viernes, 11 de agosto de 2017

Inspector Disaster: Operación Navidad, Carmen Fernández (ilustraciones de Pablo Matera) (libro)

Inspector Disaster: Operación Navidad, Carmen Fernández (ilustraciones de Pablo Matera), 187 páginas. Año de publicación: 2016.

Ante todo creo que tengo que confesar que soy un desastre de ser humano. De acuerdo, exageración, sí, pero tenía esta obra pendiente de reseña desde hace mucho tiempo (más de lo que me atrevo a decir, la verdad) y después de haber conseguido tiempo libre durante las vacaciones se me había pasado de la lista de pendientes y la tenía olvidada así que sí, lamentablemente no estoy en las mejores condiciones de reseñar y encima es un libro autopublicado que la autora me presentó por sí quería reseñar así que todo ello me hace sentir más culpable todavía... En fin, dicho esto, hay que decir que el libro está gratuito y que podéis descargarlo de este enlace (espero acordarme de ponerlo sino buscad inspector disaster y os saldrá fácilmente) y que en teoría está planteado como una posible saga o serie de libros según el recibimiento que tenga, así que si tenéis interés ya sabéis. Pero supongo que antes de todo esto os debería decir ante qué tipo de libro nos encontramos y qué he pensado al respecto así que empezamos.

El libro es humor puro. Situaciones, lenguaje, parodias, todo está puesto para el humor aunque en medio encontramos una especie de aventura que está más para contextualizar las gracias que otra cosa, y probablemente por culpa de la aventura no haya terminado de disfrutar del libro aunque el tipo de humor a veces encaje bastante conmigo, pero eso ya intentaré explicarlo más adelante. Al fin y al cabo si algo me parece positiva de la obra es como desde el principio se toma muy poco en serio a sí misma y no para de poner humor en cualquier momento. No sé si a vosotros os pasa, pero a mí que una obra tire hacia la comedia y reírse de sí misma me predispone favorablemente hacia esta. No quiero decir con esto que no me guste un buen drama pero siempre puedo perdonar más cosas a una obra que se presenta desde el humor hacia ella misma que una que lo haga desde la grandilocuencia y fracase. En este caso en concreto recuerdo que el humor se basaba en ocasiones en la descripción de situaciones grotescas de imaginar, pero también continuaba en los personajes y en los diálogos. Mi problema, aparte de la cuestión de estilo o ritmo que intentaré hablar después, haya sido probablemente que los personajes que pretenden ser estereotipos o al menos los típicos personajes con cuatro características extravagantes de comedia donde siempre entendemos cómo actuarán o qué harán en base al tópico o reacción que representan ,no me han convencido nada y reconozco que como personajes en sí no me hacían ninguna gracia la mayoría de veces, de la misma manera los diálogos creo que no me acababan de convencer. Ahora bien, en cuanto la narración con descripciones de situaciones que siempre tenían el punto humorístico o los momentos en el que el libro utiliza un tono elevado o palabras complejas para describir situaciones absurdas me parecían bastante graciosos y aunque sigo teniendo problemas en general con todo el libro lo cierto es que no puedo evitar sentir cierta simpatía por lo que he leído por cosas como una parodia del famoso poema de Quevedo de la nariz que me hizo mucha gracia.
Lo que creo que me permite hablaros de una de las cosas que más me ha extrañado a lo largo del libro que es la mezcla constante del tono y el público al que puede estar dirigido. Por un lado tiene toques que parecerían que lo hacen una lectura infantil para la aventura, pero en general el humor se aleja en muchas ocasiones de lo que, al menos para mí, puede gustar alguien con poca edad, sobre todo por los cultismos o algunas referencias que creo que se le pueden escapar completamente. En este sentido se me hacía muy extraña la mezcla constante de tonos a lo largo de la obra y en cierto modo se me hacía incómoda.
Relacionado con esto está el estilo o el ritmo de la obra que han sido el principal factor que han impedido que no acabara de gustarme lo que estaba leyendo. Todavía no tengo claro si denominarlo como estilo ya que no creo que esté mal escrito en general y ya os digo que hay momentos con fragmentos que me parecen muy graciosos, mi problema creo que lo he encontrado más bien en la poca fluidez que encontraba en el texto. Se me hace difícil de describir de manera exacta pero la cuestión es que me daba la sensación de que la trama, que tampoco es que sea la gran cosa ni pretenda serlo, interponía continuamente en el camino del humor dificultando las dos cosas, si esto tiene algún tipo de sentido, que probablemente no lo tenga. Continuamente interrumpía un diálogo entre personajes que era simple humor para decir de manera no muy acertada para mi gusto que debían dirigirse a otra localización o tocaba hacer otra cosa y sinceramente, este tipo de incitación en el texto para cambiar de lugar o momento me resultaba innecesaria y en muchos momentos ya no en este tipo de interacción concreta sino con otras cosas, me daba la sensación de que el texto no acababa de funcionar todo lo bien que podría. Y lo siento precisamente porque el humor, a momentos, me parecía muy bueno así que no sé, personalmente me parecía que la obra ganaría con una reescritura, o reestructuración para no notar esa sensación de que todo avanza muy a golpes. Por otro lado creo que hace que la coexistencia entre trama y humor no acaba de ser tan compensada como podría y por eso, porque he visto algunas cosas que me han gustado bastante aunque la experiencia general no haya sido todo lo positiva que hubiera deseado, me gustaría ver que el proyecto sigue en marcha y que salen más episodios de este detective y tal vez incluso me animaría a darle un vistazo para ver si leyendo otra parte me conseguía enganchar y no tenía tantos problemas con el estilo.

Siento acabar tan rápido con la reseña pero la memoria no me da para mucho y creo que ya he dicho lo que más me urgía de la obra aunque quizás haya sonado un poco negativa. Sobre todo me sabe mal en casos como este ya que creo que vale bastante la pena por lo que es, pero obviamente siendo un blog personal tan pequeño como este tampoco creo que llegue a mucha gente la difusión de la obra así que en este caso creo que me alegro de que haya bastantes blogs que han leído la obra, supongo porque han intentado promocionarla, y en general las opiniones no son del todo negativas las que he leído así que de nuevo, aunque no me ha convencido os animo a darle una oportunidad. Además, es gratis, GRATIS, repito, y en tu vida falta una parodia de un poema clásico, la necesitas, lo veo en tus ojos. Fuera coñas, probablemente encontrarme la parodia que os comentaba antes fue una de las cosas que me hizo más gracia así que dejadme con mis tendencias a la repetición.

Hasta aquí mi aburrimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario