viernes, 18 de agosto de 2017

Hatoful Boyfriend, Mediatonic and Hato-king (novela visual)

Hatoful Boyfriend, Mediatonic & Hato-King (2011) Extensión: 2-10 horas, corta (según vndb.org)
Quien tenga interés en las frikadas y en el mundo de los videojuegos, el anime/manga o los mares abismales de chorradas que hay internet es muy probable que haya leído y reído ante la idea estrafalaria en la que se basa este juego que a menudo es más citado como ejemplo de algo extraño proveniente de Japón que leído. Y sí, yo me incluyo en las que durante mucho tiempo sólo sabía de la premisa: una humana ligando con palomas. Desde ya hace un tiempo me había llamado bastante la atención y lo cierto es que había coincidido que había leído varias opiniones que decían que detrás el cachondeo que es el juego incluso tenía una historia interesante. Y, sinceramente, no diría tanto, pero para tomarse tan poco serio está bastante bien y tiene suficientes estupideces como para reír un rato, aunque personalmente me frustrara en las rutas por culpa del sistema, pero no me adelanto.
Como decía si no disfruté tanto como podría de esta obra fue por su sistema de lectura que no incluye una opción para pasar el texto que ya has leído y en las rutas se hace muy pesado tener que volver a hacer lo mismo y pasar el texto lo más rápido que puedas mientras estás pendiente de si te saltas alguna escena nueva. Probablemente por ello, pero también por cómo el tono y la historia cambian completamente, disfruté mucho más la ruta final donde la ida de la olla hay que decir que es brutal y que creo que vale bastante la pena. Pero primero dejadme hablar de las rutas, lo cierto es que aunque en general todas tienen buenas ideas se acaban justo cuando empieza lo interesante. El juego es corto y es paródico en todo lo que hace así que es normal que no se extienda demasiado en cada personaje ni que profundice y sólo sirva para introducir historias, en algunos casos, con momentos donde se nota que el juego disfruta poniendo cualquier parida (sólo hay que ver la ruta del Okosan y su búsqueda del pudding...) y lo cierto es que hace gracia y yo soy la primera que disfrutó de algunas rutas pero parecen muy poca recompensa para un sistema que te obliga a pasar rápido un texto que ya habías leído de forma manual y, sinceramente, tenía más la sensación de estar obligándome a conseguir finales que estar leyendo o disfrutando de lo que me contaban. Sin embargo, reconozco que la ruta del Nageki me gustó aunque fuera una chorrada, me pareció que el drama tenía potencial y que a pesar de que terminara demasiado rápido conseguía hacerte entrar un poco en lo que te explicaba. Por otro lado la otra ruta que recuerdo especialmente es la de Angel que aparte de ser un chuunibyo (aunque creo que para la fecha en la que salió esto no era tan típico encontrarse personajes de este tipo), lo cierto es que hay un momento en que se cambia hasta cierto punto el género de la obra que me hizo mucha gracia. Me refiero al final de la ruta y sobre todo me encanta como en cierto modo hace algo muy simple pero a la vez rompe las convenciones de dos géneros. Quiero decir, al utilizar los parámetros típicos de dating sim como los correspondientes a una batalla tipo RPG en cierto modo, al menos para mí, usa los códigos de dos géneros que tenemos naturalizados y los utiliza en un contexto diferente en cierto modo haciéndonos parcialmente conscientes de qué tipo de convenciones aceptamos al jugar a videojuegos. Sin duda, será una chorrada pero a mí esta manera de jugar con convenciones me pareció bastante graciosa. Continuando repasando las rutas recuerdo que hay rutas de personajes secundarios o que no conoces tanto como los otros pájaros que me parecieron más interesantes que alguna de algún "principal". Recuerdo que la de Yuuya me quedó muy corta (como todas, pero eso es otra cuestión) y además el final en sí es una chorrada (aunque después en el final “verdadero” incluso te hacen encajar este final así que ey, bien por el juego que dentro de la ida de la olla gigante que es hace que las cosas que pasan en las rutas tengan cierta cohesión entre ellas) y la de Sakuya me frustró que tuviera dos finales ya que uno era totalmente innecesario si no recuerdo mal. También recuerdo Shu ya que vaya, es un personaje inolvidable para bien o para mal, y supongo que ya se sabe, no hay otome sin locos de por medio, incluso si es de pájaros. Y por otro lado está el profesor del que aunque en la ruta final también descubrimos muchas cosas (y de nuevo sorprendentemente hay ideas detrás no tan mal desarrolladas e incluso dramáticas) en la ruta no sabemos nada y sólo nos quedamos con el misterio y con ganas de saber más, que en su momento se tradujo en frustración ya que tampoco imaginaba que obtendría alguna explicación en el final “verdadero”.
Sin embargo donde las cosas empiezan a ponerse "serias" es en la ruta final. Las comillas están porque aunque realmente la trama se convierte dramática es muy difícil tomarse en serio algunas de las chorradas y conspiraciones que pasan, ahora bien, me resultó muy entretenida, me llegó a enganchar por como, en parte, tiene algo de misterio y parece casi que los pájaros estén investigando y es bastante entretenida de leer y de sorprenderte viendo cómo encajan todas las piezas y personajes en la trama. Sinceramente, para ser un juego tan chorra, hace encajar a todos los personajes y sus rutas mucho mejor que otras novelas visuales que se toman en serio, así que personalmente lo agradecí bastante. Ahora bien, como decía antes, esto no quita que la manera de resolver sea de ida de la olla total pero de un juego que va de ligar con pájaros (que te presentan, si quieres, también con una forma humana como alternativa a su forma de pájaro) no podía resolverse de forma normal. Por otra parte también hay que decir que el doble sentido del título aunque sólo se conserve en japonés no deja de ser gracioso por como en esta ruta cambia completamente de sentido. A todo esto hay que añadirle que esta ruta la disfruté bastante más que las anteriores porque no me tocaba tener que repetir una y otra vez las mismas escenas así que aunque ahora no guardo un gran recuerdo del juego sí reconozco que en su momento me dejó con un buen sabor de boca por cómo el final me pareció bastante entretenido.
Y de nuevo dejadme lamentar mi memoria porque reconozco que hace unos meses desde que lo jugué y no he guardado mucho recuerdo de lo que pensé. Ahora bien, hay que reconocer que si algo hace bien el juego es reírse de sí mismo así que como siempre lo agradezco muchísimo. El humor de Hatoful Boyfriend va desde situaciones curiosas ocasionadas por el estilo de vida que llevan en este mundo donde conviven las palomas inteligentes y los seres humanos, pasando por juegos de palabras que pueden llegar a ser muy básicos pero ey, a mí me hicieron gracia (everybirdie en la traducción inglesa...) hasta extraños momentos incómodos donde la protagonista podría estar comiendo pollo o cosas así hablando con palomas y que sinceramente no deja de ser curioso como incita al canibalismo, si no recuerdo mal, en el trozo del festival. Lo que está claro es que aprovecha bastante su potencial como ida de la olla e incluso como decía antes consigue más que ser sólo humor con una trama que si bien no desarrolla tanto como podría es bastante satisfactoria. Y de nuevo, no deja de ser triste (o quizás no) que esta novela visual haga cosas más interesantes argumentalmente e incluso con los personajes teniendo tan poco espacio (que yo he añorado líneas, como ya os he dicho) y tomándose tan poco serio.
De la música y el dibujo no creo que haya mucho que destacar. La música me pareció muy genérica excepto algún tema que creo que es música clásica o melodías versionadas que tampoco es que destaque pero vaya, está bien. Y el dibujo me parece correcto sin más, recuerdo que los fondos me parecían, a parte de genéricos, con unos colores demasiado estridentes pero ahora no sé si era sólo los fondos o era en general los menús lo que me transmitió esa sensación. Sin embargo hay que decir que las palomas son fotos reales así que ei, gráficos realistas... En fin, dejadme, ya deliro.

