lunes, 28 de agosto de 2017

La pasión según G. H, Clarice Lispector (libro)

La pasión según G. H, Clarice Lispector (156 páginas). Año de publicación: 1964.

Pronostico que esta reseña será un desastre. Como siempre mi memoria es culpable, el tiempo entre lectura y reseña también pero todo esto ya os debería sonar demasiado y el problema aquí es más de sentirme muy imbécil ante este libro que, simplemente, me ha encantado. Y como siempre me podéis acusar de imbécil por encantarme cosas que no entiendo, o al menos no del todo, pero es que la sensación de leer este libro, de dejarse llevar por la prosa tan especial y la experiencia del lenguaje tan extremada... es simplemente orgásmico, literariamente hablando, o el equivalente. Así que de verdad si deseáis descubrir una autora que escribe maravillosamente bien y que parece retransmitir en directo la lenta epifanía de la protagonista al encontrarse una cucaracha, adelante. Y sí, una cucaracha, lo sé, suena raro pero la reflexión que se elabora hasta que la encuentra y a partir de que lo hace crea una especie de tensión ascendente que os recomiendo muy bestia leer. Y sí, esta reseña irá así, nada de decir cosas interesantes, cultas o frases que quieran sonar grandilocuentes y que se queden en pura pretensión, no, hoy vengo a hablaros desde el puro entusiasmo y fangirlear que es lo único que puedo hacer frente a esta autora. Probablemente quede corta y desordenada y como decía desde el principio no esperáis nada bueno, pero tenéis que quedaros con que necesitáis leer a esta autora si aún no la conocéis.

Y podría terminar aquí y todo sería maravilloso pero supongo que me gusta enrollarme un poco más en mis reseñas. Como decía antes para mí esta novela es su estilo, y sí, he oído a gente que no para de decir que quedarse en alabar el estilo de una obra es superficial en muchas ocasiones y no dice nada interesante sobre la misma y sin duda, es una manera fácil de hablar de cualquier obra y reconozco que yo misma, de manera ciertamente hipócrita, sin duda, me hace sentir cierta urticaria si leo frases como "la maravillosa pluma del autor que hace que te penetre hasta lo más profundo de tu esencia como ser humano" o cosas por el estilo (obviamente redactadas con más gracia y pedantería pero a mí no se me da bien imitar el estilo, disculpad). Así que sí, soy una hipócrita y proclamo que me he enamorado del estilo, de la forma en que el lenguaje fluye entre frases y te hace casi acompasar la lectura al ritmo que marca el texto. Y tal vez suena extraño y lo sea, pero es de esos libros que te dan ganas de pronunciar en voz alta para notar las pausas entre frases en tu propia corporalidad, sobre todo porque es corto, porque al final de cada capítulo termina con la misma frase que termina el siguiente y por como todo hace una especie de estructura circular bastante angustiosa, que al menos yo la sentí mucho.
Me atrevería a decir que la lectura a momentos era traumática por como el libro te trata sin miramientos y es fácil dejarse arrastrar por el torrente de pensamientos del libro, que, sinceramente, los seres mundanos y estúpidos no es fácil asustarnos al hacernos sentir más miserables y mediocres. No sé si, de nuevo, sólo exagero mis reacciones con el libro o que estoy intentando decir con todo esto, pero el caso es que sí, que si sois susceptibles a tener vacíos existenciales y a sentirse una parte totalmente innecesaria del universo, quizá el libro no sea para vosotros, por lo menos si no sois como yo que me gusta sufrir así que no sé, tal vez la mayoría de gente que lea el libro lo vivirá todo de una forma mucho menos dramática, pero os relato mi experiencia, como siempre.

Otro asunto en el que tengo que confesar completa ignorancia es en toda la carga religiosa o más bien mística que tiene el texto. Y es indudable que se extiende ese tipo de influencia, desde el título hasta la cucaracha, pero que no os engañe aunque seáis como yo y os sitáis lejanos a estas cuestiones, no importa, la especie de epifanía que tiene la protagonista es fácil de estirar hacia otras direcciones como toda la reflexión sobre el lenguaje que tiene el libro y esta especie de perderse entre el no poder no decir si se está diciendo en el momento que se dice y como aunque es imposible conseguirlo, es casi una batalla para ganar aunque sea centímetros al lenguaje conocido. Y de nuevo me parece flipante como a través del lenguaje mismo lo intenta y no sé, estoy segura de que hay cosas que se deben perder por el camino de la traducción pero yo he quedado muy enamorada igual así que, nada, tengo muy pendiente seguir leyendo esta autora.

Y en fin, como os decía, aunque la novela me ha impresionado muchísimo, es sin duda una de mis mejores lecturas del año y me he enamorado completamente de la manera de escribir de la autora, se me hace difícil enrollarme y me da la impresión de que en general las cosas que más me gustan son de las que más me cuesta escribir, al menos en novelas porque, como siempre digo, os sonará extraño pero las obras que me eclipsan completamente y que me hacen sentir como un ser completamente mediocre son las que realmente me convencen. Así que no sé, como no venga a proclamaros mi ignorancia, que es un poco lo que hago siempre, poco más tengo que decir. Y vaya, supongo que también tiene mucho que ver que de los clásicos siempre da más miedo hablar porque hay una bibliografía tan extensa que o te planteas leerte buena parte o alguna (y no es algo que se pueda hacer para un blog donde publico reseña de casi toda obra de ficción que experimento) o simplemente tiras de experiencia personal como yo y te quedas con miedo de decir mucho más no sea que quedes como una ignorante, aunque no diciendo nada también lo haces. El dilema... No, no mucho. En fin, que me enrollo diciendo nada que es mi especialidad. LEEDLO. No, no es cuestión de obligar a nadie pero si os gusta leer por el estilo (en serio, os podéis abstener si buscáis acción o personajes tradicionales, esto es reflexión y estilo, y es de esas cosas que sé que si hubiera leído hace unos años probablemente me hubiera dejado fría así que si queréis una historia ignorad este libro) esta obra probablemente ya la conozcáis, pero sino, adelante.

Hasta aquí mi aburrimiento.

4 comentarios:

  1. Sin duda parece una obra muy llamativa. La verdad es que yo también encuentro atractiva la "pedantería", siendo mi ejemplo favorito Humbert. Soy consciente de que esto no tiene nada que ver,pero encontré en un libro sobre sexo una recomendación a Lolita como una de las mejores novelas eróticas. Yo nunca he leído una novela erótica, de modo que no tengo un punto de referencia, pero yo no encuentro nada sexual en Lolita. Si es verdad que las metáforas de Nakoboc y su uso del lenguaje provoca placer, mas no es el que yo esperaba de una obra erótica. Probablemente sea yo el equivocado, y con gusto leeré una obra erótica, con la esperanza de encontrarme otro Nakoboc (espero que se escriba así). Creo que estoy desvariando demasiado...

    ResponderEliminar
  2. Sin duda,el libro me ha llamado
    mucho la atención por el uso del lenguaje que comentas. Personalmente, me encanta la "la pedantería", y mi ejemplo favorito es Humbert. Se que no tiene nada que ver, pero leí en un libro sobre sexo que Lolita es una de las novelas más eróticas. Yo nunca he leído novelas eróticas, por lo que no tengo ningún punto de referencia,mas me da la sensación de que el placer que experimenté con las metáforas de Navokoc (espero escribirlo correctamente) no era el que yo definiría como erótico. A lo mejor soy yo el que se equivoca, y detrás de 50 sombras de Grey (es la única novela erótica que conozco) se esconde una prosa excepcional y un "orgasmo literario" igual que el de Nakovoc. En fin, creo que tendré que leer alguna novela erótica...Creo que estoy desvariando demasiado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya llamado la atención el libro y espero que si te animas a leerlo lo disfrutes. Sobre lo del erotismo creo que es un tema muy interesante y lamentablemente sé menos de lo que me gustaría. Yo he leído varias novelas consideradas "eróticas" como las mimas sombras de grey, he leído a Sade que es un clásico del erotismo y también Lolita que me gustó mucho y supongo que algo más habrá caído en mi vida lectora. La cuestión es que recuerdo que hace tiempo leí un texto que hablaba de lo obsceno en la literatura, la transgresión del lenguaje, las cosas que se pueden y no decir y lo cierto es que la considerada buena literatura erótica normalmente va por ahí, supongo, más por el construir un lenguaje subversivo y no tanto la excitación del lector, aunque obviamente eso ya dependerá de cada uno supongo y estoy segura que hay novelas eróticas dentro del canon que han servido para la excitación de lectores. Me uno a la percepción de Nabokov (siempre dudo como se escriben los nombres rusos así que te entiendo) como algo no considerado normalmente "erótico" pero entiendo porque se puede clasificar la novela así, tanto por temática, como por lo transgresor del lenguaje. Pero vaya, incluso el Ulises de Joyce tiene bastante de novela erótica visto así por lo que, supongo que como pasa siempre, los géneros estan para cuestionarlos. En la literatura erótica a nivel comercial como las cincuenta sombras de grey es fácil de ver que la calidad literaria no es lo que se pretende, ni siquiera hay un trabajo de lenguaje, y lo erótico del asunto es simplemente la etiqueta para vender escenas sexuales lo cual tiene sentido. Pero lo cierto es que como texto es interesante, tanto a nivel de repercusión como de sexualidad y por lo problemático de la relación que se representa y como es plasmada como algo deseable así que ni que sea por eso me interesa, pero vaya a mi particularmente el tema de la sexualidad y la novela sentimental me interesa mucho a la vez que intento ser lo más crítica posible con ella.
      Comparto lo de tener que leer más novela erótica, lo cierto es que tengo muchas ganas de leer a los "clásicos" del género tipo Bataille o Miller pero siempre tengo demasiados libros pendientes, la verdad. No hay problema con desvariar, es interesante.
      ¡Gracias por pasarte!

      Eliminar
    2. Guau, vaya tocho que he escrito, ni me había dado cuenta...

      Eliminar