parte me parezca una niña malcriada pero lo cierto es que no puedo evitar sentir compasión por ella por cómo le queda muy grande todo lo que le pasa y en general la pobre no puede hacer nada. En fin, lo cierto es que en general creo que el libro tuvo muchas partes que me gustaron mucho y otras donde simplemente creo que mi mente no estuvo muy atenta. Además, recuerdo que en algunos momentos tenía un lío de personajes considerable y de nuevo, hubiera agradecido muchísimo una edición con índice de personajes y luego he visto que sí, que hay ediciones que tienen, y en fin, lloro por imbécil. Por otra parte uno de los temas que más he oído hablar como creo que ya os había dicho antes es la cuestión de la Historiografía y como Tolstoi denuncia en parte, el modelo del siglo XIX que se basaba muchísimo en las figuras históricas y en los generales como los principales artífices de la Historia. En este sentido es interesante ver cómo muestra un Napoleón bastante creído y en general los líderes de las batallas son bastante inútiles ante las circunstancias de las mismas que suelen ser bastante superiores a ellos. En este sentido, Guerra y Paz, en teoría se puede entender como una respuesta de un aristócrata con tiempo libre contra historiadores de su época. Lo que tiene el tiempo libre, supongo y tener dinero para mantenerse...

En fin, os debería hacer una reseña mucho más extensa que esto y el libro vale la pena pero estoy deprimida tras el hallazgo que he hecho sobre mi edición así que dejadme entre lágrimas (insertar aquí un grito ensordecedor que hace temblar la tierra con intensidad...) y pensando en cómo me hace falta volver a leer este libro en mejores condiciones en general. En cualquier caso, la obra vale la pena, reconozco que no la disfruté tanto como esperaba, sobre todo considerando que tenía muy buen recuerdo de Ana Karenina que quizás debería releer también algún día, lejano, eso sí, pero en general creo que las partes más de culebrones, probablemente lo peor valorado de la novela no te digo que no, las disfruté muchísimo. Ahora bien, como decía antes cuando Tolstoi deja que entremos en la mente de los personajes y sus conflictos en general lo suele hacer muy bien así que en este sentido era muy entretenida de leer. Después llegaban las batallas y la cosa se me hacía más pesada, y sí, tenemos momentos interesantes ya que no es una representación típica de la batalla, recuerdo buena parte de la descripción de algunas campañas donde te explican el aburrimiento de los soldados, como no saben si entrarán en batalla o no, la cobardía, o como la gente intenta de por todas hacer méritos para que los pongan en buenas posiciones, que quieras que no siempre es más interesante que ver un retrato del honor y la valentía estereotipado... Por otra parte ahora que recuerdo también tuve algún problema con los personajes, ya que aparte de los nombres que como os decía, en algún momento creo que me confundí de personajes, no en los protagonistas, obviamente, lo cierto es que recuerdo que eché de menos más protagonismo de algunos. Hablo concretamente del Nikolai y Boris (espero no haber olvidado los nombres...). El primero todavía tiene algún protagonismo y lo seguimos bastante en lo que generalmente son desventuras en el campo de batalla a parte de su "enamoramiento" del zar que probablemente sea una de las cosas más estúpidas que pasan en el libro, pero mejor no darle más vueltas. Sin embargo, a Boris creo que en un principio tal como se organizaba la novela parecía que iba a contraponerse con el otro (sobre todo porque tenía una mentalidad mucho más práctica que el otro, que era más romántico, en el sentido del s. XIX) y lo cierto es que no, que si no recuerdo mal va pasando cada vez más a un segundo plano que me resultó bastante decepcionante. Quizás sólo sea yo. Por cierto, o estoy yo muy loca o mi edición no tenía todo el epílogo, no sé si le faltaban más cosas, si habían recortado o qué, pero de verdad que todo el epílogo no estaba así que imagináis como me he quedado de loca leyendo ahora El segundo sexo que hablaba en un momento del personaje de Natasha y como en cierto modo la planteaba como la esposa perfecta y los problemas que tenía esto y yo pensando que no había leído nada de cómo era ella como esposa. O sea, sospechaba que había leído en tan mal estado mental el libro (sobre todo durmiéndome me ya que si que es cierto que leer con sueño no es recomendable y lo leí en una época en la que iba con falta de sueño) que me había enterado de poco y va y resulta que es la edición. Al menos no soy tan incompetente como lectora... Sólo como escogedora de ediciones. En fin, no me enrollo más que sólo sé quejarme de la edición así que lectores de esta entrada quedaos con la moraleja de hoy, no seáis vagos escogiendo ediciones de clásicos, sobre todo si tenéis dinero u oportunidades de elegir buenas ediciones, no escatiméis si no estáis seguros, que luego, si sois como yo, al final preferirás leer una buena edición/traducción así que gastarás más. O al menos informados y buscad en bibliotecas o donde sea que obtengáis los libros. Es por vuestro bien.

Hasta aquí mi aburrimiento.

Pd: Vale, ya me he enterado de qué edición he leído versión de Random Mondadori que se ve que traduce la primera edición del autor sin corregir y sin ciertos añadidos (600 páginas de diferencia...). En fin, al menos sé cuál ha sido el problema y supongo que algún año (siglo, seamos sinceros...) caerá la relectura.

2 comentarios:

  1. Siempre es triste que una lectura te deje esa sensación. A mi me ha pasado tambíen con algunos libros, te gusta el autor, te gusta el estilo... pero por alguna razón te pilla de malas y sencillamente no disfrutas la lectura y te aburre... y lo peor es que sabes que es un buen libro y cuando te centras en algunos pasajes te maravilla lo bien escritos que están y toda la sustancia que tienen.


    En mi caso me encantó "Guerra y Paz"... aunque yo si tenía la edición buena de 1800 páginas (cinco meses para leerlo, porque por muy bueno que sea en ocasiones se hace lento o pesado). Los pasajes de guerra tienen algunos momentos muy buenos, pero los de paz ciertamente son mejores, con cositas muy interesantes y rompedoras para su época como ese Pierre intentando mejorar las condiciones de sus vasallos.

    Lamento no poder comentar más porque mi lectura fue hace unos 5 años y comienzo a tenerla muy difusa en mi recuerdo, pero desde luego es una novela digna de una relectura o una segunda oportunidad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es una sensación algo agridulce porque en general no fue una mala lectura del todo, o por lo menos veía cosas que me gustaron pero entre la edición y no estar en la mejor disposición. Pero bueno me quedo con la idea de darle otra oportunidad más adelante con una edición buena y leerla con más calma quizás.
      ¡Gracias por pasarte!

      Eliminar