En fin, creo que doy vueltas sobre lo mismo así que acabo aquí. ¿Recomiendo Hatoful Boyfriend más allá de la broma? Lo cierto es que sí, pero lamentablemente me resultó una experiencia muy frustrante por culpa del sistema de juego y que no me dejara saltar las escenas ya vistas, pero aparte de eso es sorprendentemente entretenido, dramático en ocasiones, y es fácil dejarse llevar por las chorradas grandes que llegan a ocurrir. Y aunque no es la gran obra maestra os aseguro que la he disfrutado bastante más que muchas novelas visuales que optan por ser serias. Así que nada, si algún día tengo ganas de gastarme dinero y tiempo me compraré el fandisc para ver con que me sorprenden. Por suerte son juegos los dos que en Steam están rebajados muchas veces así que creo que acabará cayendo.

Hasta aquí mi aburrimiento.
Las palomas dominarán el mundo, no lo dudéis.

6 comentarios:

  1. Joder, lo tenía por una broma absoluta... pero ahora me has dado ganas de jugarlo (aunque lo de que no se puedan pasar rápido las conversaciones ya vistas es un handicap muy grande para una VN)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, lo cierto es que lo de no poder pasar rápido el texto ya leído (o por lo menos que yo no consiguiera que detectara que había leído ya y que no) es algo que me molesta mucho, y en este caso particular es una novela visual que tiene pequeñas escenas cortas diferentes depende de la ruta que no duran casi nada y que son fáciles de saltar si estás pasando escenas ya leídas. Y bueno, supongo que sigue siendo una broma durante toda la historia pero aún siéndolo creo que vale bastante la pena por lo corta que es.
      Gracias por pasarte ^^

      Eliminar
  2. No sé si preocuparme porque una parodia de las visual novels parezca más interesante que "joyas" como NekoPara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, todavía no he jugado a la "gran joya" de Nekopara, y solo para despotricar de ella le tengo ganas (y la adquirí comprando un bundle de Sekai project así que algún día caerá...) pero sí, Hatoful Boyfriend como obra autoconsciente y paródica vale bastante la pena, además del final entre loco, y tragicómico que tiene. Y bueno las parodias no tienen porque ser malas pero si que es preocupante el relativo éxito de Nekopara, o por lo menos curioso.
      Gracias por pasarte ^^

      Eliminar